El poder de la gratitud

Es simple encontrar el camino hacia la abundancia.

14 de septiembre, 2022

“La raíz de todo bien crece en la tierra de la gratitud”. Con esta frase del Dali Lama comienzo este texto. Y es que hoy, de manera especial, me arropa un sentimiento de gratitud al cumplir mi primer aniversario en Ruiz-Healy Times, un espacio que a lo largo de 12 meses me ha brindado la oportunidad de comunicarme contigo.  

Lo más valioso para una servidora ha sido la acción de compartir: pensamientos, ideas, conceptos, emociones, experiencias…; mi principal retribución es la retroalimentación y los comentarios que me animan a seguir compartiendo desde el corazón. 

Gracias a Eduardo Ruiz-Healy por permitirme ser parte de su equipo, gracias a Israel por ser el responsable de mi acercamiento, gracias a Luis Arturo por su tiempo y su profesionalismo, gracias a todo el equipo que cada semana toma parte de su tiempo para colocar mis letras en esta gran vitrina en la que convergen ideas diversas y valiosas, pero sobre todo, gracias a ti, querido lector. 

Desde mi experiencia, el agradecimiento nos coloca en el círculo de la abundancia, nos ayuda a enfocarnos en el presente para disfrutar las cosas buenas de la vida, nos hace concientes de nuestra finitud, nos (re)conecta con el amor y la paz. Ser agradecido es permitir la entrada a una cascada de sensaciones agradables y de bendiciones. 

Hoy estoy aprendiendo a soltar toda expectativa, por lo que tampoco pienso en que mis letras contribuyen a algo específico. Sin embargo, he comprobado que lo que se comparte desde lo más profundo del SER, siempre te ilumina a ti y a quienes te rodean. 

Me despido de manera momentánea agradeciendo también al país donde nací; a pesar del contexto adverso disfruto de y me maravillo con todas las bondades de su tierra, ¡Viva México!

