¡Gracias, David Letterman!

Aprovechando estas fechas próximas a la Navidad que nos llevan a hacer recuerdos de este 2015, me doy oportunidad de hacer un tributo a alguien… Aprovechando estas fechas próximas a la Navidad que nos llevan a hacer...

21 de diciembre, 2015
RHT
letterman-1

Aprovechando estas fechas próximas a la Navidad que nos llevan a hacer recuerdos de este 2015, me doy oportunidad de hacer un tributo a alguien…

Aprovechando estas fechas próximas a la Navidad que nos llevan a hacer recuerdos de este 2015, me doy oportunidad de hacer un tributo a alguien que ha sido una de las enormes figuras del espectáculo a nivel mundial: David Letterman.

David Letterman se retiró el pasado 20 de mayo tras 33 años de ser el mejor comediante/anfitrión de la televisión de USA. ¿Por qué es relevante esto en México? Le voy a contar…

Normalmente nos dicen que las figuras de la televisión llegan a serlo porque entraron por “palancas” o por cuestiones indecorosas y también nos dicen que es imposible entrar a la TV sin ello.

No es cierto. David Letterman es un claro ejemplo de lo que el talento y la inteligencia son capaces de hacer. Letterman comenzó su carrera siendo presentador del estado del tiempo en su estado de origen: Indiana. Venía de clase media y de un papá florista y una mamá secretaria de una iglesia.

Desde temprana edad, cerca de los 30, tuvo problemas con la televisora local porque en su reporte del clima solía hacer bromas y todo lo manejaba de manera cómica pero sin hacerse “el chistoso”, era natural.




Pasado algún tiempo, decidió que eso no era lo suyo y tomó la aventura que muchos toman de ir a probar suerte en Los Ángeles, California.

A diferencia de la gran mayoría, él viajó a Hollywood para buscar ser escritor de comedia. Tenía todas las nociones de guionismo y el talento para hacerlo. Dentro de su búsqueda, le ofrecieron presentarse en un bar llamado “The Comedy Store”, donde hacía rutinas de stand up comedy con un público de aproximadamente 80 personas.

Él siempre ha sido muy exigente consigo y decía que hacer comedia para 80 borrachos no era ningún logro. Audicionó para un programa llamado “The Starland Vocal Show” que solo duró 6 semanas. Posteriormente, y es algo de lo que él se avergüenza, fue parte del elenco de un programa de variedades con todo el tono ochentero llamado “The Mary Tyler Moore Show” donde incluso tenía que bailar y usar vestuarios exóticos. Como tampoco se sentía a gusto, emigró para hacer diversas participaciones en varios programas, siendo el más conocido “Mork and Mindy” donde el joven Robin Williams interpretaba a un extraterrestre.

Su humor sarcástico y políticamente incorrecto llamó la atención de la máxima figura del entretenimiento de esa época: Johnny Carson, quien lo invitó de forma recurrente a hacer monólogos dentro de “The Tonight Show” e incluso fue anfitrión del programa cuando Carson no podía hacerlo. Dicho por Letterman, Johnny Carson fue su máxima influencia.

Ante este éxito, la cadena de televisión NBC le dio la oportunidad de tener su propio programa: “The David Letterman Show”, que era una emisión matutina. Tenía todo lo necesario para ser un éxito y de hecho obtuvo dos premios Emmy pero los ratings no fueron lo que la televisora esperaba y fue cancelado tras 2 meses. David Letterman estaba devastado, ya que esa era su gran oportunidad.

Sin embargo, la NBC se dio cuenta de que ese mismo estilo y formato era ideal para ser el programa que seguía después del de Carson y ahí es cuando surge “Late Night with David Letterman”. El horario era excelente: 12:35am. Sí, lo leyó usted bien. En Estados Unidos de Norteamérica se tiene una cultura un poco más desvelada que nosotros y en especial el público juvenil se queda viendo la tele. Ahí fue cuando Letterman se convirtió en una de las más grandes figuras de la comedia a nivel mundial. Tuvo a las mejores estrellas de películas, de la música y del teatro en su programa tales como Madonna, Cher, Tom Hanks y Bill Murray… Murray, fue su primer invitado en esta etapa y fue su último invitado formal un día antes de su retiro.

Como suele pasar, nunca falta el que juega sucio: Jay Leno. Un comediante de bares al que Letterman le dio la oportunidad de aparecer en su programa haciendo stand up comedy. La manager de Leno, anticipó el retiro inminente de Johnny Carson y logró firmar a Jay Leno como su sucesor un año antes de que Carson se retirara.

