La vida en rosa ⏐ Días de aliento

El multipremiado escritor, poeta, politólogo y documentalista Iván Uriel Atanacio Medellín, va de la mano de sus novelas, poemarios, producciones de cine, sus vastos conocimientos y sensibilidad extraordinaria, recorriendo el mundo y se abre paso como embajador...

7 de junio, 2021

El multipremiado escritor, poeta, politólogo y documentalista Iván Uriel Atanacio Medellín, va de la mano de sus novelas, poemarios, producciones de cine, sus vastos conocimientos y sensibilidad extraordinaria, recorriendo el mundo y se abre paso como embajador de las letras, de la cultura y el arte. Ganando presencia y prestigio, como ahora ocurre con su más reciente novela Días de aliento, coloca a México en el escenario mundial.

Escrita durante este largo periodo de encierro, tiene sus antecedentes en la trilogía “Apología del encuentro”, y particularmente tiene la razón de ser después de El Muro. Comenzó a tomar forma y estructura durante la pandemia.

Días de aliento es una novela destinada a la reflexión que nos conduce a observar el proceso de transformación que ha tenido el magisterio, apuntes sobre todos aquellos que han estado en la primera línea atendiendo el urgente tema de salud, tocando historias donde los personajes viven con alzheimer, en la vejez. Es también un acercamiento a mirar, como en un caleidoscopio, la violencia en general, la intrafamiliar, donde las protagonistas mujeres deben salvaguardar la vida en el exterior.  Es un homenaje a estos sectores, escrita con mucho dolor y esperanza. 

Las restringidas condiciones con las que vivimos desde el año pasado y hasta nuestros días, no han impedido el prolífico trabajo de Iván Uriel, quien siguiendo de cerca las historias que se han desarrollado durante este tiempo de batalla, profundiza en la vida, el dolor y la esperanza. 

Esta novela se presenta en su primera edición como un libro digital. Es importante que no tuviera fin comercial y forma parte de las lecturas en las universidades de algunos países, mientras El Muro continúa su camino en más eventos. El Muro tiene lecturas pactadas, y nuestro escritor refiere que son experiencias en las que disfruta la convivencia y se regocija el corazón. 

Los enlaces a través de la tecnología brindan la oportunidad de mayor audiencia sin fronteras, mantienen viva la palabra y la cercanía para escucharlos. Confiesa que ha permanecido activo trabajando.




Esta burbuja que por momentos pareció encapsularnos permitió también la gestación del tercer poemario titulado Así del tiempo, que se une a Puntos cardinales y Navegar sin remos, de la que tendremos pormenores más adelante.    

El nombre del escritor Iván Uriel es necesariamente un referente en el tema universal de la migración que ha desarrollado magistralmente en su trilogía El Surco, El Ítamo y, por último, El Muro.

Iván Uriel Atanacio es politólogo egresado de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla y Maestro en Letras Españolas e Hispanoamericanas por la Universidad de Barcelona. 

Al preguntarle sobre sus viajes y visitas a distintas universidades, expresa que cada lugar en el que se presenta merece toda su entrega, emocionado de conocer personas y compartir lecturas.

La literatura es la mayor satisfacción cuando detona reflexión, tratar de comprender el mundo juntos, le apasiona asistir a eventos en su natal Xalapa (Veracruz) en donde también es uno de los coordinadores del Maratón Nacional de Lectura, llevando la bandera de su país a otros continentes se convierte en una obra de todos. Cada lugar tiene su propia problemática, estar sin preferencias políticas o religiosas aceptando ser distintos.

Al preguntarle cómo observa la migración, responde que tiene diferentes acotaciones, es un fenómeno social, político, universal, que está vigente en la historia de la humanidad. 

La migración ha sido un detonante para escribir tomando las distintas causas, en su gran mayoría dolorosas, en ese afán de salir adelante al encuentro de mejores oportunidades, sobrevivir. La obra de Iván Uriel nos conduce a la reflexión constante de los motivos para migrar, como ayudar a la familia, en otros casos por situaciones políticas, persecuciones, racismo, sobrevivencia, sueños, las causas e historias de superación que tienen fuerza.

