,

Libertad

“Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”. Artículo Tercero de la Declaración de los Derechos… “Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a...

24 de agosto, 2015
RHT
libertad

“Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”. Artículo Tercero de la Declaración de los Derechos…

“Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”. Artículo Tercero de la Declaración de los Derechos Humanos. La que contiene 30 artículos de los cuales cinco se ocupan de algún tipo de libertad. Existen muchos tipos de ella. La falta de conocimiento, las diferencias y lo ambiguo del concepto libertad, han permitido que ésta se dañe, se viole, se altere y lo peor de todo, se piense, se crea o afirme que lo que sea que realice la persona es porque tiene y goza de libertad. En otras palabras, la libertad no es definida, ni entendida, menos conocida y aceptada por todos de igual forma.

Lo anterior no sólo representa, sino que muestra diversos problemas. Los que no son sólo de percepción o de semántica. El más grave es epistemológico. ¿Por qué? Porque la mayoría de la gente cree que ser libre es la facultad que la persona tienen para ser y hacer lo que quiera, como quiera, cuando quiera, como quiera, con quién quiera, para lo que quiera, si quiere. La libertad no es nada de lo anterior, pero sí incluye parte de lo anterior. ¿Paradójico? Sí.

Todos los diferentes tipos de libertad que existen o se conocen se refieren a una. La libertad que se ubica en el interior del ser humano. “In interiore hominis”. La que tiene que ver con otro concepto muy comentado e igualmente mal entendido; “el libre albedrío”. El que es un concepto original de la Teología y la Ética Cristiana que hemos heredado en el mundo y en la cultura occidental través de los siglos. Se ha usado como la razón para ser libre o hablar de libertad. Lo que es ciertamente correcto.

El “libre albedrío” ha de considerar siempre que la libertad tiene dos instancias básicas. La libertad externa, en primer lugar. Que es la condición de ser libre o no libre en relación con los demás seres humanos. Sus congéneres. Su prójimo. Lo que sería una forma de relacionarse o de coexistir en libertad con la libertad de los demás. Con la libertad ajena. Esto es lo que escuchamos cuando alguien dice: "la libertad de uno termina donde inicia la libertad del otro". Sí, pero ello es sólo un axioma que no se sigue y menos se respeta. El que no es tomado en cuenta por los actores de la libertad pregonada. Por nosotros. Entonces es sólo retórica.

“Las leyes se hicieron para romperse”




Cuántos de nosotros repetíamos esa frase a principios de la década de los setenta del siglo pasado. La que era-seguramente-producto de otra: “prohibido prohibir”. La herencia de ésta frase originada en París en 1968, es una muestra del pensamiento que permeó hacia la cultura occidental. Representa una “revolución” en el pensamiento que exige libertad. Que se revela al “status quo”. Surgen los movimientos clamando por la libertad del ser humano. Libertad sexual, de pensamiento, de acción, de ser. Diferentes tipos de libertad. Lo que es grandioso. Sin embargo, a la distancia, después de haber sido uno de los que gritaron prohibido prohibir y de haber sostenido que las leyes eran para romperse, entiendo que hubo algo muy importante que no tomamos en cuenta y que ha dado forma a la manera como entendemos la libertad posmoderna. No entendimos que sin leyes no hay libertad.

Y es que sin estas normas de conducta -las leyes- estamos condenados a vivir a merced de tiranías, de absolutistas, de caprichos, de positivismos jurídicos de parte de jueces, legisladores y del gobernante de ocasión. Las leyes garantizan que no impere el criterio de un estulto que llegue al gobierno. Y ésas, las leyes, determinan la libertad de cada uno.  Pero debido a una tendencia propia de la libertad, ésta se desvirtúa y se mal entiende fácilmente.  Esa tendencia es, la tendencia al libertinaje. La que surge por una carencia de controles y por la falta de entendimiento de los dos tipos básicos de libertad; la interna, que es la libertad de querer y la externa, que es la libertad de hacer. Lo que nos permite entender y digerir que la libertad o el conjunto de libertades que tenemos y que hoy pomposamente se llaman “derechos humanos” no pueden pasar por encima de la libertad de los demás. Que es El Meollo del Asunto.

El trasnochado México Libre

La mecha corta y el resentimiento eterno del expresidente Felipe Calderón regresaron a los escenarios políticos al recibir la negativa de registro...

·

Feministas escalan a grupo de choque nacional; toman sedes de DDHH estatales y se la cobran a AMLO

Escaló a nivel nacional el feminismo atacado y satanizado por  Andrés Manuel López Obrador. Grupos feministas encontraron el momento y las coordenadas...

·




Más de categoría

Idéntico al VERDADERO Juárez 

El todavía presidente de la República es un individuo escurridizo que gusta tirar las piedras con manos ajenas para...

·

Era Covid: La educación, otra gran damnificada

Los programas educativos no habrán de restablecerse antes de finalizar 2021, lo que implica una crisis educativa muy profunda....

·

Sistema de salud: ¿Hacia dónde vamos?

Desde hace más de un mes me he convertido en testigo presencial de las carencias que hay en el...

·

FRENAAA quiere frenar a AMLO

El Frente Nacional Anti-AMLO (FRENAAA) inició sus movilizaciones desde el sábado 19 de septiembre con un solo objetivo: derrocar...

·