Las pequeñas cosas: areté

Hemos dejado a la excelencia colgada en el olvido porque es innecesaria en un mundo cada vez más caótico, sin normas ni reglas que seguir bajo el falso y manipulador argumento de la tolerancia y la inclusión.

12 de septiembre, 2022

“Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto sino un hábito”. -Aristóteles (384 a.C. – 322a.C).

A riesgo de meterme en camisa de once varas, hurgaré en el recuerdo de aquellos días escolares de mi infancia, lejos de etiquetas, modismos, movimientos, discriminación y jarritos de Tlaquepaque, en los que recibir un sello en el cuaderno de trabajo era un mensaje claro: platica en clase, no trabaja, impuntual, buen trabajo y/o excelente cuando se cumplía con todos los criterios para obtener la mejor calificación.

Pongo la lupa en el término excelencia (areté en griego antiguo = cualidad del que sobresale) que para los sofistas era el conjunto de cualidades cívicas, morales e intelectuales que llevan a pensar, hablar y obrar con éxito. El concepto es profundo y requiere de más espacio del que dispongo, pero lo retomo desde la perspectiva de lo que ocurre en la actualidad y esa percepción mía de que todo está “a medias” porque nos encontramos de frente a los estragos de una pandemia (que aún no desaparece) y al efecto avasallador de una crisis económica, social y política; así que parece que se vive en un ambiente de medio hacer, medio decir y medio parecer que no conduce sino al conformismo y la mediocridad en todos los sentidos, de forma voluntaria o involuntaria, consciente o inconsciente, pero al fin y al cabo es lo que permea en el ambiente día con día.

Lejos están los momentos en que era obligado ser excelente como un hábito diario que se notaba en el vestir, el caminar, el hablar, el actuar y más importante aún: en el cumplir los compromisos. Y digo que han quedado lejos porque se ha confundido a la excelencia con la apariencia, la opulencia, la petulancia o la arrogancia sin dar paso a la reflexión del por qué conviene ser excelente y por qué se nos exigía con tanto ahínco desde las aulas escolares, así que parece que queda mejor quedarse a medias pues la exigencia ha quedado atrás.

Al parecer, no tiene nada de raro que un acta de nacimiento recién expedida tenga como fecha de nacimiento el año 2042 en lugar de 1942, que un vuelo se retrase, que un tren se descarrile, que los políticos se vayan a los golpes, que se agreda a la autoridad policiaca, que se transgredan los derechos y tantos ejemplos más que denotan la falta de excelencia en el actuar porque todo se disfraza de una falsa consideración a la humanidad escondida detrás de cada acto, en cuyo caso pareciera ser mejor rodearnos de máquinas que se rigen por protocolos y programas que pueden ser inviolables y dar resultados magníficos siempre y cuando el propósito sea bueno.

Parece también que nada tiene de malo que las grandes marcas transnacionales exploten a su fuerza trabajadora y desdeñen a sus clientes preferenciales con pedidos incompletos o que nunca llegan a su destino porque sus ganancias millonarias les dan el margen necesario para quedar mal con unos cuantos que les compran apenas lo que significa un pelo para un gato.

Y por supuesto, menos malo será que un padre o madre de familia rete a la autoridad escolar a pesar de la formación académica que respalda dicha autoridad porque según parece, la excelencia es sinónimo de discriminación o superioridad injustificada. Es el mundo del revés.

Hemos dejado a la excelencia colgada en el olvido porque es innecesaria en un mundo cada vez más caótico, sin normas ni reglas que seguir bajo el falso y manipulador argumento de la tolerancia y la inclusión, así que bienvenidos sean los mediocres, los perezosos, los descuidados, los irrespetuosos, los incumplidos, los ignorantes y los agresivos porque también tienes derechos y son humanos, así que tienen derecho a equivocarse cuantas veces quieran; mientras tanto, que el mundo siga sufriendo las consecuencias por olvidar que la excelencia es parte de #laspequeñascosas de la vida que le dan orden, formación, sentido, justicia, por mencionar sólo unas cuantas virtudes que hoy brillan por su ausencia.

