Se encuentra usted aquí

“El Pequeño Dictador que Todos Llevamos Dentro”

Viernes, 25 de Agosto 2017 - 15:00

Autor

tomas-borges.jpg
Tomás Borges

Compartir

pequeno-dictador.jpg

 

“Que pequeño piensan los hombres pequeños”, Adolf Hitler

Titulo: El Pequeño Dictador que Todos Llevamos Dentro

Autor: Tomás Borges

Editorial: Vergara

¡De regreso queridos lectores, y qué mejor que con un libro a la mano!

Hablar de un libro de SUPERACIÓN PERSONAL basado en la vida de Adolf Hitler es la encomienda de mi nueva entrega, titulado EL PEQUEÑO DICTADOR QUE TODOS LLEVAMOS DENTRO.

No hay que olvidar que “La política es más peligrosa que la guerra, porque en la guerra sólo se muere una vez”, dijo Churchill y el arte de gobernar ha traído ríos de tinta desde que Platón definió la justicia como “lo que le conviene al más fuerte” (Gorgias), por lo que al igual que los virus que mutan y se vuelven más letales, la toxina del autoritarismo se ha inoculado en nuestras democracias, dándole a nuestros gobernantes un aura de legalidad y justicia.

En materia de maldad, tildar a una persona de Nazi es uno de los epítetos más fuertes que se le puede endilgar a un régimen o a una persona, ya que hablar de Hitler es hablar del mismo anticristo para algunos, pues su estela de sangre todavía no cicatriza a pesar de que supuestamente murió en un búnker en abril de 1945.

A pesar de ello, vemos a través de la historia cómo muchos líderes democráticos son émulos de Hitler, cometiendo actos que incluso sonrojarían al líder del Tercer Reich, sólo que en las naciones tildadas de democráticas, estos Hitlercitos duran un sexenio o un cuatrienio, dependiendo del país que se trate.

De acuerdo con el sociólogo Zygmunt Bauman, “El mal está ampliamente disperso y habita en cada humano sano y normal” (Ceguera Moral, Paidós 2015), por lo que hablar de Hitler es polémico (y más aún cuando se utiliza como modelo para un libro), debido a que pareciese que cuenta con el “Copyrigth” en índice de maldad y escribir sobre él es en sí un acto temerario.

Al estudiar la vida y obra de Hitler, uno no descubre dotes extraordinarias, sino a un hombre común y vulgar que llegó al pináculo del poder gracias al arte de la manipulación, arte que continúan utilizando hombres grises coloreados por el glamour que da un séquito de aduladores y un equipo de asesores de imagen, tal como sucede con muchos miembros de nuestra relumbrante clase política.

Además, vivimos en mundo de hipocresía, donde gente “honesta” emula y admira a este ser tan despreciable que moldeó el orbe y pudo sacar lo peor de la humanidad con sus actos de genocidio y barbarie, sólo que por obvias razones, es políticamente incorrecto decir que se admira a un genocida.

Pareciera que Hitler es un ente anormal surgido de las cenizas de la Primera Guerra Mundial y que tras su muerte, la maldad llegó a su pináculo y que el mundo vería un estadio de paz perpetua soñado, pero como se verá, hay muchos Hítleres escondidos en las empresas y en las dependencias de gobierno, donde tras un cariz de democracia, funcionarios de todos los niveles ejercen la tiranía bajo el amparo de las leyes y sus séquitos de incondicionales que hacen de éstos seres déspotas que aprovechando su ínsula de poder, ponen en práctica su tiranía en contra de sus subordinados y de ciudadanos indefensos, quienes han utilizado las redes sociales para denunciar sus acciones con etiquetas o HASHTAGS, tildándolos de Ladies y Lores según sea el caso.

La vida es como el ajedrez. Todo mundo le quiere dar jaque al Rey, pero como el deporte magno, éste tiene reglas y es necesario que Usted conozca las reglas de este mundo Darwiniano donde el más astuto y el más fuerte puede sobrevivir y pasar a la posteridad.

En fin, sirva este libro para que usted tome las riendas de su destino pese a todas las limitantes que sus contrincantes le quieran endilgar, ya que recuerde, el éxito de uno está basado en el fracaso de otros.

Es por ello que el presente libro busca que el lector vea a través de ejemplos históricos las similitudes de un Hitler y de los políticos actuales, quienes actúan como caudillitos rodeados de una parafernalia partidista y de un séquito de aduladores que hacen que además de perder el rumbo, los líderes pierdan el piso en detrimento de la sociedad que dicen representar.

Hoy, al igual que hace más de 2500 años, los políticos viven del pueblo y hablan de democracia para vivir como autócratas y comportarse como Hitlercitos, por lo que es de vital importancia que sepamos los pasos de uno de los hombres más odiados del orbe, y ver cómo sus actos son emulados en pleno siglo XXI, donde no se habla de Führer sino de líderes morales.

El texto puede ser utilizado como un manual para lograr sus objetivos pese a todos los pronósticos y contrariedades que esta vida Darwiniana nos imponga, ya que es más bien un libro que nos dirá como de ser un “Don nadie” se puede llegar a tener poder, aquel apelativo tan mágico que hace que los feos sean atractivos y que los defectos se conviertan en virtudes.

Cabe destacar que el presente libro no pretende ser una apología a dicho hombre, sino mostrar las técnicas y herramientas utilizadas por este “sujeto de la historia”, así como las de algunos de sus émulos (llámense Hugo Chávez, Fidel Castro, Silvio Berlusconi y un largo etcétera) quienes hoy en día las ponen en práctica para llegar a la cima, donde no se llega con buenas razones, sino con astucia.

Por eso, sin importar si estas agraciado físicamente, si cuentas con “carisma” (ya que como se verá en el transcurso de la obra, es un atributo que se le otorga a uno cuando está encumbrado y goza de las mieles del poder) o con una voz melódica y sonora, pero quieres llegar a saborear las delicias del poder. Sigue leyendo y sabrás que dentro tienes el potencial para ser un dictador o en su defecto, tener la certeza de que te encuentras bajo su yugo.

Aunque le cause repulsión y piense que Usted, caro lector, jamás actuaría en contra de sus semejantes, si lee con atención se dará cuenta que muchas veces, algunos mecanismos despiertan al dictadorcito que llevamos dentro y que en ocasiones se apodera de nuestra conciencia y nos hace actuar de tal manera, que con un dejo de astucia, podemos salir avante, aunque dejemos en el camino una estela de almas desvalidas.

No olvide que el mundo es de los audaces y así como el hombre es un animal de imitación, imite lo bueno del caudillo y evite lo malo que lo llevó al fracaso y a pegarse un tiro en un lóbrego búnker, además de trasladarlo al oprobio de la historia. Además, si Hitler pudo (tras ser un mediocre), ¿Usted porque no?

Por todo lo anterior…un libro cuya lectura es bajo su propio riesgo

tomas-borges.png

 

whatsapp_image_2018-02-12_at_16.06.27.jpeg
Número 15 - febrero 2018
Descargar