Se encuentra usted aquí

La Corrupción y AMLO

Lunes, 05 de Noviembre 2018 - 14:50

Autor

daniel_valles.jpg
Daniel Valles

Compartir

la-corrupcion_1.png

El presidente electo, Lic. Andrés Manuel López Obrador insiste y hace bien en decir que terminará con la corrupción. Lo que es imposible. Pero bueno, soñar  y prometer no cuesta (por ahora).

En política el fondo es forma. Y sabemos bien que no solo se requiere la sustancia, que sería el fondo. También se requiere de la circunstancia, que es la forma. Y en ésta se encuentra la corrupción nacional; la corrupción política, empresarial, comercial. La corrupción social.

El que el presidente electo deseé terminar con la corrupción es loable. Lo ha prometido en la campaña. No solo en la última, sino en las dos previas.

La corrupción fue la causa por la que aún la gente que no simpatiza no solo con él, sino con Morena y sus candidatos que hoy son senadores y diputados, presidentes municipales, síndicos, regidores y delegados en los estados. Están ahí porque ésta gente se hartó de la corrupción de quienes ahí estaban previamente.

Esto no les gustará a los de Morena, pero así es.

El voto duro que tenían no se incrementó en los mismos números de votos que recibieron en la elección: 30 millones de votos.

Es lo que Morena presume en cada ocasión que puede.

Pero Morena no sabe lo que es ser gobierno. Ignora el desgaste que eso implica. El que ya empiezan a experimentar.

 

De acuerdo al Dr. José Luis Palacios Blanco, Director de la Universidad Meridiano, de León Guanajuato, “Morena contaba para la elección con 13 millones de votos para AMLO. Considerados éstos como el voto duro personal. Lo que equivaldría al 40% de los obtenidos. Más un 30%, que serían simpatizantes de Morena. Lo que sería como voto duro estrictamente a Morena. Y un 30% de votantes nuevos en la elección 2018”.

Y a tres meses de la elección habría perdido ya alrededor de 10% de esos votos. O sea algo así como 3 millones.

Las causas: la llamada consulta para la cancelación del NAICM les ha costado y mucho, en la que se evidenció el sin fin de anomalías en el levantamiento y obtención de los datos.

Cualquier persona con un dedo de frente sabe que la consulta solo fue un parapeto. La decisión ya había sido tomada. Los motivos se podrán dejar a la especulación. Se notarán en los siguientes tres años.

Pero no solo eso.

El Dr. Palacios Blanco además cita en su artículo: “el perdón a la delincuencia, la alianza con priístas”. La liga del artículo aquí abajo.

https://www.am.com.mx/2018/11/03/opinion/columna-jose-luis-palacios-blan...

 

Nada hay escondido que no llegue a descubrirse.

Creer o apostar que no habrá corrupción en un proyecto del calado de un nuevo aeropuerto, sea en Santa Lucía o en donde sea es un error y además, es no conocer dos cosas.

La naturaleza humana y la naturaleza del mexicano. La que es corrupta hasta la médula. Motivo por el que no puede erradicarse por decreto. Toma de muchas otras cosas, las que exponemos y tratamos en el Programa Nacional Pro Integridad, Avanza Sin Tranza.

La corrupción no tiene que ver con si la persona es “mala o buena”. Tiene que ver con un sistema que prevalece y que es “aprendido” de manera informal.

El pensar en “erradicar” la corrupción en una utopía. Se lo dije en persona al entonces candidato presidencial López Obrador, en una entrevista que tuve con él en la T2 del AICM.

La corrupción se puede controlar y se puede disminuir, pero erradicar, nunca.

La gente o el “pueblo bueno” no saben ni le importa la tecnicidad en el combate a la corrupción. Sabe quiénes son las personas corruptas. Sabe lo que le han hecho a través de los años.

Se hartaron y votaron por quienes creen les van a resolver todos sus problemas. Otra utopía. Esta, “del pueblo bueno”.

Le deseo éxito al presidente electo en su cruzada contra la corrupción. Requiere de toda la ayuda que se le puede dar. Más requiere que sus colaboradores, allegados y arrimados le entren al fondo, pero sobre todo, a la forma. Donde está, El Meollo del Asunto.

revista_octubre.png
Número 22 - Octubre 2018
Descargar