Se encuentra usted aquí

¿Y dónde están las campañas?

Miércoles, 17 de Enero 2018 - 17:00

Autor

jaime_guerrero.jpg
Jaime Guerrero Vázquez

Compartir

precandidatos-mexico-2018.jpeg

Se supone que en esta etapa del proceso electoral los aspirantes de los partidos están en precampaña y que no pueden dar mensajes a todo el “pueblo de México”, cualquier cosa que eso sea, sino que deben circunscribirse a dar mensajes a los militantes de sus partidos. Por su parte, los aspirantes independientes deben estar dedicados a recolectar firmas antes de que se venza el plazo en el próximo mes de febrero. Pero, o todo se ha vuelto un baile de máscaras en donde las autoridades electorales y partidarias, junto con los medios de comunicación, colaboran o pronto veremos a la autoridad ejercer un descabezamiento general de aspirantes. (Apuesto por lo primero).

¿Contra quién compite López Obrador? Ninguna otra persona se apuntó para eso. ¿Contra quién compite José Antonio Meade? Es el único aspirante priista. Igualmente, ¿contra quién compite Ricardo Anaya? Moreno Valle ya se bajó de la competencia y Zavala hace rato que se fue del partido. En este contexto, en el que los tres tienen la candidatura en la bolsa sus precampañas se transforman realmente en parte de su campaña, una campaña adelantada.

Hay diferencias, por supuesto. Meade se está cuidando un poco de no dar mensajes “abiertos”, pero de vez en cuando se le escapan. Anaya es monotemático: la culpa de todo lo malo que pasa en el país es del PRI, como si durante 12 años no hubieran gobernado los panistas. El que no se cuida nada es AMLO, quien descaradamente le habla a la población más allá de sus militantes y simpatizantes. Confía en la impunidad que suele acompañar sus excesos porque finalmente las instituciones le temen. ¿Descalificar a López por actos anticipados de campaña?

En realidad la ley es absurda, si no hay contendientes al interior de los partidos no es una precampaña, no en el sentido de las primarias norteamericanas, que era la idea que animaba al periodo de precampaña. López y Anaya se encargaron de no tener competencia real; Peña hizo lo propio para que Meade no tuviera competencia. Ninguno puede acusar a los otros de antidemocrático sin que sea una especie de autocrítica.

Pero tal vez la falta de apego a las leyes y lo absurdo de algunas de ellas no sea lo peor de la competencia electoral que estamos sufriendo, sino el poco interés que están despertando en el grueso de la ciudadanía. Más allá de la clase política y de las personas que viven de darles seguimiento (algunos académicos y periodistas), sería difícil encontrar a un ciudadano de a pie que pudiera hacer la distinción acerca de quien propone tal cosa. ¿Los políticos tienen la culpa de esto? En gran parte sí, pero lo cierto es que no hay una ciudadanía educada en interesarse en la política más allá de las suposiciones, los chismes y los rumores.

En realidad, el único candidato que hace propuestas se llama López Obrador, pero estas son superficiales y populistas, no van al fondo de los problemas, pero de aplicarse harán que gane popularidad el personaje en cuestión. No resolverán nada a profundidad, pero harán creer que todo irá mejor. No más el baño de agua fría de la falta de dinero o los gasolinazos, el agua será más tibia y con tendencia a calentarse, exactamente como se cocina a las langostas. 

chrome_2018-07-24_16-51-35.jpg
Número 19 - Julio 2018
Descargar