Era Covid: en busca del Liderazgo⁠ Post-Covid  

Pandemia por Covid-19 se ha convertido en un catalizador de los diversos problemas humanos que estaban en espera de soluciones.  Pero éstas no llegarán a menos que consigamos una renovación en la manera de ejercer el liderazgo1....

12 de marzo, 2021

Pandemia por Covid-19 se ha convertido en un catalizador de los diversos problemas humanos que estaban en espera de soluciones. 

Pero éstas no llegarán a menos que consigamos una renovación en la manera de ejercer el liderazgo1. ¿Qué atributos debe tener un líder para afrontar con éxito los desafíos que el Siglo XXI pone ante nosotros?

 

“Seamos realistas, pidamos lo imposible2”.

-Ivan Krastev

 

A lo largo de los meses que ha durado la pandemia por Covid-19 hemos escuchado infinidad de visiones esotéricas calificando este evento global como una especie de castigo que nos mandó, en algunos casos la naturaleza, en otros la divinidad, unos más la Pacha Mama, en represalia por nuestro comportamiento destructivo para con la biósfera planetaria.

  Otra vertiente de interpretación, más que orígenes enigmáticos, trata de encontrar en la pandemia un mensaje oculto que los seres humanos debemos descifrar. Algunos más defienden delirantes teorías de la conspiración donde se afirma que el virus nos fue inoculado por un grupo de misteriosos potentados con la finalidad de hacerse con el control definitivo del mundo. 




Sin embargo, no hay manera, más allá de la especulación y la creencia personal, de saber si existe algo de cierto en todas estas suposiciones, pero lo que sí sabemos de cierto es que SARS-CoV-2 es un virus como existen millones, que pasó de alguna variedad animal al ser humano, como también ha ocurrido en muchas ocasiones a lo largo de la historia, y que la pandemia era, desde hace años, una predicción inminente en la comunidad científica especializada. Estos factores convierten a la Covid-19 en lo que se conoce como un “cisne gris”, es decir, un acontecimiento altamente probable que, sin embargo, cuando se produce, genera una enorme sorpresa y perplejidad. 

Sin embargo ahora, más allá de sus orígenes y antecedentes, el punto central consiste en definir cómo encarar los acontecimientos en sí, bajo qué parámetros, centrándose en qué objetivos. 

La situación es tan inédita… bueno, en realidad lo que es inédito no es la situación sino la forma de entenderla, y esta es la primera gran confirmación de que habitamos un mundo nuevo o que, en todo caso, hemos desarrollado una mirada distinta que contemplar el mismo mundo. El punto es que, sea como sea, esto hace que la experiencia de vivir en el siglo XXI sea muy diferente a que se tenía en los siglos anteriores.   

Entre 1918 y 1920 tuvimos una pandemia casi idéntica a la actual, a la que, a causa de una serie de desafortunados malentendidos, se le llamó erróneamente “gripe española”3 . Sin embargo, en aquella ocasión la humanidad carecía de las herramientas, carecía de esa mirada de la que hablaba en el párrafo anterior, que le permitieran identificar la pandemia como tal mientras ocurría. En contraste, lo que sucedió entonces fue que dicho acontecimiento sanitario fue atendido como una serie de epidemias independientes, lo que llevó a que en el transcurso de dos años se contagiara un tercio de la población mundial –que entonces era de 1500 millones de habitantes– y muriesen entre cincuenta y cien millones de personas –entre el 2.5 y 5 por ciento de la población mundial de entonces… entendiendo que hoy somos 7500 millones de personas, ¿te animas a hacer la cuenta de cuantos seres humanos significaría este porcentaje de mortalidad con el volumen de población actual?–. 

