Se cae la demanda interna

Resulta obvio que la recuperación de la economía en México no se dará en esta administración en turno, la tercera transición de nuestra vida democrática; los puntos esenciales no tendrán encuentro. Esta transición no lo desea y...

30 de noviembre, 2020

Resulta obvio que la recuperación de la economía en México no se dará en esta administración en turno, la tercera transición de nuestra vida democrática; los puntos esenciales no tendrán encuentro. Esta transición no lo desea y no por ideología, tampoco por consecución de un plan o proyecto, simplemente lo rechaza y lo rechaza porque choca en forma frontal y brutal con lo que el mundo progresista persigue. No existe otra realidad, explicación tampoco. Después de dos años hemos empezado a asimilar el retroceso, al menos el concebido desde Palacio, como asiento de gobierno. La intervención en la vida pública del país por espacio de dos horas promedio cada día, se ha convertido en un foro de expresión de un solo hombre: el presidente y en esa representación aprendemos del andar de los deberes y los haberes de una nación que carece de los primeros y de los últimos contabilizamos precariedad irrefutable.

El sendero económico de México no augura futuro; el camino en otras áreas y en otras incursiones tampoco. La evidencia de fracaso y las cifras que el mundo muestra como reseña de dos años de gestión, arrojan un saldo imbatible en renglones esenciales en la convivencia y en la recuperación de dos años que se disocian de una pandemia mundial; nada que hacer en cuanto al mal endémico, nada que hacer en tanto la recuperación se contemple como una gesta de la inversión y la invitación al capital para reanudar la producción. Es la producción el único reactor de una economía. 

En esta semana se cumplen dos años de un pasmo en la vida económica del país; se cumplen dos años de una tragedia que ha pretendido transformar la vida pública de la nación. Los yerros acumulan enormes pérdidas, algunas generacionales, las más irrecuperables. El peso del producto de la nación ha caído en la inversión privada, labor silenciosa que día con día instala el andamiaje necesario para sacar al país de la postración que sin ideología y sin proyecto, ha situado a la nación en una mira que el orden internacional señala por incompetencia y absurdidad.

La gestión del presidente en turno no recompone, no alivia la situación lacerante de rincones del país que claman por un rédito de humanidad en muchos casos, en los más, de simple ayuda en lo esencial y en lo preciado que puede ser la salud, la dispensa de medicamentos que siempre existieron. Todo existió en el contrato social, todo existió en la cobertura oportuna, en la dispensa del medicamento, en la educación rural y comunitaria, en la protección de mujeres y menores, en innumerables capítulos que ampararon fideicomisos y prerrogativas logradas en el denuedo y acontecer de la vida nacional.

La incompetencia alcanza la vida diaria sin duda. La primera etapa es la de la economía; naturalmente reúne dos fases: la que pretende el gobierno y la que redunda en el recipiente de la política económica, el individuo. La pretensión del gobierno es anular la fuerza productiva de la nación, anular la iniciativa y la individualidad, anular la creatividad para que la creatividad radique en el dictado de fórmulas de convivencia en una precariedad colectiva. Esta naturalmente jamás prosperará porque en un país como el nuestro, la iniciativa y la libertad superan toda insignia de captura de conciencia individual.

La política económica siempre hace eco en la individualidad y cuando la presión del absolutismo se hace presente, la reacción dentro de una economía libre aflora y el sentimiento colectivo dispersa la fuerza necesaria para contrarrestarlo. En lenguaje sencillo, lo que estamos viviendo es una seudo imposición de vida jamás vista y ratificada por una dádiva, una regresión a la fórmula del esfuerzo. El acomodo en las clases menos privilegiadas puede adoptar diversos caminos, pero la interpretación de captura de voluntad jamás será disipada. Esa es la primera confrontación del populismo.




