Se encuentra usted aquí

Agujero Macular

Martes, 17 de Febrero 2015 - 18:00

Autor

fidel_ruiz-healy.jpg
Fidel Ruiz-Healy

Compartir

El agujero macular es la pérdida del tejido de retina neuro sensorial localizado en el centro de la retina o mácula. Se sabe de esta enfermedad desde hace más de 100 años pero no se les hacia mucho caso debido a que no se sabia su causa y su tratamiento era imposible. Fue hasta la década de los 90's que se empieza a saber más de la causa de esta enfermedad y a tratarla de una forma más efectiva. Esto se debe a la aparición de nuevos equipos de imagen y a un avance en las técnicas quirúrgicas de la cirugia vitro retiniana.

La mayoría de los agujeros maculares son idiopáticos, esto quiere decir que aún no sabemos la causa específica. Es una enfermedad no muy frecuente, ocurriendo en 1 de cada 5000 personas, y usualmente ocurre en ojos sin patología ocular previa. La evidencia hasta ahora sugiere que existen fuerzas anormales del vítreo sobre la mácula. Se habla de un encogimiento de la corteza vítrea en el área foveal, lo cual ocasiona fuerzas de tracción sobre esta zona generando su ruptura. Aunque también existen agujeros maculares secundarios a trauma ocular, edema macular cistoideo, membrana epiretiniana, síndrome de tracción vítreo macular, desprendimiento de retina regmatógeno, miopía elevada y otras causas.

El principal síntoma del agujero macular es visión central borrosa o distorsionada sin dolor de forma repentina. Cuando solo involucra un solo ojo no es raro que el paciente no se dé cuenta hasta tiempo después. La baja visual al inicio puede ser leve pero al ir progresando el agujero la visión sigue disminuyendo en un periodo de semanas a meses y tiende a estabilizarse cerca de un 20/200 o un 20/800.

Se pueden clasificar por su apariencia biomicroscópica en 4 etapas del agujero. En la etapa 1 existe metamorfopsia (distorsión) o baja visual leve, aún no existe una lesión como tal a la retina, usualmente solo tracción vítrea sobre la retina y se aprecia una mancha amarillenta en la fóvea en la etapa 1a y se vuelve un anillo amarillento en la 1b. Se piensa que este cambio en la mácula es un pequeño desprendimiento foveal. La mitad de estos agujero resuelven solos sin secuelas visuales por lo cual no hacemos nada en estos casos. En los agujeros etapa 2 existe un defecto pequeño (de 100 a 200 micras) en la retina central. Aquí existe una baja visual más importante con visiones variando desde un 20/50 hasta un 20/400. Se piensa que la mayor parte de los agujeros etapa 2 progresaran a la etapa 3 en donde ya no hay forma de mejoría visual espontánea. En la etapa 3 los agujeros miden entre 350 a 600 micras de tamaño y los bordes del agujero contienen líquido sub retiniano y contienen quistes o alteraciones del epitelio pigmentado. Aquí la visión suele estar entre 20/200 a 20/800. En esta etapa aún no hay separación vítreo foveal lo cual lo diferencia de la etapa 4 en donde ya el vítreo se ha desprendido de la zona foveolar de la retina.

El tratamiento con cirugía de vitrectomía desde la etapa 2 en adelante tiene excelentes resultados. Se logra un éxito en el cierre del agujero en un 90% de los casos y de los pacientes que se operan un 85% logra una mejoría visual, 2 de cada 3 pacientes terminan con una visión de de 20/50 o mejor. 

revista_octubre.png
Número 22 - Octubre 2018
Descargar