Las pequeñas cosas: nubes

“Parecemos nubes, que se las lleva el viento, cuando hay huracanes, cuando hay mal de amores.” – Caifanes, grupo musical.

13 de junio, 2022 Las pequeñas cosas: nubes

Desde la temprana edad escolar aprendimos que las nubes se producen con la condensación de vapor de agua como parte de un ciclo, por lo que su estado es gaseoso. También aprendimos a dibujarlas como parte de los primeros trazos libres y en algún momento nos enseñaron que se dividen en cuatro grandes categorías de acuerdo a su forma: cirriformes, estratiformes, nimbiformes y/o cumuliformes. 

En lenguaje coloquial se dice que los precios están por las nubes (refiriéndose al encarecimiento de algunos insumos), que alguien está en las nubes (distraído, disperso, soñador, alejado de la realidad), que se pone a alguien en las nubes (alabarlo en exceso) y por supuesto, sabemos que una nube en lenguaje informático se refiere al espacio de almacenamiento y procesamiento de datos y archivos ubicado en internet y al que puede accederse desde cualquier dispositivo. 

Para quien tiene niños pequeños es probable que hayan visto la película “Up” en donde las nubes son coprotagonistas de la historia, ya que al elevarse la casa con ayuda de globos inflados con helio nos muestran diversas escenas con las nubes como fondo e incluso, su protagonista, el pequeño Russel nos da una mini lección a propósito de su clasificación previo a la tormenta eléctrica que saca de curso a la pequeña casa. Otro filme es “Un paseo por las nubes”, una historia romántica contextualizada en un viñedo con un final feliz.

La colaboración de hoy inicia con la estrofa de una canción del grupo musical Caifanes, que es una de mis favoritas por el ritmo, la letra y lo que significa para mí (en términos emotivos) la posibilidad de observar las nubes en todas sus fases: blancas como lana de borregos, grises que anuncian tormenta o cirriformes por los ventarrones.

En tiempos de inmediatez, avances tecnológicos y virtualidad, contemplar el cielo para mirar las nubes no es únicamente un privilegio sino un lujo porque implica hacer una pausa en lo que quiera que se esté haciendo y observar detenidamente para confirmar que hay algo ahí arriba que nos trasciende y que no tiene explicación (aunque la ciencia todo lo sepa y lo aclare) porque el arte de la contemplación es parte de #laspequeñascosas que me ha dado por perseguir desde que noté la carencia de sentido humano en el ritmo de vida acelerado que llevamos por estos días porque la pausa y la cultura slow es lo contrario a productividad y rapidez, no hay forma de ir lento porque es como ir contra corriente pero una nube en el cielo es resultado de un ciclo y/o parte del mismo, lleva tiempo y aunque a simple vista parezca que las nubes son siempre las mismas resulta que la misma ciencia las tiene clasificadas sin hablar de la cantidad de veces que han sido inmortalizadas en fotografías (como el impecable trabajo de Gabriel Figueroa) y otras expresiones artísticas.

A manera de colofón: “Vamos a dar una vuelta al cielo para ver lo que es eterno y luego vienes a buscarme” las letras de las canciones suele ser misteriosa y estar llena de metáforas pero quizá por efímeras, las nubes tienen un encanto especial que las hace únicas porque se hallan entre la realidad y la imaginación, entre la pintura y un poco de poesía. Hay que voltear la mirada al cielo y dejarse llevar por la fantasía.