Nada por nada jamás se ha dado como fórmula de convivencia. El gobierno en turno enfrenta un reto inconmensurable después de dos años de gestión fallida. La apuesta a una recuperación de mercados y consumo interno fracasó. La dádiva resultó en el instrumento más ineficaz en política económica; el padrón se convirtió en una variable incontrolable, el ejercicio se corrompió de inicio por la flexibilidad de gestión y finalmente interrumpió el orden del ingreso en las cadenas productivas como un elemento agregado en la composición de los costos de bienes y servicios.

A pesar del esfuerzo empresarial para recomponer el orden económico, la marcha natural de la demanda externa ha hecho del renglón de exportaciones una fuente ágil de recuperación. No obstante, las importaciones han caído en forma considerable y la razón es muy sencilla: la inversión la inhibe este gobierno con sus señales retrógradas y naturalmente los planes de expansión se aplazan por la incertidumbre de encuestas y prácticas ajenas al entendimiento universal del progreso. 

La caída de la demanda interna preocupa por la pérdida de confianza hacia el consumo y sin la reactivación de confianza sufre el sector manufacturero de la nación. Si las manufacturas retrasan su posicionamiento los proyectos de reposición de capital y planes de expansión reflejan menor contribución al producto. Sin planes de infraestructura del gobierno y con un endeudamiento excesivo, los agentes económicos no reúnen los incentivos y las señales de recomposición de la gran economía.

