Camino a la paz

La poesía representa un camino para entendernos a nosotros mismos y al mundo. En estos tiempos caóticos nos haría mucho bien procurarla, como un recurso de emergencia.

4 de octubre, 2022 San Francisco de Asís

Para el mundo católico hoy se conmemora a San Francisco de Asís, ese personaje icónico de la Iglesia, nacido en el siglo 12, quien renunció a sus riquezas materiales (que eran muchas), y se dedicó a hacer el bien a los más humildes. Además, dejó plasmada para la historia su oración de la paz, que llama a servir a otros de la mejor manera.  Su amor a toda criatura viviente me lleva a recordar la poesía de Rubén Darío intitulada Los motivos del Lobo, en la cual el poeta nicaragüense se coloca en la piel de la fiera para narrar el porqué de su conducta, inspirado en la figura de quien él llama “el mínimo y dulce Francisco de Asís”.

Termino de preparar una ponencia sobre poesía, que presentaré esta semana. Como parte de la investigación  emprendí un delicioso  paseo por lo que ha sido la poesía iberoamericana, en particular de México, desde Sor Juana hasta la actualidad. Me hallo seres humanos maravillosos trabajando en exponer sus inquietudes a través de la forma acompasada que este género literario nos regala. Releí a Miguel Hernández, uno de los poetas en tiempos de la Guerra Civil española, quien siempre escribió con el corazón en la mano.  Uno de los poemas que me resultan más conmovedores es aquel que ensalza a las cebollas, único alimento que su propia familia podía consumir durante el tiempo en que estuvo preso. Tuvo una vida de pobreza material desde la infancia y una muerte prematura, pero nos dejó una obra excelsa.

Entre los mexicanos hallé un poema de Rubén Bonifaz Nuño. No lo conocía, fue escrito a una amiga suya que se consumía por una enfermedad terminal a una edad joven. Plasma en el papel su profundo anhelo de que ella se quede viva y eternamente joven.  Un último poema que quiero señalar es el que  escribe en el 2021 Luis García Montero, literato español, como homenaje a la muerte de su esposa Almudena Grandes, también poeta, cuyo primer aniversario luctuoso se celebrará el próximo noviembre.   Describe la ausencia de su amada como un duro invierno al que tendrá que acostumbrarse a partir de ese momento. 

Traigo a colación todo lo anterior para contrastarlo frente a un panorama cada vez más belicoso.  En el mundo entero, pero muy particular en nuestro país.  Nos hallamos a merced de grupos violentos que terminan  con cualquier paseo familiar un domingo por la tarde, como acaba de suceder en Zapopan, Jalisco.  Además de muchos otros sucesos en los que se percibe la impunidad con que el crimen organizado puede actuar, aunque, paradójicamente, se blinde el país cada vez con más fuerzas armadas.  Procurar elementos que nos lleven a la paz interior no es un asunto menor ni ocioso.  La aproximación a la literatura, y muy en particular a la poesía, sensibiliza al lector frente a sus propios sentimientos, los de otros y las situaciones dolorosas que ocurren en derredor.  En el caso de la poesía, es un género muy noble y plástico que nos permite descubrir la dimensión humana de los fenómenos que marcan cada época.  Esta vez, en el ejercicio que realicé de repasar la poesía a lo largo del tiempo, encuentro con que ésta siempre ha estado presente en su labor de sanación.  El autor vuelca en el papel un dolor que no es únicamente suyo, un dolor que comparte con muchos otros.

Hay infinidad de conceptos erróneos en torno a la poesía.  En general se le considera “cursi” y propia de los enamorados.  Realmente necesitamos echarnos un clavado en las obras de nuestros autores, para comenzar a entenderla de otro modo.  Ahora recuerdo a Ramón López Velarde en Suave Patria, terminando con: Sé igual y fiel; pupilas de abandono;/ sedienta voz, la trigarante faja.