Hay migraciones distintas en los países y presentarlas en la travesía intercontinental ante colectivos, migrantes, artistas y en universidades, donde a pesar de la distancia compartir las historias con la posibilidad de un diálogo que propicia un contacto directo con expresiones positivas que nos une y enriquece. Escribir sobre migración ha implicado dar un rostro y voz a quien no la tiene; un espacio a los sentimientos y emociones en el que se conjugan la economía y política.

“Mi padre fue migrante, es así que comienzo mi contacto con la migración que se había convertido en un mito, fue comerciante y acompañarlo a las vendimias permitía la cercanía con la gente” declara Iván Uriel. Se siente seguidor de los pasos de sus padres a través del trabajo social, que es vital. Desde niño, Iván Uriel fue testigo de una madre activa, generosa, con grandes ideales, defensora de los derechos humanos y laborales, ella es su motivación para crear personajes femeninos en sus novelas, un homenaje al género.

El Surco es una novela testimonial con una fuerza interior de quien labra la tierra y con sus manos va construyendo su vida. Publicada en 2011 y editada por la Universidad Iberoamericana Puebla. Ha sido adaptada al teatro y como serie fue transmitida en México y Estados Unidos a través de estaciones de radio y aplicaciones digitales gratuitas.

Su apasionante trabajo comenzó con una bitácora migrante, luego Iván Uriel realizó entrevistas siempre de distintas voces para lograr una y convertirla en novela testimonial que de la palabra lleva a la reflexión. El escritor había hecho de esta obra historias por separado que mostró a su maestro Sergio Pitol, quien motivó a Iván Uriel a convertirlo en una novela, y es así como nace su gira Apología del encuentro. 

El Surco fue seleccionada como novela extranjera invitada al Encuentro Nacional de Escritores de Chile, y elegida para celebrar el Día Internacional de la Lengua Materna por parte de INALI, México. El Surco está en la Literatura Mexicana del Siglo XX de la UNAM y ocupa un espacio en universidades internacionales como Stanford.

La segunda entrega fue El Ítamo, que es una novela de ficción editada por la Universidad Veracruzana y la Universidad Veracruzana Intercultural, está basada en la cosmovisión de los pueblos originarios de América Latina, donde los jóvenes han tomado como reflexión encontrar su propio Ítamo, en la otra y en el otro, con un enfoque de género.

Desde una observación muy íntima de sentires El Ítamo es una novela intercultural ubicada en diferentes localidades mostrando cómo se vive la interpretación de la vida, la muerte y la esperanza. 

Esta novela celebró el décimo aniversario de las Universidades Interculturales de los estados de Puebla y Veracruz. El Ítamo Representó a México durante la Semana de Escritores Hispanos organizada por las universidades UMASS, Harvard y Boston University, y el Instituto Cervantes de España. Ha sido comentada en instituciones y colectivos culturales de El Salvador, Francia, España, Holanda, Perú, Chile, Argentina e Irlanda, ha motivado la realización de cortometrajes y ciclos literarios. En 2020 la novela fue traducida al italiano para ser difundida de forma gratuita y digital.

El Muro es la novela con la que cierra la trilogía “Apología del encuentro” que tiene su propia estructura, editada por la Academia Literaria de la Ciudad de México, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla. Esta novela une testimonio y ficción, donde la identidad es un tema fundamental más allá de las causas, una humanidad que se mueve no solo físicamente sino en las ideas, necesitamos derribar las barreras para unirnos más allá de la política o la orientación religiosa, que caigan los muros con la posibilidad de encontrarnos en la esperanza. 

La Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México fue uno de los escenarios donde El Muro fue presentada y en la Biblioteca Carlos Fuentes, de Xalapa. Las reflexiones de la novela han sido compartidas en portales digitales en México, San Luis Potosí, Oaxaca, Monterrey, Xalapa, Barcelona, Zaragoza en España, Lyon en Francia, Dublín en Irlanda, Estados Unidos y Santiago en Chile.

