La vida en rosa ⏐ Días de aliento

El multipremiado escritor, poeta, politólogo y documentalista Iván Uriel Atanacio Medellín, va de la mano de sus novelas, poemarios, producciones de cine, sus vastos conocimientos y sensibilidad extraordinaria, recorriendo el mundo y se abre paso como embajador...

7 de junio, 2021

El multipremiado escritor, poeta, politólogo y documentalista Iván Uriel Atanacio Medellín, va de la mano de sus novelas, poemarios, producciones de cine, sus vastos conocimientos y sensibilidad extraordinaria, recorriendo el mundo y se abre paso como embajador de las letras, de la cultura y el arte. Ganando presencia y prestigio, como ahora ocurre con su más reciente novela Días de aliento, coloca a México en el escenario mundial.

Escrita durante este largo periodo de encierro, tiene sus antecedentes en la trilogía “Apología del encuentro”, y particularmente tiene la razón de ser después de El Muro. Comenzó a tomar forma y estructura durante la pandemia.

Días de aliento es una novela destinada a la reflexión que nos conduce a observar el proceso de transformación que ha tenido el magisterio, apuntes sobre todos aquellos que han estado en la primera línea atendiendo el urgente tema de salud, tocando historias donde los personajes viven con alzheimer, en la vejez. Es también un acercamiento a mirar, como en un caleidoscopio, la violencia en general, la intrafamiliar, donde las protagonistas mujeres deben salvaguardar la vida en el exterior.  Es un homenaje a estos sectores, escrita con mucho dolor y esperanza. 

Las restringidas condiciones con las que vivimos desde el año pasado y hasta nuestros días, no han impedido el prolífico trabajo de Iván Uriel, quien siguiendo de cerca las historias que se han desarrollado durante este tiempo de batalla, profundiza en la vida, el dolor y la esperanza. 

Esta novela se presenta en su primera edición como un libro digital. Es importante que no tuviera fin comercial y forma parte de las lecturas en las universidades de algunos países, mientras El Muro continúa su camino en más eventos. El Muro tiene lecturas pactadas, y nuestro escritor refiere que son experiencias en las que disfruta la convivencia y se regocija el corazón. 

Los enlaces a través de la tecnología brindan la oportunidad de mayor audiencia sin fronteras, mantienen viva la palabra y la cercanía para escucharlos. Confiesa que ha permanecido activo trabajando.

Esta burbuja que por momentos pareció encapsularnos permitió también la gestación del tercer poemario titulado Así del tiempo, que se une a Puntos cardinales y Navegar sin remos, de la que tendremos pormenores más adelante.    

El nombre del escritor Iván Uriel es necesariamente un referente en el tema universal de la migración que ha desarrollado magistralmente en su trilogía El Surco, El Ítamo y, por último, El Muro.

Iván Uriel Atanacio es politólogo egresado de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla y Maestro en Letras Españolas e Hispanoamericanas por la Universidad de Barcelona. 

Al preguntarle sobre sus viajes y visitas a distintas universidades, expresa que cada lugar en el que se presenta merece toda su entrega, emocionado de conocer personas y compartir lecturas.

La literatura es la mayor satisfacción cuando detona reflexión, tratar de comprender el mundo juntos, le apasiona asistir a eventos en su natal Xalapa (Veracruz) en donde también es uno de los coordinadores del Maratón Nacional de Lectura, llevando la bandera de su país a otros continentes se convierte en una obra de todos. Cada lugar tiene su propia problemática, estar sin preferencias políticas o religiosas aceptando ser distintos.

Al preguntarle cómo observa la migración, responde que tiene diferentes acotaciones, es un fenómeno social, político, universal, que está vigente en la historia de la humanidad. 

La migración ha sido un detonante para escribir tomando las distintas causas, en su gran mayoría dolorosas, en ese afán de salir adelante al encuentro de mejores oportunidades, sobrevivir. La obra de Iván Uriel nos conduce a la reflexión constante de los motivos para migrar, como ayudar a la familia, en otros casos por situaciones políticas, persecuciones, racismo, sobrevivencia, sueños, las causas e historias de superación que tienen fuerza.

Hay migraciones distintas en los países y presentarlas en la travesía intercontinental ante colectivos, migrantes, artistas y en universidades, donde a pesar de la distancia compartir las historias con la posibilidad de un diálogo que propicia un contacto directo con expresiones positivas que nos une y enriquece. Escribir sobre migración ha implicado dar un rostro y voz a quien no la tiene; un espacio a los sentimientos y emociones en el que se conjugan la economía y política.

