Las pequeñas cosas: areté

Hemos dejado a la excelencia colgada en el olvido porque es innecesaria en un mundo cada vez más caótico, sin normas ni reglas que seguir bajo el falso y manipulador argumento de la tolerancia y la inclusión.

12 de septiembre, 2022

“Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto sino un hábito”. -Aristóteles (384 a.C. – 322a.C).

A riesgo de meterme en camisa de once varas, hurgaré en el recuerdo de aquellos días escolares de mi infancia, lejos de etiquetas, modismos, movimientos, discriminación y jarritos de Tlaquepaque, en los que recibir un sello en el cuaderno de trabajo era un mensaje claro: platica en clase, no trabaja, impuntual, buen trabajo y/o excelente cuando se cumplía con todos los criterios para obtener la mejor calificación.

Pongo la lupa en el término excelencia (areté en griego antiguo = cualidad del que sobresale) que para los sofistas era el conjunto de cualidades cívicas, morales e intelectuales que llevan a pensar, hablar y obrar con éxito. El concepto es profundo y requiere de más espacio del que dispongo, pero lo retomo desde la perspectiva de lo que ocurre en la actualidad y esa percepción mía de que todo está “a medias” porque nos encontramos de frente a los estragos de una pandemia (que aún no desaparece) y al efecto avasallador de una crisis económica, social y política; así que parece que se vive en un ambiente de medio hacer, medio decir y medio parecer que no conduce sino al conformismo y la mediocridad en todos los sentidos, de forma voluntaria o involuntaria, consciente o inconsciente, pero al fin y al cabo es lo que permea en el ambiente día con día.

Lejos están los momentos en que era obligado ser excelente como un hábito diario que se notaba en el vestir, el caminar, el hablar, el actuar y más importante aún: en el cumplir los compromisos. Y digo que han quedado lejos porque se ha confundido a la excelencia con la apariencia, la opulencia, la petulancia o la arrogancia sin dar paso a la reflexión del por qué conviene ser excelente y por qué se nos exigía con tanto ahínco desde las aulas escolares, así que parece que queda mejor quedarse a medias pues la exigencia ha quedado atrás.

Al parecer, no tiene nada de raro que un acta de nacimiento recién expedida tenga como fecha de nacimiento el año 2042 en lugar de 1942, que un vuelo se retrase, que un tren se descarrile, que los políticos se vayan a los golpes, que se agreda a la autoridad policiaca, que se transgredan los derechos y tantos ejemplos más que denotan la falta de excelencia en el actuar porque todo se disfraza de una falsa consideración a la humanidad escondida detrás de cada acto, en cuyo caso pareciera ser mejor rodearnos de máquinas que se rigen por protocolos y programas que pueden ser inviolables y dar resultados magníficos siempre y cuando el propósito sea bueno.

Parece también que nada tiene de malo que las grandes marcas transnacionales exploten a su fuerza trabajadora y desdeñen a sus clientes preferenciales con pedidos incompletos o que nunca llegan a su destino porque sus ganancias millonarias les dan el margen necesario para quedar mal con unos cuantos que les compran apenas lo que significa un pelo para un gato.

Y por supuesto, menos malo será que un padre o madre de familia rete a la autoridad escolar a pesar de la formación académica que respalda dicha autoridad porque según parece, la excelencia es sinónimo de discriminación o superioridad injustificada. Es el mundo del revés.

Hemos dejado a la excelencia colgada en el olvido porque es innecesaria en un mundo cada vez más caótico, sin normas ni reglas que seguir bajo el falso y manipulador argumento de la tolerancia y la inclusión, así que bienvenidos sean los mediocres, los perezosos, los descuidados, los irrespetuosos, los incumplidos, los ignorantes y los agresivos porque también tienes derechos y son humanos, así que tienen derecho a equivocarse cuantas veces quieran; mientras tanto, que el mundo siga sufriendo las consecuencias por olvidar que la excelencia es parte de #laspequeñascosas de la vida que le dan orden, formación, sentido, justicia, por mencionar sólo unas cuantas virtudes que hoy brillan por su ausencia.