Fue un golpe bajo para Letterman. Él era el sucesor natural de Carson y su sueño fue siempre tener el “Tonight Show”, que se transmitía diario a las 11:35pm.

Tras una depresión y sin saber qué hacer, uno de los productores de Carson le recomendó romper el contrato con NBC y que se pusiera en manos de un agente. Los agentes son las personas que se dedican a conseguirle trabajo a las celebridades y aunque hay algunos excelentes, su reputación no es muy buena.

Bien, aunque David no quería, se puso en manos de dicho agente quien le consiguió un contrato millonario con la cadena CBS que iba consolidando a través de muchas repetidoras en el país y logrando quedar fuera de la sindicalización que tenía atada a la NBC . Esta cadena le dio lo que merecía: el horario estelar de las 11:35pm, remodeló el Ed Sullivan Theater solo para hacer el programa de Letterman además de otorgarle todo el edificio que se encontraba arriba para que fueran sus oficinas.

Ahí surge el famoso “Late Show with David Letterman”. Aunque siempre se mantuvo un poco más abajo de rating que Jay Leno porque CBS no tenía tanto alcance, la influencia de Letterman todo el tiempo fue mucho más grande en la cultura americana. Sus chistes sobre política, crítica social y el medio artístico formaban opinión y tema de debate.

La magia de este show, además de ser realmente cómico y original, es que podía criticar a quien fuera sin censura. Y ahí no acaba la cosa: si Letterman hacía chistes sobre la torpeza de George W. Bush siendo Presidente de E.E.U.U., a la siguiente semana lo tenía como invitado estelar. Ahí nadie se ofende ni son jarritos de Tlaquepaque; al contrario: ser mencionados por Letterman era un alto honor. Incluso hay artistas de la actualidad que dicen “la primera vez que Letterman me mencionó, sentí que por fin mi carrera rendía frutos”.

Letterman logró un humor sarcástico y al mismo tiempo absurdo. Era una comedia sin sentido pero tenía un trasfondo muy importante y trascendente. Sus invitados iban gustosos, pero siempre con miedo de los comentarios de Dave, quien toda la vida fue irreverente sin importar a quien tuviera enfrente.

Esto es lo que se conoce como “Televisión de Culto”. Es el tipo de TV que logra seguidores apasionados y que recuerdan cada segmento, cada monólogo, cada entrevista y que queda marcada en la historia de la cultura pop.

En NBC, Letterman estuvo 11 años y en CBS estuvo 22, dando un total de 33 años consecutivos, más de 6000 programas, un éxito rotundo además de crear su propia empresa de producción televisiva: Worldwide Pants que hizo programas súper exitosos como “Everybody Loves Raymond”.

Ha influenciado a México y al mundo con su estilo. Los programas que usted ve actualmente donde hay un conductor de traje, un escritorio, una taza, dos sillones y un micrófono viejo son claramente basados en Letterman y Carson.

Actualmente en nuestro país está de moda el Stand Up Comedy, cosa que en E.U. comenzó hace mucho pero aquí lo tomamos como novedad. Ahora resulta que todos somos “standuperos”… Pero de eso le hablaré en otra ocasión.

Dicho Stand Up Comedy es la base para que solo unos cuantos, muy pocos, puedan capturar al público con un estilo de humor inigualable y lo puedan aplicar en un programa nocturno que arrastre multitudes. Creo que la siguiente imagen lo dice todo…

El más reciente ejemplo de éxito en México fue “Otro Rollo” con Adal Ramones. Sí, aunque era un concepto para chavos, Adal logró capturar una gran audiencia, tuvo momentos icónicos que pasaron a la historia de la televisión nacional, posicionó su monólogo como una tradición y trajo a los mejores artistas de talla mundial.

Alguna vez tuve la oportunidad de platicar con Adal. Él me dijo que su ídolo máximo fue Johnny Carson y que siempre quiso tener un programa así: un monólogo, segmentos de comedia, entrevistas y musicales… Años después lo logró.

Bien, pues la historia de Letterman, o en nuestro país, de Adal Ramones, son ejemplo de que a través de la perseverancia, la autocrítica, la creatividad, la inteligencia y un ángel natural se puede llegar lejos, muy lejos dentro de la televisión sin la necesidad de esas “palancas”.