Quizá eso es lo verdaderamente inédito: que, a diferencia de lo ocurrido en 1918, en el escenario actual hemos tenido la capacidad para entender la Covid-19 como un problema de salud universal y, con todo y posibles errores y omisiones, se tomaron medidas globales desde muy temprano y, en la mayoría de los países, se han ido ajustando según la crisis evoluciona. Este “pequeño” cambio es de una inmensa relevancia en sí mismo y muy probablemente sólo ese hecho –encarar la pandemia como tal: cerrar fronteras, confinar naciones enteras, imponer la distancia social y el uso de cubrebocas, etc.– ha salvado decenas de millones de vidas en todas las naciones y ha evitado el colapso total del sistema sanitario mundial. 

El problema es que no basta con esa comprensión global, sino que ahora es indispensable actuar globalmente para atajar la expansión del virus y con ello recuperar nuestra libertad de reunión, interacción y movimiento. Para conseguir este objetivo se requiere de liderazgos de naturaleza distinta de aquellos que nos han conducido hasta aquí.  

Sin necesidad de orígenes esotéricos ni de mensajes ocultos, la pandemia por Covid-19 está siendo un catalizador para comprender de una buena vez la nueva realidad en que ya estábamos inmersos, pero que, aferrados al mundo sólido y conocido del pasado, nos negábamos a aceptar. 

Hace tiempo que dejaron de existir los Estados-nación independientes y autosuficientes, de fronteras e idiosincrasia sólidas y castizas. Nos guste o no, el universo humano ha dejado de ser un mosaico de naciones y culturas aisladas e independientes para convertirse en una compleja maraña de Estados interconectados e interdependientes en permanente interacción e influyéndose mutuamente. 

Más allá de las condiciones específicas de cada región del mundo, los problemas más graves de la humanidad, aquellos que de no resolverlos podrían en riesgo nuestra viabilidad como especie, son los mismos para todos, aun cuando en cada caso se manifiesten de manera diferente y con intensidades variables: cambio climático, flujos de migración forzosa, narcotráfico, violencia, intolerancia, tráfico de personas, hegemonía de las grandes corporaciones que consiguen burlar las fronteras para imponer sus condiciones a nivel global, crisis de la democracia y resurgimiento de regímenes autoritarios y populistas, y un largo etcétera. Y desarrollar soluciones para todos ellos desde posturas unilaterales y aisladas es estéril. Solo desde construcciones institucionales conjuntas podremos aspirar a que paulatinamente dichos desafíos se encaminen a soluciones satisfactorias.

Pero nada de esto habrá de ocurrir sin que emerjan liderazgos con características, cosmovisiones y recursos nuevos. Un líder para la Era Covid y Post-Covid, sin despreciar las propiedades que poseen los liderazgos tradicionales como la honestidad, la visión clara de los problemas a resolver, confianza en sí mismo, una genuina vocación de servicio, pasión, búsqueda de la innovación, empatía y creatividad entre muchas otras, requiere además cuatro características que para los tiempos por venir lucen indispensables: 

1.- Comprensión profunda del carácter global de la civilización humana. 

2.- Capacidad de cambio, adaptación y rectificación.

3.- Entereza y ecuanimidad para lidiar con un mundo progresivamente incierto. 

4.- Consciencia de Ejemplaridad. 

 

En las próximas entregas exploraremos cada una de ellas, en relación al tipo desafíos a los que tendrá que enfrentarse un líder de cara al siglo XXI. 

 

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook:  Juan Carlos Aldir

 

1 Cabe aclarar que, aun cuando la palabra líder suele llevar antes el artículo “el”, no planteo de ningún modo el liderazgo como un tema exclusivamente masculino, por lo cual todas las veces la palabra sea utilizada en este texto se usa con la intención de que represente un concepto neutro en el que pueden encajar indistintamente mujeres y hombres.

