Se encuentra usted aquí

Posibles retos del S.E.N.

Lunes, 30 de Octubre 2017 - 15:00

Autor

raul-rosales.jpg
Raúl Rosales

Compartir

alumnos-mexicanos.jpg

En el área educativa, a nivel de la sociedad en su conjunto, sin duda alguna que a todos nos corresponde aportar lo mejor o lo menos malo de nuestras costumbres, tradiciones, principios, actitudes y valores a las nuevas generaciones, con el fin de que éstas tengan una relación más apropiada con el resto de sus semejantes y que esa relación pueda reflejarse en una convivencia más armónica, superando en todo lo posible a tiempos que de alguna forma han sido desfavorables en estos aspectos.

Aunque no sólo es emitir documentos oficiales o recomendaciones al respecto, que pudieran tener un impacto social cuando sean llevados a la práctica, sino que pudieran considerarse acciones administrativas de gobierno que fueran en ese rumbo y que realmente puedan ser creíbles por el compromiso echado a cuestas de los niveles superiores de gobierno y así en orden descendente, hasta llegar a los que tienen contacto directo con la sociedad en su conjunto.

UN POSIBLE RETO es la cuestión formativa de las nuevas generaciones, que sin duda alguna, todas ellas están en ese proceso, corresponde principalmente por preceptos legales, no por costumbre ni situaciones de carácter moral, al SISTEMA EDUCATIVO NACIONAL (S.E.N.) iniciar una estrategia global formativa en ese renglón, en donde aunado a las que se están tratando de implementar para los diferentes puntos en que organizaron el Nuevo Modelo Educativo, para la Educación Obligatoria, sean las escuelas verdaderos centros de formación integral de alumnos y alumnas y claro no con esto se pretende decir que no está contemplado en los Planes y Programas oficiales que ha emitido la parte oficial desde hace ya bastante tiempo, sino que debe haber un compromiso más acentuado y continuado en lo que a integral se refiere, ya que se nota una preocupación muy marcada por los aprendizajes teóricos con miras a que sean el sustento para que sigan aprendiendo durante el resto de su vida, esto, según lo establecido en alguno de los EJES de dicho Modelo. Se ha mencionado en otras participaciones que al alumno se le quiere formar a través de situaciones impositivas por parte de adultos, entre ellos los docentes, dándole órdenes para que las ejecute y no situaciones que las vivencie en el ámbito áulico y un tanto más amplio en el escolar, donde TAMBIÉN APRENDA a discernir situaciones que lo beneficien a ÉL, ésto a través de reflexiones y análisis previos, orientados y asesorados en todo momento por el docente en funciones, cualquiera que sea su desempeño en ese espacio frente a grupo. Aunque se dan sugerencias, no tan contundentes, en ese tenor, hasta la fecha sigue predominando el esquema de que el alumno debe ACATAR las recomendaciones de su maestro y de preferencia llevar a cabo el desempeño tal cual se lo indiquen, aunado a esto, a la hora que los resultados, cualquiera que tuvieran que ser estos, no le sean favorables al alumno, sin duda que será el único culpable de lo fallido de ellos.

Convencido estoy que sería un buen principio para la formación de los alumnos que desde sus primeros niveles de escolaridad fuera siendo y sintiéndose responsable de los logros o “fracasos” obtenidos por ÉL, sin que tenga que irse, o los adultos llevarlo a la victimización o culpabilidad por ello, sino que se sienta responsable por lo que logró como aprendizaje, cualquiera que éste sea, positivo o negativo. ¿Por qué? Porque simple y sencillamente con la orientación de su profesor y decisión de él, siguió la ruta que consideró apropiada, así como las fuentes informativas que consideró pudieran ayudarle a continuar o dar fin a sus trabajos, que sin duda alguna serán más productivos porque son parte de su esfuerzo e iniciativa y no de una ciega obediencia convertida en disciplina.

Saludable debe ser también el hecho que sea el alumno copartícipe de decisiones de mayor envergadura o dimensión ya sea dentro del salón, en su equipo de trabajo o a nivel de escuela, pues existe una alta posibilidad que esto lo hará sentirse más comprometido con la institución, pero sobre todo, con la decisión de la cual formó parte siendo una significativa suma del APRENDER PARA LA VIDA, y que en su accionar refleje estas actitudes que tendrán que ir calando en su formación y con seguridad, en el resto de la sociedad. Desde luego que esto requiere de un “golpe de timón” en el accionar de autoridades educativas para las estrategias que los mismos programas indican se apliquen en los grupos escolares no como imposición, si no como estrategia pedagógica que debe estar presente como parte del cambio para la formación de las nuevas generaciones, sumado esto a las acciones de gobierno que vayan dirigidas a la sociedad en su conjunto, donde ésta sea más tomada en cuenta para decisiones que puedan beneficiarla o perjudicarla de alguna forma.

Son ACCIONES que deben activarse al unísono pero principalmente el S.E.N. iniciar fuertemente en el campo correspondiente sin quitar el dedo del renglón a través de la coordinación apropiada con cada una de las entidades federativas, que sin duda también tienen mucho que aportar, sobre todo voluntad, estrategias y acciones para reforzar este aspecto, que es de primer orden para llegar a trabajar plenamente en la FORMACIÓN INTEGRAL DEL ALUMNO.  

ruiz-healy_times_num_12_page_1.jpeg
Número 12 - noviembre 2017
Descargar