A manera de colofón: a propósito del deceso de la Reina Isabel II (1926-2022) del Reino Unido, me gustaron un par de reflexiones en torno no a la grandeza de su reinado y su posición en el imperio sino al peso de la corona que le impusieron a muy temprana edad y de las cuales, replico un fragmento: “Idéntica sonrisa de moneda, de timbre postal, jamás perturbada por una emoción impropia. La garantía de permanencia capaz de reiterase a través de divorcios, trágicos accidentes, abusos y escándalos, siempre tranquilizadora, cordial y distante, más allá y extremadamente lejos, incorrupta en su falta de contacto con las vidas, los deseos, las angustias y proyectos del común de los mortales” (Adriana González Mateos, Narradora y ensayista mexicana). Descanse en paz, su excelencia. 

 

Comentarios


object(WP_Query)#16263 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(83171) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "02-09-2022" ["before"]=> string(10) "30-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(83171) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "02-09-2022" ["before"]=> string(10) "30-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16267 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16265 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16266 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "02-09-2022" ["before"]=> string(10) "30-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-02 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-30 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (83171) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16264 (24) { ["ID"]=> int(82934) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-05 09:30:10" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-05 14:30:10" ["post_content"]=> string(5566) ""Cuando una puerta de felicidad se cierra, otra se abre, pero muchas veces miramos tanto tiempo la puerta cerrada que no vemos la que se ha abierto para nosotros.”  Helen Keller (1880-1968). escritora y conferenciante estadounidense. Me parece increíble el paso del tiempo. Han pasado tres semanas desde mi última intervención en este espacio y los días transcurridos no han sido miel sobre hojuelas, aunque se han teñido de un sentimiento de esperanza con el inicio del nuevo ciclo escolar de mi hijo, lo cual marca un antes y un después no solo en términos pandémicos sino en lo que hemos sido capaces de construir los dos como familia aunque seamos solo él y yo. Así que, en ese sentido, el inicio de una nueva etapa para él, en realidad marca el inicio de un nuevo estilo de vida como si de una hoja en blanco se tratara sobre la cual podemos escribir una nueva historia. En el mismo orden de ideas he estado reflexionando sobre el acto de abrir y cerrar puertas y se me ocurrió entonces que pasamos la vida abriendo y cerrando puertas: las de casa, en el trabajo, en los consultorios médicos, en un sanitario, las del auto, las del cuarto en que nos hospedamos o las de la casa que dejamos para ocupar otro lugar. Es decir, nuestros días transcurren entre las puertas que abrimos y las que cerramos o bien, entre las que nos cierran y las que nos abren.  Lo anterior fue motivado por mi formación como comunicóloga y el interés por los signos y símbolos (semiología). Así que pensar en puertas va más allá del acto común de cerrar o abrir una de ellas.  Por definición, la puerta es un espacio hueco que se usa para entrar y salir de un sitio. Existen puertas famosas como la que abrió Alicia para entrar en el país de las maravillas después de reducir su tamaño o la puerta de Alcalá. También se dice de las organizaciones de puertas abiertas, refiriéndose al estilo empresarial que permite la cercanía entre los puestos directivos y los colaboradores, con menos protocolo y de manera inmediata. Recordemos también el refrán “Cuando una puerta se cierra, otra se abre”, refiriéndose a las experiencias que nos llevan a perder o terminar algo y enfrentarnos a una nueva oportunidad.  Digo que las puertas han ocupado mi pensamiento en las últimas semanas porque están presentes por todas partes de forma física y metafórica también. En la escuela abren la puerta para el acceso de los estudiantes pero la cierran puntualmente por respeto al horario establecido. En el transporte existe la regla de no recargarse en las puertas y no obstruir el cierre de las mismas y así, el día transcurre entre un cotidiano abrir y cerrar de puertas.  