A manera de colofón: a propósito del deceso de la Reina Isabel II (1926-2022) del Reino Unido, me gustaron un par de reflexiones en torno no a la grandeza de su reinado y su posición en el imperio sino al peso de la corona que le impusieron a muy temprana edad y de las cuales, replico un fragmento: “Idéntica sonrisa de moneda, de timbre postal, jamás perturbada por una emoción impropia. La garantía de permanencia capaz de reiterase a través de divorcios, trágicos accidentes, abusos y escándalos, siempre tranquilizadora, cordial y distante, más allá y extremadamente lejos, incorrupta en su falta de contacto con las vidas, los deseos, las angustias y proyectos del común de los mortales” (Adriana González Mateos, Narradora y ensayista mexicana). Descanse en paz, su excelencia. 

 

Comentarios


object(WP_Query)#18011 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(83171) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-11-2022" ["before"]=> string(10) "03-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(83171) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-11-2022" ["before"]=> string(10) "03-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18015 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18013 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18014 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "05-11-2022" ["before"]=> string(10) "03-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-05 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-12-03 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (83171) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18012 (24) { ["ID"]=> int(86319) ["post_author"]=> string(2) "97" ["post_date"]=> string(19) "2022-12-02 11:09:59" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-12-02 16:09:59" ["post_content"]=> string(6763) "Eran los años 70. Yo apenas era un niño. En aquel entonces veía una serie de televisión: El avispón verde. Fascinado por los movimientos de Bruce Lee, mi interés por el arte marcial creció sin medida. Mis padres entonces buscaron alguna escuela para entrenar aquel deporte, pero solo encontramos un Dojo de karate tradicional y taekwondo. Estuve entrenado algunos años ambas disciplinas, pero sentía que algo me faltaba: era muy diferente a lo que yo veía en las películas orientales. En ellas se mostraban movimientos con una enorme sincronía y que parecían infinitos además de generar gran fuerza y velocidad. Al llegar a la ciudad de Hermosillo perdí el ritmo del entrenamiento. No había el mismo estilo de pelea y los que visité no me convencían. Llegando el verano de 1998, una escuela de artes marciales abrió sus puertas con una gran publicidad que prometía la mejor calidad en enseñanza del arte marcial. Decidí visitarla. Tenía las mejores instalaciones de la ciudad. Pedí información a un alumno que estaba a cargo, pues el maestro no se encontraba. La verdad  la formidable campaña publicitaria que amparaba la escuela se derrumbó en un momento. La información era pésima y más bien invitaba a no pertenecer a dicha institución; sin embargo, algo me decía que ese lugar era el que buscaba. Decidí ignorar los comentarios del joven y observé lo que hacían los demás mientras entrenaban. Volví después de dos días decidido a entrenar. Comencé con unas clases personales y oh no… mi cuerpo y mi mente no procesaban el sistema. Todos los años que había dedicado a las otras disciplinas parecían no haber pasado por mí. Mis movimiento eran torpes mi cerebro no registraba a causa de que la lógica emocional y física era totalmente opuesta a los principios que había manejado por años. Lo peor era que no estaba acostumbrado al contacto, pues en otras escuelas no estaban permitidos los combates con contacto. Eso me creó gran frustración, pues parecía saco de “papas”. Recibía golpes que me dejaban en shock y no podía devolverlos. Estaba totalmente bloqueado. Y así pasaron dos meses: un mes para desbloquearme y otro para aceptar el nuevo sistema. Una vez que rompí mi esquema anterior todo empezó a fluir. Ya había una lógica secuencial en los movimientos, los cuales se coordinaban en una forma secuencial y armoniosa siendo mi mente el límite en ellos. Había empezado mi aventura por el Kenpo americano.  