Era Covid: Liderazgo⁠ y Capacidad de cambio, adaptación y rectificación 

Más allá de la pandemia, la vida pública y privada continuará experimentando cambios constantes, modificaciones de forma y de fondo que no podremos prever por anticipado, a los que individuos y naciones tendremos que adaptarnos cada vez...

26 de marzo, 2021 Liderazgo

Más allá de la pandemia, la vida pública y privada continuará experimentando cambios constantes, modificaciones de forma y de fondo que no podremos prever por anticipado, a los que individuos y naciones tendremos que adaptarnos cada vez más rápido llevando a cabo todo tipo de cambios y rectificaciones. Esta es una parte central de la auténtica “nueva normalidad”. 

“Del Imperio romano, que llegó a cubrir más de tres millones de kilómetros cuadrados y englobaba el veinte por ciento de la población mundial, y cuya desaparición resultaba tan inimaginable como la del propio planeta, nada queda”.

-Jonathan Safran Foer, Podemos salvar el mundo antes de cenar

“El hombre que no cambia nunca de opinión es como el agua estancada: su mente cría alimañas”.

-William Blake

En los últimos dos artículos hemos explotado algunas de las características debe tener un líder1 para encarar los desafíos del siglo XXI.

Se afirmaba también que un líder de la Era Covid y Post-Covid, sin despreciar las propiedades de los liderazgos tradicionales como la honestidad, confianza en sí mismo, la vocación de servicio, la pasión por lo que se hace, la búsqueda de la innovación, empatía y creatividad entre muchas otras, requiere además cuatro características que para los tiempos por venir lucen indispensables:

1.- Comprensión profunda del carácter global de la civilización humana.

2.- Capacidad de cambio, adaptación y rectificación.

3.- Entereza y ecuanimidad para lidiar con un mundo progresivamente incierto.

4.- Consciencia de Ejemplaridad.

En esta oportunidad hablaremos un poco acerca de la segunda:

Capacidad de cambio, adaptación y rectificación

Ningún gobierno del mundo anticipaba en noviembre de 2019 que en apenas unos meses las cosas fuesen a cambiar del modo en que lo hicieron, y mucho menos que la crisis fuese a alargarse por tanto tiempo.

Cada uno de los Estados, según su situación específica, la ideología de su gobierno de turno, sus proyectos, presupuestos y políticas públicas, sus proyecciones electorales y demás variables del orden local, debieron enfrentar una crisis de salud que afectó todos los ámbitos de la vida nacional y, en la gran mayoría de los casos, sin los recursos necesarios para hacerlo. Cada uno, en la medida de sus posibilidades económicas, políticas  e ideológicas, y tomando como referencia lo realizado en otras naciones, tomó medidas y diseñó estrategias con las que suponían que habrían de librar la emergencia. Como siempre ocurre, hubo naciones que se gestionaron mejor que otras y el centro de esa diferencia no solo consistió en la cantidad de recursos disponibles, sino en la capacidad de adaptarse a cada nuevo escenario haciendo cambios y rectificaciones según se requiriese.

Conforme la Covid-19 se fue expandiendo y el conocimiento acerca de ella evolucionando, conforme los casos se hacían cada vez más frecuentes y resultaba evidente que un confinamiento de un mes no resolvería la situación, los planes, propuestas y recomendaciones iniciales debieron adaptarse y modificarse según se transformaban las tendencias de contagio y el número y naturaleza de los fallecimientos. Pero lo mismo sucedió con los planes económicos, educativos, comerciales, turísticos, incluso políticos dentro de las dinámicas locales.

La pandemia por Covid-19 no respondía a las estrategias planteadas y la búsqueda de soluciones nuevas, creativas y costeables según cada caso se convirtió en la prioridad global. Citando a Daniel Innerarity, de su texto Pandemocracia: “La dificultad de predecir estas irrupciones no es solo acerca de cuándo van a suceder, sino incluso sobre su naturaleza, de manera que no sabemos exactamente qué va a suceder (o qué ha sucedido y qué va a cambiar después). Éste es un territorio que desconocemos, y tampoco lo conocen quienes tienen que gestionarlo, expertos y políticos. De ahí que las decisiones para hacer frente a la crisis tengan un cierto carácter de improvisación y experimento, e incluso están llenas de errores, especialmente cuando no se ha identificado bien la naturaleza del problema2”.

