Se encuentra usted aquí

Para eso está la escuela, ¡para educarlos!

Jueves, 06 de Septiembre 2018 - 15:00

Autor

mauricio_tejeda-foto.jpg
Manuel Tejeda

Compartir

maestros-educacion.jpg

Todos tenemos la creencia que la escuela o el colegio tiene que educar a nuestros hijos y eso no puede estar más lejos de la realidad.  

¿Por qué digo esto? 

Porque si bien es cierto que la escuela nos enseña y nos prepara –pero solo en el ámbito académico– y dentro ese ámbito académico nos instruyen en la formación cívica y ética, o llamado también civismo. Todo basado a una convivencia social; mas no en los valores familiares tales como la moral, la convivencia y el respeto entre padres e hijos, y sobre la ética que todos como padres tienen que inculcar.  

Los padres que ahora rondan entre los 40 a los 60 años de edad se supone que recibieron una educación adecuada que se trasmite a los hijos. 

Pero, ¿qué educación en realidad se trasmitió? 

Es bastante difícil, por no decir imposible, hacer una definición clara sobre ésto porque asegurar que la educación familiar que hemos recibido cada uno de nosotros es la mejor, es cuestión de percepciones, lo que es bueno para unos es malo para otros. 

Por ejemplo. si a uno nos enseñaron que había que levantarse a las seis de la mañana para aprovechar mejor el día, teniendo algún motivo o no, para otros el mejor horario para ser y aprovechar mejor el día es a las siete de la mañana. 

Les aseguro que después de haber leído este sencillo ejemplo, algunos de ustedes tienen una opinión totalmente diferente a éstas. 

El modo de cómo se les tiene que contestar a los padres, hermanos o a los demás parientes difiere mucho de una familia a otra., pero se puede decir que contamos con una educación. Ahora bien, dos personas se unen y tomando la idea anterior, de que la educación puede ser diferente, entonces ahora la mezcla de esas dos educaciones la tienen que compaginar para educar a sus hijos. 

Pues bien, he escuchando varias expresiones de padres que dicen, "Nosotros no queremos educar a nuestros hijos como nos educaron. No queremos tratarlos como nos trataron a nosotros. No queremos que estén limitados de gustos como nosotros". Les pregunto a ustedes, ¿estos criterios o pensamientos son buenos o malos?  

Pues les aseguro que su contestación a esto, no se podría unificar o decir que este bien o mal. 

Entonces, ¿cómo queremos que los profesores del la escuela o colegio que van nuestros hijos los eduquen? Porque tomen en cuenta que si en el remoto caso que los profesores tuvieran la obligación de educar a nuestros hijos, les enseñarían la educación que ellos han recibido, y ¿cómo saber qué educación les dieron sus respectivos padres? Y bien, si son los profesores los que educan a nuestros hijos, no tenemos razones del porqué llamárles la atención si contestan de tal o cual forma o manera, pues que no son las que nosotros les enseñamos. Por otro lado, ¿cuánto tiempo se les dedica a los hijos? Y como dice el dicho, "Hay que darles tiempo de calidad mas no de cantidad". 

Los padres pueden salir con el acostumbrado pretexto de que tienen muchos compromisos personales o de trabajo y con eso se excusan para no tener tiempo para educar a sus hijos. Pero eso no es como para que la responsabilidad se la echen a los profesores, porque por mucho que estos profesores tengan la mejor voluntad o cariño por sus alumnos, nunca se va a equiparar a la educación que les pueden dar sus padres. 

Por este tipo de circunstanciases que la mayoría de los jóvenes que están entre los 18 a los 26 años de edad ahora tienen reacciones y modos, que algunas personas llegan a pensar que son jóvenes sin valores ni educación. 

No quiero sonar moralista ni mucho menos, solo es una visión de las cosas que se están reflejando en estas épocas. 

Resumiendo situaciones. Por un lado los padres deben de poner mas atención a sus hijos e inculcarles los mejores valores, respeto a los demás y sobre todo, que tengan calidad moral para que actúen ante ellos mismos y por consecuencia, ante las demás personas con las mejores herramientas para su vida. 

El de no respetar a los demás cuando están en una fila, al cruzar la calle, el no dar espacio para cuando van transitando por la banqueta, el no respetar las reglas de tránsito, de ciclistas, a los peatones, etc... todo ésto es parte de una amalgama de cosas que complementa a un ser humano para su convivencia ante los demás. 

En conclusión, la escuela o el colegio no son quienes tienen que educar a nuestros hijos. Esa obligación es exclusivamente de los padres. 

Nos leemos en la próxima. Y tratemos y aprendamos a ser mejores ciudadanos.  

Saludos a todos.

revista_octubre.png
Número 22 - Octubre 2018
Descargar