Comentarios
object(WP_Query)#4436 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(58485) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "08-04-2021" ["before"]=> string(10) "06-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(58485) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "08-04-2021" ["before"]=> string(10) "06-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(19) "economia-y-negocios" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18124 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18119 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18173 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "08-04-2021" ["before"]=> string(10) "06-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-04-08 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-05-06 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (58485) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (16) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18647 (24) { ["ID"]=> int(64533) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-26 08:33:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-26 13:33:02" ["post_content"]=> string(6988) "Esta transición ha acabado con todas las reservas que existían en tan solo dos años. Extinguió fideicomisos, el fondo de contingencias, el de desastres naturales, entre innumerables rubros que alguna vez brindaron protección a mujeres, a comunidades rurales, a pequeños con enfermedades terminales, al campo y por encima de todo este dispendio sin límite, la salud pública. Ha predominado la obstinación y el capricho. Se ha desechado la razón, el entendimiento y la voz de especialistas. Se ha hecho a un lado la ruta de las naciones ganadoras para arropar tendencias absolutistas y perdedoras en naciones sin futuro, como Bolivia y Venezuela. Se ha instalado un franco desafío al capital, a la empresa y a la creatividad y al talento emprendedor. Las razones pueden ser de simple desafío de las formas, pueden obedecer a una revancha histórica, a un rencor anquilosado en una concepción de rechazo de una sociedad progresista, a una visión cimentada en un pasado alguna vez redentor. Las conjeturas que pudieren resultar de un análisis profundo en campos del comportamiento no alteran los resultados y estos son altamente nocivos a la economía de la nación. Los números han demostrado el desvío de cantidades importantes a proyectos de los que hoy todavía, a dos años de gestión, se duda de su conclusión y puesta en marcha. La aberración de emprenderlos y la obstinación en sostener su construcción han puesto la cuenta pública en un riesgo sin precedente en la historia moderna del país. Nacieron sin la base que sustenta un proyecto en cuanto a estimación del costo del capital, retorno de la inversión y cálculo de permanencia para reflejar su solvencia. De los tres grandes proyectos no existen estudios confiables ni en monto definido de inversión ni en estudios de especialistas.  Los proyectos de gran envergadura de cualquier gobierno requieren del amparo de su operación; probado en la historia nuestra y de otras naciones ha sido el resultado negativo de empresas creadas desde la concepción de un gobierno para crearlas y operarlas. La razón es muy simple: la capitalización nunca debe descansar en el gasto corriente. Todo concepto de gasto tiene una vida finita. El destino de cualquier inversión tiene una vida útil y rentable. Estos dos conceptos reúnen riesgo y solamente un agente económico está capacitado para asumirlos. Los gobiernos no tienen negocios, en franco rechazo al concepto vertido por el presidente. No existen los negocios públicos por simple ética gubernamental. Los gobiernos jamás deben emprender un riesgo por cuenta de sus ciudadanos. La función de un gobierno es recaudar renta derivada de agentes productivos y regresar ese ingreso en servicios a la nación. El gobierno es un simple mediador en la función de distribución de recursos. La asunción de riesgo es una desviación clara y absurda en la concepción de gobierno como lo ha hecho esta transición en turno por espacio de dos años y meses. Esta transición que pretende transformar la vida pública del país ha optado por un centralismo perverso y una dispersión, término del presidente, para decidir sobre la dispensa de riqueza de la nación y hacer de la actividad económica una función estática y retardataria. El desafío a las formas del progreso ha cobrado en crecimiento y en retroceso cualitativo en la visión de la inversión. La calificación de las políticas públicas de esta transición ha mermado la confianza del capital interno al no permitir reposición de planta y equipo y del exterior en donde ha imperado la cautela que previene de capital fresco y recurre a simple reinversión de utilidades. El resultado de esta concepción de gobierno ha provocado un franco retroceso en la actividad económica en su conjunto. La fuga de capitales se ha convertido en una constante en el último año. La visión equivocada de esta transición ha reunido en lo inmediato, un desequilibrio en la demanda al haber frenado el impulso del abasto en las cadenas de producción y haber permitido la quiebra de un millón de empresas. Este abandono naturalmente altera la oferta de esos agentes retirados de la producción y cobertura de productos y servicios. Esto, a su vez, recibió una alteración más, el gobierno en su afán clientelar, distribuyó recursos sin padrón y provocó una liquidez temporal, que aunada a la liquidez de remesas del exterior han empujado una demanda inusual en la que se ha instalado una tasa de inflación no prevista.  