Hace doce años cerré la puerta del que era mi apartamento para mudarme al que habito actualmente. Me pareció que la vida debería ser tan sencilla como cerrar una puerta y dar el paso a lo que sigue; sin embargo, no siempre ocurre así porque se necesita valor para ser quien cierra la puerta y mucha seguridad para abrir una nueva. Hay mucho trabajo que hacer para dejar atrás lo que queda al cerrar la puerta. ¿Y qué tienen que ver las puertas con el inicio del ciclo escolar en plena antesala a lo que será el último trimestre del año? Pues que de forma particular y general, empiezan a abrirse nuevas puertas como oportunidades pese a todo el contexto deprimente que permea el ambiente socioeconómico y político en el mundo y porque parece que es necesario cerrar muchas de las puertas que tenemos frente a nosotros para avanzar o cambiar de dirección en la vida, descubrir qué hay más allá. Ojalá tuviéramos el valor de cerrar más puertas y descubrir el placer que otorga abrir una nueva y desconocida como en ese juego de cataficcia que existía en un desaparecido programa dominical, en el que era posible cambiar el premio, aunque al final se perdiera lo que se había ganado por una mala elección.  Así que mi divagación semanal me llevó al descubrimiento de que algo cotidiano como abrir y cerrar puertas es también parte de #laspequeñascosas de la vida que pasan desapercibidas por cotidianas pero que encierran una gran metáfora y significado de vida, sí y solo sí nos permitimos profundizar en el pensamiento y particularmente, en un tiempo que nos exige pensar muy bien antes de actuar. A manera de colofón: el mundo cinematográfico infantil está lleno de referencias aunque a veces no somos capaces de descubrirlas todas a la primera. En la película de Monsters Inc. hay una secuencia completa en donde los personajes principales abren y cierran puertas porque tienen acceso a ellas como buenos monstruos asustadores que son. ¿Casualidad? No lo creo. " ["post_title"]=> string(28) "Las pequeñas cosas: puertas" ["post_excerpt"]=> string(146) "Las puertas han ocupado mi pensamiento en las últimas semanas porque están presentes por todas partes de forma física y metafórica también. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(26) "las-pequenas-cosas-puertas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-05 10:00:05" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-05 15:00:05" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82934" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16240 (24) { ["ID"]=> int(83179) ["post_author"]=> string(3) "191" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-12 10:30:16" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-12 15:30:16" ["post_content"]=> string(533) "Pido permiso al amable lector iniciar con una pregunta: ¿qué te ilusiona? Las respuestas pueden  ser de cualquier tipo: un matrimonio o noviazgo, un coche, un negocio, el jersey de tu equipo favorito o tu comida predilecta… Hay un número tan grande de opciones...  Si permites que todo lo que planeas hacer tenga una carga de ilusión, tus días serán más placenteros y te ayudarán a vivir más feliz" ["post_title"]=> string(8) "Ilusión" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(7) "ilusion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-12 10:30:16" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-12 15:30:16" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83179" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16264 (24) { ["ID"]=> int(82934) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-05 09:30:10" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-05 14:30:10" ["post_content"]=> string(5566) ""Cuando una puerta de felicidad se cierra, otra se abre, pero muchas veces miramos tanto tiempo la puerta cerrada que no vemos la que se ha abierto para nosotros.”  Helen Keller (1880-1968). escritora y conferenciante estadounidense. Me parece increíble el paso del tiempo. Han pasado tres semanas desde mi última intervención en este espacio y los días transcurridos no han sido miel sobre hojuelas, aunque se han teñido de un sentimiento de esperanza con el inicio del nuevo ciclo escolar de mi hijo, lo cual marca un antes y un después no solo en términos pandémicos sino en lo que hemos sido capaces de construir los dos como familia aunque seamos solo él y yo. Así que, en ese sentido, el inicio de una nueva etapa para él, en realidad marca el inicio de un nuevo estilo de vida como si de una hoja en blanco se tratara sobre la cual podemos escribir una nueva historia. En el mismo orden de ideas he estado reflexionando sobre el acto de abrir y cerrar puertas y se me ocurrió entonces que pasamos la vida abriendo y cerrando puertas: las de casa, en el trabajo, en los consultorios médicos, en un sanitario, las del auto, las del cuarto en que nos hospedamos o las de la casa que dejamos para ocupar otro lugar. Es decir, nuestros días transcurren entre las puertas que abrimos y las que cerramos o bien, entre las que nos cierran y las que nos abren.  Lo anterior fue motivado por mi formación como comunicóloga y el interés por los signos y símbolos (semiología). Así que pensar en puertas va más allá del acto común de cerrar o abrir una de ellas.  