Se encuentra usted aquí

TLC ¿y si no funciona el Plan B?

Lunes, 23 de Octubre 2017 - 15:00

Autor

jaime_guerrero.jpg
Jaime Guerrero Vázquez

Compartir

tlc.jpg

La lectura de las empresas Moody´s Analytics e ImpactEcon, así como del Premio Nobel de Economía, Paul Krugman, es diferente al discurso oficial de nuestros funcionarios públicos, encabezados por el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, y del titular de Economía, Ildefonso Guajardo, que han declarado que todavía hay vida después del TLC. La semana pasada advirtieron que si Estados Unidos se retira del TLC, nuestro país tendría retrocesos económicos mayores a partir de 2018, mientras que las economías de la Unión Americana y Canadá serían las menos afectadas.

La firma ImpactEcon ha estimado que México sería el país más dañado en términos de empleos si se elimina dicho tratado, ya que nuestro país perdería casi un millón de puestos de trabajo, Estados Unidos eliminaría cerca de 250 mil empleos y Canadá poco más de 125 mil posiciones. Lo grave de dicha pérdida de empleos, es que la mayoría es mano de obra calificada. Las ramas industriales más afectadas serían los textiles, los artículos de vestir, la maquinaria pesada y la industria automotriz. 

Las dos empresas y Krugman parecen confirmar los peores temores para nuestro país en materia económica. La calificadora pronosticó que en 2018, el producto interno bruto (PIB) retrocedería en 1.2 puntos porcentuales, mientras que para el 2019 el PIB podría retroceder hasta dos puntos porcentuales. Aunque Moody´s no señala un porcentaje de probabilidad de que el acuerdo sea eliminado, si confirma que las posibilidades de que suceda han aumentado en las semanas recientes, debido a las propuestas presentadas por Estados Unidos que han sido rechazadas por Canadá y México.

Al igual que la percepción de Moody's, el Premio Nobel de Economía, Paul Krugman, advirtió que terminar con el TLC sería como un BREXIT para México y traería mayor pobreza para el país. Krugman sí señala que la posibilidad de que el acuerdo se termine es de 25%, en donde no sólo se afecten las tarifas del comercio, sino la certidumbre de los negocios.

Por otro lado, el diario estadounidense The Wall Street Journal (WSJ) publicó que abogados privados y del Congreso de ese país esbozan una estrategia legal para contrarrestar la posible decisión de Donald Trump de retirarse del TLC. Los expertos legales ven dos vías principales para impugnar un retiro: desafiar la capacidad del mandatario de declarar inconstitucional un acuerdo comercial internacional o desafiar su capacidad de revertir una ley aprobada por el Congreso. Parte de los especialistas consideran que la decisión del presidente finalmente prevalecerá. 

Lo cierto es que si Donald Trump se sale con la suya y se da por terminado el TLC, lo más probable es que no se quede en ese logro para su administración, sino que se esperaría una estrategia más agresiva en contra de las empresas de su país para que no traten de invertir en México. La lógica política del presidente estadounidense no se detendría con terminar dicho tratado. 

Los tiempos para aplicar un plan B en nuestro país, excederían al actual gobierno de llevarlos a la práctica. Se habla de diversificar los acuerdos comerciales a través del TPP o de un acuerdo trilateral entre el Reino Unido, Canadá y México, pero éstos no estarían listos para el 2018, se esperarían beneficios para después del 2020. Parece que la mejor opción sigue siendo sacar adelante un buen acuerdo comercial con esta renegociación del TLC, pero con Trump en los controles se antoja una tarea casi imposible.

ruiz-healy_times_num_12_page_1.jpeg
Número 12 - noviembre 2017
Descargar