Muchos disfrutamos de Letterman, nos reímos con él, nos sentimos parte del programa con secciones como el “Top Ten”, las geniales intervenciones de su Director Musical y Co-conductor Paul Shaffer (un genio musical ganador de múltiples Grammys) y una gran cantidad de comedia que realmente es impresionante.

The Late Show creó tradiciones en días festivos inolvidables como cuando Darlene Love iba al último programa del año a cantar “Baby, Please Come Home”, una canción navideña con una producción tipo Broadway, y que este será el primer año que no la tendremos.

Es imposible resumir 33 años de carrera, pero solo se puede decir una cosa: ¡Gracias, David Letterman!

Este jueves, le deseo que pase una excelente cena de noche buena con sus seres queridos, que se divierta y tenga un 25 de diciembre en paz y feliz. Le envío mis mejores deseos y que estos se mantengan durante todo el año hasta que en diciembre de 2016, si Eduardo Ruíz Healy y el equipo de redacción me lo permite, le vuelva a enviar esos deseos.

¡Felicidades!

Comentarios
object(WP_Query)#17740 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(8235) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "21-03-2021" ["before"]=> string(10) "18-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(8235) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "21-03-2021" ["before"]=> string(10) "18-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17707 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17732 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17677 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "21-03-2021" ["before"]=> string(10) "18-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-03-21 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-04-18 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (8235) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17680 (24) { ["ID"]=> int(63047) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-26 09:52:52" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-26 14:52:52" ["post_content"]=> string(5401) "Querida Tora: Fíjate que llegó a la vecindad una señora nueva (en el buen sentido de la palabra), que inmediatamente nos intrigó a todos. Es muy misteriosa. Llegó como con veinte maletas, ocho baúles y un número infinito de bultos, todos de diferentes colores y formas, algunos hasta brillantes y que parecían llenos de estrellas. No sabes cómo la miraron las chismosas de la vecindad (en una palabra, todas). Yo también. Y me metí a su vivienda, a ver qué era todo aquello. Así, a la entrada, colgó cortinas y puso luces de colores. En el centro, una mesa con una bola de cristal encima, varios juegos de naipes, un recipiente con agua, una varita (¿mágica?), una calavera, un sapo verde disecado y no sé cuántas cosas más. Enseguida me dije: Esta es una adivina, ¿Y qué crees? Adiviné. Al principio no dijo nada, y se limitaba a andar por el patio sin  hablar con nadie. Si acaso, contestaba los saludos con una inclinación de cabeza. Pero yo me di cuenta de que oía con  atención todo lo que se decía a su alrededor. Y un día en que estaba el patio rebosante de gente y de chismes, se interpuso en el camino de la señora del 44, una mujer muy poquita cosa y muy asustadiza, y le dijo con voz potente y hueca: “¡Cuidado! Cuídate de ese hombre, que te va a llevar por el camino de la perdición”. La pobre mujer se estremeció de arriba abajo (eso no es muy meritorio, porque es chaparrita), se encerró en su casa; y en la tarde que la fue a visitar un señor que ya es habitual, lo echó con cajas destempladas, a gritos y tirándole cuanto encontró a mano. Y no me lo vas a creer, pero luego les dijo a las vecinas que ese hombre era agente de una casa de lenocinio (consulta el diccionario, porque a mí me da pena decirte lo que significa) y que se la quería llevar. Excuso decirte que todas las viejas la felicitaron por haber tenido el valor de echarlo de su casa y de su vida. A raíz de eso, las vecinas empezaron a hacerle plática, y a visitarla. Y al poco tiempo, ya iban a consultarle sus problemas y a pedirle que les echara la buenaventura. Ella accedía, complacida, y les cobraba por el “servicio” (porque de algo tenía que vivir; que si no, se las echaba gratis, porque le caían muy bien). En unas cuantas semanas, se hacían  colas a la puerta de la vivienda de Madame Sura (así dice que se llama, pero debe ser un nombre “artístico”). Y también venían de las vecindades cercanas. ¿Y el portero?, te preguntarás. El portero se presentó una noche, bastante tarde (para que no se dieran cuenta los vecinos) y le dijo que en la vecindad no podía lucrar; y que si lo hacía, justo era que compartiera sus ganancias con él. Y le fijó una cuota por cada persona que la visitara. Madame Sura no se inmutó, sino que