“Mi padre fue migrante, es así que comienzo mi contacto con la migración que se había convertido en un mito, fue comerciante y acompañarlo a las vendimias permitía la cercanía con la gente” declara Iván Uriel. Se siente seguidor de los pasos de sus padres a través del trabajo social, que es vital. Desde niño, Iván Uriel fue testigo de una madre activa, generosa, con grandes ideales, defensora de los derechos humanos y laborales, ella es su motivación para crear personajes femeninos en sus novelas, un homenaje al género.

El Surco es una novela testimonial con una fuerza interior de quien labra la tierra y con sus manos va construyendo su vida. Publicada en 2011 y editada por la Universidad Iberoamericana Puebla. Ha sido adaptada al teatro y como serie fue transmitida en México y Estados Unidos a través de estaciones de radio y aplicaciones digitales gratuitas.

Su apasionante trabajo comenzó con una bitácora migrante, luego Iván Uriel realizó entrevistas siempre de distintas voces para lograr una y convertirla en novela testimonial que de la palabra lleva a la reflexión. El escritor había hecho de esta obra historias por separado que mostró a su maestro Sergio Pitol, quien motivó a Iván Uriel a convertirlo en una novela, y es así como nace su gira Apología del encuentro. 

El Surco fue seleccionada como novela extranjera invitada al Encuentro Nacional de Escritores de Chile, y elegida para celebrar el Día Internacional de la Lengua Materna por parte de INALI, México. El Surco está en la Literatura Mexicana del Siglo XX de la UNAM y ocupa un espacio en universidades internacionales como Stanford.

La segunda entrega fue El Ítamo, que es una novela de ficción editada por la Universidad Veracruzana y la Universidad Veracruzana Intercultural, está basada en la cosmovisión de los pueblos originarios de América Latina, donde los jóvenes han tomado como reflexión encontrar su propio Ítamo, en la otra y en el otro, con un enfoque de género.

Desde una observación muy íntima de sentires El Ítamo es una novela intercultural ubicada en diferentes localidades mostrando cómo se vive la interpretación de la vida, la muerte y la esperanza. 

Esta novela celebró el décimo aniversario de las Universidades Interculturales de los estados de Puebla y Veracruz. El Ítamo Representó a México durante la Semana de Escritores Hispanos organizada por las universidades UMASS, Harvard y Boston University, y el Instituto Cervantes de España. Ha sido comentada en instituciones y colectivos culturales de El Salvador, Francia, España, Holanda, Perú, Chile, Argentina e Irlanda, ha motivado la realización de cortometrajes y ciclos literarios. En 2020 la novela fue traducida al italiano para ser difundida de forma gratuita y digital.

El Muro es la novela con la que cierra la trilogía “Apología del encuentro” que tiene su propia estructura, editada por la Academia Literaria de la Ciudad de México, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla. Esta novela une testimonio y ficción, donde la identidad es un tema fundamental más allá de las causas, una humanidad que se mueve no solo físicamente sino en las ideas, necesitamos derribar las barreras para unirnos más allá de la política o la orientación religiosa, que caigan los muros con la posibilidad de encontrarnos en la esperanza. 

La Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México fue uno de los escenarios donde El Muro fue presentada y en la Biblioteca Carlos Fuentes, de Xalapa. Las reflexiones de la novela han sido compartidas en portales digitales en México, San Luis Potosí, Oaxaca, Monterrey, Xalapa, Barcelona, Zaragoza en España, Lyon en Francia, Dublín en Irlanda, Estados Unidos y Santiago en Chile.

Multifacético y humanista, Iván Uriel ha estado presente en diferentes proyectos sociales como la alfabetización en zonas de alta marginación en Veracruz, desarrollando trabajo social. Es pionero del presupuesto participativo y de los diagnósticos sociales como herramienta de elaboración de políticas públicas participativas. 

De su carrera ha tomado a las ciencias políticas para comprender y profundizar. Sus documentales han estado enfocados a favor de los derechos humanos de las mujeres. “Día de descanso” muestra a las trabajadoras del hogar, reconociendo sus derechos laborales, empoderándose y en continua capacitación los días domingo que son jornadas distintas en la que se dan el tiempo para reunirse y organizar actividades que les permiten también el desarrollo humano. 

