Se encuentra usted aquí

Trabajadores humanos vs robóticos

Jueves, 27 de Septiembre 2018 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

robots-desempleo.jpg

Los partidos políticos, a través de sus legisladores, insisten ahora en elevar drásticamente el salario mínimo, después de que no se preocuparon antes en hacerlo. Durante los 18 años en que el PAN y el PRI fueron los dos partidos dominantes no hicieron algo para que el mínimo le permitiera a un trabajador vivir decorosamente y sin penurias. Entre 2000 y 2018 los altos funcionarios federales y estatales emanados del PAN, PRI, PRD, PVEM, MC y los demás partidos se subieron los sueldos hasta llegar a niveles insultantes, pero no se esforzaron para mejorar realmente la mala situación de millones de personas que sobreviven con ingresos de entre uno y dos salarios mínimos (de 88.36 a 176.72 pesos diarios).

Una de las razones que nuestros gobernantes esgrimieron para mantener bajos los salarios -no solo los mínimos-, fue la de mantener la competitividad del país frente a otras naciones en donde los trabajadores perciben ingresos más elevados.

Desafortunadamente para los peor pagados de nuestro país, las autoridades llevaron su política de bajos salarios a los extremos. Tanto, que los de México (140 dólares mensuales) están por debajo de los que rigen en otros 17 países latinoamericanos y superiores solo a los que se pagan en Cuba y Venezuela (30 y 29 dólares respectivamente).

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el salario mínimo anual en México fue de 1,982 dólares, el más bajo de entre los 37 países que pertenecen a la organización.

En los días recién transcurridos los partidos han propuesto aumentar el mínimo diario. A 265 pesos dice el PRI, a 176.72 pesos sugiere el PRD, a 336 pesos plantea el PAN, a 108 pesos propone MORENA. La Unión Nacional de Sindicatos Minero-Metalúrgicos y Metal-Mecánicos (UNASIM) pide que a 256 pesos.

Ignoro cómo acabará la discusión, pero lo que sí sé es que se impondrá el criterio del partido que hoy domina el congreso federal y cuyo líder asumirá la presidencia dentro de dos meses.

Quede en lo que quede el monto, hay un factor que deberán considerar ahora las autoridades antes de decidir cualquier cosa: lo barato que pronto será contratar a un trabajador robótico en comparación con uno humano.

Anoté ayer en este espacio que el costo promedio por hora de un obrero alemán es de 49 dólares y el de uno estadounidense es de 36 dólares. El costo por hora promedio de un robot en esos países es de solo 4 dólares, unos ochenta pesos. O sea, que un robot que trabaja una jornada de ocho horas tiene un costo de 32 dólares o aproximadamente 640 pesos, cifra bastante más baja que los mínimos que hasta el momento se han propuesto.

Sin embargo, los costos de los robots tienden a bajar constantemente y tal vez pronto compitan con los tres salarios mínimos que en promedio gana el 52% de los trabajadores mexicanos.

El problema que debemos aceptar y resolver los mexicanos no es de los salarios mínimos sino el del desempleo que generarán robots capaces de trabajar 24 horas ininterrumpidamente, máquinas que no se enferman, no cobran horas extras, y sólo consumen lubricantes y electricidad para vivir sin problema.

Hasta el momento no veo que los responsables de la Cuarta Transformación estén muy preocupados con el desempleo que ya está generando la transformación tecnológica.


Leer también


Número 23 - Noviembre 2018
revista-portada.png
Descargar gratis