Silencio creativo

A continuación se ofrece una reflexión sobre el libro más reciente de Francisco González Crussi: Más allá del cuerpo.

12 de octubre, 2021

Me recomendaron un ensayo literario. Gracias a la ventaja de los envíos a domicilio, un par de días después lo tenía entre mis manos. Me llamó la atención que su autor fuera un médico patólogo mexicano, además de escritor, al que –debo decir—no conocía. Su nombre es Francisco González Crussi y el del libro Más allá del cuerpo, obra recién publicada dentro de una numerosa colección de tratados literarios del mismo género. Comencé con el primer ensayo que me resultó muy apasionante. En él habla sobre la embriogénesis y la conceptualización que sobre sí mismo desarrolla el ser humano a través de la historia. Disfruté cada línea, cada párrafo. De una forma muy poética, iniciando en la Grecia clásica, se expresa en torno a órganos anatómicos específicos en variadas especies animales, hasta convencernos de que nosotros los humanos no somos tan distintos de otras especies, como nuestra soberbia nos lleva a suponer.

Seguí leyendo y me topé con dos ensayos que poseen su pátina de conocimiento médico, pero giran en torno al arte barroco. El primero se enfoca en la monarquía europea revisando aspectos tan originales como por qué los reyes usaban pelucas; el segundo, respecto a la pintura clásica, en particular de la época dorada en los Países Bajos.  En ese punto fue donde más me sorprendió su oficio de ensayista. La maestría para  generar atmósferas y poner a jugar conocimientos  que él ya poseía antes de sentarse a escribir. 

Francisco González Crussi nació en 1936. En cada línea se nota la forma como ha aprovechado su vida en leer, viajar, documentarse y compartir ese cúmulo de conocimientos que ha venido adquiriendo con el tiempo. Y es justo lo que me llevó a reflexionar acerca del valor de la lectura como una herramienta de profundización de la vida misma, tanto la de otros como la propia.

La pandemia nos ha estrujado el alma a todos, a unos más, a otros menos. Nos ha sumido en unas aguas profundas y oscuras, de entre las cuales en cualquier momento sentimos que va a emerger una bestia que acabará con nosotros o nuestros seres queridos.  Hemos hallado formas de ocupar el tiempo, de utilizar las limitaciones físicas como motores de búsqueda personales o familiares, aunque hay ratos cuando nos sorprende nuestra propia percepción de vulnerabilidad. Puede suceder que nos tornemos agresivos, ya sea con nosotros mismos o con quien existe en nuestro entorno personal. No alcanzamos a visualizar el mundo sin ese filtro de negatividad que contamina nuestra forma de mirar.  Aquí fue justo donde el libro de González Crussi me llevó a analizar un hecho real para mí como lectora.  La obra incluye una sección de reproducciones de los óleos a los cuales va haciendo referencia.  Por mencionar uno de tantos que estudia:   

“La visita del médico” de Jan Steen, (1626-1679), óleo en el que aparecen la paciente en cama, una mujer de pie con una copa con un líquido rojizo; el médico sentado al lado de la cama.  En la pared posterior hay un cuadro  que representa un caballo y varios varones desnudos caminando a su lado.  A la derecha en primer plano, el extremo de una mesa vestida con un mantel grueso, y al fondo una escalera que remata en una puerta, la cual se presenta cerrada.  La descripción de este óleo y la asociación que el ensayista hace con otros cuadros de la época, así como con personajes de ese tiempo, enriquece la narrativa.  Pasamos de decir: “Es una representación de una enferma, su familiar y el médico”, a darle profundidad y –por qué no– universalidad, como una forma de disfrutar más lo que tenemos enfrente, deteniendo la vista en cada detalle y tratando de interpretar la relación de una figura con otra y del mensaje que el pintor quiso dejar a través de su obra.

Regresando al tiempo presente: La sugerencia que nos hace el autor es a ser un tanto más observadores, más curiosos.  Formularnos preguntas y tratar de contestarlas, no necesariamente desde nuestro cúmulo personal de conocimientos, sino consultando otras fuentes.  No tienen que ser preguntas que “todo mundo” haría, sino aquellas que a mí como observador me inquietan.  Si relacionamos un elemento con otros, comenzamos a vivir un proceso de creación personal divertido y original. En cambio, si no contamos con elementos previos  con los cuales cotejar o enriquecer lo que ahora percibimos, terminaremos aburridisimos y desesperados, si no es que irascibles y explosivos.