Se habla con frecuencia de una supuesta “nueva normalidad”. La primera acepción a este concepto surgió del apremio de los gobiernos por transmitir a sus ciudadanos la idea de que muy pronto se volvería al estado de las cosas previas a la pandemia; sin embargo los incontables cambios, aun cuando sutiles, son tan amplios y tan generalizados en todos los ámbitos –economía, relaciones, educación, salud, etc.– que hoy podemos afirmar con bastante certeza que el mundo previo a la pandemia por Covid-19 ha dejado de existir para dar lugar a una nueva realidad, aún en construcción.

Dice el gran Edgar Morin: “Toda acción, una vez iniciada, tiende a escapar de las intenciones y la voluntad de su autor y a entrar en un juego de interacción y retracción con el medio (social o natural) que puede modificar su curso, y a veces hasta invertirlo3”.

Y justo eso está ocurriendo. Estamos, con nuestras acciones, omisiones, impulsos, reacciones e interacciones creando un mundo nuevo en sustitución del anterior y este “nuevo mundo”, si se caracterizará por algo, será justamente por su carácter maleable y en permanente transformación.

La vida cotidiana no volverá a ser lo que era, tanto por el tema del virus, como por futuras pandemias, como por los propios cambios climáticos, económicos, sociales, tecnológicos y culturales del mundo global en que estamos irremediablemente inmersos.

Pero el centro de la argumentación va un poco más allá: no se trata de una tendencia causada por la pandemia de Covid-19 que cesará cuando la emergencia acabe, sino todo lo contrario, el cambio y la transformación permanente será la constante del siglo XXI, y no es con el virus, sino con esta dinámica con la que tenemos que aprender a vivir.

Ya habitábamos en un mundo en transformación permanente, pero nos aferrábamos a la ilusión, un tanto ingenua, de que era posible tener certezas, de que el mundo y sus variables podían ser sólidas y predecibles, de aún éramos capaces de conservar el control sobre el universo humano y natural, pero si echamos un vistazo a los últimos cincuenta años, veremos que los cambios en la forma de vida, en las expectativas profesionales, en las dinámicas familiares, sociales y políticas, en fin, en todos los aspectos de la existencia nos colocan en dos mundos materialmente distintos. Ni el concepto de familia, ni de educación, ni de trabajo, ni de relaciones de género, de maneras de relacionarse tienen semejanza alguna, y hablamos apenas de 50 años.

La vida diaria y las herramientas empleadas por alguien nacido en la década de los cincuenta del siglo XX, aun si solo habláramos del aspecto tecnológico, no tienen nada que ver con la manera en que un chico nacido en el año 2000  se relaciona con el mundo y con su propia existencia. Y no se trata solo de pantallas e internet. Los cambios se dan en racimo en todos los ámbitos del quehacer humano.

Lo que la emergencia sanitaria por Covid-19 está haciendo es desnudar brutalmente esa tendencia preexistente, hacerla evidente y retratarla en su justa dimensión, dejándonos en claro que no hay ningún elemento que permita suponer que esta dinámica de transformación y cambio pudiera detenerse o desacelerarse, aun cuando resulte imposible determinar el sentido y dirección de dicho cambio. Más bien, al contrario, la tendencia en el último siglo es que los cambios tengan lugar con un intervalo de tiempo cada vez menor.

Del mismo modo que los individuos tenemos que ajustarnos a las nuevas condiciones, el líder debe hacer el esfuerzo análogo por abrirse al cambio, la adaptación y la rectificación cuando las medidas tomadas den muestras de no ser las óptimas. Sumado a la comprensión sistémica y global que implican los escenarios colectivos, las nuevas estrategias, soluciones y políticas públicas deben nacer ya con un plan B, C y D, con diversas variantes en cada caso, porque ésa es la realidad a la que irremediablemente habrán de enfrentarse.

