Se encuentra usted aquí

Dinero y felicidad

Miércoles, 05 de Diciembre 2018 - 14:45

Autor

marijo_codesal.jpg
María José Codesal

Compartir

dinero-y-felicidad_1.png

Dicen por ahí que el dinero no da la felicidad. Yo creo que, si no la da, nos proporciona un sentimiento bastante parecido a ella.  Lo que sí creo, firmemente, es que el dinero si nos da tranquilidad.

El dinero, cuando es usado de manera muy hábil, como herramienta, puede ayudarnos a conseguir objetivos geniales en la vida.  Por pensar en algunos: deshacernos de las deudas, dejar un trabajo que odiamos, casarnos, viajar, estudiar la maestría que quieres, entre muchos otros etcéteras.

Tener dinero reduce considerablemente nuestros niveles de estrés, reduce el tiempo que pasas haciendo cosas que no quieres hacer.

Y todo eso, al final de cuentas, nos lleva a tener una vida más feliz, cómoda y saludable física y emocionalmente (si queremos).

El dinero también nos sirve para comprar miles de cosas que no necesitamos: coches último modelo, el mejor guardarropa, cenas en restaurantes caros, comprar para impresionar a otras personas como el celular de última generación y, también, otra interminable lista de etcéteras.

Todos conocemos historias donde la mega atleta, el súper jugador de futbol o al artista que, después de ser millonarios, terminan viviendo debajo de un puente y sin un peso.  Hay miles de historias en la web de gente que ganó la lotería, por millones de dólares y terminó endeudado, destruyendo su vida y la de su familia.

Y no porque el dinero sea una maldición, es simple y sencillamente, falta de educación financiera.

Yo digo que el dinero solo es potenciador. Me refiero a que, si eres buena persona, el dinero sacará lo mejor de ti. Si eres mala persona, el dinero hará que salga tu peor versión.  Si tienes metas y claridad financiera, el dinero te dará un empujón a lograrlas, pero si no tienes metas, se te irá más rápido que el agua entre los dedos y con el riesgo de perder todo. Uno se acostumbra muy rápido a la buena vida y luego pisar el freno es complejo.

Lo he vivido en carne propia y también he hecho hoyos para tapar otros. Porque ya me equivoqué, ahora mi vocación fundamental es ayudar a las personas evitando, dentro de lo posible, que eso les pase. A cuidar el dinero se aprende. A verlo como una herramienta, como una semilla, para una vida mejor, también. Te ayudo a convertirlo en tu mejor aliado y no en mal karma, un lastre o una preocupación, en el mejor de los casos.

El dinero nos debe ayudar a buscar espacios de felicidad duradera, no de felicidad momentánea, lo cual es difícil de distinguir. Saber cuál es cuál nos permitirá tomar mejores decisiones económicas y financieras.

Hay algunas preguntas que puedes hacerte para discernir bien esto:

1.- ¿Qué es lo que quiero en la vida?

Plantearte objetivos y metas que te hagan sentir bien. Ser mejor persona, dar lo mejor de ti, te permitirá trazar un plan y enfocarte. Si no sabes a dónde vas, darás vueltas a lo tonto, sin propósito alguno. Gastando la carísima gasolina por quien sabe cuánto tiempo. Y parece que no va a bajar de precio, por lo pronto. No te desgastes sin sentido.

2.- Esto que estoy comprando/pagando, ¿me acerca a mis objetivos personales o me aleja?

Si no tienes objetivos o metas financieras pues ni tiene sentido que te preguntes esto.  Pero si las tienes, esta pregunta es un buen termómetro para ayudarte a definir si vale la pena esta compra o no. Hay compras o deudas que pueden ayudarte a alcanzar la estabilidad financiera. Como comprar casa. Si te gustaría saber si es tu momento, con gusto puedo asesorarte de manera gratuita. Mándame un correo.

3.- Este dinero que estoy gastando, ¿me genera más dinero/beneficio a largo plazo?

Para mí, la mejor manera de “gastar” dinero es invirtiendo. Es dinero no lo voy a tener disponible hoy, pero que lo tendré para gastar mañana, cuando ya no quiera trabajar.  Aquí entra tu afore y tus inversiones. Si quieres conocer tu perfil de inversionista y empezar a ganar dinero, te ayudo a lograrlo. Mándeme un correo y lo platicamos.

Por último, intenta disfrutar la vida hoy sin olvidarte de mañana. Tampoco es sano pensar solo en mañana. Darse un gustito de vez en cuando es divertido.  Solo no lo hagas a lo loco. Se organizado, aprende a cuidar tu dinero y a hacerlo crecer.  Podemos hacerlo juntos si lo necesitas.

Recuerda consultarme dudas o enviarme preguntas a mi correo o a través de Twitter en @MarijoCodesal. Estoy siempre dispuesta a platicar y acompañarte en la toma de decisiones y acciones para mejorar la relación con tu dinero y hacerlo crecer.

Si te interesa prepararte más escríbeme un correo y trabajemos juntos.

Y no te pierdas de aprender un poquito más cada 15 días en Ruiz Healy Times.

¡A saber más! Que nadie se beneficia de esto más que tú.



Número 23 - Noviembre 2018
revista-portada.png
Descargar gratis