Comentarios


object(WP_Query)#17937 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(79852) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-05-2022" ["before"]=> string(10) "28-06-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(79852) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-05-2022" ["before"]=> string(10) "28-06-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17945 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17930 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17925 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "31-05-2022" ["before"]=> string(10) "28-06-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-05-31 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-06-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (79852) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17968 (24) { ["ID"]=> int(79606) ["post_author"]=> string(3) "190" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-06 09:24:32" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-06 14:24:32" ["post_content"]=> string(4309) "Muchos de nosotros alguna vez nos hemos preguntado qué hay después de la muerte, y pocas veces paramos para preguntarnos… ¿Vivimos antes de morir? La verdad es que nos da miedo pensar en la muerte o pensamos que eso no va a pasar con nosotros o con nuestros seres queridos o por lo menos ¡No ahora! Hablar sobre nuestra muerte es un tabú, es algo que preferimos evitar alejando ese pensamiento “tocando madera” o no pensando en eso para no atraer “mala suerte” pues todavía tenemos tantos planes en nuestra vida. Lo más irónico de todo esto es que es la única certeza que tenemos y que tarde o temprano todos vamos a morir. “Todos sabemos intelectualmente que vamos a morir un día, pero, en general, somos tan renuentes a pensar sobre nuestra muerte, que tal conocimiento no toca nuestro corazón, y vivimos la vida como si fuéramos a quedarnos para siempre en este mundo. Consecuentemente, las cosas de este mundo - como poses materiales, reputación, popularidad y placeres- asumen extrema importancia, de modo que dedicamos casi todo nuestro tiempo y energía para obtenerlas. Cuando la muerte llega, descubrimos que, por haberla ignorado durante toda la vida, no estamos en absoluto preparados para afrontarla” (Gyatso, 2016) (Gyatso, Novo Manual de Meditação, 2016). Recuerdo perfectamente un día en una ponencia de una monja budista al iniciar su discurso, la primera pregunta que nos hizo fue: ¿Sabían que van a morir? Fue unánime la cara de espanto de nuestros invitados que no estaban acostumbrados a hablar de la muerte tan abierta y naturalmente como se hace dentro de la filosofía budista. No quiero decir que los budistas seamos mejores para encarar la muerte, simplemente nos preparamos pensando que “Puede ser que muera hoy”.  “Prepararse para la muerte es una de las cosas más sabias y mejores que podemos hacer, tanto por nosotros como por los otros. Este mundo no es nuestra casa, somos viajantes, estamos de paso. Entramos en este mundo solos y de manos vacías y vamos a salir de la misma forma” (Gyatso, Viver significativamente, morrer com alegria, 2007). Y es aquí justamente donde cabe esta pregunta: ¿Vivimos antes de morir? Pasamos la mayor parte de nuestro tiempo haciendo planes, trabajando árduamente para conseguir miles de cosas materiales, queriendo tener éxito, una posición social, etc. Dedicamos nuestra vida a lo que queremos para nuestro futuro, que nos olvidamos de vivir en el aquí y ahora. Muchas veces hasta la salud perdemos por esa lucha incansable. Cuando lo conseguimos, queremos más dinero, un mejor carro, una casa mayor, el viaje de mis sueños. Nunca estamos satisfechos. No que esto esté mal, pues es importante tener objetivos, sueños, esperanza; el problema es cuando vivimos para trabajar y no trabajar para vivir.  El problema es cuando la vida pasa por nosotros sin darnos cuenta y no pasamos nosotros por la vida. Cuando menos nos damos cuenta se pasaron los años, se pasó la vida y todavía estamos esperando el momento ideal para ser felices y hacer aquello que soñábamos cuando tuviéramos tiempo. Tal vez todo aquello que planeamos para mañana, para un corto o largo plazo nunca llegue, pues no sabemos cuánto tiempo tenemos por aquí.  Por eso lo más adecuado y sabio sería decirnos cada día: “Puede ser que muera hoy” Te invito a vivir cada día como si fuera el único y el mejor día de tu vida.  