Es tiempo de volver a creer en México, en los mexicanos, en el progreso del país. Es el tiempo para ir más allá de las descalificaciones superficiales y empezar a proponer un plan de nación para futuras generaciones.   No es posible hacerlo con ocurrencias de último minuto ni  con groserías en redes sociales. Tampoco a través de marchas incongruentes en las que una mujer joven, encapuchada, se afana en destruir un semáforo hasta que lo logra, o donde un niño de 8 años grita a los cuatro vientos que no olvida lo que vivió en el Movimiento del ’68.  La educación es la clave del desarrollo, y en este caso, en concreto, del desarrollo social, la empatía y la solidaridad de unos con otros.   Hora de salir de nuestro cascarón para conocer  realidades que no por distintas nos deben ser ajenas. Una estupenda receta es hacerlo a través de las artes, la que más acomode a cada uno; conocer las obras creadas y animarse a generar las propias, con el propósito de ser más humanos en su ejercicio.  Rompamos esa espiral consumista que busca determinar el valor del arte en pesos y centavos.  Probemos hacerlo en función del bienestar de todos.  Y así colocarnos, como diría Francisco de Asís, camino a la paz.

Comentarios


object(WP_Query)#18009 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(84125) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-10-2022" ["before"]=> string(10) "26-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(84125) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-10-2022" ["before"]=> string(10) "26-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18013 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18011 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18012 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "29-10-2022" ["before"]=> string(10) "26-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-10-29 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-11-26 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (84125) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18010 (24) { ["ID"]=> int(85411) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-07 14:39:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-07 19:39:38" ["post_content"]=> string(3237) "No sabía qué libro de Camus compartir con ustedes. Sí, uno de Camus, porque en noviembre (hoy) se conmemora su natalicio. Estaba entre La peste, El extranjero y Los justos. Finalmente me decanté por Los justos, pues, además de ser una obra de teatro, el planteamiento es tan profundo que harían falta varios volúmenes de filosofía para explicarlo: ¿es posible fundamentar el bien sin Dios?  Los pensadores religiosos, principalmente los católicos, dirían que no. Y he ahí la famosa frase de Dostoievsky (“Los hermanos Karamazov”) que suelen citar, “Si Dios no existe, todo está permitido”, lo cual, a contrario sensu, significa que Dios es el fundamento último del bien, de modo que, suponiendo su no existencia, no habría forma de distinguir el bien del mal. Los existencialistas, especialmente Sartre y Camus, pensaron que esta máxima era falsa, y se propusieron demostrarlo, cada uno a su modo: Sartre y su idea de que el existencialismo es un humanismo (dado que era ateo, habría que afinar el sentido de la frase y decir que el existencialismo ateo es un humanismo, o, en corto, que el ateísmo es un humanismo); y Camus, a través de Los justos. Muy brevemente: unos terroristas planean el asesinato de un alto funcionario del Zar, que representa la injusticia y la opresión que vive el pueblo ruso. Kaliayev se encargará de arrojar la bomba. Llegado el momento, Kaliayev es incapaz de lanzar la bomba porque el funcionario va acompañado de sus pequeños sobrinos. Kaliayev, que es ateo y terrorista, no es capaz de matar también a los niños, a fin de cuentas inocentes, porque aún en estas circunstancias tan extremas, sabe que matar a un inocente es intrínsecamente malo, aunque se trate de un efecto no querido en sí mismo, sino implícito irremediablemente en la acción justa de quitar la vida a un tirano.  