Poco a poco fui ganando mis grados y, como consecuencia. empezó una amistad con el profesor y amigo el máster Frank Soto. Las clases cada vez eran más interesantes. Ahora también tenía la oportunidad de conversar de manera más cercana con el maestro. Fuera del Dojo, el café nocturno se convertía en la mejor clase de teoría del sistema de Ed Parker. Mi aprendizaje era más completo cada día ya que muchas cosas que en 45 minutos de clase no se alcanzan a decir ahora las aprendía de propia voz del maestro. Al llegar el primer año, la memoria muscular había hecho un trabajo increíble. Mis emociones tenían un balance y ahora estaba seguro de mis límites y mis ventajas. El nuevo sistema me proporcionó la habilidad de responder a los momentos de tensión con serenidad sin perder la calma. Podía enfrentar el día a día con más entendimiento. Los problemas cotidianos se resolvían de manera más sencilla y eficaz. El contacto continuo al que me había sometido generaba endorfina que sofocaba el dolor casi en un 100% y eso me hacía entender mejor la naturaleza del movimiento en la pelea.  Me pregunté por qué se le llamaba “Arte Marcial”. Entendí que se debe a que se expresan las emociones mediante el movimiento, llevándolo a una sincronía rítmica que representa una bella forma de pelea. Puede ser suave, veloz, fuerte o todas en su conjunto. Lo más impresionante es que el Kenpo se convierte en un traje a la medida de tus necesidades físicas y mentales.  Este estilo tiene una larga historia. Desde su origen se conforma del kenpo japonés y a éste se le añade un  enfoque en la defensa personal moderna y se complementa con elementos de kung fu chino. Llega a Hawái en el siglo XX poco antes de la segunda guerra mundial. Pero quien muestra una vertiente moderna del arte es el finado SGM Edmundo K. Parker quien lo catapulta en América del Norte con el nombre de American Kenpo. Sus raíces chinas y japonesas incluyen dos animales principales en sus movimientos que son el tigre y el dragón. Muy representativos de la cultura de la pelea oriental.  ¿Pero podemos ser como tales cuando entrenamos? La respuesta es sí. Primero se llega al tigre, ese felino grande fuerte veloz que actúa con gran impulso a los estímulos de agresión física. En este nivel ya tienes entendimiento del poder de un golpe de mano o pierna y cómo puedes generar más fuerza y daño en tu oponente. ¿Pero qué hay del dragón? Este animal mítico se conforma de varios animales, por ejemplo, la serpiente que es ágil y contundente al atacar, lleva las garras de un tigre que pueden destrozar en su camino; sin embargo, su mayor fortaleza es la sabiduría, el desarrollo del espíritu para lograr una mente pacífica con un alto nivel de madurez. Dando como resultado el autocontrol, la inteligencia emocional de saber dónde alejarse del peligro sin ese sentimiento de fracaso, por el contrario, con una satisfacción de resolver un problema sin llegar a la violencia física. Entrenar artes marciales proporciona un equilibrio emocional y mental que te da conciencia de qué tan frágil o poderoso puede ser el cuerpo humano en  todas sus dimensiones: cuerpo, mente y espíritu. Es allí donde se aprende a que cuando el cuerpo no responde, se recurre a la mente y si ésta se desmotiva el espíritu, que se genera el entrenamiento, es quien lleva al extremo tu conciencia para salir adelante en una situación de tensión y peligro.  Puedo decir que el Kenpo Americano una vez que lo adquieres se vuelve parte de ti para siempre y lo llevas por el resto de tus días. “ESTA ES LA NATURALEZA DE MI SER”." ["post_title"]=> string(20) "El dragón dormido " ["post_excerpt"]=> string(176) "Entrenar artes marciales proporciona un equilibrio emocional y mental que te da conciencia de qué tan frágil o poderoso puede ser el cuerpo humano en  todas sus dimensiones." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "el-dragon-dormido" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-12-02 11:09:59" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-12-02 16:09:59" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86319" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17983 (24) { ["ID"]=> int(85653) ["post_author"]=> string(3) "191" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-14 11:39:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-14 16:39:38" ["post_content"]=> string(529) "Cuando fuimos niños, esa recomendación la escuchamos más de una vez. Quiero hablarte de la obediencia como una extraordinaria cualidad para adaptarse a las condiciones cambiantes de cualquier escenario. Existe un dicho muy cierto que dice que para saber mandar, primero hay que saber obedecer. Cuando sabemos obedecer, estamos aceptando la jerarquía de que quien nos dio una orden. Esta es una forma deseable cuando quieras tener una buena actitud. Esta es una de las piezas clave para armar el rompecabezas de tu vida." ["post_title"]=> string(7) "Obedece" ["post_excerpt"]=> string(133) "Quiero hablarte de la obediencia como una extraordinaria cualidad para adaptarse a las condiciones cambiantes de cualquier escenario." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(7) "obedece" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-14 11:39:38" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-14 16:39:38" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85653" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18012 (24) { ["ID"]=> int(86319) ["post_author"]=> string(2) "97" ["post_date"]=> string(19) "2022-12-02 11:09:59" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-12-02 16:09:59" ["post_content"]=> string(6763) "Eran los años 70. Yo apenas era un niño. En aquel entonces veía una serie de televisión: El avispón verde. Fascinado por los movimientos de Bruce Lee, mi interés por el arte marcial creció sin medida. Mis padres entonces buscaron alguna escuela para entrenar aquel deporte, pero solo encontramos un Dojo de karate tradicional y taekwondo. Estuve entrenado algunos años ambas disciplinas, pero sentía que algo me faltaba: era muy diferente a lo que yo veía en las películas orientales. En ellas se mostraban movimientos con una enorme sincronía y que parecían infinitos además de generar gran fuerza y velocidad. Al llegar a la ciudad de Hermosillo perdí el ritmo del entrenamiento. No había el mismo estilo de pelea y los que visité no me convencían. Llegando el verano de 1998, una escuela de artes marciales abrió sus puertas con una gran publicidad que prometía la mejor calidad en enseñanza del arte marcial. Decidí visitarla. Tenía las mejores instalaciones de la ciudad. Pedí información a un alumno que estaba a cargo, pues el maestro no se encontraba. La verdad  la formidable campaña publicitaria que amparaba la escuela se derrumbó en un momento. La información era pésima y más bien invitaba a no pertenecer a dicha institución; sin embargo, algo me decía que ese lugar era el que buscaba. Decidí ignorar los comentarios del joven y observé lo que hacían los demás mientras entrenaban. Volví después de dos días decidido a entrenar. Comencé con unas clases personales y oh no… mi cuerpo y mi mente no procesaban el sistema. Todos los años que había dedicado a las otras disciplinas parecían no haber pasado por mí. Mis movimiento eran torpes mi cerebro no registraba a causa de que la lógica emocional y física era totalmente opuesta a los principios que había manejado por años. Lo peor era que no estaba acostumbrado al contacto, pues en otras escuelas no estaban permitidos los combates con contacto. Eso me creó gran frustración, pues parecía saco de “papas”. Recibía golpes que me dejaban en shock y no podía devolverlos. Estaba totalmente bloqueado. Y así pasaron dos meses: un mes para desbloquearme y otro para aceptar el nuevo sistema. Una vez que rompí mi esquema anterior todo empezó a fluir. Ya había una lógica secuencial en los movimientos, los cuales se coordinaban en una forma secuencial y armoniosa siendo mi mente el límite en ellos. Había empezado mi aventura por el Kenpo americano.  Poco a poco fui ganando mis grados y, como consecuencia. empezó una amistad con el profesor y amigo el máster Frank Soto. Las clases cada vez eran más interesantes. Ahora también tenía la oportunidad de conversar de manera más cercana con el maestro. Fuera del Dojo, el café nocturno se convertía en la mejor clase de teoría del sistema de Ed Parker. Mi aprendizaje era más completo cada día ya que muchas cosas que en 45 minutos de clase no se alcanzan a decir ahora las aprendía de propia voz del maestro. Al llegar el primer año, la memoria muscular había hecho un trabajo increíble. Mis emociones tenían un balance y ahora estaba seguro de mis límites y mis ventajas. El nuevo sistema me proporcionó la habilidad de responder a los momentos de tensión con serenidad sin perder la calma. Podía enfrentar el día a día con más entendimiento. Los problemas cotidianos se resolvían de manera más sencilla y eficaz. El contacto continuo al que me había sometido generaba endorfina que sofocaba el dolor casi en un 100% y eso me hacía entender mejor la naturaleza del movimiento en la pelea.  