entró en trance (o sea, se puso patitiesa y habló con voz ronca) y le dijo que el domingo tendría su respuesta. El portero se puso pesado con que quería una respuesta inmediata; pero la voz de Madame Sura se hizo casi un  rugido, echó chispas por los ojos y le dijo que no la presionara. El portero se impresionó mucho, aunque lo disimuló bastante bien, y le dijo que la esperaba hasta el domingo, pero no más. Yo me pasé esos días en la vivienda de la Madame, pues quería ver lo que iba a preparar para el domingo. Pero ella siguió con sus paseos por el patio, aunque sí noté que platicaba más con las vecinas, y cuando llegaba a su casa escribía algunas notas y pasaba algunos ratos pensativa. Y llegó el domingo. Precisamente, el portero había citado a los vecinos a junta para discutir alguna tontería, así que estaban casi todos en el patio, sentaditos, esperando las palabras de la “autoridad máxima”. Y a las doce en punto, cuando el patio hervía de expectación, apareció Madame Sura, que por cierto se veía más alta (aquí entre nos, se puso unos tacones enormes, que no se le notaban porque llevaba una falda muy larga) y más desmelenada que nunca, y de un salto se plantó en el estrado, frente al portero. Este como que se chiveó (Diccionario Folklórico, por favor) un poco, pero aguantó como un buen torero y hasta la miró con ojos centelleantes (se había puesto un poco de diamantina en los párpados para la ocasión). Entonces, Madame Sura hizo unos giros rápidos, en que le revolotearon todas las túnicas y trapos que se había puesto, y con voz salida de las entrañas de la tierra, dijo: -Cuidado con lo que haces, cuidado con lo que pides. Los hados te han sido favorables, pero se te pueden voltear. Y si exiges más de lo que debes, te secarás por completo, y ya no podrás regar a ninguna Flor. Ni siquiera a una hierbita. El portero se quedó pálido, porque precisamente la Flor lo estaba esperando en la portería, y venía bastante alegre y jacarandosa, y no quiso ni  imaginar lo que pasaría si se quedaba seco. Así que canceló la junta, alegando una leve indisposición, se tomó unos cuantos alipuses (te imaginas lo que son, ¿no?) y puso en acción la regadera. Sin embargo, no se volvió a acercar a la Madame; la saludaba muy atentamente cuando se la encontraba en el patio, y la dejó hacer su negocio tranquilamente, Lo que puede una amenaza bien dicha, ¿verdad? Bueno, mi amor, pórtate bien, y hasta la próxima. Te quiere, Cocatú  " ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 218" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-218" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-26 09:52:52" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-26 14:52:52" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63047" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17752 (24) { ["ID"]=> int(63440) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-06 09:09:24" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-06 14:09:24" ["post_content"]=> string(5043) "¿Dónde se extingue el turista para ceder su lugar al viajero? Cada que subo a un avión me hago la misma pregunta. No es que me cause conflicto, de hecho, como decía Alfonso Reyes, si en la naturaleza no hay nada en estado puro, tratando de lo humano, menos aún. Capturado como Jonás en el vientre de la bestia, el pasajero se enfrenta a la duda y al desafío; sabe a dónde llegará, con cierta aproximación aunque nunca precisa, y la hora en que descenderá a tierra, pero no puede prever todo lo que se encontrará. La diferencia entre el turista y el viajero es apenas una inflexión de actitud, un instante, una mirada que crea un cambio en el estar y el ser en un entorno distinto al habitual. El turista envuelve, conquista, desplaza y se apropia del lugar que visita; prístino e inocente puede convertir París en un enorme parque temático donde colecciona las “selfies” obligatorias, los clichés de rigor y los recuerdos consoladores (hasta el Marco Polo más experimentado puede ser víctima de esta tentación y tiene su encanto caer en ella de cuando en cuando). El viajero, en cambio, aunque está hecho de la misma materia que el turista (asombro y curiosidad), sus proporciones cambian y también la preparación y, desde luego, los resultados. El viajero se rinde, sucumbe y se deja maravillar descubriendo aquello que los otros, apenados por un guía pendiente de los minutos que quedan en su horario de servicio, dejan escapar. El turista es el hombre del telescopio: busca las enormidades, se guía por las estrellas y se maravilla con las magnitudes. El viajero, en cambio, pasa por el microscopio: se detienen en los detalles, sigue su intuición y se asombra con las cualidades, esto es, dos maneras distintas, pero no excluyentes, de ver el mundo. El viajero observa los