Era Covid: conclusiones acerca del Liderazgo⁠ Ejemplar

El liderazgo1 que se requiere para encarar los retos y la complejidad de nuestro mundo, está en desarrollo. Solo con la empatía para comprender la complejidad del mundo, con la humildad de saberse falible, con la capacidad de...

23 de abril, 2021

El liderazgo1 que se requiere para encarar los retos y la complejidad de nuestro mundo, está en desarrollo. Solo con la empatía para comprender la complejidad del mundo, con la humildad de saberse falible, con la capacidad de confiar en un devenir incierto y con una genuina intención de ejemplaridad en nuestros líderes podemos encarar el futuro con una razonable esperanza.  

En las últimas semanas hemos hablado de ciertas características especiales, indispensables para ejercer el liderazgo, tanto para gestionar adecuadamente la Era Covid, como de cara al mundo que se nos viene una vez que la pandemia remita. 

Desde antes de la crisis sanitaria sabíamos de los enormes desafíos en que estábamos inmersos, tanto a nivel local como global, pero durante mucho tiempo hemos decidido cerrar los ojos ante ellos. 

Estábamos montados en un ferrocarril de crecimiento ilimitado, de desarrollo tecnológico exponencial, de consumo desmesurado, de derroche y sobreutilización de los recursos humanos y naturales. Los expertos en economía aseguraban que esta dinámica era imposible de detener sin que el mundo colapsara. En cierto sentido tenían razón, pero al mismo tiempo la crisis actual demuestra que esas estructuras, si bien asentadas con raíces profundas y poderosas en nuestro modo de ser civilizados, son susceptibles de ser transformadas. 

En su libro ¿Ya es mañana?, Ivan Krastev reproduce lo expresado por la cineasta y activista Astra Taylor: “La respuesta a la pandemia del coronavirus nos ha mostrado una realidad muy sencilla, la de que todas esas medidas políticas que nuestros gobernantes llevaban años diciéndonos que eran imposibles e impracticables, al final son perfectamente posibles y practicables (…) Ahora sabemos que ciertas “normas” con las que nos hemos manejado no eran necesarias (…) Estamos ante una oportunidad sin precedentes, no solo para pulsar el botón de pausa y aliviar temporalmente el daño, sino también para cambiar las normas de una vez y para siempre2”. 

Sin duda intuíamos lo desmesurado de los retos –cambio climático, desigualdad, violencia, narcotráfico, devastación ecológica, injusticia, etc.– y lo complejo y riesgoso de abordarlos con seriedad, lo que nos ha conducido a posponer una y otra vez las posibles soluciones. 

La Era Covid, quizá no de muy buenas maneras y haciéndonos pagar muy altos precios, nos obligó a detenernos. Y ahora, más preocupados por arrancar de nuevo y alcanzar las velocidades previas a la crisis, como si nada hubiese ocurrido, que convencidos de lo erróneo que sería postergar de nuevo la atención a los problemas más serios que enfrentamos y que nos ponen en peligro como especie, nos negamos a reconocer que ese mundo Pre-Covid ha dejado de existir tal y como lo conocíamos.; sin embargo, nos guste o no, estamos en plena construcción de una realidad global y nacional nueva y para ello se requieren liderazgos competentes y eficaces en todos los ámbitos del quehacer humano. 

A lo largo de varias semanas hemos explorado en este espacio algunas de las competencias más importantes que debe tener un líder dispuesto a enfrentar los escenarios y desafíos que la pandemia y el propio siglo XXI pone ante nosotros. 

Aunque los artículos anteriores están pensados en gran medida desde la perspectiva del liderazgo político, lo cierto es que las facultades descritas resultan indispensables para gestionar nuestra propia vida, pero sobre todo para encabezar cualquier proyecto donde busquemos convencer con nuestras capacidades, encabezando cualquier tipo de iniciativa, en especial si busca e influir en la conducta o en las idea de los demás.  

A mi juicio, cada una de las cuatro facultades propuestas para un liderazgo dinámico y eficaz ante los retos globales que se nos presentarán, con pandemia o sin ella, exigen el desarrollo de una virtud específica que los posibilita. 