Me pregunté por qué se le llamaba “Arte Marcial”. Entendí que se debe a que se expresan las emociones mediante el movimiento, llevándolo a una sincronía rítmica que representa una bella forma de pelea. Puede ser suave, veloz, fuerte o todas en su conjunto. Lo más impresionante es que el Kenpo se convierte en un traje a la medida de tus necesidades físicas y mentales.  Este estilo tiene una larga historia. Desde su origen se conforma del kenpo japonés y a éste se le añade un  enfoque en la defensa personal moderna y se complementa con elementos de kung fu chino. Llega a Hawái en el siglo XX poco antes de la segunda guerra mundial. Pero quien muestra una vertiente moderna del arte es el finado SGM Edmundo K. Parker quien lo catapulta en América del Norte con el nombre de American Kenpo. Sus raíces chinas y japonesas incluyen dos animales principales en sus movimientos que son el tigre y el dragón. Muy representativos de la cultura de la pelea oriental.  ¿Pero podemos ser como tales cuando entrenamos? La respuesta es sí. Primero se llega al tigre, ese felino grande fuerte veloz que actúa con gran impulso a los estímulos de agresión física. En este nivel ya tienes entendimiento del poder de un golpe de mano o pierna y cómo puedes generar más fuerza y daño en tu oponente. ¿Pero qué hay del dragón? Este animal mítico se conforma de varios animales, por ejemplo, la serpiente que es ágil y contundente al atacar, lleva las garras de un tigre que pueden destrozar en su camino; sin embargo, su mayor fortaleza es la sabiduría, el desarrollo del espíritu para lograr una mente pacífica con un alto nivel de madurez. Dando como resultado el autocontrol, la inteligencia emocional de saber dónde alejarse del peligro sin ese sentimiento de fracaso, por el contrario, con una satisfacción de resolver un problema sin llegar a la violencia física. Entrenar artes marciales proporciona un equilibrio emocional y mental que te da conciencia de qué tan frágil o poderoso puede ser el cuerpo humano en  todas sus dimensiones: cuerpo, mente y espíritu. Es allí donde se aprende a que cuando el cuerpo no responde, se recurre a la mente y si ésta se desmotiva el espíritu, que se genera el entrenamiento, es quien lleva al extremo tu conciencia para salir adelante en una situación de tensión y peligro.  Puedo decir que el Kenpo Americano una vez que lo adquieres se vuelve parte de ti para siempre y lo llevas por el resto de tus días. “ESTA ES LA NATURALEZA DE MI SER”." ["post_title"]=> string(20) "El dragón dormido " ["post_excerpt"]=> string(176) "Entrenar artes marciales proporciona un equilibrio emocional y mental que te da conciencia de qué tan frágil o poderoso puede ser el cuerpo humano en  todas sus dimensiones." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "el-dragon-dormido" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-12-02 11:09:59" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-12-02 16:09:59" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86319" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(13) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "a9804759f060c1bd5f8b500a31d3d722" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

El dragón dormido 

Entrenar artes marciales proporciona un equilibrio emocional y mental que te da conciencia de qué tan frágil o poderoso puede ser el...

diciembre 2, 2022

Obedece

Quiero hablarte de la obediencia como una extraordinaria cualidad para adaptarse a las condiciones cambiantes de cualquier escenario.

noviembre 14, 2022




Más de categoría

El dragón dormido 

Entrenar artes marciales proporciona un equilibrio emocional y mental que te da conciencia de qué tan frágil o poderoso...

diciembre 2, 2022

La reflexión: un camino para crecer

Diciembre es un buen mes para establecer nuevas metas y objetivos, pero también para cuestionarte sobre el rumbo de...

noviembre 30, 2022
Lo “prometistes”

Lo “prometistes”

A veces por egoísmo desaprovechamos a quienes hacen notar nuestros errores.

noviembre 28, 2022

Bajar de peso en tiempos de sedentarismo

Es clásico el anuncio que vemos en la televisión de máquinas, aditamentos, dietas milagrosas, superfoods, suplementos y demás pastillas...

noviembre 25, 2022