“Día de descanso” fue reconocido y seleccionado en la categoría “Mejor documental internacional” del Festival Internacional en Derechos Humanos de Bogotá (Colombia) y nominado al Premio Guillermo González Camarena por Valor Testimonial. 

Otro documental que realizó el año pasado es “Sueño y lucha” basado en el convenio 189 de la OIT que ratifica la ONU, donde las mujeres trabajadoras son las protagonistas del tema sobre derechos laborales en el mundo, que es tan importante. Estuvo al frente en la dirección del documental “La Voz humana”.

Produjo el documental “Tu ciudad, tus derechos” para la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, “Hitos: Realidad, ideales y utopías”, documental histórico para la Universidad Iberoamericana, ganador del Mérito al Valor Iconográfico de los premios Pantalla de Cristal.

Es verdad que queda mucho por citar de la gran trayectoria de Iván Uriel Atanacio Medellín, que me resulta imposible en esta primera entrega. Es justo mencionar que Iván Uriel recibió el Mérito Juvenil en la Ciudad de Xalapa, el Mérito Humanitario Hayek (Miami-Ciudad de México), y en nueve ocasiones el Premio Cruz Forjada de la UPAEP, donde le fue otorgado el Premio Abelardo Rodríguez, que se trata de la máxima condecoración universitaria. Le fue otorgado el Premio Aportación a las Letras Mexicanas por el Maratón Nacional de Lectura y Cuento Corto y el gobierno del estado de Veracruz.

Es columnista de Filmakersmovie, sitio iberoamericano ganador en tres ocasiones del Premio Nacional a Mejor Página de Internet en México, donde trabaja acompañado y apoyado siempre por su familia.

Es miembro activo de Hispanic Writers, es miembro honorario de la Sociedad de Escritores de Chile, integrante distinguido de la Academia Literaria de la Ciudad de México.

En 2018, Iván Uriel coordinó el programa “Los retos del español ante el nuevo milenio” organizado por el Instituto Cervantes de España en Lyon, Francia.

Sus novelas han recorrido una gira de más de 12 países. 

Iván Uriel Atanacio Medellín agradece vivir para la literatura, el arte y la cultura, que comparte en otros idiomas generando reflexión para dejar el corazón abierto.

 