La primera quincena de abril ya reflejó este fenómeno atemporal y arrojó una tasa del 6% para el año en su totalidad. El desequilibrio provocado desde el gobierno, por inacción y acción a la vez, pone en desventaja a la población en la demanda de bienes elásticos y sobre todo en los componentes de la canasta básica. El efecto demoledor de política económica implementado desde el inicio de esta transición, hoy cobra en todos los sentidos, iniciando por la detención de variables dinámicas en la inversión, en la consecución de cadenas de producción y ahora en la tasa inflacionaria. Si sumamos la demolición del ahorro, cifrado en las reservas agotadas, pretextando otro ahorro, el republicano que jamás existió, tenemos un escenario de catástrofe en las finanzas públicas de la nación.  Y ahora, la gran contradicción: este gobierno gusta de gastar, gasta mucho y gasta mal. Quiere recaudar pero rechaza la inversión privada; de ella deriva la renta de la que vive el Estado. Recurre entonces a la deuda; la deuda se utiliza para reforzar compromisos de corto plazo de la petrolera; la empresa ha perdido más de una vez su patrimonio, de manera que el endeudamiento se convierte en una trampa de plazos y vencimientos. La deuda no crea infraestructura, por tanto no aporta al crecimiento. No se interrumpen los programas clientelares pero acortan su rentabilidad y credibilidad. El gobierno pierde terreno y pierde recursos, pierde movilidad financiera y pierde control. El otro esquema es fiscal, pero se gravan las utilidades y se encuentran frenadas por la inversión que frena la transición.  Un dispendio mal orientado de inicio ha provocado una situación con escaso margen de recuperación en lo político y en lo económico. Se privilegió lo primero y se acotó lo segundo. Las dos fases están cercadas; los eufemismos cubrieron su etapa de inicio, como en todo clamor populista, dieron cuenta de arcas de una nación que preveía la contingencia. Esta llegó y los recursos ya no existen. No hay recursos. " ["post_title"]=> string(15) "No hay recursos" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(15) "no-hay-recursos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-26 08:33:02" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-26 13:33:02" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64533" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18169 (24) { ["ID"]=> int(64666) ["post_author"]=> string(2) "23" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-29 08:19:25" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-29 13:19:25" ["post_content"]=> string(4930) "La pandemia nos obligó a restringir las actividades productivas y sociales, así como nuestra movilidad. Ello nos llevó a buscar cómo adaptarnos para enfrentarla, y una respuesta en la esfera productiva fue la transición hacia el trabajo a distancia desde casa. Aunque las cifras varían, dependiendo de cada país y sus circunstancias, algunos expertos calculan que 6 de cada 10 empleados pasaron a una opción de trabajo virtual en el último año. El trabajo a distancia fue una respuesta a la pandemia, pero con el tiempo se han encontrado diferentes beneficios que anticipan que no será solo una opción temporal, sino que puede continuar con algunas adaptaciones que minimicen sus limitaciones y aprovechen sus beneficios. Lo que es una realidad es que el teletrabajo crecerá como opción en las empresas e impactará a diversos sectores de la economía. La mayoría coincide en que lo que se practicará después de la crisis sanitaria será un modelo híbrido entre el viejo modelo presencial y el modelo a distancia. Estos cambios tendrán serias repercusiones en los modelos de trabajo, de colaboración, de medición del desempeño, pero también en los sectores asociados. Es el caso de las industrias inmobiliaria, de turismo y restaurantes, y del transporte, entre otros. Hay varios datos de esta nueva realidad que vale la pena empezar a digerir: según Mckinsey, uno de cada cinco empleados va a seguir después de la pandemia trabajando desde casa entre tres y cinco días a la semana, y asistiendo ocasionalmente a las oficinas de sus empresas. Este cambio impactará a cuatro veces más empleados que antes del coronavirus. Boston Consulting Group asegura que el trabajo remoto pasará en los países desarrollados de ser 17% de prepandemia a 35% en postpandemia. Así, han aparecido nuevas palabras para denominar este nuevo esquema de trabajo: workation (trabajo remoto y vacaciones) y room-office (trabajo en hoteles) (https://bit.ly/3xtEcli). ¿Cómo impactarán estos cambios a los sectores relacionados? En el caso del sector inmobiliario se habla de un impacto importante ante el abandono de los grandes edificios de los corporativos por espacios más modestos, flexibles y grupales. Se prevé que dos de cada tres corporativos está pensando rediseñar sus espacios de oficina, buscando reducir los corporativos en al menos 30%. En los nuevos espacios de trabajo se privilegiarán los sitios colaborativos