De 1995 – Ataque terrorista en el metro de Tokio, Japón

En el metro de Tokio, Japón, y en plena hora punta, terroristas de una secta religiosa llamada "Aum Shinrikyo", sueltan gas sarín (un gas letal) en la estación de Kasumigaseki...

20 de marzo, 2017

En el metro de Tokio, Japón, y en plena hora punta, terroristas de una secta religiosa llamada “Aum Shinrikyo”, sueltan gas sarín (un gas letal) en la estación de Kasumigaseki. Los terroristas han ingerido previamente un antídoto contra este gas y logran escapar. Mientras tanto, los viajeros asfixiados intentan llegar a toda costa a las salidas. El trágico balance de este salvaje acto será de trece víctimas mortales y más de 5.000 personas intoxicadas ingresadas en los hospitales, muchas de ellas en estado de coma. Tras reivindicar el atentado la organización “Aum Shinrikyo”, la policía japonesa asaltará su sede, arrestando a centenares de miembros, entre ellos su fanático líder, Shoko Asahara. 

Aum Shinrikyo es el antiguo nombre de un controvertido grupo, actualmente conocido como «Aleph». En 1992, Shōkō Asahara, el fundador de Aum Shinrikyo, publicó un libro en el que se declaró a sí mismo «Cristo», el único maestro completamente ilustrado e identificado como el «Cordero de Dios». Esbozó una profecía del fin del mundo, que incluía una Tercera Guerra Mundial y describía un conflicto final que culminaría en un Armagedón nuclear, tomando prestado el término del Apocalipsis Apocalipsis 16:16. Su supuesta misión consistía en tomar sobre sí los pecados del mundo y declaró que podía transferir poder espiritual a sus seguidores y finalmente quitarles sus pecados y malas obras. También vio oscuras conspiraciones en todas partes, promulgadas por judíos, los masones, los holandeses, la Familia Real Británica y religiones rivales japoneses. La policía japonesa inicialmente informó que el ataque fue la forma del culto de acelerar un apocalipsis. La fiscalía dijo que se trataba de un intento de derrocar al gobierno e instalar a Shoko Asahara, el fundador del grupo, como el «emperador de Japón». El equipo de defensa de Asahara alegó que varios miembros fundadores del grupo planearon independientemente el ataque, pero sus motivos para ello no fueron explicados.

Aum Shinrikyo comenzó sus ataques el 27 de junio de 1994 en Matsumoto, Japón. Con la ayuda de un camión convertido en frigorífico, miembros de la secta lanzaron una nube de sarín que flotó cerca de las casas de los jueces que estaban supervisando una demanda sobre una disputa de bienes raíces que se preveía fallaría en contra del culto. Debido a este incidente, 500 personas resultaron heridas y siete murieron.

El lunes 20 de marzo de 1995, 5 miembros de Aum Shinrikyo lanzaron un ataque químico en el metro de Tokio, uno de los sistemas de transporte de cercanías más activos en el mundo, en plena hora punta de la mañana. El agente químico utilizado, sarín líquido, estaba contenido en bolsas de plástico que cada equipo envolvió en periódicos. Cada perpetrador llevaba dos paquetes de sarín con un total aproximado de 900 mililitros de sarín, excepto Yasuo Hayashi, quien llevaba tres paquetes. Aum originalmente planeó propagar el sarín en forma de aerosol, pero no se siguió adelante con ello. Una sola gota de sarín del tamaño de una cabeza de alfiler podía matar a un adulto.

Con sus paquetes de sarin y paraguas con puntas afiladas, los perpetradores abordaron los trenes designados. En las estaciones preestablecidas, los paquetes de sarín fueron abandonados y pinchados varias veces con las puntas afiladas de los paraguas. Luego, los autores se bajaron del tren y salieron de la estación para encontrarse con su cómplice que tenía un coche. Al dejar los paquetes perforados en el suelo, el sarín se empezó a escapar en el vagón del tren y las estaciones. Este sarín afectó a los pasajeros, trabajadores del metro y aquellos que entraron en contacto con ellos. El sarín es el más volátil de los agentes nerviosos, lo que significa que puede evaporarse rápida y fácilmente desde líquido a vapor y propagarse en el ambiente. Las personas pueden estar expuestas al vapor incluso sin entrar en contacto con la forma líquida del sarín. Debido a que se evapora tan rápido, el sarín presenta una amenaza inmediata, pero de corta duración.

Es el ataque más serio ocurrido en Japón desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.




 

Comentarios

En el metro de Tokio, Japón, y en plena hora punta, terroristas de una secta religiosa llamada "Aum Shinrikyo", sueltan gas sarín...

enero 1, 1970

En el metro de Tokio, Japón, y en plena hora punta, terroristas de una secta religiosa llamada "Aum Shinrikyo", sueltan gas sarín...

enero 1, 1970




Más de categoría

La explotación sexual infantil, en auge”

Mi columna del 20 de enero de 2011 se tituló “La explotación sexual infantil, en auge” y entre otras...

julio 24, 2020

¡Cuidado con los mensajes vía WhatsApp!

A través de WhatsApp recibo mensajes de personas que no se detienen ni un momento para analizar su contenido....

julio 23, 2020

Diálogo Nocturno de Eduardo Ruiz-Healy con Ramsés Pech

Grabado en vivo Eduardo J Ruiz-Healy

julio 22, 2020

¿Es necesario creer en Dios para ser moral y bueno?

55% de los mexicanos dicen que es necesario creer en Dios para poder ser moral y tener buenos valores...

julio 22, 2020