letreros con las nomenclaturas de las calles y no las guías de los hoteles, identifica los monumentos que no aparecen en ningún mapa porque se refieren a sus memorias y a sus lecturas, a lo que la vida le ha regalado y la manera en que la enfrenta; asiste a los espectáculos vedados para el turista: la situación de las sillas en la terraza de los cafés de Europa, por ejemplo, que no dejan de maravillarlo por la enorme sabiduría humana que encierra, las sillas no están envueltas al interior de la mesa como en un café comercial de la Ciudad de México, sino dirigido a la calle pues es ahí donde, al modo Calderón de la Barca, se presenta el gran teatro del mundo. El destino juega con el viajero que, instalado en un café suspira, saca su diario de viaje, planea la jornada y de pronto se da cuenta de que con la pluma en la mano y la libreta abierta se ha convertido, sin querer, en uno de los clichés que el turista anhela ver cuando el camión del tour que ha pagado lo regurgite justo enfrente de la mesa del viajero; para ese momento ya ocupará anónimo lugar en varios álbumes fotográficos del lejano oriente. Pero a su vez, este hombre que ha guardado la libreta, ha leído un poco desea acudir al baño, y entrará al salón, pasará frente a la mesa que solía reservar algún escritor entrañable y bajará las escaleras para aliviarse. Al salir justo enfrente de la puerta del toilette, encuentra una encantadora vitrina en la que se exhiben las mismas tazas, platos, ceniceros y azucareros que acaba de usar; en su alma celebrará una diminuta y colosal batalla en la que el viajero será derrotado por la ambición acumulativa del turista y comparar dos juegos de café para llevar a casa como trofeo de la conquista emprendida esa mañana. El viajero contempla el misterio de la belleza que consiste más en su facilidad de andar por el mundo con una comodidad infinita que en una sofisticación afectada, oficinistas que salen de sus empleos, jubilados que matan la tarde, algún empresario cerrando el último trato del día y el estudiante afanado en su lectura; de pronto su yo turista lo apremia para que corra al espectáculo recomendado sin el que el viaje no estará completo. Y así, este Jeckill y Mr. Hyde, este Jano Bifronte, es cada uno de nosotros, en este viaje hermoso e indefinible al que llamamos la vida. @cesarbc70 " ["post_title"]=> string(19) "Viajeros y turistas" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(19) "viajeros-y-turistas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-07 09:40:30" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-07 14:40:30" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63440" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17680 (24) { ["ID"]=> int(63047) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-26 09:52:52" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-26 14:52:52" ["post_content"]=> string(5401) "Querida Tora: Fíjate que llegó a la vecindad una señora nueva (en el buen sentido de la palabra), que inmediatamente nos intrigó a todos. Es muy misteriosa. Llegó como con veinte maletas, ocho baúles y un número infinito de bultos, todos de diferentes colores y formas, algunos hasta brillantes y que parecían llenos de estrellas. No sabes cómo la miraron las chismosas de la vecindad (en una palabra, todas). Yo también. Y me metí a su vivienda, a ver qué era todo aquello. Así, a la entrada, colgó cortinas y puso luces de colores. En el centro, una mesa con una bola de cristal encima, varios juegos de naipes, un recipiente con agua, una varita (¿mágica?), una calavera, un sapo verde disecado y no sé cuántas cosas más. Enseguida me dije: Esta es una adivina, ¿Y qué crees? Adiviné. Al principio no dijo nada, y se limitaba a andar por el patio sin  hablar con nadie. Si acaso, contestaba los saludos con una inclinación de cabeza. Pero yo me di cuenta de que oía con  atención todo lo que se decía a su alrededor. Y un día en que estaba el patio rebosante de gente y de chismes, se interpuso en el camino de la señora del 44, una mujer muy poquita cosa y muy asustadiza, y le dijo con voz potente y hueca: “¡Cuidado! Cuídate de ese hombre, que te va a llevar por el camino de la perdición”. La pobre mujer se estremeció de arriba abajo (eso no es muy meritorio, porque es chaparrita), se encerró en su casa; y en la tarde que la fue a visitar un señor que ya es habitual, lo echó con cajas destempladas, a gritos y tirándole cuanto encontró a mano. Y no me lo vas a creer, pero luego les dijo a las vecinas que ese hombre era agente de una casa de lenocinio (consulta el diccionario, porque a mí me da pena decirte lo que significa) y que se la quería llevar. Excuso decirte que todas las viejas la felicitaron por haber tenido el valor de echarlo de su casa y de su vida. A raíz de eso, las