Se encuentra usted aquí

Ciudades innovadoras (2)

Jueves, 07 de Junio 2018 - 15:00

Autor

marco_a._paz_pellat.png
Marco A Paz Pellat

Compartir

cairo_egipto.jpg

En la colaboración pasada me referí a la importancia creciente de las ciudades como el centro neurálgico donde se desarrolla el presente y el futuro del nuevo siglo. Comenté que uno de los elementos críticos para su sobrevivencia es impulsar la innovación como estrategia central para su desarrollo y crecimiento, donde la atracción y retención de talento se conviertan en la diferencia. De ahí la importancia de convertir a las comunidades en ciudades innovadoras, creando un ecosistema que impulse y refuerce la creación de valor a partir del conocimiento y la creatividad.

Ahora quiero abordar el tema de las vertientes mínimas que debe de tener una ciudad innovadora:

  • Desarrollo del talento. La base de una ciudad innovadora es el desarrollo y aprovechamiento del talento local y atracción de nuevo para alimentar a la comunidad y darle soporte a su identidad y propuesta de valor económico. Sin talento no existe innovación, y sin innovación no hay futuro en la nueva economía. Además, se busca promover activamente la cultura de la colaboración ciudadana, basada en la corresponsabilidad y la inclusión como mecanismo de fomento de la comunidad.
  • Ecosistema inteligente. El diseño de las ciudades innovadoras parte de la necesidad de encadenar procesos y componentes de valor asociados a la identidad y vocación productiva y humana de las comunidades. Todo es parte de un sistema interconectado que se apoya y se refuerza permanentemente.
  • Economía inteligente. Las ciudades innovadoras buscan impulsar de manera decidida las industrias basadas en el uso intensivo del conocimiento y convierten lo digital como parte fundamental de su base competitiva, creando ecosistemas entre empresas, universidades y centros de investigación, sistemas de emprendeduría y modelos ágiles de financiamiento de riesgo.
  • Sostenibilidad. El cuidado de los recursos naturales es una convicción profunda y una forma de vida del talento del siglo XXI, y es que son recursos indispensables para sustentar el desarrollo de las diferentes industrias, comercios, viviendas y espacios urbanos. Se requiere de una estrategia seria y pública del cuidado, aprovechamiento adecuado y conservación del agua, la energía, el aire y el suelo, así como la gestión de los residuos de las ciudades.
  • Movilidad. Reducir y facilitar las necesidades de desplazamientos en las nuevas ciudades innovadoras invita a la creación de sistemas inteligentes y autosustentables de transporte que privilegian el uso colectivo y las opciones alternativas y/o combinadas. Se buscan mejores diseños urbanos que impidan grandes desplazamientos y alternativas más ecológicas en caso de necesitarse.
  • Gobernanza inteligente. Las ciudades inteligentes parten de estudios prospectivos que les permiten a sus líderes y pobladores imaginar el futuro y diseñar planes para aprovechar las oportunidades y resolver los retos y riesgos del desarrollo. Tienen planes integrales de desarrollo definidos en el tiempo, con información abierta y suficiente para las decisiones individuales y de empresa. Además, cuentan con administraciones públicas basadas en el uso inteligente y apropiado de la tecnología, que logran personalizar los servicios y la atención gubernamental. Y también incorporan el uso de la inteligencia para mejora la dotación de los servicios públicos básicos.

Hay algunos ejemplos que demuestran el potencial del enfoque de ciudades innovadoras, como es el caso del El Cairo, Egipto, en el continente africano. El Cairo cuenta con una población joven y con talento que ha sido la base para impulsar su transformación como un polo de innovación. Entre las principales expresiones de su desarrollo como ciudad innovadora destacan:

  • Creación de espacios abiertos para el trabajo conjunto, equipados con estaciones de trabajo flexibles, acceso a Internet de alta velocidad, laboratorios de fabricación digital, cafeterías y espacios para reuniones y descanso.
  • FabLab o laboratorios de fabricación personal, basados en herramientas digitales, donde se encuentran equipos, herramientas tecnológicas y metodologías para la creación de prototipos o la prueba de modelos conceptuales.
  • Espacios para reuniones de emprendedores, innovadores, expertos y empresarios para compartir visiones, actualizarse e intercambiar experiencias y conocimientos.
  • Redes de actores financieros dispuestos a financiar proyectos de innovación de riesgos, apoyados por capitales privados con el soporte y garantía gubernamental.

Está claro que el mundo está cambiando a pasos agigantados y que, en el caso de nuestro país, necesitamos encontrar nuevas estrategias para impulsar el crecimiento y aprovechamiento del talento de millones de jóvenes. El enfoque hacia las ciudades innovadoras puede ser una respuesta oportuna y muy rentable.

revista_mayo_2018.jpg
Número 18 - mayo 2018
Descargar