Orientación populista

Vinieron por los judíos, como yo no lo soy, no me preocupé. Vinieron por los negros, como no lo soy, no me preocupé. Vinieron por los judíos, como yo no lo soy, no me preocupé. Vinieron por...

15 de diciembre, 2016
RHT
cdmx-populismo

Vinieron por los judíos, como yo no lo soy, no me preocupé. Vinieron por los negros, como no lo soy, no me preocupé.

Vinieron por los judíos, como yo no lo soy, no me preocupé. Vinieron por los negros, como no lo soy, no me preocupé. Vinieron por los gitanos, tampoco me preocupé, siguieron los discapacitados, los viejos, y los demás. Nunca me preocupé ni me ocupé del por qué, para qué, a dónde; jamás levanté la voz, mucho menos el puño en defensa de alguien más. Hasta que llegó mi turno y no hubo quien intercediera por mí.

Variantes de este texto las he encontrado en diversos lugares y con tristeza veo que no ha encontrado eco en nuestra sociedad.

Así pasa nuestro México: congelaron las rentas y las vecindades se convirtieron en tugurios; fijaron el precio de la entrada al cine y se acabó el Siglo de Oro de la cinematografía mexicana; se fijó el precio del azúcar y los ingenios quebraron.

Botones de muestra donde no se visualizaron oportunamente a los ancianitos propietarios que cobraban $350.00 de las siete viviendas que alquilaban a herederos con toda clase de electrodomésticos, mobiliario de diseño, autos, parabólicas, cuentas bancarias, terrenos comprados en abonos donde fincaban poco a poco y cuanto había, para heredar a su vez el arrendamiento mientras los dueños, literalmente, morían de hambre.

Tampoco se visualizó que el cine tendría que ser negocio, dejando de producirse buenas cintas en beneficio de los sindicatos apoyados “desde arriba” y que dieron al traste con las finanzas de los productores, teniendo que cerrar el negocio y entrar el gobierno a medio salvarlos con las cintas de ficheras hasta al agotar la veta.




Contratos Ley, como el de los cañeros, obligan a repartir beneficios con generosidad, sin considerar los vaivenes del mercado, clima, productividad, rendimiento y siempre el gobierno es garante del cumplimiento de las prestaciones, con dinero de los impuestos, sin que haya quien pueda exigir el cumplimiento de las obligaciones.

No hemos alzado la voz oportunamente y lo que hemos buscado es darle la vuelta a las cosas hasta que los males causados por las injusticias del populismo son tan evidentes y graves que el consenso permite tomar medidas correctivas.

Lo que busca el gobernante populista con esas medidas es servirse del poder, agradando a mayor número de votantes sin mirar más allá de sus narices. Los votos le reportan poder, el poder dinero, el dinero impunidad, el interés de sus gobernados le importa un reverendo sorbete, así funciona y seguirá funcionando.

Las rentas congeladas propiciaron el boom inmobiliario de las zonas conurbadas, el inminente declive de la ciudad obliga al gobierno en turno a disminuir los niveles de desorden, se inicia una racionalización en la administración citadina, que llega demasiado tarde; a pesar de programas de avanzada como el drenaje profundo, el Metro, el proyecto acuaférico, modernización de vialidades, mercados, centrales de abastos, desarrollos multifamiliares y planes ambiciosos, en los que es difícil de confiar por la amarga experiencia de la desviación de recursos, no logra superar el hartazgo de corrupción y decepción que motiva la emigración hacia un nuevo mundo donde parece que sus voces serán escuchadas y sus necesidades atendidas.

Pululan la Asociaciones de Colonos en Ciudad Satélite, Tlalnepantla, Atizapán, Cuautitlán, Tecamachalco y demás, los fraccionamientos ofrecen otra calidad de urbanización y de vida.

Las colonias Juárez, Roma, Condesa, Del Valle, Polanco, Industrial, Centro; los barrios Santa Julia, Tepito, Tlatelolco, Gertrudis Sánchez, la ciudad en pleno, fueron perdiendo sus tradiciones, prosapia, sabor. Poco a poco se fueron despoblando.

