Se encuentra usted aquí

Tatiana Clouthier: ¿Un cisma?

Miércoles, 29 de Agosto 2018 - 15:30

Autor

enrique_rodriguez-cano_ruiz.jpg
Enrique Rodríguez-Cano Ruiz

Compartir

foto_1_articulo_del_29_de_agosto_de_2018.jpg

 

“Un político hará cualquier cosa por conservar su puesto. Incluso se convertirá en un patriota”. William Randolph Hearst

Después de anunciar que Tatiana Clouthier iba a ser designada subsecretaria de Participación Ciudadana, Democracia Participativa y Organizaciones Civiles de la Secretaría de Gobernación y de asistir, en esa categoría, a varias reuniones con el gabinete de transición, algo pasó.

Hubo, sin duda un rompimiento —un cisma— pues la otrora exitosa coordinadora de la campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador anunció, hace unos días, que asumiría el cargo de diputada federal, cargo que ganó por la vía plurinominal por MORENA, en el estado en que vive: Nuevo León, “por así ser lo mejor para la Patria y para mi familia; no hay telenovelas por escribir y sí cariño y trabajo de la mano con @lopezobrador_, comentó.

Político profesional, miembro de la célebre familia Clouthier — hija de Manuel, “el Maquío”, candidato presidencial del Partido Acción Nacional en las elecciones de 1988—.

La próxima diputada federal ha librado mil batallas y se ha distinguido por no callar lo que piensa. En mi opinión, el verdadero político profesional tiene que ajustarse a varios principios para subsistir en el duro oficio de la política, aquí y en el mundo entero y Tatiana no se ajusta y no se calla. Seguramente por el ejemplo de su padre; norteño y francote como era. También su hermano Manuel es así. ¡Los norteños son de ese modo!

De esa manera, abiertamente y en su momento, Tatiana expresó su desencanto con la candidatura del ahora senador Napoleón Gómez Urrutia, líder sindical minero, y reconoció estar sorprendida tras enterarse que el era candidato de Morena al Senado; así como cuando conoció que Manuel Bartlett Diaz era designado como director de la Comisión Federal de Electricidad: “había mejores opciones” declaró.  

Así pues, doña Tatiana, a los 54 años, se rebela y en mi opinión, ante ciertas inconsistencias que ha mostrado el gobierno entrante, ya no se sintió cómoda en el equipo de Andrés Manuel López Obrador y se salió por la puerta que inteligentemente seguramente planeó con anticipación: la diputación federal.

Tampoco manifestó interés por buscar el liderazgo de la bancada de su partido en la Cámara de los Diputados.

¿Qué sigue para Tatiana?

La especulación comienza, —dicen los que saben— que después del primero de diciembre de cada sexenio que empieza, los políticos empiezan a soñar con su próximo puesto.

Así pues, la señora Tatiana Clouthier, desde su curul, tiene todo para planear su futuro político y buscar la candidatura de su partido para el gobierno de Nuevo León o, sí fuera más ambiciosa, para “la grande”, es decir la presidencia de la República en 2024, que bien podría competir contra su hermano Manuel o para mí, contra el gobernador de su estado, el famoso Bronco, Jaime Rodríguez Calderón.

¡Vivir para verlo! Lo veremos…

revista_octubre.png
Número 22 - Octubre 2018
Descargar