Multifacético y humanista, Iván Uriel ha estado presente en diferentes proyectos sociales como la alfabetización en zonas de alta marginación en Veracruz, desarrollando trabajo social. Es pionero del presupuesto participativo y de los diagnósticos sociales como herramienta de elaboración de políticas públicas participativas. 

De su carrera ha tomado a las ciencias políticas para comprender y profundizar. Sus documentales han estado enfocados a favor de los derechos humanos de las mujeres. “Día de descanso” muestra a las trabajadoras del hogar, reconociendo sus derechos laborales, empoderándose y en continua capacitación los días domingo que son jornadas distintas en la que se dan el tiempo para reunirse y organizar actividades que les permiten también el desarrollo humano. 

“Día de descanso” fue reconocido y seleccionado en la categoría “Mejor documental internacional” del Festival Internacional en Derechos Humanos de Bogotá (Colombia) y nominado al Premio Guillermo González Camarena por Valor Testimonial. 

Otro documental que realizó el año pasado es “Sueño y lucha” basado en el convenio 189 de la OIT que ratifica la ONU, donde las mujeres trabajadoras son las protagonistas del tema sobre derechos laborales en el mundo, que es tan importante. Estuvo al frente en la dirección del documental “La Voz humana”.

Produjo el documental “Tu ciudad, tus derechos” para la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, “Hitos: Realidad, ideales y utopías”, documental histórico para la Universidad Iberoamericana, ganador del Mérito al Valor Iconográfico de los premios Pantalla de Cristal.

Es verdad que queda mucho por citar de la gran trayectoria de Iván Uriel Atanacio Medellín, que me resulta imposible en esta primera entrega. Es justo mencionar que Iván Uriel recibió el Mérito Juvenil en la Ciudad de Xalapa, el Mérito Humanitario Hayek (Miami-Ciudad de México), y en nueve ocasiones el Premio Cruz Forjada de la UPAEP, donde le fue otorgado el Premio Abelardo Rodríguez, que se trata de la máxima condecoración universitaria. Le fue otorgado el Premio Aportación a las Letras Mexicanas por el Maratón Nacional de Lectura y Cuento Corto y el gobierno del estado de Veracruz.

Es columnista de Filmakersmovie, sitio iberoamericano ganador en tres ocasiones del Premio Nacional a Mejor Página de Internet en México, donde trabaja acompañado y apoyado siempre por su familia.

Es miembro activo de Hispanic Writers, es miembro honorario de la Sociedad de Escritores de Chile, integrante distinguido de la Academia Literaria de la Ciudad de México.

En 2018, Iván Uriel coordinó el programa “Los retos del español ante el nuevo milenio” organizado por el Instituto Cervantes de España en Lyon, Francia.

Sus novelas han recorrido una gira de más de 12 países. 

Iván Uriel Atanacio Medellín agradece vivir para la literatura, el arte y la cultura, que comparte en otros idiomas generando reflexión para dejar el corazón abierto.

 