y las salas de videoconferencias. Se calcula que el impacto en la industria inmobiliaria podría llegar a 25% del tamaño de la industria. La industria alimentaria también recibirá el impacto del crecimiento del trabajo a distancia, pues se reducirá el gasto en los restaurantes dedicados a atender a los empleados y en las reducciones de los espacios y servicios de los comedores institucionales de las empresas. Las ventas de los restaurantes asociados cayeron en promedio 50% en 2020, y los servicios relacionados para los comedores institucionales en 70%. Por su parte, el sector de viajes de negocios será uno de los mayores perdedores en este cambio. McKinsey pronostica una reducción de al menos 20% en este tipo de viajes, afectando con ello a hoteles especializados, aerolíneas y restaurantes. Incluso el tráfico en las ciudades ya se ha visto impactado por las medidas restrictivas y las nuevas modalidades de trabajo a distancia, pues hay cálculos que hablan de una reducción de entre 30% y 40%, repercutiendo en menos consumo de combustibles, menos uso de los vehículos y sus renovaciones. Los grandes ganadores al parecer serán los espacios de coworking, centros de negocios y hoteles reconvertidos en espacio de trabajo. Se calcula que la demanda de este tipo de espacios se disparará en 300% tan solo en el primer trimestre de este año. Por lo visto los nuevos escenarios pasarán de ser grandes oficinas en los lugares céntricos de las ciudades a salas de conferencias de las plataformas de Zoom, Teams, Meet o Webex, y los espacios de oficina adaptados en nuestras casas. Bienvenidos a la nueva normalidad laboral. Contacto: www.marcopaz.mx, [email protected], Twitter @marcopazpellat, www.facebook.com/MarcoPazMX, www.ForoCuatro.tv y www.ruizhealytimes.com" ["post_title"]=> string(48) "El trabajo a distancia impactará a la economía" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(46) "el-trabajo-a-distancia-impactara-a-la-economia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-29 08:19:25" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-29 13:19:25" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64666" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18647 (24) { ["ID"]=> int(64533) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-26 08:33:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-26 13:33:02" ["post_content"]=> string(6988) "Esta transición ha acabado con todas las reservas que existían en tan solo dos años. Extinguió fideicomisos, el fondo de contingencias, el de desastres naturales, entre innumerables rubros que alguna vez brindaron protección a mujeres, a comunidades rurales, a pequeños con enfermedades terminales, al campo y por encima de todo este dispendio sin límite, la salud pública. Ha predominado la obstinación y el capricho. Se ha desechado la razón, el entendimiento y la voz de especialistas. Se ha hecho a un lado la ruta de las naciones ganadoras para arropar tendencias absolutistas y perdedoras en naciones sin futuro, como Bolivia y Venezuela. Se ha instalado un franco desafío al capital, a la empresa y a la creatividad y al talento emprendedor. Las razones pueden ser de simple desafío de las formas, pueden obedecer a una revancha histórica, a un rencor anquilosado en una concepción de rechazo de una sociedad progresista, a una visión cimentada en un pasado alguna vez redentor. Las conjeturas que pudieren resultar de un análisis profundo en campos del comportamiento no alteran los resultados y estos son altamente nocivos a la economía de la nación. Los números han demostrado el desvío de cantidades importantes a proyectos de los que hoy todavía, a dos años de gestión, se duda de su conclusión y puesta en marcha. La aberración de emprenderlos y la obstinación en sostener su construcción han puesto la cuenta pública en un riesgo sin precedente en la historia moderna del país. Nacieron sin la base que sustenta un proyecto en cuanto a estimación del costo del capital, retorno de la inversión y cálculo de permanencia para reflejar su solvencia. De los tres grandes proyectos no existen estudios confiables ni en monto definido de inversión ni en estudios de especialistas.  Los proyectos de gran envergadura de cualquier gobierno requieren del amparo de su operación; probado en la historia nuestra y de otras naciones ha sido el resultado negativo de empresas creadas desde la concepción de un gobierno para crearlas y operarlas. La razón es muy simple: la capitalización nunca debe descansar en el gasto corriente. Todo concepto de gasto tiene una vida finita. El destino de cualquier inversión tiene una vida útil y rentable. Estos dos conceptos reúnen riesgo y solamente un agente económico está capacitado para asumirlos. Los gobiernos no tienen negocios, en franco rechazo al concepto vertido por el presidente. No existen los negocios públicos por simple ética gubernamental. Los gobiernos jamás deben emprender un riesgo por cuenta de sus ciudadanos. La función de un gobierno es recaudar renta derivada de agentes productivos y regresar ese ingreso en servicios a la nación. El gobierno es un simple mediador en la función de distribución de recursos. La asunción de riesgo es una desviación clara y absurda en la concepción de gobierno como lo ha hecho esta transición en turno por