En el caso de la primera competencia, “Comprensión profunda del carácter global de la civilización humana” la virtud asociada es la “empatía”. Quien asuma liderazgos en estos tiempos habrá de enfrentar un mundo complejo, construido a partir de sistemas interdependientes entre sí, pero donde dichos sistemas estarán formados por seres humanos que sienten, que piensan y que sueñan con una vida plena y con oportunidades. Por ello, esta comprensión global de la civilización se traduce en esa capacidad para entender al otro, de ponerse en su lugar y para tomar decisiones –ya sean populares o impopulares– que tomen en cuenta la forma más humana de hacer evolucionar los sistemas que impulsan el desarrollo integral de las comunidades.

Para ejercer con profundidad una genuina “Capacidad de cambio, adaptación y rectificación”, la virtud necesaria es la “humildad”. Para encarar el cambio, la adaptación y la rectificación, el líder del Siglo XXI necesitará saberse falible, reconocer sus límites, escuchar a otros, entender que la tenacidad y la obcecación sólo son virtudes cuando se centran en una meta final que busca el bien común, pero que son defectos monumentale cuando se asume que hay una sola manera de hacer las cosas –la mía–, y peor aun cuando se padece esa variedad de ceguera que impide reconocer el momento oportuno en que las circunstancias cambiantes nos orillan a modificar el método, el camino o el rumbo en aras de conseguir esa meta original.  

En el caso de la “Entereza y ecuanimidad para lidiar con un mundo progresivamente incierto”, la virtud asociada es la “confianza”. Pero no una confianza narcisista que convenza al líder de que encarna la única gran solución para el mundo, sino una confianza mucho más profunda, asentada en la comprensión y aceptación de los sistemas y procesos que conducen a la sociedad. Asumir un mundo incierto y gestionar el liderazgo desde ahí requiere una confianza existencial que lleve la lógica y la racionalidad un paso más allá de los evidentes límites de la comprensión propia pues nadie tiene todas las respuestas. En el punto anterior hablábamos de la humildad para reconocer nuestras limitaciones, aquí se trata de ir aun más allá, de entregarse a una especie de paradójica certeza gracias a la cual, ante la completa incertidumbre respecto a lo que nos deparará el futuro, de algún modo “sabemos” que el propio proceso evolutivo desplegará la inteligencia inherente que posee y que de algún modo nos ha traído hasta aquí. A lo largo de nuestra historia hemos alcanzado niveles de desarrollo y civilización imposibles de pensar como resultado del esfuerzo de individuos aislados, de primates erguidos que malamente pueden sobrevivir solos, pero que crean civilizaciones completas a partir de sus méritos particulares. No, los seres humanos hemos construido lo que tenemos –tanto lo positivo como lo negativo– a partir de un devenir colectivo, de una suma de esfuerzos y aprendizajes y no de la inspiración mágica de un puñado de iluminados. Es verdad que en esos procesos hemos vivido –y seguimos viviendo– terribles ejemplos de violencia, destrucción e injusticia, pero el líder genuino sabe que están plenamente compensados por el conocimiento, la belleza, la empatía, la entrega, la compasión y la bondad que los seres humanos desplegamos cada día en cada rincón del mundo y que por ello es razonable confiar en que, si cada uno hacemos lo que nos toca, nuestro impulso de especie nos conducirá a las soluciones apropiadas.

Y por último la “Consciencia de Ejemplaridad”. En este caso la virtud asociada es la “congruencia”. Un líder genuino piensa, dice y actúa de manera coherente en todos los aspectos de su vida. No tiene que ser perfecto y puede apoyar su modo de entender el mundo en cualquier ideología o sistema de valores. Lo que lo distingue es la consciencia de lo importante que es su propio ejemplo como efecto inspirador en aquellos sobre quienes busca influir. Acepta que su confiabilidad como líder dependerá de que su pensar, su decir y su hacer formen un todo aceptablemente coherente.

Pero la ejemplaridad tiene una enorme trampa. Se trata de una condición necesaria pero no suficiente. Esta es la razón por la cual fue la última propiedad del liderazgo expuesta. Porque sin los tres atributos previos, y sus virtudes asociadas: empatía, humildad y confianza –en el proceso y en los demás–, el riesgo de confundir la ejemplaridad con el mesianismo es muy elevado. 