Comentarios
object(WP_Query)#17845 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(66473) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "19-05-2021" ["before"]=> string(10) "16-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(66473) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "19-05-2021" ["before"]=> string(10) "16-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17804 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17791 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17797 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "19-05-2021" ["before"]=> string(10) "16-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-05-19 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-06-16 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (66473) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17837 (24) { ["ID"]=> int(66276) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-04 00:10:45" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-04 05:10:45" ["post_content"]=> string(3188) "Somos lo que leemos La mujer de la falda violeta Natsuko Imamura (Japón) Duomo Ediciones (España) 192 pp Una novela sobre la indiferencia Mi calificación: 3 de 5 estrellas. Desde hace algunas décadas me hice fanático de la literatura japonesa: Tanizaki, Kawabata, Oe, Mishima, Murakami, Yoshimoto, Kawakami… y ahora la muy joven Natsuko Imamura. La narrativa nipona contemporánea, a mi juicio, podría tener un elemento común –y opiáceo– en sus escritores: la soledad. Lo cual no deja de ser paradójico: siendo un país tan densamente poblado, con áreas metropolitanas entre las más grandes del mundo, donde, como dice la canción de Mecano: “entre miles de tornillos viven… y en un metro hay dos…”. Siendo un país tan habitado, los personajes de las letras japonesas suelen encontrarse unidos en soledades que hielan la sangre. Es el caso de La mujer de la falda violeta de Imamura. Es la historia de una mujer que vive aislada en la ciudad más grande del mundo; una mujer que no se relaciona con nadie y que apenas habla. Es tan extraña que los niños en el parque la molestan y se inventan juegos con ella, como tocarla en el hombro y salir corriendo. Esta mujer, cuya existencia es irrelevante e indiferente –he ahí el aspecto trágico–, se vuelve la obsesión de la narradora, una obsesión que la termina convirtiendo en ella. Nadie sabe el nombre de la mujer de la falda violeta, nadie sabe quién es. La narradora, de algún modo alter ego de aquella mujer, se transfigurará en su voyeuse. También vive aislada y su vida es vacía e irrelevante. Viste una rebeca amarilla, y así como el anonimato y la casi no-existencia de la mujer de la falda violeta se traduce en esa prenda característica, así la narradora se pierde en la no-existencia de la indiferencia, a tal grado que ella misma se asume como “la mujer de la rebeca amarilla”, y no alguien con nombre, apellido e historia. A veces no es fácil seguir a los narradores japoneses. Conozco muchas personas que después de leerlos se quedan con esa sensación de no saber qué decir. Tal vez, si mi reseña es certera, pueda servir de guía para encontrar el sentido en las palabras de esta notable obra literaria sobre la indiferencia de ser diferente, sobre lo difícil que es encontrar un lugar en el mundo, sobre el aniquilamiento del ser en medio de las inmensas masas vivientes que son las ciudades. Recomiendo esta novela a todos ustedes, dilectos amigos." ["post_title"]=> string(86) ""Somos lo que leemos" | La mujer de la falda violeta: una novela sobre la indiferencia" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(81) "somos-lo-que-leemos-la-mujer-de-la-falda-violeta-una-novela-sobre-la-indiferencia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-05 19:47:49" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-06 00:47:49" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=66276" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17770 (24) { ["ID"]=> int(65923) ["post_author"]=> string(3) "154" ["post_date"]=> string(19) "2021-05-26 13:24:35" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-05-26 18:24:35" ["post_content"]=> string(5227) "El 20 de mayo se celebró el quinto centenario de la conversión de san Ignacio de Loyola. Hubo una celebración solemne de la apertura del Año Ignaciano 2021-2022, coincidiendo con el quinto centenario del episodio histórico que da comienzo a la conversión del santo, cuando el 20 de mayo de 1521 Ignacio de Loyola cae herido en la defensa del castillo de Pamplona. Asistió el Padre General de la Compañía de Jesús, Arturo Sosa SJ En México, la Provincia mexicana de la Compañía de Jesús llevó a cabo una misa solemne de Apertura del Año Ignaciano, desde el Templo del Verbo Encarnado y la Sagrada Familia (Col. Roma, CDMX). Presidió el P. Provincial Luis Gerardo Moro Madrid, S.J. (El evento se transmitió por www.facebook.com/jesuitasenmexico). La Compañía de Jesús es la orden católica masculina más numerosa en el mundo. Alberga a casi 16 000 miembros en el planeta, repartidos en 69 Provincias, cinco regiones independientes y seis dependientes. América Latina cuenta con 1056 jesuitas en las seis Provincias de la Asistencia Meridional y 1058 en las Provincias de la Asistencia Septentrional, totalizando 2114 miembros, 13% del total de la Compañía. La Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús se distribuye en 56 comunidades a lo largo del país, con más de 300 jesuitas. La Compañía de Jesús fue fundada en 1540 por San Ignacio de Loyola, con la aprobación del Papa Pablo III. Ignacio de Loyola había reunido a su alrededor a un grupo de hombres dinámicos y bien educados, que no deseaban más que ayudar a otros a encontrar a Dios en sus vidas. El plan original de Ignacio era que los jesuitas fueran misioneros itinerantes, que predicaran y administraran los sacramentos allí donde hubiera esperanzas de lograr el bien mayor. Los apostolados más distintivos de la Compañía son el trabajo “en los lugares de frontera” (con indígenas, obreros, presos, refugiados), la promoción de los derechos humanos (que ha implicado la persecución y el asesinato de algunos de sus miembros), el apostolado intelectual y la educación. Educación La