Solo por hoy. Referencias: “Novo Manual de Meditação”, Geshe Kelsang Gyatso, 2016, São Paulo, Ed. Tharpa Brasil. “Viver significativamente, morrer com alegria”, Geshe Kelsang Gyatso, 2007, São Paulo, Ed. Tharpa Brasil." ["post_title"]=> string(70) "¿Qué hay después de la muerte? O mejor… ¿Vivimos antes de morir?" ["post_excerpt"]=> string(108) "“La muerte sirve para hacernos pensar, pero no sobre la muerte sino sobre la vida” (Fernando Savater). " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(59) "que-hay-despues-de-la-muerte-o-mejor-vivimos-antes-de-morir" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-06 09:24:32" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-06 14:24:32" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79606" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17864 (24) { ["ID"]=> int(79465) ["post_author"]=> string(3) "187" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-01 09:52:26" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-01 14:52:26" ["post_content"]=> string(9767) "El bienestar digital consiste en establecer una relación saludable con la tecnología, pues de entrada surgió para ayudarnos a cumplir con nuestros objetivos y facilitarnos las actividades de la vida cotidiana.  Lamentablemente, el abuso en la utilización de aparatos electrónicos y experiencias virtuales ha provocado un desequilibrio en nuestra mente y cuerpo. Ejemplos concretos son el sedentarismo que conduce a la obesidad; actualmente pasamos muchas horas sentados frente a una pantalla, lo que ꟷaunado a otros factores como la mala alimentaciónꟷ contribuye al desarrollo de enfermedades crónico degenerativas como la diabetes, problemas cardiovasculares, etc.  De acuerdo con el Digital 2021: Global Overview Report (https://datareportal.com/reports/digital-2021-global-overview-report) en el año 2020 los usuarios gastaron 6 horas y 54 minutos de su vida para estar en el ciberespacio (cifra promedio a nivel global). El tiempo se eleva con los mexicanos quienes ocupan 9 horas y un minuto de su tiempo para estar online, ¡nueve horas! No sé a ustedes, pero a mí, me parece demasiado tiempo.  Si bien es cierto que las actividades laborales exigen estar casi todo el tiempo conectados, también lo es que la mayor parte lo dedicamos a actividades personales, como revisar nuestras redes sociales. El promedio global del uso de social media es de 2 horas con 27 minutos, y en México de 3 horas con 20 minutos.  Aunque este tiempo podría parecer no tan extenso, si pensamos concretamente en lo que estamos consumiendo la perspectiva cambia. Seamos sinceros, la mayoría entra a sus redes sociales para enterarse de la vida de los otros, ¿eso es realmente productivo? Te animo a pensar seriamente en la respuesta.  Consecuencias del abuso en la tecnología De acuerdo con un artículo publicado en 2019 por la Universidad Nacional Abierta y a Distancia (UNAD), una de cada cuatro personas tiene un padecimiento relacionado con el abuso de las nuevas tecnologías. Mencionaré algunos:
  • Presión intraocular debido a la exposición prolongada frente a una pantalla, lo que produce ojos rojos, visión borrosa, resequedad visual e incluso náuseas. 
  • Pérdida de audición por escuchar música de manera prolongada y a un volumen demasiado alto. La Organización Mundial de la Salud calcula que mil 100 millones de jóvenes, a nivel global, podrían perder la audición por prácticas perjudiciales, lo cual es alarmante.
  • Tendinitis, es decir, la inflamación del tendón por el uso prolongado del mouse, el teclado o la consola de videojuegos. 
  • Teosinovitis, cuyos síntomas son: dolor persistente en la base de los pulgares, inflamación y dedos rígidos; se da por escribir excesivamente en el celular o por usar mucho el mouse. 
  • Mala postura al estar tantas horas sentados. Puede provocar daños en la parte baja de la espalda 
  • Adicción. Navegar muchas horas en Internet hoy se considera un problema psiquiátrico. La dependencia a las redes sociales y en general a las actividades online se denomina Desorden Adictivo a Internet (DAI). 
¿Nueva tecnología = nuevo cerebro?  De acuerdo con David Bueno, investigador de genética de la Universidad de Barcelona, los nativos digitales tienen menos conexiones en la zona de gestión de la memoria del cerebro pues parte de esta función ahora la realizan los aparatos digitales; el ejemplo más claro es que con el Smartphone ya nadie se aprende los números telefónicos pues basta con apretar un botón.  ¿Social media es una droga? Eso afirma la psiquiatra Marian Rojas Estapé, y asegura que las redes sociales y la cocaína están reguladas por la misma hormona: la dopamina. “Los likes son microchispazos de dopamina”, dice la española mientras explica ꟷen varias charlas que puedes encontrar en Youtube y en su libro Cómo hacer que te pasen cosas buenasꟷ que las redes sociales, al estarnos enviando todo el tiempo noticias de lo que sucede en el mundo, activa nuestro modo de supervivencia y nos hace estar en alerta permanente, por lo tanto, en constante estrés.  Marian también destaca la necesidad de reconocimiento al subir una foto y esperar que los demás den “like”. Esto se liga a la autoestima de los jóvenes quienes se autoevalúan en función del número de seguidores que tienen, si no son “populares” llegan a experimentar tristeza y hasta depresión. Vivir en el mundo virtual, dice la experta, aporta gratificaciones instantáneas y provoca poca tolerancia a la frustración.  ¿Cómo mejorar la relación con la tecnología?