Sin la empatía para comprender el mundo como una serie de sistemas complejos en interacción donde infinidad de experiencias diversas se combinan, sin la humildad de saberse humano y, por lo tanto, falible, y en consecuencia atreverse a escuchar al otro, cambiar y rectificar, sin el poder interno para confiar en un mundo incierto del que nunca tendrá todas las respuestas, la probabilidad de que el líder, en vez de ejemplar, se convierta en narcisista y ególatra es altísima. 

Por eso el liderazgo auténtico, en especial el que se requiere para encarar retos de la envergadura y la complejidad que exigen nuestros tiempos no es todavía frecuente. Esperemos que muy pronto lo sea, de lo contrario nos esperan tiempos aún más difíciles de los actuales.

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook:  Juan Carlos Aldir

1 Cabe aclarar que, aun cuando la palabra líder suele llevar antes el artículo “el”, no planteo de ningún modo el liderazgo como un tema exclusivamente masculino, por lo cual todas las veces la palabra sea utilizada en este texto se usa con la intención de que represente un concepto neutro en el que pueden encajar indistintamente mujeres y hombres.

2 Krastev, Ivan, ¿Ya es mañana? Cómo la pandemia cambiará el mundo, Primera Edición, España, Debate-Penguin Random House, 2020, P. 27