vecinas empezaron a hacerle plática, y a visitarla. Y al poco tiempo, ya iban a consultarle sus problemas y a pedirle que les echara la buenaventura. Ella accedía, complacida, y les cobraba por el “servicio” (porque de algo tenía que vivir; que si no, se las echaba gratis, porque le caían muy bien). En unas cuantas semanas, se hacían  colas a la puerta de la vivienda de Madame Sura (así dice que se llama, pero debe ser un nombre “artístico”). Y también venían de las vecindades cercanas. ¿Y el portero?, te preguntarás. El portero se presentó una noche, bastante tarde (para que no se dieran cuenta los vecinos) y le dijo que en la vecindad no podía lucrar; y que si lo hacía, justo era que compartiera sus ganancias con él. Y le fijó una cuota por cada persona que la visitara. Madame Sura no se inmutó, sino que entró en trance (o sea, se puso patitiesa y habló con voz ronca) y le dijo que el domingo tendría su respuesta. El portero se puso pesado con que quería una respuesta inmediata; pero la voz de Madame Sura se hizo casi un  rugido, echó chispas por los ojos y le dijo que no la presionara. El portero se impresionó mucho, aunque lo disimuló bastante bien, y le dijo que la esperaba hasta el domingo, pero no más. Yo me pasé esos días en la vivienda de la Madame, pues quería ver lo que iba a preparar para el domingo. Pero ella siguió con sus paseos por el patio, aunque sí noté que platicaba más con las vecinas, y cuando llegaba a su casa escribía algunas notas y pasaba algunos ratos pensativa. Y llegó el domingo. Precisamente, el portero había citado a los vecinos a junta para discutir alguna tontería, así que estaban casi todos en el patio, sentaditos, esperando las palabras de la “autoridad máxima”. Y a las doce en punto, cuando el patio hervía de expectación, apareció Madame Sura, que por cierto se veía más alta (aquí entre nos, se puso unos tacones enormes, que no se le notaban porque llevaba una falda muy larga) y más desmelenada que nunca, y de un salto se plantó en el estrado, frente al portero. Este como que se chiveó (Diccionario Folklórico, por favor) un poco, pero aguantó como un buen torero y hasta la miró con ojos centelleantes (se había puesto un poco de diamantina en los párpados para la ocasión). Entonces, Madame Sura hizo unos giros rápidos, en que le revolotearon todas las túnicas y trapos que se había puesto, y con voz salida de las entrañas de la tierra, dijo: -Cuidado con lo que haces, cuidado con lo que pides. Los hados te han sido favorables, pero se te pueden voltear. Y si exiges más de lo que debes, te secarás por completo, y ya no podrás regar a ninguna Flor. Ni siquiera a una hierbita. El portero se quedó pálido, porque precisamente la Flor lo estaba esperando en la portería, y venía bastante alegre y jacarandosa, y no quiso ni  imaginar lo que pasaría si se quedaba seco. Así que canceló la junta, alegando una leve indisposición, se tomó unos cuantos alipuses (te imaginas lo que son, ¿no?) y puso en acción la regadera. Sin embargo, no se volvió a acercar a la Madame; la saludaba muy atentamente cuando se la encontraba en el patio, y la dejó hacer su negocio tranquilamente, Lo que puede una amenaza bien dicha, ¿verdad? Bueno, mi amor, pórtate bien, y hasta la próxima. Te quiere, Cocatú  " ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 218" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-218" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-26 09:52:52" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-26 14:52:52" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63047" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(15) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "710cd83d1d66d57610431d89550eacf1" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
cartas a tora

CARTAS A TORA 218

Querida Tora: Fíjate que llegó a la vecindad una señora nueva (en el buen sentido de la palabra), que inmediatamente nos intrigó...

marzo 26, 2021

Viajeros y turistas

¿Dónde se extingue el turista para ceder su lugar al viajero? Cada que subo a un avión me hago la misma pregunta....

abril 6, 2021




Más de categoría

CARTAS A TORA 220

Querida Tora: Hay una familia que vive en el 51, muy tranquila, muy agradable. El señor, sobre todo, es...

abril 16, 2021

Recordando al General y Político Francisco J. Múgica

Francisco José Múgica Velázquez  nació en Tingüindín (Michoacán) el 3 de septiembre de 1884, y falleció en la Ciudad de México el...

abril 14, 2021
Los Olvidos

LOS OLVIDOS | Parte 29 

A las 8.30 de la mañana del día siguiente, estaba yo en la sacristía del Sagrado Corazón de Costa...

abril 14, 2021

SANEAR EL AMBIENTE

Las cifras se tornan espeluznantes. Cada año tenemos un mayor número de homicidios dolosos y en algunos lugares, la...

abril 13, 2021