Se encuentra usted aquí

Xi Jinping: Pensamiento del Nuevo Imperio Chino

Viernes, 02 de Febrero 2018 - 16:30

Autor

carlos-sagaon.jpg
Carlos Sagaón Ruiz

Compartir

xi-jinping.jpg

Actualmente, la República Popular China es uno de los países política, social y comercialmente más potentes del mundo. Sus habitantes se caracterizan por el trabajo duro, la constancia y el esfuerzo incansable. China se sostiene en un firme sistema político, comandado actualmente por un ambicioso, vanguardista y experimentado miembro del Partido Comunista. Su nombre es Xi Jinping.

Inicia a corta edad su vida laboral, en el campo. Sus expectativas se fueron incrementando, por lo que se encaminó a sus estudios Universitarios simultáneos a sus primeras incursiones en la política. Actualmente, es ingeniero químico y tiene un doctorado en derecho, lo que potenció enormemente su currículum.

Se unió al Partido Comunista en 1974, donde destacó por ser un personaje con una sólida mentalidad de pensamiento socialista, la cuál llevaría presente en cada paso que diera. Xi Jinping fue una figura que, desde joven, denotó un potencial inconmensurable. Hoy en día, funge como el Secretario General del Comité Central del Partido Comunista. Su pensamiento de desarrollo llegó a ser considerado parte del régimen comunista del partido. Un año después, en 2013, se convierte oficialmente en el Presidente de la República Popular China.

Hoy, la ciudadanía china lo acoge y aplaude sus primeros movimientos en el cargo. Al año de haber comenzado su mandato, Xi Jinping contaba con el 84% de aprobación, según encuestas realizadas al electorado chino. Sin embargo, las ambiciones de Xi Jinping daban cabida a un pensamiento mucho más ambicioso.

La principal promesa de Xi Jinping fue volver a colocar a su país como un imperio económico y social, traspasando la línea de ser la potencia más importante del mundo. Fue entonces cuando los expertos apuntaron que, a pesar de ser Presidente, Xi Jinping podía convertirse en una figura todavía más poderosa de lo que ya era. Tenían razón.

El efectivo pensamiento del Presidente Chino llegó a reformular las leyes del país al que representa. A finales de octubre del año pasado, los delegados del Congreso Chino aprobaron el llamado “Pensamiento de Xi Jinping sobre el Socialismo con Características Chinas para la Nueva Era”, que consta de 14 puntos base que aplican al modelo comunista que propone su Partido. Dicho estatuto fungirá como una guía de funcionamiento para las leyes, el comercio y la política china. En consecuencia, “El Pensamiento de Xi Jinping” que lo favoreció en sus inicios como político y en su carrera hacia la Presidencia (con el debido respaldo de su Partido), ahora forman parte del sistema de desarrollo chino. Es el arma secreta con la que Xi Jinping pretende elevar el estándar de su país a niveles inimaginables.

Xi Jinping, además de ser Presidente de uno de los países más desarrollados del mundo actual, logró colocar su nombre en los fundamentales estatutos chinos. Por consiguiente, se considera el hombre más poderoso de China en los últimos cuarenta años. Analistas políticos refieren su figura a la de Mao Zedong, el dirigente más importante del Partido Comunista en su historia, manteniendo bajo su liderazgo en el Partido por más de 30 años.

Este nuevo escalón en la carrera política de Jinping parece no ser el último. Su sagacidad en relaciones internacionales continúa elevando el posicionamiento de China comercialmente. Hoy en día, es el dirigente con mejor reputación del continente asiático y uno de los más destacados en el panorama mundial.

Sin lugar a dudas, Xi Jinping tiene un gusto peculiar por el poder y el reconocimiento político. No obstante, su determinación vanguardista hace que continúe presentando buenos resultados y manteniendo a su población conforme. Algunos incluso se aventuran a declarar que Xi Jinping logrará mantener el liderazgo del Secretariado del Partido Comunista hasta que lo único que se lo impida sea su estado de salud. Lo que sí es una certeza es que pasará a la historia como uno de los líderes más entusiastas, trabajadores y propositivos; no sólo de China, sino del mundo entero…

“Debemos casarnos con la idea de que trabajar duro es la más noble, honorable, grandiosa y hermosa virtud que tenemos…", Xi Jinping.

acrord32_2018-08-21_15-27-12.jpg
Número 20 - agosto 2018
Descargar