Se encuentra usted aquí

Si de robar se trata

Viernes, 06 de Abril 2018 - 15:00

Autor

julio_chavezmontes.jpg
Julio Chavezmontes

Compartir

screenshot_2018-04-06-12-48-23.png

Clairol Trump twitteó en los últimos dias, afirmando que “LE ESTAMOS ROBANDO SU PAÍS” CON LA “INMIGRACIÓN ILEGAL”.

En este momento político de México, me parece trágico que ninguno de los candidatos que buscan la presidencia de la república, tenga la menor idea de qué medios existen para que hagamos valer a plenitud los derechos soberanos de México ante Estados Unidos, y con ello, rescatar de su indefensión a los millones de mexicanos que hoy enfrentan la combinación de ignorancia y arrogancia del “Calígula” que hoy ocupa la Casa Blanca.

Cuando se conocen la historia y el derecho, y además se tienen las pruebas y los mecanismos necesarios para defender la verdadera soberanía nacional, no es necesario vociferar, patalear ni asumir desplantes escénicos.

La verdad no necesita vejigas para nadar.

Ninguno de los 3 candidatos a la presidencia de México, sabe que el documento que rige hasta hoy nuestras relaciones con Estados Unidos, NO es el TLCAN, sino el TRATADO DE GUADALUPE HIDALGO.

Ninguno de estos tres aspirantes a próceres, sabe que Guadalupe Hidalgo además, es hoy por hoy, una ley federal vigente de los Estados Unidos. Esto no lo sabe ni Clairol Trump, pero tampoco Clinton ni Obama ni Bush.

Ninguno de estos tres pretendientes al poder ejecutivo mexicano, sabe que podemos muy fácilmente impedir que Trump militarice la actual frontera entre nuestros países.

Basta con el articulo XXI de Guadalupe Hidalgo para detenerlo en seco.

La política sin el sustento de la historia y el derecho, es pura grilla placera.

Para desempeñar la presidencia de México, o de cualquier país, es indispensable conocer su historia y sus derechos, sin lo cual, cualquier reclamo, puede ser desatendido y desdeñado.

Clairol Trump en su habitual twitterrea (1), ha afirmado que “le estamos robando su país’.

Y ninguno de los 3 aspirantes a beneméritos de la patria, dice “esta boca es mía”.

Lo peor, es que el presidente Peña Nieto tampoco aprovecha la oportunidad histórica que tiene en sus manos para hacer valer de manera jurídica, firme, sobria y contundente, los derechos de México ante el demente de la peluca de tlacuache.

Si de robar se trata, me permito transcribir lo dicho el 11 de febrero de 1847 por Thomas Corwin, senador por el estado de Ohio, ante el Congreso de los Estados Unidos en defensa de México:

“PUEDE USTED ARREBATARLE ESTAS PROVINCIAS A MÉXICO POR MEDIO DE LA GUERRA; LAS PUEDE RETENER POR EL DERECHO DEL MÁS FUERTE; PUEDE ROBÁRSELAS; PERO UN TRATADO DE PAZ PARA ESE EFECTO, LEGÍTIMA Y LIBREMENTE FIRMADO CON EL PUEBLO DE MÉXICO, JAMÁS LO TENDRÁ.”  (2)

Por eso cuando escucho a López Obrador decir una y otra vez que Santa Anna vendió o entregó medio territorio a Estados Unidos, me sobrecoge su “cultura” adquirida de los LIBROS DE TEXTO GRATUITO, donde el general veracruzano es descrito como agente inmobiliario de Century XXI.

Estados Unidos ha sido y sigue siendo el único ladrón de territorio a costa de México.

De los tres candidatos presidenciales, el único que se ha referido a los territorios de California, Nuevo México y Tejas, es López Obrador; y eso, dándolos por perdidos “por culpa de Santa Anna”.

Estoy seguro de que, ninguno de los tres aspirantes a la primera magistratura, (como solía llamarse a la presidencia de la república), sabe quién firmó el tratado de Guadalupe Hidalgo por parte de México.

Casualmente, fue firmado por el único otro presidente de apellido Peña (Manuel de la Peña y Peña); no por Antonio López de Santa Anna.

No me cabe duda de que, los tres postulantes ignoran tambien las clausulas II, III y IV de Guadalupe Hidalgo, gracias a las cuales, California, Nuevo México y Tejas, siguen siendo territorio mexicano al día de hoy.