Por definición, la puerta es un espacio hueco que se usa para entrar y salir de un sitio. Existen puertas famosas como la que abrió Alicia para entrar en el país de las maravillas después de reducir su tamaño o la puerta de Alcalá. También se dice de las organizaciones de puertas abiertas, refiriéndose al estilo empresarial que permite la cercanía entre los puestos directivos y los colaboradores, con menos protocolo y de manera inmediata. Recordemos también el refrán “Cuando una puerta se cierra, otra se abre”, refiriéndose a las experiencias que nos llevan a perder o terminar algo y enfrentarnos a una nueva oportunidad.  Digo que las puertas han ocupado mi pensamiento en las últimas semanas porque están presentes por todas partes de forma física y metafórica también. En la escuela abren la puerta para el acceso de los estudiantes pero la cierran puntualmente por respeto al horario establecido. En el transporte existe la regla de no recargarse en las puertas y no obstruir el cierre de las mismas y así, el día transcurre entre un cotidiano abrir y cerrar de puertas.  Hace doce años cerré la puerta del que era mi apartamento para mudarme al que habito actualmente. Me pareció que la vida debería ser tan sencilla como cerrar una puerta y dar el paso a lo que sigue; sin embargo, no siempre ocurre así porque se necesita valor para ser quien cierra la puerta y mucha seguridad para abrir una nueva. Hay mucho trabajo que hacer para dejar atrás lo que queda al cerrar la puerta. ¿Y qué tienen que ver las puertas con el inicio del ciclo escolar en plena antesala a lo que será el último trimestre del año? Pues que de forma particular y general, empiezan a abrirse nuevas puertas como oportunidades pese a todo el contexto deprimente que permea el ambiente socioeconómico y político en el mundo y porque parece que es necesario cerrar muchas de las puertas que tenemos frente a nosotros para avanzar o cambiar de dirección en la vida, descubrir qué hay más allá. Ojalá tuviéramos el valor de cerrar más puertas y descubrir el placer que otorga abrir una nueva y desconocida como en ese juego de cataficcia que existía en un desaparecido programa dominical, en el que era posible cambiar el premio, aunque al final se perdiera lo que se había ganado por una mala elección.  Así que mi divagación semanal me llevó al descubrimiento de que algo cotidiano como abrir y cerrar puertas es también parte de #laspequeñascosas de la vida que pasan desapercibidas por cotidianas pero que encierran una gran metáfora y significado de vida, sí y solo sí nos permitimos profundizar en el pensamiento y particularmente, en un tiempo que nos exige pensar muy bien antes de actuar. A manera de colofón: el mundo cinematográfico infantil está lleno de referencias aunque a veces no somos capaces de descubrirlas todas a la primera. En la película de Monsters Inc. hay una secuencia completa en donde los personajes principales abren y cierran puertas porque tienen acceso a ellas como buenos monstruos asustadores que son. ¿Casualidad? No lo creo. " ["post_title"]=> string(28) "Las pequeñas cosas: puertas" ["post_excerpt"]=> string(146) "Las puertas han ocupado mi pensamiento en las últimas semanas porque están presentes por todas partes de forma física y metafórica también. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(26) "las-pequenas-cosas-puertas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-05 10:00:05" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-05 15:00:05" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82934" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(17) ["max_num_pages"]=> float(9) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "f1074510b7058f629c44c7781da33fae" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: puertas

Las puertas han ocupado mi pensamiento en las últimas semanas porque están presentes por todas partes de forma física y metafórica también.

septiembre 5, 2022

Ilusión

Pido permiso al amable lector iniciar con una pregunta: ¿qué te ilusiona? Las respuestas pueden  ser de cualquier tipo: un matrimonio o...

septiembre 12, 2022




Más de categoría

¡Saca provecho de las malas experiencias!

Dale un giro a tu situación a partir de cuatro ideas. 

septiembre 28, 2022

Las pequeñas cosas: golpe de realidad

Con el tiempo de confinamiento y la pandemia, el mundo sin duda, cambió y también los hábitos consumistas de...

septiembre 26, 2022

Caliente o frío

Todos los días debemos tomar muchas decisiones en diferentes ámbitos. Esta es una de las tareas que exigen preparación...

septiembre 26, 2022

¿Por qué no sabemos escuchar?

“No esperes a que te toque el turno de hablar: escucha de veras y serás diferente”. -Charles Chaplin

septiembre 26, 2022