Comentarios

Google-news
object(WP_Query)#18547 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(64458) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "23-04-2022" ["before"]=> string(10) "21-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(64458) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "23-04-2022" ["before"]=> string(10) "21-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18545 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18555 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18556 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "23-04-2022" ["before"]=> string(10) "21-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(466) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-23 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-21 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (64458) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18542 (24) { ["ID"]=> int(78564) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-03 11:27:24" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-03 16:27:24" ["post_content"]=> string(4516) "La naturaleza, dueña original de un planeta  que ahora llamamos “nuestro”, no deja de filtrarse entre los elementos hechos por el hombre, para manifestarse en sus muy diversas formas.   Cuando evocamos nuestros primeros recuerdos de  infancia, invariablemente surgirán elementos naturales en patios, parques o pequeñas macetas en casa de la abuela.  La naturaleza con su variedad de colores, aromas y texturas, nos acompaña desde los primeros años de vida hasta el momento actual.  Sucede, sin embargo, que hemos dejado de apreciar sus características. Damos por hecho su existencia y así dejamos de apreciar su magnificencia. Esta mañana salí a mi patio en el cual convive más de una docena de macetas con variedades de plantas de ornato o de olor a las que paso visita.  La gardenia comenzó a dar flores hace poco más de una semana.  A ratos me resisto a cortarlas y colocarlas en un florero en el interior de la casa.  Esta vez no me pude resistir; han proliferado tanto, que me traje tres de ellas que coloqué a un lado de mi ordenador. No deja de asombrarme la mansedumbre de estos seres vivos, que se someten a la voluntad del ser humano con total docilidad. Conforme las poblaciones crecen y se diversifican, los seres vivientes adoptan un orden impuesto desde fuera.   Las plantas lo hacen, como lo hacen también las aves de corral o aquellos animales que preparamos para convertirlos en nuestras mascotas.  La pregunta sería: ¿Hasta qué punto tenemos la sensibilidad o la destreza para manejarlos de la mejor manera…? Vivimos en un mundo posmoderno muy visual.  Tienen poca participación los sentidos más allá de la vista y el oído.  Tal vez no registremos estímulos que el olfato, el gusto o el tacto nos transmiten, y que finalmente enriquecen nuestras percepciones.  Dichos estímulos están en nuestro entorno inmediato, esperando ser descubiertos, pero son tantas las veces que el radio que abarcan  nuestros sentidos no alcanza a incluirlos.  De hecho, de esa forma nos estamos perdiendo gran parte de la fiesta de la vida. Hace algunos días leí un fragmento que me agradó: En esta vida la dicha no depende de aquello que nos suceda, sino de cómo asumamos lo que nos sucede.   Como tantas otras situaciones en torno nuestro, a mayor apertura de los sentidos hacia el exterior, desarrollamos una oportunidad más amplia  para gozar por el camino.  Al contrario, entre más nos encerremos en nuestros propios asuntos, más se limita el panorama.  Hallamos un menor número de elementos capaces de provocar  sensaciones dignas de ser recordadas. ¡Qué maravilloso resulta hallarnos en la proximidad de la naturaleza, sea cual sea su extensión! Descubrir cómo interactúan unos elementos con otros para resultar en prodigios que se van sucediendo, uno tras otro, para nuestro goce.  Nuestros niños de brazos vienen con el equipo digital incluido; la pantalla captura su atención por la luz, el movimiento y el sonido.  Dichos elementos atrapan su atención a la vez que inhiben el desarrollo de la corteza prefrontal.  Desde bebés ellos se vuelven pasivos frente a lo que ocurre en su entorno y van restando importancia a la toma de decisiones en su día a día.  Avanzan a un punto de esperar que otros determinen por ellos, lo que se vuelve grave, tanto para su vida personal como colectiva. A ratos, haciendo uso de la imaginación, intento comparar los aprendizajes de un ser humano antes y después del uso masivo de adminículos digitales.  Hallo que es una labor titánica trabajar en captar la atención de los pequeños cuando hay tantos distractores electrónicos.  Definitivamente la realidad presencial es mucho más rica que la virtual, así esta última se nos presente muy atractiva. Habrá, sin embargo, que entrenar a esos niños para utilizar los elementos que el mundo real nos ofrece.  El desarrollo de la sensibilidad y el cuidado frente a las diversas formas de vida permitirá que se organicen sociedades en las que la belleza, el respeto y la empatía lleven la batuta.  No se necesitan recursos extraordinarios: desde la maceta de una planta de orégano  en casa, la naturaleza es capaz de convertirse en la mejor maestra." ["post_title"]=> string(21) "Las mejores lecciones" ["post_excerpt"]=> string(119) "Desde la maceta de una planta de orégano  en casa, la naturaleza es capaz de convertirse en la mejor maestra de vida." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "las-mejores-lecciones" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-03 11:27:24" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-03 16:27:24" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78564" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18467 (24) { ["ID"]=> int(78514) ["post_author"]=> string(2) "94" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-02 12:58:47" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-02 17:58:47" ["post_content"]=> string(5995) "En el cruce de Reforma y Niza en esta ciudad capital, se ubicaba en una glorieta que se llamaba “de la palma”. Esa emblemática, majestuosa e icónica palma (canaria por su origen) que, a cien años de colocada (viven hasta 200), se dio por muerta debido a una infección por un hongo que por supuesto la atacó…. Se dice que para tomar la decisión de retirarla se integró un grupo de expertos (de varias instituciones que omito mencionar). Ese grupo trabajó en un proyecto que se denomina “identificación de los agentes causales de la declinación y muerte de las palmeras de la ciudad”. Es decir, no es un grupo que haya hecho un trabajo preventivo, son quienes literalmente les “hacen la autopsia”. Ese grupo señala que en la CDMX hay identificadas 25 000 palmeras y que se está detectando (hasta ahora) que hay un tipo de patógeno que daña a los árboles y que el 25% tiene algún tipo de plaga. Así, la Av. de las palmas, se quedó sin palmas y quizá haya que también cambiarle el nombre. Muy lamentablemente, porque la falta de atención durante décadas (en mayor o menor medida) está provocando en nuestras ciudades y en sus “zonas protegidas” una enorme pérdida de biodiversidad. Lo sucedido con las palmas en la CDMX es muy grave, pero lo que estamos dejando que suceda en muchas partes del país es altamente peligroso. Que es la pérdida de biodiversidad Muchos estudiosos señalan que por descuido, desinterés, corrupción, malas prácticas, el país ha perdido en las últimas décadas casi el 50% de sus ecosistemas naturales sobre todo en:
  • Selvas húmedas y secas
  • Bosques nublados y templados
  • Manglares
  • Lagunas
  • Arrecifes, etc..
Esta gravísima pérdida de flora y fauna sucede por acciones que van desde la construcción de grandes obras de infraestructura como presas, autopistas, ferrocarriles, instalaciones petroleras, hasta en el crecimiento urbano desordenado la sobreexplotación de recursos, el abandono de áreas naturales protegidas, etc., acciones todas que destruyen el hábitat de miles de especies, acciones planeadas o no que provocan cambios del uso del suelo en el territorio y en regiones enteras, generando ya un grave problema de desertificación, desaparición de biodiversidad y perdida acelerada de recursos hídricos Legislación Todos los estudios de impacto ambiental (cuando se realizan) se basan en la “ Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección del Ambiente” con sus normas y reglamentos asociados ( muchos documentos convertidos en letra muerta)  Dependencias e instituciones creadas para el cuidado ambiental
  • A nivel federal: SEMARNAT y con ella la PROFEPA, CONAGUA y múltiples instituciones, direcciones generales que están para cuidar la flora, la fauna tanto terrestre como lacustre, fluvial y marítima.
  • CDMX: Secretaria del Medio Ambiente (SEDEMA, instancia que esta más para ser autopsias que para alguna otra cosa)
  • A nivel estatal y municipal: Secretarias de Ecología, o Medio Ambiente… igual de incompetentes que las anteriores.
A pesar de que son muchas dependencias que dicen contar con muchos expertos, en realidad cuentan con muchos burócratas cuyos resultados son muy magros. La pérdida de biodiversidad y la desertificación del territorio con el consecuente daño ambiental en todos los órdenes lo acreditan. Acciones de prevención
  • Control eficaz de planes de uso de suelo.
  • Atender el origen de los incendios forestales (o en su caso atenderlos a tiempo)
  • Evitar la tala clandestina de nuestros bosques.
  • Emprender acciones de detección y salvaguarda de la vegetación de valores en zonas urbanas (como las multicitadas palmeras).
  • Contener emisiones de combustibles fósiles para atender el cambio climático.
  • Hacer exigibles a todos los órdenes de gobierno los estudios de impacto ambiental y las medidas de mitigación resultante, difundiéndolo como asuntos de interés general.
La muerte de la palma del paseo de la Reforma no es un evento aislado, es solo la punta del iceberg. Si la Constitución consigna el derecho a la salud, la atención a los graves problemas ambientales que provocan nuestra acelerada perdida de biodiversidad debe ser prioridad de los tres órdenes de Gobierno." ["post_title"]=> string(48) "LA PALMA DEL PASEO DE LA REFORMA, UN FOCO ROJO " ["post_excerpt"]=> string(150) "A pesar de que son muchas dependencias para el cuidado ambiental, en realidad éstas cuentan con muchos burócratas, pero pocos expertos en el tema. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(45) "la-palma-del-paseo-de-la-reforma-un-foco-rojo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-02 12:58:47" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-02 17:58:47" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78514" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18542 (24) { ["ID"]=> int(78564) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-03 11:27:24" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-03 16:27:24" ["post_content"]=> string(4516) "La naturaleza, dueña original de un planeta  que ahora llamamos “nuestro”, no deja de filtrarse entre los elementos hechos por el hombre, para manifestarse en sus muy diversas formas.   