El contraargumento lógico que esgrime Federov, su compañero terrorista, es que si tanto le preocupan a Kaliayev las vidas de los niños inocentes, no haber matado al funcionario del Zar, aunque hubieren muerto dos niños, implicará que muchos niños más del pueblo morirán por causa de la opresión y la injusticia. Y además, cuando los inocentes sobrinos del funcionario crezcan, oprimirán al pueblo y matarán a muchos niños, igual que el tío. ¿Vale más la vida de esos niños, sobrinos del opresor y destinados a ser también opresores, que la vida de los niños oprimidos de Rusia? A través de esta obra de teatro Camus mostrará que, aún si Dios no existiera, es posible fundamentar el bien." ["post_title"]=> string(100) "Somos lo que leemos | “Los justos” de Camus: ¿es posible fundamentar el bien desde el ateísmo?" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(97) "somos-lo-que-leemos-%e2%8f%90-los-justos-de-camus-es-posible-fundamentar-el-bien-desde-el-ateismo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-07 14:48:06" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-07 19:48:06" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85411" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17978 (24) { ["ID"]=> int(85801) ["post_author"]=> string(2) "97" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-17 13:36:42" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-17 18:36:42" ["post_content"]=> string(2777) "Voy como un vagabundo tras de ti siguiendo tus pasos. Camino siguiendo el aroma que dejas en el aire: ese perfume de mujer que te distingue por ser único. Me convierto en el viento que revuela tu cabello, acaricio tu cuello y juego entre tus ropas. No te puedo alcanzar. Solo puedo ver tu imagen en mi celular. Tu sonrisa ilumina la pantalla mientras tu cuerpo seduce mi mirada. Mi mente viaja sin pensar y mis manos se deslizan en tu tersa piel. Todo lo puedo en la intimidad de mi imaginación. Recorro tu cuerpo centímetro a centímetro. Puedo sentir el calor que irradias, esa energía que es como un imán que me atrae involuntariamente. Te extraño aunque  las redes sociales me hagan sentir que estoy a tu lado, a un minuto de ti.  Ese minuto se va convirtiendo en segundos que se reducen a cada instante, hasta que por fin te alcanzo,  llegando así ese momento en que estoy a tu lado para poder materializar ese amor que siento por ti. Ahora estoy frente a ti. Nuestras miradas chocan aunque a veces quieren evitarse para no evidenciar lo que siente el uno por el otro y empiece el juego de la seducción. Nuestros rostros sonríen provocando nuestro acercamiento sin que la voluntad se imponga. Mi mano busca la tuya. Se encuentran de manera improvisada pero deseada.  Nuestros cuerpos se comunican sin palabras pero con gran entendimiento, como si hubieran estado juntos siempre o, mejor aún, como si fueran uno mismo. Todo esto pasa a un minuto de ti, un lapso breve que alarga la distancia una distancia que está a 60 segundos del deseo que se convierte en amor. Puedo soñar contigo cuando estás lejos y sentir que estás a mi lado. Es por eso que cuando te extraño me transporto al interior de mis sentimientos para estar cerca de ti. Y cuando por fin te alcanzo, te rodeo de caricias y palabras que te hacen viajar en mi mundo de seducción.  A veces me pregunto ¿qué es lo verdadero? Dos mundos se interponen, el virtual y el real, en uno estamos juntos por una centuria; en otro nos separan las manecillas del reloj.  Me da miedo pensar que soy uno de tantos, que persiguen tus pasos a cada instante. Mis sentimientos me traicionan pero tu mirada y tus besos me confirman que sientes lo mismo que yo. Por eso te digo ven a mí, que quiero comunicar lo que siento por ti sin hablar: vivamos un eterno minuto que dure toda la vida.  “ESTA ES LA NATURALEZA DE MI SER”." ["post_title"]=> string(17) "A un minuto de ti" ["post_excerpt"]=> string(201) "“El amor es una ilusión, una historia que uno construye en su mente, consciente todo el tiempo de que no es verdad, y por eso pone cuidado en no destruir la ilusión”. -Virginia Woolf (1882-1941)." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "a-un-minuto-de-ti" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-17 13:36:42" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-17 18:36:42" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85801" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18010 (24) { ["ID"]=> int(85411) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-07 14:39:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-07 19:39:38" ["post_content"]=> string(3237) "No sabía qué libro de Camus compartir con ustedes. Sí, uno de Camus, porque en noviembre (hoy) se conmemora su natalicio. Estaba entre La peste, El extranjero y Los justos. Finalmente me decanté por Los justos, pues, además de ser una obra de teatro, el planteamiento es tan profundo que harían falta varios volúmenes de filosofía para explicarlo: ¿es posible fundamentar el bien sin Dios?  