2 Krastev, Ivan, ¿Ya es mañana? Cómo la pandemia cambiará el mundo, Primera Edición, España, Debate-Penguin Random House, 2020, Pág. 25

3 Para conocer más sobre este fascinante episodio histórico recomiendo el extraordinario texto: Spinney, Laura, El jinete pálido. 1918: La epidemia que cambió el mundo, Primera Edición, Cuarta Impresión, España, Crítica-Planeta, 2020, Págs. 348

Comentarios
object(WP_Query)#17674 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62560) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "19-03-2021" ["before"]=> string(10) "16-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62560) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "19-03-2021" ["before"]=> string(10) "16-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17699 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17666 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17690 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "19-03-2021" ["before"]=> string(10) "16-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-03-19 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-04-16 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (62560) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17663 (24) { ["ID"]=> int(63406) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-05 14:33:46" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-05 19:33:46" ["post_content"]=> string(4805) "“El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz.”  – Madre Teresa de Calcuta / Misionera libanesa, naturalizada india (1910 - 1997). El primer trimestre del año llegó a su fin y el mes de abril se asoma tímidamente entre vacacionistas pandémicos, campañas de vacunación a las personas de la tercera edad, spots políticos sin nada nuevo que ofrecer y de la mano con la celebración de la Semana Santa y la Pascua marcada por la religión cristiana, lo cual nos obliga a hacer una pausa (aunque sea simbólica) en nuestras rutinas diarias. Hace algunas décadas, este periodo vacacional se distinguía por la ausencia de actividades y los llamados “días santos” carecían de comercios abiertos, por lo que había que abastecerse lo suficiente para sobrevivir, pues era un tiempo dedicado a la oración y a una serie de ritos religiosos que se han ido disolviendo con el paso del tiempo. Sin duda, la pandemia nos ha cambiado los usos y costumbres. Este es ya el segundo año que la representación del viacrucis realizado en el Cerro de la Estrella en la alcaldía de Iztapalapa se transmite por televisión sin público presencial. Las misas también siguen con restricciones, pero de todo este “tiempo de guardar” como solían llamarlo nuestras abuelas, surge el momento ideal para revisar lo que pasa con nosotros, en nuestro entorno, con nuestras familias y en el mundo entero. Por ello cabe preguntar ¿qué es la fe? Originaria del latín fides (lealtad, fidelidad), la fe es la seguridad y/o confianza en una deidad, cosa, doctrina, enseñanza, religión o filosofía sin la necesidad de contar con evidencias que demuestren la veracidad en lo que se cree. Tal vez hemos escuchado aquello de “tener fe ciega” y que llevado al extremo puede derivar en fanatismo (pero esa es otra historia que atañe principalmente a la religión y la política) o quizá nos suene familiar eso de que la “fe mueve montañas” cuando escuchamos hablar a los coaching en desarrollo humano o en la “fe que nos salva” cuando creemos que todo está perdido. Leon Tolstoi (escritor ruso) escribió: “No se vive sin la fe. La fe es el conocimiento del significado de la vida humana. La fe es la fuerza de la vida. Si el hombre vive es porque cree en algo”. Para quien ha desarrollado un pensamiento lógico matemático puede resultar difícil aceptar la fe porque todo tiene una explicación racional; sin embargo, necesitamos de la fe como quiera que la entendamos o la apliquemos o la representemos pese a ser algo intangible e inmaterial porque le da sentido a nuestra existencia y nos mantiene de pie, aunque Bertrand Russell (filósofo y escritor británico) advirtiera que al hablar de la fe se sustituía la evidencia por la emoción lo cual ponía en riesgo la razón dando lugar al proselitismo e incluso, la guerra. Desde el budismo, la fe es parte esencial de las enseñanzas de Gautama Buda y se describe como la convicción de que algo es una determinación de lograr las metas personales que da como resultado un estado de dicha y satisfacción.  