Cuando evocamos nuestros primeros recuerdos de  infancia, invariablemente surgirán elementos naturales en patios, parques o pequeñas macetas en casa de la abuela.  La naturaleza con su variedad de colores, aromas y texturas, nos acompaña desde los primeros años de vida hasta el momento actual.  Sucede, sin embargo, que hemos dejado de apreciar sus características. Damos por hecho su existencia y así dejamos de apreciar su magnificencia. Esta mañana salí a mi patio en el cual convive más de una docena de macetas con variedades de plantas de ornato o de olor a las que paso visita.  La gardenia comenzó a dar flores hace poco más de una semana.  A ratos me resisto a cortarlas y colocarlas en un florero en el interior de la casa.  Esta vez no me pude resistir; han proliferado tanto, que me traje tres de ellas que coloqué a un lado de mi ordenador. No deja de asombrarme la mansedumbre de estos seres vivos, que se someten a la voluntad del ser humano con total docilidad. Conforme las poblaciones crecen y se diversifican, los seres vivientes adoptan un orden impuesto desde fuera.   Las plantas lo hacen, como lo hacen también las aves de corral o aquellos animales que preparamos para convertirlos en nuestras mascotas.  La pregunta sería: ¿Hasta qué punto tenemos la sensibilidad o la destreza para manejarlos de la mejor manera…? Vivimos en un mundo posmoderno muy visual.  Tienen poca participación los sentidos más allá de la vista y el oído.  Tal vez no registremos estímulos que el olfato, el gusto o el tacto nos transmiten, y que finalmente enriquecen nuestras percepciones.  Dichos estímulos están en nuestro entorno inmediato, esperando ser descubiertos, pero son tantas las veces que el radio que abarcan  nuestros sentidos no alcanza a incluirlos.  De hecho, de esa forma nos estamos perdiendo gran parte de la fiesta de la vida. Hace algunos días leí un fragmento que me agradó: En esta vida la dicha no depende de aquello que nos suceda, sino de cómo asumamos lo que nos sucede.   Como tantas otras situaciones en torno nuestro, a mayor apertura de los sentidos hacia el exterior, desarrollamos una oportunidad más amplia  para gozar por el camino.  Al contrario, entre más nos encerremos en nuestros propios asuntos, más se limita el panorama.  Hallamos un menor número de elementos capaces de provocar  sensaciones dignas de ser recordadas. ¡Qué maravilloso resulta hallarnos en la proximidad de la naturaleza, sea cual sea su extensión! Descubrir cómo interactúan unos elementos con otros para resultar en prodigios que se van sucediendo, uno tras otro, para nuestro goce.  Nuestros niños de brazos vienen con el equipo digital incluido; la pantalla captura su atención por la luz, el movimiento y el sonido.  Dichos elementos atrapan su atención a la vez que inhiben el desarrollo de la corteza prefrontal.  Desde bebés ellos se vuelven pasivos frente a lo que ocurre en su entorno y van restando importancia a la toma de decisiones en su día a día.  Avanzan a un punto de esperar que otros determinen por ellos, lo que se vuelve grave, tanto para su vida personal como colectiva. A ratos, haciendo uso de la imaginación, intento comparar los aprendizajes de un ser humano antes y después del uso masivo de adminículos digitales.  Hallo que es una labor titánica trabajar en captar la atención de los pequeños cuando hay tantos distractores electrónicos.  Definitivamente la realidad presencial es mucho más rica que la virtual, así esta última se nos presente muy atractiva. Habrá, sin embargo, que entrenar a esos niños para utilizar los elementos que el mundo real nos ofrece.  El desarrollo de la sensibilidad y el cuidado frente a las diversas formas de vida permitirá que se organicen sociedades en las que la belleza, el respeto y la empatía lleven la batuta.  No se necesitan recursos extraordinarios: desde la maceta de una planta de orégano  en casa, la naturaleza es capaz de convertirse en la mejor maestra." ["post_title"]=> string(21) "Las mejores lecciones" ["post_excerpt"]=> string(119) "Desde la maceta de una planta de orégano  en casa, la naturaleza es capaz de convertirse en la mejor maestra de vida." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "las-mejores-lecciones" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-03 11:27:24" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-03 16:27:24" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78564" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(18) ["max_num_pages"]=> float(9) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "5fd31cc1d429a72cdee23e6b9bf85ac4" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las mejores lecciones

Desde la maceta de una planta de orégano  en casa, la naturaleza es capaz de convertirse en la mejor maestra de vida.

mayo 3, 2022

LA PALMA DEL PASEO DE LA REFORMA, UN FOCO ROJO 

A pesar de que son muchas dependencias para el cuidado ambiental, en realidad éstas cuentan con muchos burócratas, pero pocos expertos en...

mayo 2, 2022




Más de categoría
LA CONSTITUCIÓN. ¿Y ESO CON QUÉ SE COME?

LA CONSTITUCIÓN. ¿Y ESO CON QUÉ SE COME?

La Carta Magna busca proteger los derechos e intereses de todos los ciudadanos en relación con el actuar del...

mayo 19, 2022
La importancia de cerrar ciclos

La importancia de cerrar ciclos

Vivir en el pasado implica anclarte a la tristeza y al sufrimiento.

mayo 18, 2022

Las pequeñas cosas: kairós

Y sí, me parece una fantasía sentir y saber superada la etapa más dolorosa de mi vida pero a...

mayo 16, 2022

La Depresión en México

La depresión es uno de los problemas mentales más ignorados por nuestras autoridades. 

mayo 13, 2022