  1. En la oficina, no revises redes sociales si no es parte de tu actividad profesional.
  2. Antes de encender la computadora ten claras tus actividades para que no navegues sin un propósito. 
  3. Mientras estés trabajando silencia las notificaciones de tu Smartphone. Evitar las distracciones te ayudará a que te enfoques en lo que estás haciendo.
  4. Realiza sólo una actividad al mismo tiempo para hacer que tu cerebro aprenda a enfocarse nuevamente.
  5. Establece horarios para revisar el correo electrónico.
  6. Date sólo un tiempo para entrar y publicar en social media; unos 20 min al día son suficientes. 
  7. No te compares con la vida que proyectan los demás en redes sociales, recuerda que cada quien publica sólo lo que desea mostrar o lo que le conviene. 
  8. Quítate la costumbre de estar viendo el celular a pesar de que no suena.
  9. Antes de tomar tu teléfono móvil piensa en para qué lo harás y si es realmente indispensable. 
  10.  Deja de enviar tantos whatsApps, prueba hablar más con la gente, programa más encuentros en el mundo offline. 
¿Y los niños? Mención aparte merecen los peques. La psiquiatra Rojas Estapé y otros expertos afirman que una hora de internet para ellos es el equivalente a un gramo de cocaína. Lo recomendable para los niños es:
  • Menores de dos años. Cero exposición a pantallas y cero contacto con la tecnología. 
  • Niños de 3 a 5 años. Una hora diaria, máximo. 
  • De 6 y hasta 18 años. Dos horas diarias. 
No se trata de satanizar la tecnología, pero un niño debe primero aprender a socializar y a leer emociones primero en el mundo real y después debe introducirse, poco a poco y con el acompañamiento de sus padres o tutores, al mundo virtual, no al revés.  Los adultos también debemos mejorar nuestra relación con la tecnología para evitar caer en adicciones o padecer enfermedades físicas y mentales. La tecnología es un excelente aliado si sabemos gestionarla y usarla a nuestro favor. Aprendamos a manejarla y no permitamos que sean los aparatos o los espacios virtuales los que nos controlen a nosotros.  Si estas ideas te aportaron algo positivo te animo a compartirlas en tus redes sociales y a dejarme un comentario aquí o directamente en mi mail: [email protected] Si quieres mejorar algún aspecto de tu vida cotidiana también puedes contactarme por WhatsApp (55-20 82 88 71). Es un gusto saber de ti. ☺ " ["post_title"]=> string(76) "¿Por qué la mayoría no logra tener una relación sana con la tecnología?" ["post_excerpt"]=> string(79) "10 claves para aprovechar mejor el mundo online y tener una vida equilibrada. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(69) "por-que-la-mayoria-no-logra-tener-una-relacion-sana-con-la-tecnologia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-01 09:52:26" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-01 14:52:26" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79465" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17968 (24) { ["ID"]=> int(79606) ["post_author"]=> string(3) "190" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-06 09:24:32" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-06 14:24:32" ["post_content"]=> string(4309) "Muchos de nosotros alguna vez nos hemos preguntado qué hay después de la muerte, y pocas veces paramos para preguntarnos… ¿Vivimos antes de morir? La verdad es que nos da miedo pensar en la muerte o pensamos que eso no va a pasar con nosotros o con nuestros seres queridos o por lo menos ¡No ahora! Hablar sobre nuestra muerte es un tabú, es algo que preferimos evitar alejando ese pensamiento “tocando madera” o no pensando en eso para no atraer “mala suerte” pues todavía tenemos tantos planes en nuestra vida. Lo más irónico de todo esto es que es la única certeza que tenemos y que tarde o temprano todos vamos a morir. “Todos sabemos intelectualmente que vamos a morir un día, pero, en general, somos tan renuentes a pensar sobre nuestra muerte, que tal conocimiento no