La vida pública y privada continuarán experimentando cambios constantes, modificaciones de forma y de fondo que no será posible pasar por alto y cada vez tendremos que adaptarnos más rápido a las nuevas condiciones, que, además, como nos ha enseñado la Covid-19, no podremos prever por anticipado. Ésta, nos guste o no, es una de las características medulares de la auténtica “nueva normalidad”.

El cambio es, entonces, una variable permanente que debe considerarse siempre en la ecuación de la existencia y en cualquier plan o proyecto público o privado y por lo tanto, un factor congénito indisociable de las distintas formas de liderazgo que emerjan en la búsqueda de una gestión eficaz de los grandes problemas que pone ante la humanidad el siglo XXI. El gran reto para el líder de estos tiempos consiste en actuar en función de un escenario que de antemano se sabe cambiante e indeterminado, en vez de aferrarse a planes irrealizables para luego, cuando no hay más remedio, reaccionar tardíamente con remiendos y componendas insuficientes que condenen a sus dirigidos a ir siempre un paso atrás de la vanguardia humana.

La semana entrante toca el turno de explorar la cualidad tercera del nuevo liderazgo: la entereza y ecuanimidad para lidiar con un mundo progresivamente incierto.

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir

Facebook:  Juan Carlos Aldir

1 Cabe aclarar que, aun cuando la palabra líder suele llevar antes el artículo masculino (el), no planteo de ningún modo el liderazgo como un tema exclusivamente masculino, por lo cual todas las veces la palabra sea utilizada en este texto se usa con la intención de que represente un concepto neutro en el que pueden encajar indistintamente mujeres y hombres.

2 Innerarity, Daniel, Pandemocracia. Una filosofía de la crisis del coronavirus, Primera Edición, España, Galaxia Gutemberg, 2020, P. 34

3 Morin, Edgar, Enseñar a vivir. Manifiesto para cambiar la educación, Primera Edición, España, Paidós-Grupo Planeta, 2016, P. 43

Te podría interesar:

Era Covid: Liderazgo y comprensión profunda del carácter global de la civilización humana