Y salimos de Guatemala para entrar en Guatepeor.

En el río revuelto la ganancia fue de los pescadores populistas de extrema izquierda.

Aprovechando el descontento de quienes no pudieron emigrar y la inocencia de los recién llegados de provincia, engañados con promesas incumplibles y exacerbando el ánimo de los votantes, consiguieron hacerse del gobierno. Sin que hubiere quien dijera esta boca es mía y con la indolencia de los que deberían participar en las elecciones.

Desde el inicio mostraron el sentido inmediatista y populista que imprimen a sus acciones. Primer propósito: conservar y acrecentar su poder. El grueso de la burocracia citadina conservó sus empleos y los recién llegados duplicaron las nóminas con personal dedicado a la promoción de voto. Donde les fue posible sustituir y/o reducir personal se crearon nuevos puestos para seguir promoviendo la afiliación partidista.

Se inventaron rimbombantes departamentos y nombramientos para asignarles fabulosos sueldos a sus contlapaches favoritos, destacando choferes con $65,000.00 pesos o “asesores de municipalización” en una entidad sin municipios a personas sin la más remota idea de lo que es organizar o dirigir un Municipio.

Una verdadera horda famélica llegaba a distribuirse el presupuesto de la Ciudad, dando tarascadas por cuanto lado les era posible. Semejaba una manada de hienas repartiéndose el cuerpo de un elefante. Panchos Villa y similares asolaban las calles con sus taxis piratas y las expropiaciones de la Asamblea de los Barrios; los hunos del siglo XX dominaron cuanto espacio vislumbraban para poner sus puestos ambulantes. Y no había quien dijera algo.

Como la piedra que rueda por la ladera pedregosa desde la cumbre hacia la sima llevando a cada brinco una piedra más y otra y otras.

No fue suficiente el presupuesto, habría que llenar todos las vacantes reales o imaginarias a fin de aparentar un movimiento de masas, sobrecargando el Zócalo, callando las campanas de Catedral con sus supuestas Asambleas Informativas, a costillas de taxistas que tenían que llenar sus taxis a su costa so pena de perder sus concesiones toleradas. Y nadie dijo nada.

La difusión mediática de los señores de las ligas, de las bolsas y similares, que terminó con el ensañamiento de quien los financió, hoy ha sido olvidada. En su momento nadie dijo nada.

Hoy esos herederos de la tradición de Atila buscan la legalización de sus prácticas: despenalizar el vandalismo, exprimir hasta secar las carteras de los ciudadanos, privatizar las calles, imponer cargas equivalentes a las de Santa Ana en su tiempo, seguir los modelos extremos de Chávez, Maduro, Castro y similares, hasta llegar a la situación actual de Venezuela, hacer de la ciudad un marchódromo para dar voz a sus exigencias, mismas que prevén nunca serán satisfechas y podrán seguir manteniendo las borregadas suspirantes y obteniendo sus propios beneficios.

¿Seguiremos sin decir nada? La manera de hacer oír nuestra voz es retirándoles el voto, pero en forma efectiva; asistiendo a las urnas y convenciendo a quienes no lo hacen.

Si ganan los izquierdistas recalcitrantes es porque ellos si hacen sentir su presencia en las elecciones, aunque los decentes seamos más, ellos sí votan, sus demandas cada vez son mayores y su tono de mayor exigencia.

Son muy capaces de ir a la Basílica (en manifestación, que no en peregrinación) y exigir a la Morenita: “demuestra que eres mi Madre” y hacer oídos sordos a la respuesta de ella, que con su amor y dulzura, con autoridad de Madre, les diría: “demuestra que eres mi hijo”.

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel” y por delante)...

·
cdmx-populismo

Vinieron por los judíos, como yo no lo soy, no me preocupé. Vinieron por los negros, como no lo soy, no me...

·




Más de categoría

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel”...

·
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·