Se encuentra usted aquí

Modelo educativo. Propósitos y debilidades (9ª. Parte)

Lunes, 04 de Septiembre 2017 - 15:00

Autor

raul-rosales.jpg
Raúl Rosales

Compartir

equidad-inclusion-nuevo-modelo-educativo.jpg

Continuando con los comentarios y observaciones que hacen referencia a nuestros puntos de vista sobre el NUEVO MODELO EDUCATIVO para la Educación Obligatoria, en esta ocasión correspondiente a otro Eje de los que lo conforman.

4.- INCLUSION Y EQUIDAD.- en donde siguiendo con el estilo de presentación, se expone de forma resumida,  que “El modelo propone un trabajo de adaptación por parte de las entidades federativas y de los subsistemas del nivel Medio Superior, mediante sus cuerpos técnicos, el cuerpo de supervisión y la propia escuela, para asegurar que las decisiones pedagógicas estén orientadas a incrementar la presencia, participación y logros de aprendizaje de todos los estudiantes”.

No se puede dejar de ver la falta de oportunidades que tienen algunos niveles socioeconómicos de la población en nuestro país para acceder de forma normal a la escolaridad que les corresponde y más en la medida que se va avanzando en los niveles escolares, sin dejar de tomar en cuenta a preescolar que también no tiene la misma cobertura que el nivel de educación primaria. A nivel de oferta por la parte oficial sí ha habido disposición para ello y aunque se señala en este MODELO, lo que se pretende desarrollar, se pude asegurar, que es como una continuación de lo que se viene haciendo, por ello, todo hace suponer que pudiera seguir prevaleciendo la misma situación y por lo tanto seguir teniendo los mismos resultados. ¿Por qué? Pues da la impresión, de que en el mejor de los casos el o los gobiernos quieren solucionar las situaciones de pobreza a través de programas de ayudas clientelares para que se reflejen en momentos electorales, sin que sean verdaderas políticas de Estado, para la creación de fuentes laborales y por ende de ingresos suficientes y decorosos por ser producto del trabajo organizado y supervisado por la parte oficial con carácter de permanente, situación que daría apoyo para evitar deserciones que en buena medida apuntan a necesidades económicas de carácter familiar.

No se puede desconocer el trabajo que han venido realizando y que se señala en este Modelo en las acciones que están haciendo y deberán seguir con ellas, los cuerpos técnicos y de supervisión en estar más al pendiente de situaciones de apoyo desde el ámbito que atienden, para evitar en todo lo posible la separación de los alumnos del nivel escolar correspondiente o que sean candidatos a desertores por causas muchas veces adjudicadas a los centros escolares en su conjunto, ya que estas pueden ser causadas por simple reprobación constante, (por motivos diferentes) bullying entre “iguales”, relación inapropiada maestro alumno, falta de orientación por las instancias correspondientes, disciplina vertical y autoritaria, falta de escucha y/o diálogo con el alumno, carga de culpas, ambientes tensos de aprendizaje, y algo más que pueda agregarse en cualquier momento.

Es pues necesario, que se cambien ese tipo de actitudes en la práctica en cada uno de los niveles que se tengan que cambiar, llámese gobierno federal, estatal, municipal, o en lo que a la administración escolar se refiere hasta llegar al maestro de grupo y sus autoridades, para que los buenos PROPÓSITOS  de los documentos, dejen de estarse reflejando como DEBILIDADES del diario acontecer educativo y dar pleno cumplimiento a lo ya establecido desde la normatividad anterior relacionado con la INCLUSION Y EQUIDAD.

Para incluir de igual forma lo anterior, hacen referencia a que “La educación que se imparte en nuestro país deberá valorar la riqueza de nuestra sociedad pluricultural y multilingüística, así como los saberes que los pueblos originarios han construido y preservado a lo largo de su historia”.

Con relación a esta anotación, no se puede pasar por alto que de siempre se ha venido dando esas expresiones y en su momento dentro de lo que ellos (los administradores educativos) han considerado posible, dan pasos en ese rumbo, desde luego, hay que reconocer que no han sido suficientes las acciones como para poder “echar las campanas al vuelo” y decir que se ha cumplido, pero también hay que ser claros, que no ha sido por falta de normatividad, sino más bien por falta de administración y seguramente de recursos para poder hacer llegar los elementos necesarios y atender con el debido respeto a la interculturalidad, las necesidades de esas comunidades y fomentar el desarrollo de esa cultura existente respetando lo construido y adecuando lo que se vaya adquiriendo para propiciar un desarrollo acorde a los aprendizajes que ellos consideren que puedan y deban incorporarse a lo que es de ellos. Una de las situaciones principales que ha existido en estos PROPÓSITOS, es el hecho de que en la gran mayoría de los casos, las comunidades no cuentan con maestros bilingües, es decir, que hablen la lengua de la comunidad que les corresponde atender, y con ello, de igual forma, el desconocimiento de la cultura del grupo social al cual le prestan sus servicios como profesionales de la educación, pero aquí sí, insuficiente en lo que a relación social tiene que tener cierto dominio cuando menos en el medio principal de la comunicación que en estos casos tendrá que ser el idioma o lengua materna, con la finalidad que sigan conservando y ampliando sus saberes, para que deje de ser lo que ha venido siendo, DEBILIDADES manifiestas por falta de aplicación de estrategias apropiadas para dar cabal cumplimiento a lo que establece desde hace ya tiempo la normatividad al respecto. Es de reconocer también que esta debilidad del docente en mención puede ser superada con la buena disposición de aprender o actualizarse en lo que considere que deba reforzar su práctica educativa social para, llegado el momento, lograr el éxito de su desempeño.   

ruiz-healy_times_num_12_page_1.jpeg
Número 12 - noviembre 2017
Descargar