Comentarios


object(WP_Query)#18007 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(63059) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "12-07-2022" ["before"]=> string(10) "09-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(63059) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "12-07-2022" ["before"]=> string(10) "09-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18004 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18102 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18000 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "12-07-2022" ["before"]=> string(10) "09-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-12 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-09 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (63059) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18014 (24) { ["ID"]=> int(81594) ["post_author"]=> string(3) "190" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-01 08:52:57" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-01 13:52:57" ["post_content"]=> string(4737) "Hemos escuchado miles de veces la expresión “Mente sana en cuerpo sano” y lo primero que nos viene a la cabeza, o lo que nos hicieron pensar fue que, para mantener una mente sana, debemos tener un cuerpo sano a base de ejercicios físicos y una buena alimentación. Y así lo hicimos la mayoría, o por lo menos yo me dediqué a eso por muchos años, haciendo ejercicio físico, manteniendo una buena alimentación, teniendo hábitos saludables; pero siempre hacía falta algo más, algo más profundo, algo para llenar aquel vacío… Es como aquel dicho “bonito por fuera y vacío por dentro”. ¿Has oído hablar de las enfermedades psicosomáticas? Pues bien, son aquellas provocadas o agravadas por sufrimiento psíquico o emocional, generalmente involuntario e inconsciente, acompañado de alteraciones y funciones orgánicas y corporales. El negativismo, los traumas, la presión, la violencia psicológica, el agotamiento profesional, el bullying, la autocrítica, todo esto tiene un gran impacto en la salud o en las enfermedades como: gastritis, diabetes, hipertensión, fibromialgia, artritis, reumatismo, asma, etc. Prácticamente todas las enfermedades desde la más simple hasta la más agresiva como el cáncer tienen su origen en la parte emocional. Muchas veces quien padece de alguna enfermedad psicosomática no lo sabe, y pasa mucho tiempo, o toda su vida, con dolores crónicos o enfermedades que nadie sabe qué es ni cómo tratar y sin una explicación clínica definida, frecuentemente con procedimientos médicos invasivos y perjudiciales. De acuerdo con Wimer Bottura, psiquiatra y presidente de la ABMP (Asociación Brasileña de Medicina Psicosomática):  “Las hormonas como la adrenalina y el cortisol, liberadas por el miedo, la tristeza y el enojo constante, generan un desequilibrio bioquímico e inicialmente, una alteración funcional, sin presencia de daño físico, y su persistencia causa una alteración estructural, o sea, la aparición de una enfermedad por la forma como el paciente se relaciona con su alrededor”.  ¿Qué tienen que ver las emociones con nuestra salud? Nuestro cuerpo está formado por siete chakras: (Coronario, Frontal, Laringe, Cardiaco, Plexo solar y Básico) cada uno de ellos tiene una función en nuestra parte física y emocional. El equilibrio o desequilibrio de cada uno de ellos es fundamental. No entraré en detalles al respecto de los chakras en este artículo, únicamente hablaré sobre las emociones y las partes de nuestro cuerpo afectadas por ellas de acuerdo a la localización de cada chakra: La ira afecta la parte superior de la cabeza. La depresión afecta la parte frontal. La negatividad afecta a la garganta. La ansiedad afecta al corazón. La baja autoestima afecta al páncreas. El aislamiento o soledad afecta la parte umbilical. El miedo afecta los genitales o la glándula suprarrenal. La mejor manera de poder equilibrar nuestras emociones y evitar enfermedades físicas o mentales es por medio de la meditación y el Mindfulness. Toda vez que sientas que alguna emoción te va a superar o desbordar, empieza a respirar naturalmente hasta ir calmando esa sensación, vislumbra qué parte de tu cuerpo es la que te está afectando y continúa respirando lentamente hasta que la parte de tu cuerpo afectada se recupere. De esta forma te darás el tiempo para dar una respuesta adecuada ante la situación que provocó esa emoción, y no simplemente una reacción inconsciente. ¡Te invito a practicarlo! REFERENCIAS:
  • ENFERMEDADES PSICOSOMÁTICAS: EL PODER DE LA MENTE SOBRE EL CUERPO
  • Reiki busca o equilíbrio físico, mental, emocional e espiritual Técnica terapêutica é baseada na imposição de mãos sobre pontos-chaves do corpo, chamados de chakras