Cada libro es una propuesta que se nos presenta.  Y como diría el propio González Crussi al hablar de cerebro y corazón, lo hace a través de los sentidos, pero finalmente va a dar al hueco que tenemos todos en el pecho, donde se aloja el corazón.  Recordando algún aforismo popular, florecerá en nosotros aquello que sembremos. Alejarnos del caos para entablar un diálogo personal con los amigos (libros) que decidamos tomar en nuestras manos, es una forma de conocer la vida desde distintas perspectivas; disfrutar nuevas experiencias y celebrar el hecho de existir, a partir de una lectura distinta de la cotidianidad, desde nuestro propio silencio creativo.

 

Comentarios
object(WP_Query)#17661 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71451) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "30-09-2021" ["before"]=> string(10) "28-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71451) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "30-09-2021" ["before"]=> string(10) "28-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17660 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17667 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17669 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "30-09-2021" ["before"]=> string(10) "28-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-09-30 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-10-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (71451) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17657 (24) { ["ID"]=> int(71057) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-01 08:53:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-01 13:53:04" ["post_content"]=> string(5032) "Querida Tora: En el 16 vive una chava muy mona que se viste muy bien y anda siempre a la última moda (dentro de sus posibilidades, claro); y a todo el mundo que se deja, le dice que la vida de la vecindad no es para ella, que va a ser muy rica y poderosa. Claro que nadie se lo cree. Sobre todo, porque es novia del chavo del 27, que tiene todavía menos que ella. Pues resulta que un día la vinieron a dejar en un coche último modelo, blindado, con todas las comodidades y caprichos que las armadoras han inventado. Todo el mundo salió a ver y la miraron despidiéndose de beso de un muchacho muy guapo, muy bien vestido y con tipo de artista de cine. Y todos dijeron: ésta ya cambió al del 27 por el futuro del que tanto habla. Pues no: sigue saliendo con el del 27, y si le preguntan a ella o a él qué ha pasado, dicen que nada, que todo va bien. Pero no es cierto, porque yo he visto que el del carrazo la deja a veces a una cuadra de la vecindad, a veces un poco más lejos, para que el del 27 no se entere de que la viene a dejar. Pero el del 27 no es tonto; ya se las olió, y anda patrullando los alrededores a ver si la descubre con el otro. En la vecindad los chismes andan a todo lo que dan, y hasta se cruzan apuestas sobre quién se va a quedar con la chica, como si fuera película de Hollywood. Y casi todos dicen que se quedará con el pobre (influencia de las películas de la Edad de Oro del cine mexicano). Pero yo vi a la chava con el ricachón el otro día discutiendo, porque él le exigía que se fuera ya con él; y en cuanto llegó a la vecindad, el del 27 le salió con algo parecido. ¿Y sabes lo que hizo ella? Se echó a llorar y se encerró en su vivienda. Bueno, pues el del cochazo le trajo serenata. Tuvo que convencer (léase untar la mano) al portero, pero trajo un mariachi bastante grande, y lo metió al patio, hasta la ventana de la chica. Y se arrancaron con el repertorio más escogido del romanticismo. Toda la vecindad se levantó y salió a los pasillos y al patio, y cada canción la premiaban con entusiastas aplausos; y cuando se hacía el silencio, volteaban a ver la puerta del 27. Al cabo de un buen rato, la puerta del 27 se abrió y salió el chavo con sus ropitas de diario y una guitarra; se plantó junto a la ventana del 16 y se puso a cantar un bolero (no de ardido, sino de esperanzado). Para sorpresa de todos, cantó de maravilla, y el aplauso no se hizo esperar. Empezó entonces un duelo entre el mariachi con sus trompetas y estruendo y la voz fina y agradable del chavo. Los vecinos estaban entusiasmados, y cada uno pedía su canción favorita, y al final se habían olvidado de la chava, para gozar del inesperado concierto. ¿Pero qué crees? La ventana del 16 no se abría, y ni siquiera encendían la luz. A mi me picó la curiosidad, y por la ventana