Tras un año de confinamiento total o parcial según se esté viviendo, es oportuno preguntarse si hemos sobrevivido gracias a nuestra fe cualquiera que esta sea, a pesar de los contagios, del desempleo, de la crisis económica, de las defunciones, de las múltiples pérdidas que hemos sufrido en mayor o menor grado. Hace algunos años asistí a un evento que consistía en una serie de ponencias en torno a la maternidad. Ahí escuché a una reconocida maestra de yoga que cerró su intervención diciendo: hay algo allá arriba (gráficamente sobre nuestra cabeza) que nos trasciende, pueden llamarlo Dios, universo o energía pero es lo que nos mantiene vivos más allá de respirar y existir. Y hoy lo podemos confirmar porque pese a todo, seguimos vivos y tal como escuché en alguno de los filmes o documentales que miré en estos días de inactividad simbólica: si estamos vivos hasta el día de hoy, algún propósito debemos tener. Es en #laspequeñascosas que se haya la sustancia de la vida, la fe no se refiere únicamente a lo religioso, es primordial tener fe en nosotros mismos, en nuestra capacidad para encontrar soluciones y aprovechar oportunidades para seguir adelante, siempre adelante.  " ["post_title"]=> string(23) "Las pequeñas cosas: fe" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "las-pequenas-cosas-fe" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-05 14:33:46" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-05 19:33:46" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63406" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17644 (24) { ["ID"]=> int(63130) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-29 09:40:06" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-29 14:40:06" ["post_content"]=> string(5605) "“A falta de otra prueba, el dedo pulgar por sí solo me convencería de la existencia de Dios”  – Isaac Newton / Físico, filósofo, inventor y matemático inglés (1643 - 1727). Entre 1812 y 1857, los hermanos Grimm coleccionaron, registraron por escrito y publicaron historias orales, entre ellas, Pulgarcito, un cuento de hadas alemán que trata de una pareja de campesinos que deseaba tener un hijo sin importar lo pequeño que éste fuera. Siete meses más tarde, la mujer da a luz a un pequeño niño no más grande que el tamaño de un pulgar. En otra versión, Hans Christian Andersen escribió el cuento Pulgarcita (también conocido como Almendrita) en el que una mujer acude a una bruja buena para conseguir su deseo de tener un hijo, obteniendo una semilla mágica de cebada que la mujer plantó y al poco tiempo nació una flor que en el centro tenía una pequeña niña. El dedo pulgar (del latín pollex, poderoso) está controlado por nueve músculos diferentes, algunos sujetos a los huesos de la mano y otros, a los del brazo; es el primero y totalmente oponible al resto de los dedos de la mano (humana), lo que le permite ser independiente y realizar la función de agarre y/o pinza para sujetar objetos o ejercer fuerza. Yubal Noah Harari (historiador y escritor israelí) nos dice que “la presión evolutiva produjo una concentración creciente de nervios y de músculos finamente ajustados en la palma y los dedos. Como resultado, los humanos pueden realizar tareas muy intrincadas con las manos. En particular, puede producir y usar utensilios sofisticados.” (De animales a dioses, Ed. Debate, 2016). En la época de revolución tecnológica que vivimos actualmente, es posible realizar la acción de “desplazar” al momento de utilizar el smartphone o escribir un mensaje utilizando únicamente el dedo pulgar, lo cual está generando una readaptación de músculos y huesos originando incluso lo que los médicos llaman: tendinitis del pulgar por el uso excesivo de pantallas táctiles. También es el dedo con el que aprobamos o desaprobamos, indicamos que todo está bien, pedimos “aventón” al pie de la carretera, nos identificamos usando la huella dactilar, firmamos documentos o lo chupamos cuando somos bebés en señal de hambre o sueño. Todo lo anterior viene a cuento porque en días pasados accidentalmente me corté el dedo pulgar derecho al romperse un florero mientras lo lavaba. Cualquiera podría pensar que una simple cortada se resuelve de forma inmediata aplicando