Se encuentra usted aquí

Cómo aplicar el Empowerment Empresarial en tu negocio

Jueves, 07 de Septiembre 2017 - 15:00

Autor

foto_veronica_romero.jpg
Verónica Romero

Compartir

empowerment-branson.jpg

 

Actualmente, cada vez más empresas se están inclinando hacia diversos procesos de reingeniería y administración estratégica que han traído grandes ventajas y beneficios a un gran número de organizaciones a nivel mundial. Uno de ellos es el Empowerment Empresarial, cuya definición se refiere a la potenciación o empoderamiento que un líder otorga a sus subordinados, con la finalidad de generar en ellos un sentido de pertenencia a la empresa, y para facilitar la creación de un ambiente laboral en el que los empleados sienten que tienen una verdadera influencia en la toma de decisiones del negocio.

El Empowerment es una poderosa herramienta de gestión que permite que los empleados resuelvan problemas y lleven a cabo su actividad laboral de una manera más autónoma y responsable, además los ayuda a que alcancen las metas definidas por la organización con el compromiso que surge en el momento en el que se les otorga una mayor confianza y respeto en su desempeño.

El Empowerment Empresarial hace que el liderazgo participativo de una empresa mejore en gran medida y se transforme en un sistema funcional de gran trascendencia para su crecimiento.

Determinar de forma clara y precisa las funciones de cada empleado es fundamental, para que los líderes de la organización los sitúen en aquéllas áreas en las que puedan aprovechar sus competencias y desarrollar sus habilidades.

El puesto de cada empleado debe producir valor a la empresa. Es muy importante que el trabajador vea que su labor cotidiana es significativa, y que la considere como un reto que le puede traer grandes satisfacciones, y no como una obligación.

Un Capital Humano empoderado sabe trabajar en equipo, contribuye a la elevación de la productividad de la empresa y aumenta sus ingresos.

Los empleados con Empowerment interaccionan frecuentemente con sus compañeros de trabajo, con los proveedores y clientes de la empresa, y especialmente con sus jefes. Además, son capaces de dirigir a otros y resuelven sus propios conflictos, sin tener que esperar a que alguien más lo haga. Hacen su trabajo con mayor esfuerzo y dedicación.

Una implementación exitosa del Empowerment Empresarial depende en gran parte de la curva de aprendizaje de cada individuo y de su resistencia al cambio. Por ello, es primordial que las empresas consideren los siguientes aspectos para que este proceso alcance los resultados esperados:

  • Hay que proveer a los empleados de la información necesaria para que puedan cumplir cabalmente con su actividad laboral, y para que así tomen decisiones acertadas sobre los diferentes asuntos que se les vayan presentando.
  • La empresa debe otorgar las herramientas de trabajo que sus trabajadores requieran para su ocupación. Dentro de ellas, y que debe ser tomada en cuenta por sus implicaciones en el mejoramiento de las funciones de los empleados, es la Capacitación.
  • Promover la participación activa de los integrantes de la empresa va a favorecer que la resolución de cualquier contratiempo sea más rápida.
  • Los directivos y gerentes de una empresa, deben procurar establecer una comunicación efectiva con sus subalternos, que favorezca la retroalimentación entre ellos para lograr los objetivos de la organización.
  • Evaluar el cumplimiento y los resultados que cada empleado obtiene es elemental. Hay que enseñar si es que se requiere, y también reconocer los logros de los colaboradores.

El Empowerment es vital para que los líderes y el conjunto de los trabajadores de una empresa formen un mismo equipo, y se identifiquen con los valores y triunfos de la misma.

El Empowerment Empresarial es más que una filosofía motivacional. Involucra un gran esfuerzo por parte de todos los miembros que conforman una empresa, y a través de su práctica, las organizaciones se vuelven más rentables, ya que sus empleados mantienen un buen clima laboral que los impulsa a trabajar con una mayor eficiencia y calidad.

Recuerda que “Forma bien a la gente para que puedan marcharse, y trátales mejor para que no quieran hacerlo”, Richard Branson, empresario inglés.

imagen2.jpg
Número 16 - marzo 2018
Descargar