Se encuentra usted aquí

Sed de justicia

Martes, 09 de Octubre 2018 - 15:30

Autor

stephanie-henaro.jpg
Stephanie Henaro Canales

Compartir

sed-justicia.jpg

Las recientes elecciones en México, Brasil y en el resto del mundo nos han demostrado que la sed de justicia mueve montañas que pueden llevar a cambios de régimen en opuestos extremos, y que, sobretodo, los pueblos difícilmente podrán progresar a menos que se tenga la sensación de que esta sed haya sido saciada. Por eso es que me preocupa tanto que el próximo gobierno haya puesto fin a los foros de pacificación y reconciliación antes de recorrer algunos de los estados más violentos.

Veracruz, Tamaulipas, Sinaloa, Morelos y Tabasco son algunos de los estados más violentos del país a los que los foros nos llegarán porque para Alfonso Durazo, a quien López Obrador designó para ser el próximo Secretario de Seguridad Pública, es más importante sistematizar la información recogida que escuchar a algunos de los estados que más lo necesitan.

Con base a lo reportado por el Índice de Paz de México 2018 y los datos proporcionados hoy por el capítulo mexicano del World Justice Project estos estados que no serán escuchados se encuentran en una situación que demanda ayuda a gritos. Puesto que se encuentran dentro de los menos pacíficos del país, con un estado de derecho debilitado y dentro de los que tienen los menores puntajes en cuestiones  de justicia civil y penal en el país.

El IPM 2018 indica que para desarrollar un marco integral de seguridad pública y paz se requiere al menos: invertir en estrategias que reduzcan efectivamente la corrupción y la impunidad, comprender y atender las dinámicas específicas detrás de ciertos tipos particulares de violencia, como la extorsión y distintas formas de homicidio para debilitar la actividad criminal. El estado de Veracruz se encuentra en el lugar número 9. Tamaulipas en el 23, Sinaloaen el 27, Morelos en el 24, y Tabasco en el 25.

sed-justicia.png

Mientras que para el World Justice Project corrupción, seguridad y justicia son los aspectos que requieren atención urgente. En su primera edición, el Índice del Estado de Derecho de nuestro país muestra el diagnóstico con el que iniciará la nueva administración y subraya que ninguna entidad se acerca a una calificación perfecta y que no existen entidades en México con un desempeño sobresaliente con respecto al Estado de Derecho. Las entidades con puntuaciones más altas son Yucatán, Aguascalientes y Zacatecas. Por otro lado, Guerrero, Baja California Sur y Estado de México se encuentran al final de la clasificación.

sed-justicia1.png

 

Justicia Civil

captura_de_pantalla_2018-10-09_13.15.15.png
Fuente: World Justice Project

 

Justicia Penal

captura_de_pantalla_2018-10-09_13.16.00.png
Fuente: World Justice Project

Como se puede ver, el diagnóstico de nuestro país no es alentador y la decisión de cancelar los foros, deja a un lado a estados que han sufrido duramente la violencia, que mantienen una sed de justicia necesaria para el desarrollo, y desconcierta a víctimas y votantes que a dos meses de la toma de posesión del próximo gobierno empiezan a ver que es difícil que algunas promesas de campaña pasen de ahí. Porque a estas alturas del partido, la mayoría de los mexicanos  nos hemos dado cuenta que “perdón y amnistía”, no necesariamente significan justicia, y que de eso es de lo que más se tiene sed para poder manifestar el progreso.

acrord32_2018-09-18_14-50-29.jpg
Número 21 - septiembre 2018
Descargar