Twitter: @nanfuentes2021  / LinkedIn: Nancy Fuentes Juárez / 

Comentarios


object(WP_Query)#16263 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(83267) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(83267) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16267 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16265 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16266 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-08-31 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (83267) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16264 (24) { ["ID"]=> int(82934) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-05 09:30:10" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-05 14:30:10" ["post_content"]=> string(5566) ""Cuando una puerta de felicidad se cierra, otra se abre, pero muchas veces miramos tanto tiempo la puerta cerrada que no vemos la que se ha abierto para nosotros.”  Helen Keller (1880-1968). escritora y conferenciante estadounidense. Me parece increíble el paso del tiempo. Han pasado tres semanas desde mi última intervención en este espacio y los días transcurridos no han sido miel sobre hojuelas, aunque se han teñido de un sentimiento de esperanza con el inicio del nuevo ciclo escolar de mi hijo, lo cual marca un antes y un después no solo en términos pandémicos sino en lo que hemos sido capaces de construir los dos como familia aunque seamos solo él y yo. Así que, en ese sentido, el inicio de una nueva etapa para él, en realidad marca el inicio de un nuevo estilo de vida como si de una hoja en blanco se tratara sobre la cual podemos escribir una nueva historia. En el mismo orden de ideas he estado reflexionando sobre el acto de abrir y cerrar puertas y se me ocurrió entonces que pasamos la vida abriendo y cerrando puertas: las de casa, en el trabajo, en los consultorios médicos, en un sanitario, las del auto, las del cuarto en que nos hospedamos o las de la casa que dejamos para ocupar otro lugar. Es decir, nuestros días transcurren entre las puertas que abrimos y las que cerramos o bien, entre las que nos cierran y las que nos abren.  Lo anterior fue motivado por mi formación como comunicóloga y el interés por los signos y símbolos (semiología). Así que pensar en puertas va más allá del acto común de cerrar o abrir una de ellas.  Por definición, la puerta es un espacio hueco que se usa para entrar y salir de un sitio. Existen puertas famosas como la que abrió Alicia para entrar en el país de las maravillas después de reducir su tamaño o la puerta de Alcalá. También se dice de las organizaciones de puertas abiertas, refiriéndose al estilo empresarial que permite la cercanía entre los puestos directivos y los colaboradores, con menos protocolo y de manera inmediata. Recordemos también el refrán “Cuando una puerta se cierra, otra se abre”, refiriéndose a las experiencias que nos llevan a perder o terminar algo y enfrentarnos a una nueva oportunidad.  Digo que las puertas han ocupado mi pensamiento en las últimas semanas porque están presentes por todas partes de forma física y metafórica también. En la escuela abren la puerta para el acceso de los estudiantes pero la cierran puntualmente por respeto al horario establecido. En el transporte existe la regla de no recargarse en las puertas y no obstruir el cierre de las mismas y así, el día transcurre entre un cotidiano abrir y cerrar de puertas.  Hace doce años cerré la puerta del que era mi apartamento para mudarme al que habito actualmente. Me pareció que la vida debería ser tan sencilla como cerrar una puerta y dar el paso a lo que sigue; sin embargo, no siempre ocurre así porque se necesita valor para ser quien cierra la puerta y mucha seguridad para abrir una nueva. Hay mucho trabajo que hacer para dejar atrás lo que queda al cerrar la puerta. ¿Y qué tienen que ver las puertas con el inicio del ciclo escolar en plena antesala a lo que será el último trimestre del año? Pues que de forma particular y general, empiezan a abrirse nuevas puertas como oportunidades pese a todo el contexto deprimente que permea el ambiente socioeconómico y político en el mundo y porque parece que es necesario cerrar muchas de las puertas que tenemos frente a nosotros para avanzar o cambiar de dirección en la vida, descubrir qué hay más allá. Ojalá tuviéramos el valor de cerrar más puertas y descubrir el placer que otorga abrir una nueva y desconocida como en ese juego de cataficcia que existía en un desaparecido programa dominical, en el que era posible cambiar el premio, aunque al final se perdiera lo que se había ganado por una mala elección.  Así que mi divagación semanal me llevó al descubrimiento de que algo cotidiano como abrir y cerrar puertas es también parte de #laspequeñascosas de la vida que pasan desapercibidas por cotidianas pero que encierran una gran metáfora y significado de vida, sí y solo sí nos permitimos profundizar en el pensamiento y particularmente, en un tiempo que nos exige pensar muy bien antes de actuar. A manera de colofón: el mundo cinematográfico infantil está lleno de referencias aunque a veces no somos capaces de descubrirlas todas a la primera. En la película de Monsters Inc. hay una secuencia completa en donde los personajes principales abren y cierran puertas porque tienen acceso a ellas como buenos monstruos asustadores que son. ¿Casualidad? No lo creo. " ["post_title"]=> string(28) "Las pequeñas cosas: puertas" ["post_excerpt"]=> string(146) "Las puertas han ocupado mi pensamiento en las últimas semanas porque están presentes por todas partes de forma física y metafórica también. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(26) "las-pequenas-cosas-puertas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-05 10:00:05" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-05 15:00:05" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82934" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16235 (24) { ["ID"]=> int(83465) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-19 09:54:29" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-19 14:54:29" ["post_content"]=> string(5567) ""El otoño es un andante melancólico y gracioso que prepara admirablemente el solemne adagio del invierno”. George Sand (1804 – 1876).  Al parecer, todo encuentra respuesta en la mitología y en las civilizaciones griegas y romanas; las estaciones del año no son una excepción y ya que estamos en la antesala del equinoccio de otoño, les diré que Vertumno (de origen etrusco) es una divinidad romana que personifica la noción del cambio (sí, ese del que tantos huyen por miedo o por inadaptación), de la mutación de la naturaleza entre una estación y otra.  Durante el otoño, los árboles se desprenden de sus verdes follajes convertidos en amarillentas hojas que van cayendo poco a poco, las temperaturas empiezan a descender y el cambio está presente para ir creando el espacio para la pausa obligada que llega con el invierno. El otoño es el inicio de un ciclo que culmina con el verano y a nivel personal, nos acerca al recuento de los daños de lo que ha sido nuestro año, de lo que resta por hacer y de lo que anhelamos para el próximo (aunque este tiempo pandémico nos ha dejado casi sin esperanzas).  Otoño es también, el tiempo de las cosechas, por lo que se le relaciona con una fuerte conexión espiritual y simbólica para las personas pues la naturaleza nos enseña: a soltar para dar lugar a lo nuevo y aprender a cerrar ciclos, nos prepara para la llegada del frío invierno, nos permite agradecer lo que tenemos producto de nuestro esfuerzo y disfrutar cada día de todo cuanto nos rodea. Así que el otoño es una gran lección de vida si se le quiere ver así y si nos permitimos hacer una pausa y darle un sentido metafórico y simbólico a un momento que llama a la introspección y al balance pero además, nos muestra que el cambio es la única constante de la vida, nos enfrenta a ello y nos demuestra que toda época tiene su propósito como parte del gran ciclo de la vida. Vivaldi compuso Las cuatro estaciones es su obra más conocida e inusual para la época, publicó los conciertos con unos poemas de acompañamiento. Para el otoño escribió:  “Allegro Celebra el rústico, con bailes y cantos La feliz vendimia y el alegre placer Y del licor de Baco encendidos tantos, Acaban con sueño su gozo. Adagio molto Hace cada uno saltos y bailes y cantos El aire que templado da placer, Y la estación que invita a tantos De un dulcísimo sueño al bello gozo. Allegro Cazador que al alba sale a la caza con cuernos, escopetas y jaurías salen fuera Huye la fiera, y la rastrean; Ya sorprendida, y agotada por el gran ruido de escopetas y perros, herida amenaza, Lánguida, con huir, pero abrumada muere”. La música, es el mejor medio para conectar con nosotros mismos y es un lenguaje universal en tanto que nos mueve a la acción, nos emociona, nos exalta y nos transporta a un mejor estado de ánimo. El otoño y la música son la mejor manera de detenerse a disfrutar de #laspequeñascosas de la vida, esas que cada día son menos y que es más difícil encontrar en el andar diario porque esta vida tiene más velocidad y menos calidad cada vez, pero aquí nos tocó vivir. A manera de colofón: confieso que detesto los simulacros por su relación directa con el recuerdo de la pésima experiencia del sismo del 85 y del 2017, año en que fui colapsada por el mayor sismo emocional en la historia de mi vida  pero además, esa imitación de un suceso real que sirve como medida de prevención me parece por demás absurda para una ciudad en la que el tránsito impide la agilidad del traslado de ambulancias o equipos de protección civil, una ciudad que no respeta las medidas de prevención con banquetas reducidas por el comercio ambulante, una ciudad que ya no descansa y en la que no queda tiempo para prevenir antes que lamentar. Año tras año se realiza el simulacro nacional más como un mero trámite que como un verdadero acto de contrición que nos motive a reforzar medidas de seguridad, a equipar y capacitar a empresas, instituciones, negocios y ciudadanos para una mejor respuesta ante la contingencia real. Al parecer, es más fácil declarar que todo salió bien en un simulacro que asegurar el bienestar real día con día y que, por cierto, tal simulacro debería ser una práctica programada y no sólo un suceso que sirva para la foto de oficiales y aspirantes a oficiales. " ["post_title"]=> string(29) "Las pequeñas cosas: vertumno" ["post_excerpt"]=> string(202) "El otoño es una gran lección de vida si se le quiere ver así y si nos permitimos hacer una pausa y darle un sentido metafórico y simbólico a un momento que llama a la introspección y al balance. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(27) "las-pequenas-cosas-vertumno" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-19 10:57:41" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-19 15:57:41" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83465" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16264 (24) { ["ID"]=> int(82934) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-05 09:30:10" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-05 14:30:10" ["post_content"]=> string(5566) ""Cuando una puerta de felicidad se cierra, otra se abre, pero muchas veces miramos tanto tiempo la puerta cerrada que no vemos la que se ha abierto para nosotros.”  