Se encuentra usted aquí

Elecciones USA: no hubo sorpresas

Jueves, 08 de Noviembre 2018 - 16:40

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

elecciones_1.png

Aunque el presidente Donald Trump, sus voceros y aliados traten de minimizar las derrotas que sufrieron los candidatos del Partido Republicano y minimizar las victorias de los del Partido Demócrata, la verdad es que para ellos, ciertamente, fue un martes amargo y desolador.

Para empezar, a partir del 3 de enero del año venidero los Republicanos dejarán de tener el control de la Cámara de Representantes en vista de que los Demócratas obtuvieron la mayoría parlamentaria después de que ganaron 26 escaños adicionales a los que tenían, para así lograr un total de 221 (el 51.2% del total). Los Republicanos, al perder 26 se quedaron en la minoría, con 196 representantes o el 47.1% del total. Al momento de escribir esta columna, aún no se habían determinado los ganadores en cinco distritos electorales, pero esos resultados no cambiarán el resultado final.

La pérdida del control Republicano en la Cámara Baja del Congreso representa un golpe tremendo para Trump debido a que en los dos años restantes de su mandato, no podrá imponer gran parte de su agenda si no llega a establecer acuerdos con los Demócratas, quienes han tenido que soportar numerosos insultos y humillaciones por parte de él y sus colegas Republicanos desde enero de 2016.

Los Demócratas ahora podrán investigar las finanzas y negocios personales del presidente para determinar sus vínculos con bancos, empresarios y autoridades de Rusia, Arabia Saudita y otros países; podrán exigir que la autoridad fiscal les entregue las declaraciones de impuestos que éste se ha negado a presentar bajo el pretexto de que está siendo auditado por dicha autoridad, y así podrán conocer si ha sido o no un sofisticado evasor de impuestos; podrán intensificar las investigaciones para saber si él, sus hijos y colaboradores estaban coludidos con los rusos que a través de las redes sociales y filtraciones por WikiLeaks buscaron perjudicar a Hillary Clinton y al Partido Demócrata; tratarán de determinar si él y sus familias están aprovechándose del poder e influencia de la presidencia estadounidense para acrecentar la fortuna familiar mediante la realización de negocios prohibidos o francamente ilegales. En pocas palabras, la Cámara de Representantes, que hasta ahora ha sido su aliada incondicional, se convertirá a partir de enero en su acérrimo rival. De modo que para defenderse tendrá que perder mucho tiempo y, peor aún, sacará lo peor de su carácter, pues ya advirtió que si los Demócratas van tras él, irá tras ellos; una guerra sin cuartel.

Como se esperaba, el Senado seguirá siendo controlado por los Republicanos, que aumentaron ahí su presencia a 51 senadores contra 46 Demócratas, aunque falta por decidirse los resultados en dos estados y se programará una elección extraordinaria en Mississippi, en vista de que ninguno de los cuatro candidatos obtuvo más del 50.1% de los votos. Al seguir con el control de la Cámara Alta, Trump podrá nombrar sin mayor problema a funcionarios y jueces que requieren de la aprobación de ese órgano legislativo. Pero gran parte de la agenda trumpista no podrá cumplirse solo con los senadores a su favor, por lo que necesitará negociar con los Demócratas de la Cámara Baja.

Finalmente, en lo que a las elecciones de gobernadores se refiere, los candidatos Demócratas ganaron ayer en siete estados, lo que eleva su número a 23 contra 25 Republicanos. Falta determinar los triunfadores en dos estados.

No hubo sorpresas en las elecciones estadounidenses del pasado martes. La sorpresa es que Trump y sus Republicanos no acepten que el golpe que les dieron los Demócratas les duele y seguirá doliendo hasta las elecciones de 2020.

 

www.ruizhealytimes.com

Mail: eduardoruizhealy@gmail.com

Twitter: @ruizhealy

revista_octubre.png
Número 22 - Octubre 2018
Descargar