Se encuentra usted aquí

Un país sin pleitos

Lunes, 17 de Septiembre 2018 - 15:00

Autor

jaime_guerrero.jpg
Jaime Guerrero Vázquez

Compartir

captura_de_pantalla_2018-09-17_13.16.48.png

A medida que pasan los días queda claro que la nueva andanada contra Rosario Robles, todavía titular de SEDATU, no vino desde las filas de Morena. En efecto, las notas de Reforma y los artículos aparecidos en varios periódicos no se reactivaron por algo que tramara el partido hegemónico. Lo más probable es que el asunto se retomara impulsado o con la venia de eso que llaman extrañamente “fuego amigo”. Si esto es cierto, entonces el blanco no es ella, aunque es una pieza que desean cobrar, sino Peña Nieto y Osorio Chong.

Por supuesto, la plana mayor de los morenistas, embriagados por su avasallador triunfo, aseguraron que no quedaría impune. ¿Dónde quedó aquello del respeto a la ley?, ¿no debieron pedir, en todo caso, que las nuevas autoridades que entrarán en funciones en diciembre hagan las indagatorias y procedan de acuerdo a la ley? Una lectura cuidadosa de las declaraciones de los principales políticos del PAN, PRD o MORENA dejan claro que ya ha sido condenada, a pesar de que la Auditoría Superior de la Federación no le ha hecho ninguna acusación directa.

A todos estos personajes ¿cómo les habrá caído la opinión de López Obrador (el mero, mero) acerca de que es Rosario Robles es un chivo expiatorio y que ya basta de simulaciones? Como se puede leer a través de las redes sociales y artículos les cayó bastante mal a muchos de sus más fieles seguidores que de inmediato apuntaron que de ninguna manera era un chivo expiatorio (recuerden que AMLO no sabe aplicar el término). Algunos panistas, en lugar de buscar cómo construirse como oposición, de inmediato acusaron un acuerdo entre el presidente electo y el presidente en funciones.

No hay nada de eso. En ningún momento AMLO dijo que Robles será exonerada. Aseguró que en todo caso el asunto debe estar en manos del poder judicial, algo que también la secretaria de SEDATU ha pedido. Hasta aquí hay dos mensajes contenidos en una sola declaración, uno a sus camaradas de partido y otro a los medios. Para estos últimos la dedicatoria es que no les seguirá el juego. En efecto, una de las prácticas favoritas de algunos medios es publicar una nota más o menos estruendosa para luego mandar a sus reporteros a que pregunten a los políticos su opinión. Como estos no quieren ser políticamente incorrectos, opinan a favor de lo que el medio quiere, con lo que se recrea la “nota”. López Obrador no seguirá ese juego, según él. La verdad es que en esta tardomodenidad es difícil salirse de esos juegos mediáticos. Trump ha demostrado que es un maestro para ello y, hasta ahora, AMLO no ha permitido que le pongan un tema sino al contrario, él pone los temas. El mensaje para sus compañeros de partido es: no se desgasten en estos temas, concéntrense en lo importante. Lo importante es, por supuesto, lo que al líder le parece relevante.

¿Le puede afectar al tabasqueño su posición sobre Robles? Julio Hernández López parece creer que sí. Ya se verá. Por lo pronto, el “fuego amigo” no funcionó porque Andrés Manuel quiere un país sin pleitos.

acrord32_2018-09-18_14-50-29.jpg
Número 21 - septiembre 2018
Descargar