Helen Keller (1880-1968). escritora y conferenciante estadounidense. Me parece increíble el paso del tiempo. Han pasado tres semanas desde mi última intervención en este espacio y los días transcurridos no han sido miel sobre hojuelas, aunque se han teñido de un sentimiento de esperanza con el inicio del nuevo ciclo escolar de mi hijo, lo cual marca un antes y un después no solo en términos pandémicos sino en lo que hemos sido capaces de construir los dos como familia aunque seamos solo él y yo. Así que, en ese sentido, el inicio de una nueva etapa para él, en realidad marca el inicio de un nuevo estilo de vida como si de una hoja en blanco se tratara sobre la cual podemos escribir una nueva historia. En el mismo orden de ideas he estado reflexionando sobre el acto de abrir y cerrar puertas y se me ocurrió entonces que pasamos la vida abriendo y cerrando puertas: las de casa, en el trabajo, en los consultorios médicos, en un sanitario, las del auto, las del cuarto en que nos hospedamos o las de la casa que dejamos para ocupar otro lugar. Es decir, nuestros días transcurren entre las puertas que abrimos y las que cerramos o bien, entre las que nos cierran y las que nos abren.  Lo anterior fue motivado por mi formación como comunicóloga y el interés por los signos y símbolos (semiología). Así que pensar en puertas va más allá del acto común de cerrar o abrir una de ellas.  Por definición, la puerta es un espacio hueco que se usa para entrar y salir de un sitio. Existen puertas famosas como la que abrió Alicia para entrar en el país de las maravillas después de reducir su tamaño o la puerta de Alcalá. También se dice de las organizaciones de puertas abiertas, refiriéndose al estilo empresarial que permite la cercanía entre los puestos directivos y los colaboradores, con menos protocolo y de manera inmediata. Recordemos también el refrán “Cuando una puerta se cierra, otra se abre”, refiriéndose a las experiencias que nos llevan a perder o terminar algo y enfrentarnos a una nueva oportunidad.  Digo que las puertas han ocupado mi pensamiento en las últimas semanas porque están presentes por todas partes de forma física y metafórica también. En la escuela abren la puerta para el acceso de los estudiantes pero la cierran puntualmente por respeto al horario establecido. En el transporte existe la regla de no recargarse en las puertas y no obstruir el cierre de las mismas y así, el día transcurre entre un cotidiano abrir y cerrar de puertas.  Hace doce años cerré la puerta del que era mi apartamento para mudarme al que habito actualmente. Me pareció que la vida debería ser tan sencilla como cerrar una puerta y dar el paso a lo que sigue; sin embargo, no siempre ocurre así porque se necesita valor para ser quien cierra la puerta y mucha seguridad para abrir una nueva. Hay mucho trabajo que hacer para dejar atrás lo que queda al cerrar la puerta. ¿Y qué tienen que ver las puertas con el inicio del ciclo escolar en plena antesala a lo que será el último trimestre del año? Pues que de forma particular y general, empiezan a abrirse nuevas puertas como oportunidades pese a todo el contexto deprimente que permea el ambiente socioeconómico y político en el mundo y porque parece que es necesario cerrar muchas de las puertas que tenemos frente a nosotros para avanzar o cambiar de dirección en la vida, descubrir qué hay más allá. Ojalá tuviéramos el valor de cerrar más puertas y descubrir el placer que otorga abrir una nueva y desconocida como en ese juego de cataficcia que existía en un desaparecido programa dominical, en el que era posible cambiar el premio, aunque al final se perdiera lo que se había ganado por una mala elección.  Así que mi divagación semanal me llevó al descubrimiento de que algo cotidiano como abrir y cerrar puertas es también parte de #laspequeñascosas de la vida que pasan desapercibidas por cotidianas pero que encierran una gran metáfora y significado de vida, sí y solo sí nos permitimos profundizar en el pensamiento y particularmente, en un tiempo que nos exige pensar muy bien antes de actuar. A manera de colofón: el mundo cinematográfico infantil está lleno de referencias aunque a veces no somos capaces de descubrirlas todas a la primera. En la película de Monsters Inc. hay una secuencia completa en donde los personajes principales abren y cierran puertas porque tienen acceso a ellas como buenos monstruos asustadores que son. ¿Casualidad? No lo creo. " ["post_title"]=> string(28) "Las pequeñas cosas: puertas" ["post_excerpt"]=> string(146) "Las puertas han ocupado mi pensamiento en las últimas semanas porque están presentes por todas partes de forma física y metafórica también. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(26) "las-pequenas-cosas-puertas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-05 10:00:05" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-05 15:00:05" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82934" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(17) ["max_num_pages"]=> float(9) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "5b21341e3449adc3a8c08617c72d6faa" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: puertas

Las puertas han ocupado mi pensamiento en las últimas semanas porque están presentes por todas partes de forma física y metafórica también.

septiembre 5, 2022
Las pequeñas cosas: vertumno

Las pequeñas cosas: vertumno

El otoño es una gran lección de vida si se le quiere ver así y si nos permitimos hacer una pausa y...

septiembre 19, 2022




Más de categoría

¡Saca provecho de las malas experiencias!

Dale un giro a tu situación a partir de cuatro ideas. 

septiembre 28, 2022

Las pequeñas cosas: golpe de realidad

Con el tiempo de confinamiento y la pandemia, el mundo sin duda, cambió y también los hábitos consumistas de...

septiembre 26, 2022

Caliente o frío

Todos los días debemos tomar muchas decisiones en diferentes ámbitos. Esta es una de las tareas que exigen preparación...

septiembre 26, 2022

¿Por qué no sabemos escuchar?

“No esperes a que te toque el turno de hablar: escucha de veras y serás diferente”. -Charles Chaplin

septiembre 26, 2022