" ["post_title"]=> string(35) "EMOCIONES SANAS IGUAL A CUERPO SANO" ["post_excerpt"]=> string(108) "El cuerpo y la mente no pueden andar separados, ambos tienen que estar sanos para mantenerlos en equilibrio." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(35) "emociones-sanas-igual-a-cuerpo-sano" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-01 12:09:34" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-01 17:09:34" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81594" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17930 (24) { ["ID"]=> int(81303) ["post_author"]=> string(3) "167" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-22 11:52:03" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-22 16:52:03" ["post_content"]=> string(4469) "No es más que mera redundancia indicar que la pandemia por el virus SARS-CoV-2 modificó de manera radical la manera en la que nos comportamos como seres humanos, desde los pequeños conocidos popularmente como “pandemials”, hasta las empresas que adoptaron por tiempo indefinido el teletrabajo. Pero, a poco más de dos años y medio desde las primeras noticias que indicaban una enfermedad de preocupación descubierta en Wuhan, ¿qué hemos aprendido como humanidad? He aquí cinco reflexiones.
  1. La ciencia con recursos funciona. La relevancia que tuvo el gremio científico en la pandemia, por la misma naturaleza del acontecimiento, fue indispensable para que hoy en día, a pesar de que el número de casos diarios de infectados rompe records, la tasa de mortalidad se mantiene en niveles mínimos en gran parte de los países. Muchos países, hasta antes de 2020 veían la ciencia como un lujo, recortando programas, el PIB ofrecido a la investigación y los limitados puestos laborales ofrecidos a científicos. Hoy en día, se hace notar que la ciencia es una necesidad, dado que el aporte a nuevos descubrimientos y conocimientos es indispensable para la detección, diagnóstico y tratamiento oportuno (y por supuesto efectivo) de cualquier enfermedad o padecimiento desconocido.
  2. Las vacunas previenen muertes. A mitad de 2020, los llamados “grupos anti vacuna” tuvieron relevancia en el escenario internacional de la incertidumbre. Dichas organizaciones “velando por los intereses de la libertad” satanizaban las vacunas, colocando en su estandarte supuestas muertes causadas por los biológicos y que fueron “ocultados del ojo público”, reclamando su ineficacia contra la enfermedad y “revelando” que el motivo de las vacunas era el control de masas. Hoy, seguimos comprobando día con día, que las vacunas han salvado innumerables vidas, requieren rigurosos procesos de fabricación e investigación, y han provocado que, a fecha de julio de 2022, el COVID-19 no parece ser ya la amenaza que en 2020 y 2021 parecía incontenible.
  3. No estamos listos para una nueva pandemia. Las instituciones que parecían incorruptibles, líderes en el conocimiento y dirigidas a un estable y correcto manejo de un evento de importancia de salud pública, fallaron a nivel nacional e internacional. La discordancia de información entre una institución a otra, la débil respuesta de éstas a la par de los nuevos conocimientos, la desigualdad en la distribución de pruebas, vacunas y acceso a la salud; y el imperioso ego de políticos que sostuvieron ideologías erróneas con tal de no admitir sus fallos, culminaron en que una enfermedad viral originada en Wuhan se convirtiera en un punto de inflexión en la historia moderna de la humanidad.
  4. Somos egoístas. Todos conocemos a alguien que por estar vacunado dejó de usar cubrebocas, alguien que fue a otro estado de la República con un comprobante de domicilio de un familiar o modificado para vacunarse, alguien que, contagiado por la enfermedad, no realizaba su periodo de cuarentena y generaba el riesgo para contagiar a demás personas, o a alguien que falsificaba su comprobante o prueba COVID. Todos estos eventos concluyeron en el aumento de casos y la extensión del periodo pandémico por más de 2 años, y hasta el día de hoy.
  5. No somos una especie tan inteligente como pensábamos. El mundo de desinformación originado tras las teorías conspirativas, las fake news, las pseudociencias y la desconfianza de la población hacia la nueva información generada, ocasionaron eventos tan surreales como escasez de papel higiénico, violencia hacia el personal de salubridad, destrucción de torres de comunicación con tecnología 5G, marchas en contra de los confinamientos y la realización de fiestas y reuniones clandestinas. Lo anterior, representa el nivel de crítica que tenemos como especie y lo distante que estamos de ser capaces de reunirnos en pro de una causa que amenaza nuestra integridad.
" ["post_title"]=> string(29) "Aprendizajes en la quinta ola" ["post_excerpt"]=> string(202) "Sin duda alguna la pandemia ha implicado grandes retos a nivel global. De nosotros dependerá que como humanidad aprovechemos las lecciones que esta adversidad nos ha dejado para mejorar nuestro futuro." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(29) "aprendizajes-en-la-quinta-ola" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-26 10:06:23" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-26 15:06:23" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81303" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18014 (24) { ["ID"]=> int(81594) ["post_author"]=> string(3) "190" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-01 08:52:57" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-01 13:52:57" ["post_content"]=> string(4737) "Hemos escuchado miles de veces la expresión “Mente sana en cuerpo sano” y lo primero que nos viene a la cabeza, o lo que nos hicieron pensar fue que, para mantener una mente sana, debemos tener un cuerpo sano a base de ejercicios físicos y una buena alimentación. Y así lo hicimos la mayoría, o por lo menos yo me dediqué a eso por muchos años, haciendo ejercicio físico, manteniendo una buena alimentación, teniendo hábitos saludables; pero siempre hacía falta algo más, algo más profundo, algo para llenar aquel vacío… Es como aquel dicho “bonito por fuera y vacío por dentro”. ¿Has oído hablar de las enfermedades psicosomáticas? Pues bien, son aquellas provocadas o agravadas por sufrimiento psíquico o emocional, generalmente involuntario e inconsciente, acompañado de alteraciones y funciones orgánicas y corporales. El negativismo, los traumas, la presión, la violencia psicológica, el agotamiento profesional, el bullying, la autocrítica, todo esto tiene un gran impacto en la salud o en las enfermedades como: gastritis, diabetes, hipertensión, fibromialgia, artritis, reumatismo, asma, etc. Prácticamente todas las enfermedades desde la más simple hasta la más agresiva como el cáncer tienen su origen en la parte emocional. Muchas veces quien padece de alguna enfermedad psicosomática no lo sabe, y pasa mucho tiempo, o toda su vida, con dolores crónicos o enfermedades que nadie sabe qué es ni cómo tratar y sin una explicación clínica definida, frecuentemente con procedimientos médicos invasivos y perjudiciales. De acuerdo con Wimer Bottura, psiquiatra y presidente de la ABMP (Asociación Brasileña de Medicina Psicosomática):  “Las hormonas como la adrenalina y el cortisol, liberadas por el miedo, la tristeza y el enojo constante, generan un desequilibrio bioquímico e inicialmente, una alteración funcional, sin presencia de daño físico, y su persistencia causa una alteración estructural, o sea, la aparición de una enfermedad por la forma como el paciente se relaciona con su alrededor”.  ¿Qué tienen que ver las emociones con nuestra salud? Nuestro cuerpo está formado por siete chakras: (Coronario, Frontal, Laringe, Cardiaco, Plexo solar y Básico) cada uno de ellos tiene una función en nuestra parte física y emocional. El equilibrio o desequilibrio de cada uno de ellos es fundamental. No entraré en detalles al respecto de los chakras en este artículo, únicamente hablaré sobre las emociones y las partes de nuestro cuerpo afectadas por ellas de acuerdo a la localización de cada chakra: La ira afecta la parte superior de la cabeza. La depresión afecta la parte frontal. La negatividad afecta a la garganta. La ansiedad afecta al corazón. La baja autoestima afecta al páncreas. El aislamiento o soledad afecta la parte umbilical. El miedo afecta los genitales o la glándula suprarrenal. La mejor manera de poder equilibrar nuestras emociones y evitar enfermedades físicas o mentales es por medio de la meditación y el Mindfulness. Toda vez que sientas que alguna emoción te va a superar o desbordar, empieza a respirar naturalmente hasta ir calmando esa sensación, vislumbra qué parte de tu cuerpo es la que te está afectando y continúa respirando lentamente hasta que la parte de tu cuerpo afectada se recupere. De esta forma te darás el tiempo para dar una respuesta adecuada ante la situación que provocó esa emoción, y no simplemente una reacción inconsciente. ¡Te invito a practicarlo! REFERENCIAS:
  • ENFERMEDADES PSICOSOMÁTICAS: EL PODER DE LA MENTE SOBRE EL CUERPO
  • Reiki busca o equilíbrio físico, mental, emocional e espiritual Técnica terapêutica é baseada na imposição de mãos sobre pontos-chaves do corpo, chamados de chakras
" ["post_title"]=> string(35) "EMOCIONES SANAS IGUAL A CUERPO SANO" ["post_excerpt"]=> string(108) "El cuerpo y la mente no pueden andar separados, ambos tienen que estar sanos para mantenerlos en equilibrio." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(35) "emociones-sanas-igual-a-cuerpo-sano" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-01 12:09:34" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-01 17:09:34" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81594" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(15) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "101f7033e3cb4b19dd6e02bd9b419689" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
inteligencia-emocional

EMOCIONES SANAS IGUAL A CUERPO SANO

El cuerpo y la mente no pueden andar separados, ambos tienen que estar sanos para mantenerlos en equilibrio.

agosto 1, 2022
ola covid

Aprendizajes en la quinta ola

Sin duda alguna la pandemia ha implicado grandes retos a nivel global. De nosotros dependerá que como humanidad aprovechemos las lecciones que...

julio 22, 2022




Más de categoría
¿Bailamos?

¿Bailamos?

Como cada lunes, Saúl Homero Montoya nos comparte una pequeña reflexión de vida.

agosto 8, 2022
Las pequeñas cosas: Mnemósine

Las pequeñas cosas: Mnemósine

Valdría la pena hacer un recorrido por nuestra memoria y revisar qué secretos guarda, cuáles nos revela y cuáles...

agosto 8, 2022
Una vida plena es posible y sencillo

Una vida plena es posible y sencillo

Aprende a descubrir qué suma y qué resta en tu camino, así te enfocas en lo que te engrandece....

agosto 3, 2022

SATISFECHO

Estar satisfechos con nosotros mismos, con nuestras acciones es el principio de una vida feliz y saludable.

agosto 1, 2022