Adiós a una época

Mi precoz imaginación me llevaba a una jungla tarzanesca en lo que todavía no era jungla de asfalto. ADIOS A UNA ÉPOCA. Los cables que tensaban las lonas que brindaban sombra a una sección del estadio Olímpico...

26 de abril, 2018
RHT
angel-de-la-independencia-1957-foto-joe-scherschel-life-magazine

Mi precoz imaginación me llevaba a una jungla tarzanesca en lo que todavía no era jungla de asfalto.

ADIOS A UNA ÉPOCA.

Los cables que tensaban las lonas que brindaban sombra a una sección del estadio Olímpico de la Ciudad de los Deportes me figuraban lianas de la jungla donde viajaba Tarzán en sus fantasiosos dominios; los grandes postes que las sostenían eran los árboles y los cojines el follaje.

Mi precoz imaginación me llevaba a una jungla tarzanesca en lo que todavía no era jungla de asfalto. Los cubeteros, los distribuidores de cojines, vendedores de cigarros y golosinas, acomodadores que vigilaban se respetase el lugar de sol o de sombra, completaban la fauna interna del estadio.

Acompañado de mi primita, un poco mayor que yo, nos aventurábamos a acercarnos por atrás de la portería para ver más de cerca y recoger de paso algún cojín abandonado.

En la fauna externa pululaban los vendedores de escudos, banderolas y camisetas, los infaltables tacos de carnitas, suadero, cabeza de res, tortas, aguas frescas y refrescos, algodones de azúcar y dulces variados, merengues, helados, trompadas y mucho más.




Se fue formando mi afición al futbol con preferencia por el Necaxa, con la formación 3-2-5 alineaban con un cuadro bajo formado por: Jorge Morelos, tercer portero nacional atrás del panza verde Carbajal y el Chiva Tubo Gómez, la fuerte tripleta defensiva con Juan Bosco, Eduardo Colmenero y Domingo de la Mora; la media cancha, tantas veces convocada a la Selección integrada por Alfonso Portugal y Jaime Salazar y con una delantera cambiante por buscar eficacia y superar lesiones frecuentes brillando Alfredo del Águila, el rompe redes Julio María Palleiro, Norberto Rosas, José Luis Lamadrid, el “Güerito Maravilla” Antonio Jasso, José Luis Molina y varios noveles como Benjamín Fal, Francisco Noriega, Alberto Baeza y Leonardo Gorki.

Cuidarnos de los “robachicos” era leyenda urbana que se nos enseñaba a respetar, pero un evento así era realmente extraordinario, nota de periódico.

En el país, el turismo internacional era la principal fuente de divisas y ya se ocupaba el gobierno en planear el desarrollo de nuevos destinos, por ejemplo, Cancún, Bahía de Banderas, Huatulco.

Polos de desarrollo como Ciudad Sahagún donde se hacían los autos Renault, las máquinas de coser Toyota y furgones de ferrocarril, los afamados y queridos “Carros Mandarina”.

Limpieza de la zona, disciplina de aficionados, respeto a deportistas, orden en los ambulantes todo bajo el gobierno del Regente de Hierro, Ernesto P. Uruchurtu.

Partidos de futbol, de americano, conciertos, tranquilidad al fin de semana, dinero para paseos, diversiones, seguridad, vialidades abiertas, ¡qué felices éramos! Lo malo era que no nos dábamos cuenta y queríamos más.

Esa fue nuestra vida durante el desarrollo estabilizador.

Así las cosas, hasta que llegaron los vientos de fronda.

Había que cambiar muchas cosas ya que el mundo estaba cambiando y teníamos que prepararnos para competir; a río revuelto ganancia de pescadores y los activistas de toda clase de izquierdas empezaron a enturbiar las aguas, pero lo comentaremos en otra oportunidad.

Citando a Mariano Azuela en su personaje Demetrio Macías de Los de Abajo. La piedra que empieza a rodar conforme va cayendo va acarreando con ella cada vez mas y mas y no le es posible parar hasta llegar al fondo del precipicio.

La avalancha alcanzó su punto de no retorno cuando al gobierno de la ciudad llegó un advenedizo que desconocía que la esquina de Río San Joaquín con Río Churubusco no existe y que carecía de estas vivencias, de identidad ciudadana, de amor por la ciudad, de capacidad de gobierno, pero era muy avezado en los bajos fondos de la política y así consiguió su puesto y lejos de interesarse en el buen gobierno, concentró sus esfuerzos en buscar la primera magistratura del país,

Hoy el inepto busca el máximo puesto por tercera vez, la experiencia fallida le permite manipular, mentir, engañar, recolectar y está muy cerca de conseguirla.

Propone erróneamente regresar al tiempo del desarrollo estabilizador con manejo al estilo de Echeverría, algo así como una combinación de helado de vainilla con su nieve de limón, y en su ignorancia elabora unos sueños guajiros imposibles de llevar a cabo.

Si por él fuera, demolería el Estadio Azteca vendiendo el cascajo para repartir el dinero a los pobres, remozaría el de la Ciudad de los Deportes, y volvería a levantar el Parque Asturias, ya que con el aforo combinado sería suficiente para la afición al futbol.

El problema que tiene esencialmente este personaje radica en su bajísima autoestima que transfiere al mexicano, a quien valora tan poco como lo que él mismo se valora, no lo considera digno de servicios de primer mundo, como el Aeropuerto, y sólo lo considera apto para ser objeto de asistencia, incapaz de valerse por sí mismo, por lo cual requiere de un estado omnipotente a fin de tener capacidad de brindar toda la asistencia necesaria.

Su mentalidad es tan pequeña que sólo piensa en el mexicano como usuario no frecuente del transporte aéreo y no en trabajador que va a recibir al torrente de turismo nacional y extranjero que hará uso del aeropuerto y que despertará la ambición e ilusión de muchísimos jóvenes que se alejarán de la delincuencia.

Desconoce el individuo que toda sobreprotección es castrante pero lo que busca es el reconocimiento mesiánico de peleles castrados a quienes darles cada vez más para que, teniendo más, pueda pellizcar más.

Parece milagrosa la frustración de tal proyecto, sin embargo, la sociedad que marchó de blanco en contra de su administración, tiene la capacidad de impedirlo demostrando su amor por México, cediendo a las ambiciones personales y atacando coordinadamente al enemigo común.

Es mejor la medicina preventiva que la curativa.

Adiós a una época que nunca volverá.

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a ser una ‘V’,...

·
Verdi

Para los amantes de Verdi, cinco óperas para disfrutar

Sin duda alguna, uno de los gigantes de la ópera, Giuseppe Verdi, contribuyó con más obras maestras al mundo de la ópera...

·




Más de categoría

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·
Verdi

Para los amantes de Verdi, cinco óperas para disfrutar

Sin duda alguna, uno de los gigantes de la ópera, Giuseppe Verdi, contribuyó con más obras maestras al mundo...

·

Piedra Ibarra demostró ignorancia, desinterés o partidización

“¿Han asesinado periodistas? Yo he visto y vi lo que pasó en todos los sexenios pasados y es algo...

·
eydie-gorme-01_1

En notas musicales – Eydie Gormé

10 de Agosto – Eydie Gormé (16 de agosto de 1928 – 10 de agosto de 2013, 84 años)...

·