toca nuestro corazón, y vivimos la vida como si fuéramos a quedarnos para siempre en este mundo. Consecuentemente, las cosas de este mundo - como poses materiales, reputación, popularidad y placeres- asumen extrema importancia, de modo que dedicamos casi todo nuestro tiempo y energía para obtenerlas. Cuando la muerte llega, descubrimos que, por haberla ignorado durante toda la vida, no estamos en absoluto preparados para afrontarla” (Gyatso, 2016) (Gyatso, Novo Manual de Meditação, 2016). Recuerdo perfectamente un día en una ponencia de una monja budista al iniciar su discurso, la primera pregunta que nos hizo fue: ¿Sabían que van a morir? Fue unánime la cara de espanto de nuestros invitados que no estaban acostumbrados a hablar de la muerte tan abierta y naturalmente como se hace dentro de la filosofía budista. No quiero decir que los budistas seamos mejores para encarar la muerte, simplemente nos preparamos pensando que “Puede ser que muera hoy”.  “Prepararse para la muerte es una de las cosas más sabias y mejores que podemos hacer, tanto por nosotros como por los otros. Este mundo no es nuestra casa, somos viajantes, estamos de paso. Entramos en este mundo solos y de manos vacías y vamos a salir de la misma forma” (Gyatso, Viver significativamente, morrer com alegria, 2007). Y es aquí justamente donde cabe esta pregunta: ¿Vivimos antes de morir? Pasamos la mayor parte de nuestro tiempo haciendo planes, trabajando árduamente para conseguir miles de cosas materiales, queriendo tener éxito, una posición social, etc. Dedicamos nuestra vida a lo que queremos para nuestro futuro, que nos olvidamos de vivir en el aquí y ahora. Muchas veces hasta la salud perdemos por esa lucha incansable. Cuando lo conseguimos, queremos más dinero, un mejor carro, una casa mayor, el viaje de mis sueños. Nunca estamos satisfechos. No que esto esté mal, pues es importante tener objetivos, sueños, esperanza; el problema es cuando vivimos para trabajar y no trabajar para vivir.  El problema es cuando la vida pasa por nosotros sin darnos cuenta y no pasamos nosotros por la vida. Cuando menos nos damos cuenta se pasaron los años, se pasó la vida y todavía estamos esperando el momento ideal para ser felices y hacer aquello que soñábamos cuando tuviéramos tiempo. Tal vez todo aquello que planeamos para mañana, para un corto o largo plazo nunca llegue, pues no sabemos cuánto tiempo tenemos por aquí.  Por eso lo más adecuado y sabio sería decirnos cada día: “Puede ser que muera hoy” Te invito a vivir cada día como si fuera el único y el mejor día de tu vida.  Solo por hoy. Referencias: “Novo Manual de Meditação”, Geshe Kelsang Gyatso, 2016, São Paulo, Ed. Tharpa Brasil. “Viver significativamente, morrer com alegria”, Geshe Kelsang Gyatso, 2007, São Paulo, Ed. Tharpa Brasil." ["post_title"]=> string(70) "¿Qué hay después de la muerte? O mejor… ¿Vivimos antes de morir?" ["post_excerpt"]=> string(108) "“La muerte sirve para hacernos pensar, pero no sobre la muerte sino sobre la vida” (Fernando Savater). " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(59) "que-hay-despues-de-la-muerte-o-mejor-vivimos-antes-de-morir" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-06 09:24:32" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-06 14:24:32" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79606" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(11) ["max_num_pages"]=> float(6) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "d8a95c2778ce0515b725e57078dda60e" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Qué hay después de la muerte

¿Qué hay después de la muerte? O mejor… ¿Vivimos antes de morir?

“La muerte sirve para hacernos pensar, pero no sobre la muerte sino sobre la vida” (Fernando Savater).

junio 6, 2022

¿Por qué la mayoría no logra tener una relación sana con la tecnología?

10 claves para aprovechar mejor el mundo online y tener una vida equilibrada. 

junio 1, 2022




Más de categoría

Las pequeñas cosas | Barbecho

Me persigue la idea de que la vida es un ratito y se debe disfrutar al máximo aun frente...

junio 27, 2022

Sindrome de FOMO: ¿está afectando la vida de mis hijos?

Alejandra Ruiz Sánchez explica los riesgos de las redes sociales y los trastornos que pueden ocasionarnos cuando no se...

junio 27, 2022

Seis trucos para que el miedo sea tu aliado 

Con estas ideas lograrás que trabaje para ti en lugar de causar estragos en tu vida. 

junio 22, 2022
Las pequeñas cosas: Yellow

Las pequeñas cosas: Yellow

El color amarillo se relaciona con la energía solar, el entusiasmo; en su tonalidad dorada representa riqueza y opulencia.

junio 20, 2022