de la cocina me metí al 16. Y allí estaba la chava, a oscuras, porque no quería que los pretendientes se dieran cuenta de nada, llorando y tratando de decidir cuál de ellos le gustaba más. La madre le aconsejaba que escuchara a su corazón, y el padre le urgía a pensar en el coche del ricachón. Pero ella quería a los dos. Así como lo oyes: a los dos. Y la cosa no tenía solución (aparentemente). La solución vino de donde menos se esperaba. El riquillo (le voy a decir así, porque después de todo me cayó bien) se acercó al del 27 y lo felicitó por la forma en que cantaba. El otro, sin perder seriedad ni aplomo, le dio las gracias (lo cortés no quita lo valiente), y le pidió que saliera con él a la calle para “hablar” más a gusto. Los vecinos se alborotaron, esperando quién sabe qué. Pero el del coche le dijo al chavo que no había necesidad; que él era productor de televisión; y le ofreció presentarlo en un programa folklórico cantando. El chavo se quedó patitieso: era lo que siempre había querido, pero no sabía cómo lograr. Y sin pensarlo mucho, le dijo que sí. Total, que quedaron en verse en la oficina de la televisora hacia mediodía. Igualito que una película mexicana: el chavo se presentó en el programa, tuvo éxito, y ahora anda por todo el país cantando en palenques, teatros y fiestas particulares. Gana lo que quiere, le sobran las chamacas y ya se olvidó de la del 16. El riquillo no ha vuelto a la vecindad, ocupado en coordinar la carrera del chavo. Y la del 16 sigue trabajando en la misma zapatería de antes, y acariciando sueños de grandeza. Creo que, aquí, la única que perdió fue ella. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 243" ["post_excerpt"]=> string(191) "Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones sobre lo que ahí ve." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-243" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-01 08:53:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-01 13:53:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71057" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17610 (24) { ["ID"]=> int(71645) ["post_author"]=> string(2) "10" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-15 15:27:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-15 20:27:02" ["post_content"]=> string(5190) "El gran actor Héctor Bonilla vuelve a poner la obra de teatro Almacenados en el Centro Nacional de las Artes (CENART),  un espacio público con precios accesibles para que cualquier persona pueda ir al teatro. Se cumplen con todas las condiciones sanitarias y de seguridad, y todos los protocolos son muy estrictos para que el público esté muy seguro, el aforo es del 50%.   Bonilla se encuentra acompañado por sus dos hijos, en la dirección Fernando Bonilla, y actuando junto a él Sergio Bonilla.    Héctor Bonilla nos cuenta lo siguiente: “Para mí Almacenados significa la amistad con el autor de esta obra y trabajar con mis dos hijos.  Es una obra entrañable a la que hay que regresar siempre. Es un pobre hombre muerto de miedo de perder su trabajo, aferrado a éste olvidándose de la coherencia de por qué o para qué se trabaja. Es un personaje que espera la visita del joven que se va a quedar con su puesto.   “Pone en evidencia dos posiciones, respecto a la relación laboral: la mezquindad del viejo Lino que está viendo cómo defender su sueldo, cómo aferrarse a un puesto, y a la frescura del joven Nin, que le abre caminos para que entienda y, sin embargo, al final de la obra, vemos que Nin va a caer en lo mismo, y esto es una lección tremenda que deja la obra”.   El director Fernando Bonilla comenta que la estrenaron en 2012 y que han recorrido con esta obra buena parte del país, participando en festivales internacionales.   “Es una puesta de dos actores –comenta Fernando Bonilla– que sucede en un inmenso almacén vacío y que plantea un tema fundamental que es el sentido del trabajo. El señor Lino se aferra a la fantasía de qué su trabajo es útil para algo y a seguir cobrando su sueldo, el mínimo desde hace 30 años, llega un joven para reemplazar al viejo porque el viejo será jubilado, contra su voluntad por enfermedad, y el joven empieza a generar una empatía por el viejo.   “Esta obra habla de temas muy importantes, dolorosos y complejos que espejean a todos, qué estamos esclavizados por este sistema, hay que pensar en esto, en cómo el estado apoya o no apoya a personas de esta edad. Se tocan estos temas con humor y el público se ríe mucho.   “El hecho de que sean los actores padre e hijo y que aparte tengan un físico parecido, nos puede dar una idea de que Nin podría ser Lino de  joven, la idea de que el ser humano lo construya su contexto, y la idea de que este joven se va a convertir en ese viejo grotesco o a lo mejor puede escapar a su destino.   “Otra cosa que se me hace importante es que la pandemia nos ha hecho reflexionar sobre nuestra vida, sobre nuestro encierro, sobre el sentido de nuestro trabajo, y también que muchos hemos pasado dificultades económicas y angustia de donde podemos trabajar, y estamos en una coyuntura global con respecto al trabajo, estamos en un país que durante décadas se ha oprimido a la gente trabajadora, se ha abaratado la mano de obra, somos de los países que tenemos menos días feriados. Ha sido una buena excusa para reencontrarnos los tres de la familia y para convivir.   “Las últimas funciones de esta obra la tuvimos en 2018, mi padre dice que para él no ha cambiado nada la lectura de la obra, pero para mí sí, el contexto que se le da a la obra depende de cada espectador. Sí es complicado trabajar con familia, estamos con esto desde el 2012 y lo que hicimos fue que el conocimiento que teníamos del otro sumara, hay cosas que espejean la relación entre mi padre y hermano, y esto lo usamos para enfatizar ciertas cosas, hay que ser muy profesional y dividir mucho nuestra relación familiar con el trabajo, hay algunos cambios en esta puesta en escena.   “Los seres humanos de la puesta tienen 10 años más y eso hace que también la obra sea diferente porque han evolucionado como personas. La pandemia nos debe dar una lección de qué los grandes problemas no los podemos resolver con esfuerzos individuales, sino con esfuerzos colectivos y globales. El capitalismo salvaje está viviendo una crisis mundial, y hay que replantearnos muchas cosas”.   El estreno es este viernes 15 de octubre y la temporada se extiende hasta el 14 de noviembre, viernes, sábado y domingos, los boletos cuestan 120 pesos y hay descuentos.  " ["post_title"]=> string(64) "Entrevista con Actor y Director de la obra de teatro Almacenados" ["post_excerpt"]=> string(181) "Almacenados es una obra teatral que toca temas centrales de las relaciones humanas. Claudia Blix nos presenta una entrevista con los propios protagonistas de la puesta en escena. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(64) "entrevista-con-actor-y-director-de-la-obra-de-teatro-almacenados" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-15 15:27:02" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-15 20:27:02" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71645" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17657 (24) { ["ID"]=> int(71057) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-01 08:53:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-01 13:53:04" ["post_content"]=> string(5032) "Querida Tora: En el 16 vive una chava muy mona que se viste muy bien y anda siempre a la última moda (dentro de sus posibilidades, claro); y a todo el mundo que se deja, le dice que la vida de la vecindad no es para ella, que va a ser muy rica y poderosa. Claro que nadie se lo cree. Sobre todo, porque es novia del chavo del 27, que tiene todavía menos que ella. Pues resulta que un día la vinieron a dejar en un coche último modelo, blindado, con todas las comodidades y caprichos que las armadoras han inventado. Todo el mundo salió a ver y la miraron despidiéndose de beso de un muchacho muy guapo, muy bien vestido y con tipo de artista de cine. Y todos dijeron: ésta ya cambió al del 27 por el futuro del que tanto habla. Pues no: sigue saliendo con el del 27, y si le preguntan a ella o a él qué ha pasado, dicen que nada, que todo va bien. Pero no es cierto, porque yo he visto que el del carrazo la deja a veces a una cuadra de la vecindad, a veces un poco más lejos, para que el del 27 no se entere de que la viene a dejar. Pero el del 27 no es tonto; ya se las olió, y anda patrullando los alrededores a ver si la descubre con el otro. En la vecindad los chismes andan a todo lo que dan, y hasta se cruzan apuestas sobre quién se va a quedar con la chica, como si fuera película de Hollywood. Y casi todos dicen que se quedará con el pobre (influencia de las películas de la Edad de Oro del cine mexicano). Pero yo vi a la chava con el ricachón el otro día discutiendo, porque él le exigía que se fuera ya con él; y en cuanto llegó a la vecindad, el del 27 le salió