Se encuentra usted aquí

Los candidatos no hablan del estrés que nos cuesta vidas y dinero

Martes, 27 de Febrero 2018 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

estres.jpg

El estrés (del inglés stress), de acuerdo con el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española es la “tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves”.

En su sitio www.imsss.gob.mx, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) define al estrés como el “conjunto de reacciones físicas y mentales que la persona sufre cuando se ve sometida a diversos factores externos que superan su capacidad para enfrentarse a ello”.

El IMSS enlista cuatro grupos de síntomas que presentan quienes padecen de estrés o están estresados:

  1. “Emocionales: ansiedad, miedo, irritabilidad, mal humor, frustración, agotamiento, impotencia, inseguridad, desmotivación, intolerancia.
  2. “Cognitivos: dificultad de concentración, confusión, olvidos, pensamiento menos efectivo, reducción de la capacidad de solución de problemas, reducción de la capacidad de aprendizaje.
  3. “Conductuales: disminución de la productividad, cometer errores, reportarse enfermo, dificultades en el habla, risa nerviosa, trato brusco en las relaciones sociales, llanto, apretar las mandíbulas, aumento del consumo de tabaco, consumo de alcohol y otras sustancias.
  4. “Fisiológicos: músculos contraídos, dolor de cabeza, problemas de espalda o cuello, malestar estomacal, fatiga, infecciones, palpitaciones, respiración agitada, aumento de la presión sanguínea, agotamiento, mayor riesgo de obesidad y de problemas cardiovasculares, deterioro en la memoria, problemas de sueño”.

Si nos atenemos a los síntomas arriba anotados es un hecho de que la mayoría de los mexicanos padecemos alguno de los tres tipos de estrés que en su sitio www.apa.org/centrodeapoyo/tipos.aspx define la APA (American Psychological Association): agudo, agudo episódico y crónico.

Hace años, el psiquiatra Alfredo Whley Sánchez, del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Múñiz dijo que entre el 30 y 40% de los mexicanos sufren estrés y que “somos el segundo país a nivel mundial con el índice más alto en incidencia de este problema”.

Y a mediados del año pasado se difundió un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud que señala que el 75% de los mexicanos padecen el síndrome de fatiga por estrés laboral y que México ocupa el primer lugar a nivel mundial en estrés laboral.

En mayo de 2016, Forbes México señaló que “los problemas psicosociales en el trabajo (como los es el estrés, la fatiga crónica, ansiedad, acoso laboral, entre otros) ocasionan pérdidas por 16,000 millones de pesos anuales en el sector productivo del país”.

Y el 17 de octubre del año pasado el periódico El Financiero reportó que “Ocho de los 10 dolores más frecuentes entre los mexicanos se deben al estrés y al cansancio”.

¿Por qué es importante hablar del estrés? Por varias razones: causa muertes, arruina vidas y, por si fuera poco, le cuesta una millonada al país. Hasta el momento no he escuchado a ningún candidato presidencial hablar de este problema o de otros relacionados con la salud mental de los mexicanos que pretenden gobernar.

acrord32_2018-09-18_14-50-29.jpg
Número 21 - septiembre 2018
Descargar