Comentarios


object(WP_Query)#18561 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(66473) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "26-04-2022" ["before"]=> string(10) "24-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(66473) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "26-04-2022" ["before"]=> string(10) "24-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18559 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18534 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18532 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "26-04-2022" ["before"]=> string(10) "24-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(467) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-26 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-24 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (66473) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18556 (24) { ["ID"]=> int(78273) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-27 11:23:18" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-27 16:23:18" ["post_content"]=> string(3007) "Un golpe que cimbró su existencia misma, seco, inesperado y brusco, lo tiró en el caliente pavimento de aquel día alrededor de las tres y media de la tarde. Escuchó risas mientras no podía incorporarse, hasta que una de las cajeras de la farmacia donde trabajaba como botarga le tendió la mano. No tuvo mayores lesiones que no fueran un par de magulladuras y la pasajera confusión por el impacto. Un grupo de chavos de la prepa cercana fueron quienes le produjeron semejante golpe. Él lo intuyó porque los veía a diario a esa misma hora pasar por docenas, con sus despreocupadas risas y su desgarbado aspecto uniformado, que desbordaba siempre optimismo jovial ante la vida y sus, cada vez más, cotidianas atrocidades.  Pero en su mente sólo él concebía una realidad, la suya, la que acaso es la auténticamente válida para todos. Segundos antes había pateado una lata de refresco vacía que pasó entre dos postes frente al establecimiento farmacéutico, pegadita al derecho para ser exactos, apenas elevadita del piso, y lo más importante, imaginó que el tiro era inalcanzable para cualquier portero. Ese gol hacía que su equipo ganara la final del campeonato de la Liga mexicana; los compañeros, mucho antes que estudiantes inconscientes y crueles, no fueron sino sus compañeros celebrando el gol y el inminente título, al restar sólo simbólicos segundos en el tiempo añadido de la segunda mitad del segundo tiempo extra. Su corazón y ánimo, lejos de estar deprimidos por la felonía preparatoriana, no eran sino exultantes, eufóricos, lo que no extrañó tanto a sus compañeros, Armando siempre estaba de buen talante.  A las dos horas, yendo ya de camino de regreso a su casa, Armando divisó en un basurero improvisado de una esquina lo que era un ventilador viejo. Lo tomó con ambas manos y lo llevó alzado en sus brazos a manera del codiciado trofeo, hasta que, tres cuadras más tarde, llegó a su casa. Ahí el saludo a su madre y hermanos fue el cotidiano: amable y cariñoso. Ante la pregunta acostumbrada de "¿cómo te fue?", respondió que “muy bien”, que incluso quizás había sido uno de los mejores días, sino es que el mejor, de los casi cuatro años que llevaba laborando en la farmacia.  A los dos días, llegó una llamada de su tío, invitándolo a ocupar una vacante en las oficinas administrativas del Club de primera división de su Ciudad, un empleo de oficina, con aire acondicionado y con un sueldo que cuadruplicaba al de botarga más prestaciones que superaban lo generoso. De inmediato lo aceptó, y a los cinco días su vida había cambiado radicalmente para bien. Nada mal su última semana: campeón del fútbol mexicano, con un gol suyo y además un fichaje con un sueldo soñado; muy probablemente, un puñado de días perfectos en su tan feliz, joven y plena vida." ["post_title"]=> string(17) "Un día de gloria" ["post_excerpt"]=> string(46) "A veces la vida recompensa a los soñadores. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "un-dia-de-gloria" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-27 11:23:18" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-27 16:23:18" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78273" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18476 (24) { ["ID"]=> int(79170) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-20 11:54:49" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-20 16:54:49" ["post_content"]=> string(3892) "Querida Tora: Fíjate que la enfermera del Seguro Vecinal se le insubordinó al portero, y ya no le da sus “cuidados paliativos” cuando la Flor no puede atenderlo. ¿Y sabes por qué fue? ¡Por amor! Suena raro, ¿verdad? Pues así fue: de película de la Edad de Oro del cine mexicano. Resulta que la enfermera se puso a jugar con la computadora que tiene en el consultorio, y entró en contacto con un individuo ya de cierta edad, viudo y solo, que solicitaba “acercamiento con fines amorosos con mujer de más de 40 años, educada, responsable y religiosa”. No es que la enfermera cumpla con todo eso (sobre todo con lo religioso), pero la mujer contestó, y se empezaron a escribir regularmente. Y llegó el momento en que el hombre le pidió una cita a la enfermera. Ella aceptó inmediatamente, y le dijo que se verían esa tarde en el King’s (Nunca se arrepentirá suficientemente de esa imprudencia). Y es que a mediodía fue el portero a decirle que la Flor se había ido a una gira, y que solicitaba sus servicios para esa noche y las cuatro noches siguientes. ¡Y ella le dijo que no! Ya te imaginarás el coraje que hizo el portero, quien subió corriendo al Seguro, cerró por dentro con llave y quiso obligar a la enfermera a satisfacer sus necesidades. Pero ella se defendió más que dignamente, y le dijo que mientras tuviera algún tipo de interés por un hombre no iba a ceder a sus “molestas insinuaciones”; y para remachar el asunto, le dijo que tenía un pretendiente muy en serio, y que esa tarde lo iba a conocer en el King’s. Y lo amenazó con gritar si no la dejaba en paz (Igualito que en aquellas películas). Temeroso de un escándalo, el portero se fue, con la cola  entre las patas. Pero