Se encuentra usted aquí

Entrevista actor David Ostrosky: Parte 2

Viernes, 18 de Diciembre 2015 - 18:00

Autor

captura_de_pantalla_2015-10-15_11.02.34.png
Claudia Blix

Compartir

david_ostrosky.jpg

Cuéntanos de la Obra de Teatro en la que estuviste Esperando a Godot.

Es de Samuel Beckett, que es el padre del teatro del absurdo, describe el dolor, la soledad, y entre otras cosas que el destino te haga ser un indigente.

Es la historia de dos indigentes que no tienen nada en la vida más que a ellos mismos. Vladimir y Estragón son más que amigos, son hermanos, son todo, se odian y se aman; la ropa que traen no es de su medida, se la encontraron. 

Estos seres humanos no tienen nada que hacer, se tienen que cuidar de la gente que vaya por ahí, duermen en una coladera.

Se inventan que va a venir Godot que al parecer es un hombre, pero puede ser lo que se quiera, puede ser la esperanza, puede ser Dios, etc.

Va a venir para que puedan dormir en un lugar más calientito y que puedan comer, que es todo lo que piden.

Todos los días esperan a Godot y no llega, cuando uno está esperando algo, sin que tengas nada que hacer, el día se te hace pesado.

El tiempo te mata, el tiempo es lento, no es tu aliado. El tiempo es una sensación, lo que para ti puede ser rápido para alguien más es lento.

Esta obra la han puesto en todos los lugares del mundo.

Yo leí Esperando a Godot hace 40 años, me llamaron hace unos meses y me dijeron si me quería dar un gusto, y ese fue un gusto que me di, me comentaron que no había teatro, ni dinero ni nada, y decidí de todas formas actuar en esta obra.

¿Cómo les fue?

Las personas que más nos fueron a ver eran actores que ya conocían la obra.

Tú te das cuenta en el aplauso de la gente al final si te fue bien o no. También por ejemplo si un compañero se acerca y te dice “Yo me voy hoy diferente a como llegué a ver tu obra”.

Es una obra con sentido del humor, te ríes, lloras y pasas por muchas emociones.

El Teatro de lo Absurdo quiere decir que no manejas la lógica del espacio y del tiempo. Este tipo de obras no son promovidas porque son culturales.

Una buena historia con un mal reparto pasa, en cambio al revés no pasa.

Antes lo importante era ir a ver a los actores más que la historia y ahora ha cambiado esto.

Una historia que te dé reflexión y pienses “No soy el único que piensa así”, es muy importante ya que te puedes identificar.

¿Cómo preparas un personaje?

Depende, el de Esperando a Godot tuvimos tres meses de trabajo de mesa.

José Luis Cruz, el Director hizo que tuviéramos cuatro horas diarias de platicar el porqué de cada personaje. 

Después de Esperando a Godot hice una temporada de teatro en corto que es teatro en quince minutos en un cuarto de una casa, y ahora una telenovela llamada A que no me dejas, y para el próximo año otra telenovela y muy posiblemente repongamos la obra de teatro de Edith Piaf.
 

¿Qué quisieras que la gente supiera de ti que no sabe?

Que soy un ser humano muy agradecido, imagínate haber hallado lo que te gusta hacer y aparte que vivas de eso.

Me gusta mucho lo que hago y siempre en general llego de buenas a trabajar.

Mi familia es mi proyecto también, formar a los hijos es más difícil que cualquier proyecto.

Algo que quisiera decir es que ir a ver teatro es una buena inversión,  es cómo contar un cuento en vida con sangre y lágrimas,  a la gente que no va al teatro la invito a que vaya.

FIN

acrord32_2018-08-21_15-27-12.jpg
Número 20 - agosto 2018
Descargar