una serie de primeros auxilios básicos, pero después de aplicarlos y de que pasaran unos minutos empecé a percibir una “fuga” de sangre y mi mano se comportaba de forma extraña, como si temblara. Miré la herida y la hemorragia no se detenía, parecía una llave abierta. Ante la mirada de susto de mi hijo, decidí salir a buscar ayuda médica y el resultado fue una pequeña sutura para cerrar el sitio exacto en que un pedazo de cristal cortó un vaso sanguíneo (con complejo de aorta) además de otras pequeñas cortadas menos profundas, afortunadamente. A manera de broma, el médico que me atendió me dijo que todos moriremos algún día, pero que no sabemos cuándo y que de esta milimétrica cortada saldré en tan solo unos días. De vuelta en mi casa y pasado el susto (es la segunda vez que siento una hemorragia en mi cuerpo) recordé la lectura de un libro que mi padre me regaló cuando era una niña: Tus diez amigos (Juan T. González, Ediciones Botas, 1973) y que trata justamente de los dedos de las manos para explorar los caminos del éxito, del buen ser y del bien servir. Por supuesto, regresé al texto y encontré lo siguiente respecto al pulgar: “En los antiguos tiempos cuando los romanos no querían ir a la guerra, se cortaban ese dedo y no iban porque no podían sostener la espada. Ese dedo es el más fuerte de la mano y te recordará una fuerza poderosa que tienes tú también: la voluntad. La voluntad es querer”. Una herida diminuta dio como resultado un dedo incapacitado y mi fuerza de voluntad me obligó a utilizar la mano izquierda, pero extraño mi pulgar derecho porque, aunque sigue ahí, echo de menos la cantidad de cosas que realizo y que se quedaron en pausa porque cada día ocurren cientos de procesos en nuestro organismo de los cuales no somos plenamente conscientes y creemos que solo un accidente grave que nos fracture el cuerpo o una infección sistémica nos incapacitarán para la vida, pero algo minúsculo también lo hace aunque sea de forma parcial y todo cambia. Ahí es donde radica la importancia de #laspequeñascosas que no solemos apreciar o que pasan de largo y que pueden brindarnos alegría como en el cuento de los hermanos Grimm o hacer realidad nuestros deseos como en el relato de Andersen o simplemente, permitirnos dar un click en nuestro móvil gracias a nuestro pequeño dedo pulgar.  " ["post_title"]=> string(27) "Las pequeñas cosas: pulgar" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "las-pequenas-cosas-pulgar" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-29 09:40:47" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-29 14:40:47" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63130" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17663 (24) { ["ID"]=> int(63406) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-05 14:33:46" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-05 19:33:46" ["post_content"]=> string(4805) "“El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz.”  – Madre Teresa de Calcuta / Misionera libanesa, naturalizada india (1910 - 1997). El primer trimestre del año llegó a su fin y el mes de abril se asoma tímidamente entre vacacionistas pandémicos, campañas de vacunación a las personas de la tercera edad, spots políticos sin nada nuevo que ofrecer y de la mano con la celebración de la Semana Santa y la Pascua marcada por la religión cristiana, lo cual nos obliga a hacer una pausa (aunque sea simbólica) en nuestras rutinas diarias. Hace algunas décadas, este periodo vacacional se distinguía por la ausencia de actividades y los llamados “días santos” carecían de comercios abiertos, por lo que había que abastecerse lo suficiente para sobrevivir, pues era un tiempo dedicado a la oración y a una serie de ritos religiosos que se han ido disolviendo con el paso del tiempo. Sin duda, la pandemia nos ha cambiado los usos y costumbres. Este es ya el segundo año que la representación del viacrucis realizado en el Cerro de la Estrella en la alcaldía de Iztapalapa se transmite por televisión sin público presencial. Las misas también siguen con restricciones, pero de todo este “tiempo de guardar” como solían llamarlo nuestras abuelas, surge el momento ideal para revisar lo que pasa con nosotros, en nuestro entorno, con nuestras familias y en el mundo entero. Por ello cabe preguntar ¿qué es la fe? Originaria