se fue al King’s (Te acordarás que es el dueño oculto, ¿no?). Y dio orden a todo el mundo de que si veían a la enfermera con algún hombre le pusieran (a él, nada más) el veneno más fuerte que encontraran (Así, con esas palabras). Lo bueno fue que los empleados se asustaron con la palabra “veneno”; y cuando vieron al hombre que llegaba con la enfermera se limitaron a poner en su plato un coctel de todos los chiles que tenían en existencia. La entrevista entre los novios (Ya podíamos llamarlos así) transcurrió en santa paz y cordialidad, y la enfermera ya se sentía transportada a otro mundo. Pero entonces, el coctel empezó a hacer efecto, y el señor tuvo que ir corriendo al baño. Estuvo allí dentro casi una hora, y cuando salió estaba pálido y ojeroso, y con la cara roja de vergüenza. Y lo único que pudo hacer fue pedir perdón a la enfermera por aquella indisposición del cuerpo y volverse corriendo al baño, de donde no salió hasta el día siguiente, y en ambulancia. La enfermera fue a visitarlo al hospital, pero no le permitieron pasar a verlo, pues estaba muy avergonzado (Y débil, por supuesto). Y cuando volvió por segunda vez, el hombre se había ido sin dejar dirección. Y en internet tampoco lo pudo encontrar ya. Parece mentira lo que una enfermedad puede causar a espíritus apocados, que tronchó aquella flor que empezaba a germinar (Ya estoy yo también como las películas de que te hablé). Total, que la enfermera tuvo que aceptar las pretensiones del portero, que la amenazó con despedirla si  se volvía a negar; y se quedó más amargada que nunca. ¿Te imaginas cómo va a tratar a los enfermos de la vecindad? Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 268" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-268" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-20 11:54:49" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-20 16:54:49" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79170" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18556 (24) { ["ID"]=> int(78273) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-27 11:23:18" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-27 16:23:18" ["post_content"]=> string(3007) "Un golpe que cimbró su existencia misma, seco, inesperado y brusco, lo tiró en el caliente pavimento de aquel día alrededor de las tres y media de la tarde. Escuchó risas mientras no podía incorporarse, hasta que una de las cajeras de la farmacia donde trabajaba como botarga le tendió la mano. No tuvo mayores lesiones que no fueran un par de magulladuras y la pasajera confusión por el impacto. Un grupo de chavos de la prepa cercana fueron quienes le produjeron semejante golpe. Él lo intuyó porque los veía a diario a esa misma hora pasar por docenas, con sus despreocupadas risas y su desgarbado aspecto uniformado, que desbordaba siempre optimismo jovial ante la vida y sus, cada vez más, cotidianas atrocidades.  Pero en su mente sólo él concebía una realidad, la suya, la que acaso es la auténticamente válida para todos. Segundos antes había pateado una lata de refresco vacía que pasó entre dos postes frente al establecimiento farmacéutico, pegadita al derecho para ser exactos, apenas elevadita del piso, y lo más importante, imaginó que el tiro era inalcanzable para cualquier portero. Ese gol hacía que su equipo ganara la final del campeonato de la Liga mexicana; los compañeros, mucho antes que estudiantes inconscientes y crueles, no fueron sino sus compañeros celebrando el gol y el inminente título, al restar sólo simbólicos segundos en el tiempo añadido de la segunda mitad del segundo tiempo extra. Su corazón y ánimo, lejos de estar deprimidos por la felonía preparatoriana, no eran sino exultantes, eufóricos, lo que no extrañó tanto a sus compañeros, Armando siempre estaba de buen talante.  A las dos horas, yendo ya de camino de regreso a su casa, Armando divisó en un basurero improvisado de una esquina lo que era un ventilador viejo. Lo tomó con ambas manos y lo llevó alzado en sus brazos a manera del codiciado trofeo, hasta que, tres cuadras más tarde, llegó a su casa. Ahí el saludo a su madre y hermanos fue el cotidiano: amable y cariñoso. Ante la pregunta acostumbrada de "¿cómo te fue?", respondió que “muy bien”, que incluso quizás había sido uno de los mejores días, sino es que el mejor, de los casi cuatro años que llevaba laborando en la farmacia.  A los dos días, llegó una llamada de su tío, invitándolo a ocupar una vacante en las oficinas administrativas del Club de primera división de su Ciudad, un empleo de oficina, con aire acondicionado y con un sueldo que cuadruplicaba al de botarga más prestaciones que superaban lo generoso. De inmediato lo aceptó, y a los cinco días su vida había cambiado radicalmente para bien. Nada mal su última semana: campeón del fútbol mexicano, con un gol suyo y además un fichaje con un sueldo soñado; muy probablemente, un puñado de días perfectos en su tan feliz, joven y plena vida." ["post_title"]=> string(17) "Un día de gloria" ["post_excerpt"]=> string(46) "A veces la vida recompensa a los soñadores. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "un-dia-de-gloria" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-27 11:23:18" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-27 16:23:18" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78273" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(6) ["max_num_pages"]=> float(3) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "53b39905947ac4a27151ef4eae641321" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Un día de gloria

Un día de gloria

A veces la vida recompensa a los soñadores.

abril 27, 2022

CARTAS A TORA 268

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

mayo 20, 2022




Más de categoría

CARTAS A TORA 268

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

mayo 20, 2022

CARTAS A TORA 267

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

mayo 13, 2022

CARTAS A TORA 266

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le...

mayo 6, 2022
Songs for Drella, un tributo musical a Andy Warhol

Songs for Drella, un tributo musical a Andy Warhol

Reseña de “Songs for Drella”.

mayo 2, 2022