Los pensadores religiosos, principalmente los católicos, dirían que no. Y he ahí la famosa frase de Dostoievsky (“Los hermanos Karamazov”) que suelen citar, “Si Dios no existe, todo está permitido”, lo cual, a contrario sensu, significa que Dios es el fundamento último del bien, de modo que, suponiendo su no existencia, no habría forma de distinguir el bien del mal. Los existencialistas, especialmente Sartre y Camus, pensaron que esta máxima era falsa, y se propusieron demostrarlo, cada uno a su modo: Sartre y su idea de que el existencialismo es un humanismo (dado que era ateo, habría que afinar el sentido de la frase y decir que el existencialismo ateo es un humanismo, o, en corto, que el ateísmo es un humanismo); y Camus, a través de Los justos. Muy brevemente: unos terroristas planean el asesinato de un alto funcionario del Zar, que representa la injusticia y la opresión que vive el pueblo ruso. Kaliayev se encargará de arrojar la bomba. Llegado el momento, Kaliayev es incapaz de lanzar la bomba porque el funcionario va acompañado de sus pequeños sobrinos. Kaliayev, que es ateo y terrorista, no es capaz de matar también a los niños, a fin de cuentas inocentes, porque aún en estas circunstancias tan extremas, sabe que matar a un inocente es intrínsecamente malo, aunque se trate de un efecto no querido en sí mismo, sino implícito irremediablemente en la acción justa de quitar la vida a un tirano.  El contraargumento lógico que esgrime Federov, su compañero terrorista, es que si tanto le preocupan a Kaliayev las vidas de los niños inocentes, no haber matado al funcionario del Zar, aunque hubieren muerto dos niños, implicará que muchos niños más del pueblo morirán por causa de la opresión y la injusticia. Y además, cuando los inocentes sobrinos del funcionario crezcan, oprimirán al pueblo y matarán a muchos niños, igual que el tío. ¿Vale más la vida de esos niños, sobrinos del opresor y destinados a ser también opresores, que la vida de los niños oprimidos de Rusia? A través de esta obra de teatro Camus mostrará que, aún si Dios no existiera, es posible fundamentar el bien." ["post_title"]=> string(100) "Somos lo que leemos | “Los justos” de Camus: ¿es posible fundamentar el bien desde el ateísmo?" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(97) "somos-lo-que-leemos-%e2%8f%90-los-justos-de-camus-es-posible-fundamentar-el-bien-desde-el-ateismo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-07 14:48:06" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-07 19:48:06" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85411" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(21) ["max_num_pages"]=> float(11) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "9f1ac286fd946d9fe1dea82999edf866" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Somos lo que leemos | “Los justos” de Camus: ¿es posible fundamentar el bien desde el ateísmo?

No sabía qué libro de Camus compartir con ustedes. Sí, uno de Camus, porque en noviembre (hoy) se conmemora su natalicio. Estaba...

noviembre 7, 2022

A un minuto de ti

“El amor es una ilusión, una historia que uno construye en su mente, consciente todo el tiempo de que no es verdad,...

noviembre 17, 2022




Más de categoría

Somos lo que leemos – “La mujer de tu prójimo”, un explosivo libro sobre la liberación sexual

Título: La mujer de tu prójimo. Autor: Gay Talese. Editorial: Debate. 538 páginas. Mi calificación: 4 de 5 estrellas.

noviembre 25, 2022

Capitanes y Banksy: actividades chilangas muy recomendables

El deporte conocido como ráfaga regresó a tierra chilangas este mes de noviembre con su poderoso equipo “Capitanes”, cuya...

noviembre 25, 2022
CARTAS A TORA 228

CARTAS A TORA 291

Querida Tora: Ahora hay un campeonato internacional de futbol (ese juego en que le pegan patadas a una pelota,...

noviembre 25, 2022

Brebaje olímpico

Historia de amor.

noviembre 23, 2022