Compañía de Jesús ha conformado el más grande proyecto global de educación universitaria de la historia. Actualmente, alrededor de un millón y medio de estudiantes acuden a más de 230 universidades de la red jesuita en todos los continentes. Hoy se cuenta con más de 2300 colegios en la red jesuita, en colaboración con un gran número de laicos y con otros compañeros religiosos. Se educan a más de 2 millones de estudiantes procedentes de contextos religiosos, culturales, sociales y lingüísticos de todo tipo, en los cinco continentes y en más de 70 países. En México se cuenta con seis colegios y el Sistema Universitario Jesuita que agrupa a ocho instituciones de educación superior. Los jesuitas administran las siguientes Obras Internacionales: Apostolado de la Oración, Vatican News, Servicio Jesuita a Refugiados, Comunidad de Vida Cristiana (CVX), Observatorio Vaticano. Compañía de Jesús en México Enviados por san Francisco de Borja, tercer superior general de la Compañía de Jesús, los jesuitas llegan a tierras mexicanas el 9 de septiembre de 1572. Es un grupo de 15 religiosos bajo las órdenes del padre Pedro Sánchez, primer superior provincial de la Provincia Mexicana de la Compañía. Ya establecidos en la capital del virreinato novohispano, Sánchez promueve la fundación de un colegio-seminario en 1573. Ese mismo año comienzan a recibirse a los primeros novicios. Para finales del siglo XVI, los jesuitas ya estaban establecidos en Ciudad de México, Pátzcuaro, Oaxaca, Puebla, Valladolid (actual Morelia), Zacatecas y Guadalajara, en donde han fundado colegios e iniciado ministerios pastorales. También han iniciado misiones en regiones de Sinaloa, Durango, Coahuila, Zacatecas y San Luis Potosí. Durante el siglo XVII y XVIII los jesuitas en la Nueva España amplían su presencia misionera en Chihuahua (Sierra Tarahumara), Sonora, Baja California y Nayarit. En 1767 el monarca español Carlos III decretó la expulsión de los casi 5000 jesuitas que se encontraban en todos los territorios bajo su autoridad, medida que se fue ejecutando en la América española y las Filipinas durante los meses siguientes. En ese momento había 680 jesuitas en la Nueva España.  En la actualidad, los jesuitas en México desarrollan su misión en Tijuana, Nogales, Chihuahua, Sierra Tarahumara, Torreón, Parras, Monterrey, Tampico, Guadalajara, Puente Grande (Jalisco), Ciudad Guzmán, León, Ciudad de México, Puebla, Oaxaca, Jaltepec (Oaxaca), Tatahuicapan (Veracruz), Huayacocotla (Veracruz), Mérida, Arena (Chiapas), Bachajón (Chiapas), Frontera Comalapa (Chiapas)." ["post_title"]=> string(39) "La conversión de San Ignacio de Loyola" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(38) "la-conversion-de-san-ignacio-de-loyola" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-26 13:24:35" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-26 18:24:35" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=65923" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17837 (24) { ["ID"]=> int(66276) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-04 00:10:45" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-04 05:10:45" ["post_content"]=> string(3188) "Somos lo que leemos La mujer de la falda violeta Natsuko Imamura (Japón) Duomo Ediciones (España) 192 pp Una novela sobre la indiferencia Mi calificación: 3 de 5 estrellas. Desde hace algunas décadas me hice fanático de la literatura japonesa: Tanizaki, Kawabata, Oe, Mishima, Murakami, Yoshimoto, Kawakami… y ahora la muy joven Natsuko Imamura. La narrativa nipona contemporánea, a mi juicio, podría tener un elemento común –y opiáceo– en sus escritores: la soledad. Lo cual no deja de ser paradójico: siendo un país tan densamente poblado, con áreas metropolitanas entre las más grandes del mundo, donde, como dice la canción de Mecano: “entre miles de tornillos viven… y en un metro hay dos…”. Siendo un país tan habitado, los personajes de las letras japonesas suelen encontrarse unidos en soledades que hielan la sangre. Es el caso de La mujer de la falda violeta de Imamura. Es la historia de una mujer que vive aislada en la ciudad más grande del mundo; una mujer que no se relaciona con nadie y que apenas habla. Es tan extraña que los niños en el parque la molestan y se inventan juegos con ella, como tocarla en el hombro y salir corriendo. Esta mujer, cuya existencia es irrelevante e indiferente –he ahí el aspecto trágico–, se vuelve la obsesión de la narradora, una obsesión que la termina convirtiendo en ella. Nadie sabe el nombre de la mujer de la falda violeta, nadie sabe quién es. La narradora, de algún modo alter ego de aquella mujer, se transfigurará en su voyeuse. También vive aislada y su vida es vacía e irrelevante. Viste una rebeca amarilla, y así como el anonimato y la casi no-existencia de la mujer de la falda violeta se traduce en esa prenda característica, así la narradora se pierde en la no-existencia de la indiferencia, a tal grado que ella misma se asume como “la mujer de la rebeca amarilla”, y no alguien con nombre, apellido e historia. A veces no es fácil seguir a los narradores japoneses. Conozco muchas personas que después de leerlos se quedan con esa sensación de no saber qué decir. Tal vez, si mi reseña es certera, pueda servir de guía para encontrar el sentido en las palabras de esta notable obra literaria sobre la indiferencia de ser diferente, sobre lo difícil que es encontrar un lugar en el mundo, sobre el aniquilamiento del ser en medio de las inmensas masas vivientes que son las ciudades. Recomiendo esta novela a todos ustedes, dilectos amigos." ["post_title"]=> string(86) ""Somos lo que leemos" | La mujer de la falda violeta: una novela sobre la indiferencia" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(81) "somos-lo-que-leemos-la-mujer-de-la-falda-violeta-una-novela-sobre-la-indiferencia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-05 19:47:49" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-06 00:47:49" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=66276" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(16) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "7baa1aa01a27b5baf12275ff4a5d1cf3" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