La nulidad de Guadalupe Hidalgo, nos da derecho inmediato a poner un alto total a las deportaciones de Trump, e incluso a llevar el asunto al mismísimo Consejo de Seguridad de la ONU en el que, por inútil que sea, contaríamos con el apoyo de cuando menos dos de los miembros permanentes, tal vez de Francia, y seguramente de la mayoría de los no permanentes.

Ya sabemos que los gringos se van por la libre cuando les da la gana; que la ONU para ellos es cero a la izquierda; pero si los exhibimos ante el mundo como los despojadores cuya presencia en California, Nuevo México y Tejas los pone a la altura de los mismísimos nazis, el primero que estaría feliz, seria Vladimir Vladimirovich que ya en una ocasión les recordó el robo territorial hecho a México.

Las resoluciones 232 y 2334 de la ONU en relación a los territorios ocupados por Israel desde 1967, son aplicables a favor de México, porque así funcionan los precedentes del Derecho Internacional. Estas resoluciones confirman la norma que prohíbe la adquisición violenta de territorios, sin importar que se trate de Palestina o de nuestras provincias al norte del Río Bravo.

El Presidente de México puede y debe hacer valer ante el gobierno de Estados Unidos, el articulo XXI de Guadalupe Hidalgo, de manera que cesen de inmediato las deportaciones; que se suspenda de inmediato cualquier edificación de muros en la actual frontera binacional, y desde luego que se suspenda todo intento de militarizarla.

El General Anaya en Churubusco tuvo que rendirse en septiembre de 1847,  porque no tenía municiones para seguir luchando.

Hoy, México tiene “municiones” de sobra para marcarle un alto definitivo a la arrogante ignorancia de Clairol Trump, y ponerle fin al abandono sufrido por millones de mexicanos en aquellos territorios que los gringos NOS ROBARON y que siguen siendo legalmente territorio mexicano a la fecha.

Hace 30 años editorial Grijalbo publicó mi libro titulado “Heridas que no Cierran”, en el que hice valer los derechos territoriales de Mexico en los siguientes términos:

“Sólo un hombre cada seis años puede decidir sobre la revisión crítica y dinámica de nuestra historia; sobre esos derechos postergados, sobre nuestra identidad en lo interno como requisito de nuestra real dimensión entre las naciones.

Como responsable de nuestra política exterior tiene facultades y obligaciones; entre estas últimas está la de hacer valer nuestros derechos sin desmayar ni transigir.

En el sentido más estrictamente popular, este libro busca la invocación de ese poder y expone alternativas reales que no deben desestimarse.

Este trabajo busca expresar un reclamo legítimo cuya vigencia plena solamente puede resplandecer en manos del presidente de México.

Sólo al jefe de la nación le corresponde el privilegio de abanderar las reivindicaciones populares; pero sólo en nuestras manos está hacérselas llegar para hacer efectivo por su conducto lo que en estricto derecho es nuestro justo reclamo. SÓLO DEL PRESIDENTE DE MÉXICO DEPENDE LA FORMA COMO CRUCEMOS EL RÍO.”

Enrique Peña Nieto podría reivindicar su sitio en nuestra historia y aun mas, dejar un legado sin precedentes, con solo hacer valer la fuerza de nuestro derecho, frente al derecho del más fuerte.  

¿Será capaz de hacerlo?

   _________________________________

  1. Twitterrea. Chorrillo de twits que padece el panzón de la peluca de tlacuache que, lo mismo difunde la atracción física que siente por su hija Ivanka, que su afición a ser dominado por Stormy Daniels, o su ignorante arrogancia por la que se da el lujo de decir que nosotros le robamos lo que en realidad nos pertenece.

  2. Discurso “on the Mexican War”, pronunciado en defensa de Mexico por el Senador Corwin, cuyo contenido no deja lugar a dudas de quien es el único ladrón.

  3. Cuando hablo de tres candidato, excluyo deliberadamente a Margarita “ABC”  Zavala, porque no es una candidata sino una esquirol intercalada por el CINE (Circo Nacional Electoral) para incidir en los porcentajes de la votación con miras a aplicar a nivel nacional, el siguiente reclamo de recuento  “voto por voto".

revista_mayo_2018.jpg
Número 18 - mayo 2018
Descargar