con algo parecido. ¿Y sabes lo que hizo ella? Se echó a llorar y se encerró en su vivienda. Bueno, pues el del cochazo le trajo serenata. Tuvo que convencer (léase untar la mano) al portero, pero trajo un mariachi bastante grande, y lo metió al patio, hasta la ventana de la chica. Y se arrancaron con el repertorio más escogido del romanticismo. Toda la vecindad se levantó y salió a los pasillos y al patio, y cada canción la premiaban con entusiastas aplausos; y cuando se hacía el silencio, volteaban a ver la puerta del 27. Al cabo de un buen rato, la puerta del 27 se abrió y salió el chavo con sus ropitas de diario y una guitarra; se plantó junto a la ventana del 16 y se puso a cantar un bolero (no de ardido, sino de esperanzado). Para sorpresa de todos, cantó de maravilla, y el aplauso no se hizo esperar. Empezó entonces un duelo entre el mariachi con sus trompetas y estruendo y la voz fina y agradable del chavo. Los vecinos estaban entusiasmados, y cada uno pedía su canción favorita, y al final se habían olvidado de la chava, para gozar del inesperado concierto. ¿Pero qué crees? La ventana del 16 no se abría, y ni siquiera encendían la luz. A mi me picó la curiosidad, y por la ventana de la cocina me metí al 16. Y allí estaba la chava, a oscuras, porque no quería que los pretendientes se dieran cuenta de nada, llorando y tratando de decidir cuál de ellos le gustaba más. La madre le aconsejaba que escuchara a su corazón, y el padre le urgía a pensar en el coche del ricachón. Pero ella quería a los dos. Así como lo oyes: a los dos. Y la cosa no tenía solución (aparentemente). La solución vino de donde menos se esperaba. El riquillo (le voy a decir así, porque después de todo me cayó bien) se acercó al del 27 y lo felicitó por la forma en que cantaba. El otro, sin perder seriedad ni aplomo, le dio las gracias (lo cortés no quita lo valiente), y le pidió que saliera con él a la calle para “hablar” más a gusto. Los vecinos se alborotaron, esperando quién sabe qué. Pero el del coche le dijo al chavo que no había necesidad; que él era productor de televisión; y le ofreció presentarlo en un programa folklórico cantando. El chavo se quedó patitieso: era lo que siempre había querido, pero no sabía cómo lograr. Y sin pensarlo mucho, le dijo que sí. Total, que quedaron en verse en la oficina de la televisora hacia mediodía. Igualito que una película mexicana: el chavo se presentó en el programa, tuvo éxito, y ahora anda por todo el país cantando en palenques, teatros y fiestas particulares. Gana lo que quiere, le sobran las chamacas y ya se olvidó de la del 16. El riquillo no ha vuelto a la vecindad, ocupado en coordinar la carrera del chavo. Y la del 16 sigue trabajando en la misma zapatería de antes, y acariciando sueños de grandeza. Creo que, aquí, la única que perdió fue ella. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 243" ["post_excerpt"]=> string(191) "Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones sobre lo que ahí ve." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-243" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-01 08:53:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-01 13:53:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71057" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(17) ["max_num_pages"]=> float(9) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "775002ceac435ee57e8d80791f5bbaf5" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
CARTAS A TORA 244

CARTAS A TORA 243

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora,...

octubre 1, 2021
Entrevista con Actor y Director de la obra de teatro Almacenados

Entrevista con Actor y Director de la obra de teatro Almacenados

Almacenados es una obra teatral que toca temas centrales de las relaciones humanas. Claudia Blix nos presenta una entrevista con los...

octubre 15, 2021




Más de categoría

A 158 años del fallecimiento de Jacob Grimm

Los hermanos Grimm, Jacob y Wilhelm, han pasado a la historia de la literatura por recopilar  leyendas y cuentos...

octubre 27, 2021

La vida en rosa ⏐Flavia en la cultura: un espacio de vanguardia

Flavia es una galería de arte ubicada en Xalapa. Nidia Sánchez nos da un recorrido por sus salas y...

octubre 26, 2021

CARTAS A TORA 245

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le...

octubre 26, 2021

Zeitgeist

¿Irá a extinguirse la figura del lector en un mundo acaparado por lo digital? Cada vez tenemos acceso a...

octubre 26, 2021