Se encuentra usted aquí

Frente a él

Martes, 03 de Abril 2018 - 15:00

Autor

silvia-alicia-balbuena.jpg
Silvia Alicia Balbuena

Compartir

74348836.jpg

Sábado de Semana Santa.

Sola, tomo mi sillón amarillo y me voy a la playa en la bella Mar del Plata. El sol y un viento a veces intenso del sureste acaricia mi piel, dándole estímulos a mis pensamientos. Una bruma empieza a llegar del mar y va desdibujando los edificios costeros, mi mirada también desdibuja ese mar que me atrapa, me envuelve, me apasiona. ¿Por qué? Empiezo a bucearme respuestas.

Ese ir y venir de las olas me mece, me lleva a mi interior. Tal vez a mi yo más profundo. Tal vez rescato esas sensaciones de esa etapa irrevelada de mi flotación en el líquido amniótico, cuando todavía el vientre materno era el muro contra todos los dolores.

O ese flotar de yodo y sal de la atmósfera que acaricia la piel, se mete en sus poros, la hace dorada, brillante, tersa, joven, atrapa en ella los elixires de la eterna juventud.

Tal vez ese constante venir y volver de las olas a la playa sea como un minutero que me da el ritmo del tiempo latido, vivido, atrapado, perdido. O sus espumas que se esfuman en la arena sean la vida que se difunde en desvanecimientos.

Busco el horizonte ¿Existe? Esa unión de azules, azul de cielo, azul de mar ¿es verdadera? ¿es ilusión? Siento que el horizonte es la vida misma, esa que vivo y observo, esa que late o que atrapo, esa que alcanzo y pierdo, esa que parece un horizonte y es una utopía a la que quiero llegar y sólo me sirve para caminar como dice Galeano, esa que tengo cercana y que se aleja.

Esa sensación de infinitud viva del agua salada moviéndose por siglos de igual manera, fiel a los designios de la luna, con una fidelidad sagrada a las mutaciones y los ciclos, con una constancia sin quiebres, con una permanencia de siglos, me envuelve. Tal vez quisiera meterme para siempre en esa infinitud, ser yo en un mundo eternamente mío, ser alta, soberbia, perfecta como Alfonsina quiso, para merecer esa fidelidad y fundirme en esa infinitud.

Empiezo a caminar entre las dos escolleras, ahí donde las olas terminan y la arena es la cuna permanente del agua. Me gusta que en intervalos armónicos las olas me lleguen, me atrapen, me anuncien que el mar es mío, que se deshagan en mis pies, me hagan cosquillas con las espumas desarmándose. Es el placer de tenerlo, de ser yo y él. De que esa inmensidad se me haga pequeña y mía. ¿Egoísmo? ¿Necesidad de fundirme en él?

Levanto una conchilla. Gastada por la fuerza sin desmayos del agua. Con la cicatriz de la vida que una vez portó. Transformándose en arena para continuar con el designio de su existencia. Al tocarla siento su energía de ser. La aprieto fuerte, le doy mi energía, como si la vida en ese momento se redujera a ella y yo, a esa conchilla tal vez de vida lejana, tal vez de existencia centenaria, tal vez de futuro diferente…

Levanto un pequeño canto rodado. Esmeradamente liso de un lado, mostrando orgulloso cómo el mar lo moldeó. E inesperadamente marcado del otro, como si hubiera estado aferrado a un acantilado, a un coral, a un fondo y el mar con su poderío lo arrancó y me lo trajo ufano a la playa. También me dio su energía, también lo apreté fuerte y le di la mía.

Puse conchilla y piedra en la misma mano, los metí en mi puño cerrado, les pedí un deseo y fuertemente los lancé al regazo del que vinieron.

El mar, su movimiento, su inmensidad, su sin fin… fue mío, sólo mío. Con toda su carga que siempre me embelesa.

Y de esa eterna fascinación del mar surgen los versos:

 

En la arena

 

Túnica de espumas,

cabellera de algas,

de nácar el collar.

Aros de madreperlas,

pulsera de delfines,

zapatos de coral.

Corona de nubes y auroras.

Baños bruñidos de luna

y opacos de oscuridad.

Juegos con sirenas y mascarones.

Vientos de soledad.

 

Silencio monologueante con el crepitar

de un salado ir y venir sin cesar.

 

Cien ojos de perlas, de verde jade,

de esmeraldas y turquesas,

de opalinas y aguas marinas

de azabache y cristal.

¿Calidoscopio fascinante de verdes y azules

o sólo espejismo de una irrealidad?

 

En la arena… mi tiempo finito es debilidad.

El mar, mi mar… potente eternidad!

revista_octubre.png
Número 22 - Octubre 2018
Descargar