del latín fides (lealtad, fidelidad), la fe es la seguridad y/o confianza en una deidad, cosa, doctrina, enseñanza, religión o filosofía sin la necesidad de contar con evidencias que demuestren la veracidad en lo que se cree. Tal vez hemos escuchado aquello de “tener fe ciega” y que llevado al extremo puede derivar en fanatismo (pero esa es otra historia que atañe principalmente a la religión y la política) o quizá nos suene familiar eso de que la “fe mueve montañas” cuando escuchamos hablar a los coaching en desarrollo humano o en la “fe que nos salva” cuando creemos que todo está perdido. Leon Tolstoi (escritor ruso) escribió: “No se vive sin la fe. La fe es el conocimiento del significado de la vida humana. La fe es la fuerza de la vida. Si el hombre vive es porque cree en algo”. Para quien ha desarrollado un pensamiento lógico matemático puede resultar difícil aceptar la fe porque todo tiene una explicación racional; sin embargo, necesitamos de la fe como quiera que la entendamos o la apliquemos o la representemos pese a ser algo intangible e inmaterial porque le da sentido a nuestra existencia y nos mantiene de pie, aunque Bertrand Russell (filósofo y escritor británico) advirtiera que al hablar de la fe se sustituía la evidencia por la emoción lo cual ponía en riesgo la razón dando lugar al proselitismo e incluso, la guerra. Desde el budismo, la fe es parte esencial de las enseñanzas de Gautama Buda y se describe como la convicción de que algo es una determinación de lograr las metas personales que da como resultado un estado de dicha y satisfacción.  Tras un año de confinamiento total o parcial según se esté viviendo, es oportuno preguntarse si hemos sobrevivido gracias a nuestra fe cualquiera que esta sea, a pesar de los contagios, del desempleo, de la crisis económica, de las defunciones, de las múltiples pérdidas que hemos sufrido en mayor o menor grado. Hace algunos años asistí a un evento que consistía en una serie de ponencias en torno a la maternidad. Ahí escuché a una reconocida maestra de yoga que cerró su intervención diciendo: hay algo allá arriba (gráficamente sobre nuestra cabeza) que nos trasciende, pueden llamarlo Dios, universo o energía pero es lo que nos mantiene vivos más allá de respirar y existir. Y hoy lo podemos confirmar porque pese a todo, seguimos vivos y tal como escuché en alguno de los filmes o documentales que miré en estos días de inactividad simbólica: si estamos vivos hasta el día de hoy, algún propósito debemos tener. Es en #laspequeñascosas que se haya la sustancia de la vida, la fe no se refiere únicamente a lo religioso, es primordial tener fe en nosotros mismos, en nuestra capacidad para encontrar soluciones y aprovechar oportunidades para seguir adelante, siempre adelante.  " ["post_title"]=> string(23) "Las pequeñas cosas: fe" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "las-pequenas-cosas-fe" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-05 14:33:46" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-05 19:33:46" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63406" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(11) ["max_num_pages"]=> float(6) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "dbec87f92ce69c43010a4c1ba3bf1355" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: fe

“El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el...

abril 5, 2021

Las pequeñas cosas: pulgar

“A falta de otra prueba, el dedo pulgar por sí solo me convencería de la existencia de Dios”  – Isaac Newton /...

marzo 29, 2021




Más de categoría

¿Qué es la crisis social?

Una crisis es un cambio brusco o una modificación importante en el desarrollo de algún suceso, y ésta puede ser tanto física como simbólica. Asimismo, crisis...

abril 14, 2021

Las pequeñas cosas: chasquido

“Hay que aceptarlo. Tenemos el mundo aquí y es lo que nos tocó. Tenemos que hacer algo bueno con...

abril 12, 2021

Divorcios y separaciones en pandemia: ¿Cómo ayudar a nuestros hijos en el proceso?

Es un hecho que para la mayoría de nosotros, el confinamiento por la pandemia de COVID 19 representó un...

abril 9, 2021

¿Qué es el autocuidado y por qué es importante?

En la actualidad hay que tomar el tiempo necesario para cuidar nuestro bienestar. Si no lo estamos considerando es...

abril 7, 2021