"Somos lo que leemos" | La mujer de la falda violeta: una novela sobre la indiferencia

Somos lo que leemos La mujer de la falda violeta Natsuko Imamura (Japón) Duomo Ediciones (España) 192 pp Una novela sobre la...

junio 4, 2021

La conversión de San Ignacio de Loyola

El 20 de mayo se celebró el quinto centenario de la conversión de san Ignacio de Loyola. Hubo una celebración solemne de...

mayo 26, 2021




Más de categoría
CARTAS A TORA 228

CARTAS A TORA 228

Querida Tora 1: Fíjate que en el King’s el servicio está de lo peor y los empleados, cada día...

junio 11, 2021
LOS ROSTROS DEL ARTE POPULAR 

LOS ROSTROS DEL ARTE POPULAR 

Tantoyuca, Ver.- Flaviana, mujer generosa, entre canastos coloridos y grillos pintados sueña con una casa de block, pero todo...

junio 10, 2021

¿Quién fue Ernesto Blunac?

Desfallecientes se mostraban ya las postreras ventiscas invernales de 1875, cuando se hallaba de regreso en La Paz el...

junio 9, 2021

Las pequeñas cosas: elección

“Cada elección tiene su anverso, es decir, una renuncia, por lo que no hay diferencia entre el acto de...

junio 7, 2021