espacio de dos años y meses. Esta transición que pretende transformar la vida pública del país ha optado por un centralismo perverso y una dispersión, término del presidente, para decidir sobre la dispensa de riqueza de la nación y hacer de la actividad económica una función estática y retardataria. El desafío a las formas del progreso ha cobrado en crecimiento y en retroceso cualitativo en la visión de la inversión. La calificación de las políticas públicas de esta transición ha mermado la confianza del capital interno al no permitir reposición de planta y equipo y del exterior en donde ha imperado la cautela que previene de capital fresco y recurre a simple reinversión de utilidades. El resultado de esta concepción de gobierno ha provocado un franco retroceso en la actividad económica en su conjunto. La fuga de capitales se ha convertido en una constante en el último año. La visión equivocada de esta transición ha reunido en lo inmediato, un desequilibrio en la demanda al haber frenado el impulso del abasto en las cadenas de producción y haber permitido la quiebra de un millón de empresas. Este abandono naturalmente altera la oferta de esos agentes retirados de la producción y cobertura de productos y servicios. Esto, a su vez, recibió una alteración más, el gobierno en su afán clientelar, distribuyó recursos sin padrón y provocó una liquidez temporal, que aunada a la liquidez de remesas del exterior han empujado una demanda inusual en la que se ha instalado una tasa de inflación no prevista.  La primera quincena de abril ya reflejó este fenómeno atemporal y arrojó una tasa del 6% para el año en su totalidad. El desequilibrio provocado desde el gobierno, por inacción y acción a la vez, pone en desventaja a la población en la demanda de bienes elásticos y sobre todo en los componentes de la canasta básica. El efecto demoledor de política económica implementado desde el inicio de esta transición, hoy cobra en todos los sentidos, iniciando por la detención de variables dinámicas en la inversión, en la consecución de cadenas de producción y ahora en la tasa inflacionaria. Si sumamos la demolición del ahorro, cifrado en las reservas agotadas, pretextando otro ahorro, el republicano que jamás existió, tenemos un escenario de catástrofe en las finanzas públicas de la nación.  Y ahora, la gran contradicción: este gobierno gusta de gastar, gasta mucho y gasta mal. Quiere recaudar pero rechaza la inversión privada; de ella deriva la renta de la que vive el Estado. Recurre entonces a la deuda; la deuda se utiliza para reforzar compromisos de corto plazo de la petrolera; la empresa ha perdido más de una vez su patrimonio, de manera que el endeudamiento se convierte en una trampa de plazos y vencimientos. La deuda no crea infraestructura, por tanto no aporta al crecimiento. No se interrumpen los programas clientelares pero acortan su rentabilidad y credibilidad. El gobierno pierde terreno y pierde recursos, pierde movilidad financiera y pierde control. El otro esquema es fiscal, pero se gravan las utilidades y se encuentran frenadas por la inversión que frena la transición.  Un dispendio mal orientado de inicio ha provocado una situación con escaso margen de recuperación en lo político y en lo económico. Se privilegió lo primero y se acotó lo segundo. Las dos fases están cercadas; los eufemismos cubrieron su etapa de inicio, como en todo clamor populista, dieron cuenta de arcas de una nación que preveía la contingencia. Esta llegó y los recursos ya no existen. No hay recursos. " ["post_title"]=> string(15) "No hay recursos" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(15) "no-hay-recursos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-26 08:33:02" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-26 13:33:02" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64533" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(17) ["max_num_pages"]=> float(9) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "85442a1af5d693778ef295056b939692" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
fideicomisos

No hay recursos

Esta transición ha acabado con todas las reservas que existían en tan solo dos años. Extinguió fideicomisos, el fondo de contingencias, el...

abril 26, 2021

El trabajo a distancia impactará a la economía

La pandemia nos obligó a restringir las actividades productivas y sociales, así como nuestra movilidad. Ello nos llevó a buscar cómo adaptarnos...

abril 29, 2021




Más de categoría

CODERE… Nuevos Acuerdos. ¿Y la Industria Hípica…?

CODERE es la “accionista mayoritaria” de la permisionaria que usufructúa las 52 hectáreas que ocupa el complejo “Las Américas”...

mayo 6, 2021

La Economía del “Pueblo”

Por décadas hemos escuchado la acepción de “pueblo” como algo que relaciona la concepción de gobierno y gobernados, como...

mayo 3, 2021

El trabajo a distancia impactará a la economía

La pandemia nos obligó a restringir las actividades productivas y sociales, así como nuestra movilidad. Ello nos llevó a...

abril 29, 2021
universidades que generan más multimillonarios en el mundo 

Las universidades que generan más multimillonarios en el mundo 

Varios de los multimillonarios en el mundo no asistieron a ninguna universidad o la abandonaron antes de obtener un...

abril 28, 2021