Se encuentra usted aquí

Se solicita a las y los ciudadano/as no engañarse al votar

Lunes, 22 de Enero 2018 - 15:00

Autor

jaime_guerrero.jpg
Jaime Guerrero Vázquez

Compartir

votantes.jpg

En los días que corren, se escuchan muchas opiniones –que no razones- para votar por uno u otro candidato; que si uno es honesto, que si otro es de izquierda, que aquel es el único que puede vencer al otro, etc. Las letanías son interminables. Habría que hacer una especie de llamado para que los votantes no se engañen. Por supuesto, es válido votar por cualquier candidato por la mejores o peores razones, por las más caprichosas, por las más razonables o irrazonables, pero al menos no hay que engañarse con que representan algo que no es cierto.

Votar por José Antonio Meade Kuribreña (JAMK) es votar por el PRI. No, no es un candidato independiente ni ciudadano, es un hombre que ha aceptado jugar con las reglas del partido tricolor. Se dice que él es honesto (en este país todos somos deshonestos hasta que se pruebe lo contrario), bien educado (como los del gabinete de Porfirio Díaz), en suma, un personaje confiable. Más allá de sus atributos personales, representa al PRI de los escándalos, el PRI de Peña Nieto, el PRI de las grandes cantidades de dinero para ganar la elección del Estado de México, entre otras lindezas.

Se dice que al votar por Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se vota por la izquierda. Esta es una de las mentiras con las que se engañan las personas que se sienten de izquierda o progresistas. López es un populista conservador que rechaza el derecho de las mujeres a suspender un embarazo no deseado, rechaza el matrimonio igualitario y a las personas de las comunidades LGBTTTI. Es el personaje que presume de honestidad y nunca dio cuentas del segundo piso y ha aceptado a gente como Bejarano y Korrodi. Es, en suma, un tipo que controla MORENA a su voluntad y conveniencia. Un hombre que le regresará a los sindicatos de la educación el control de los recursos y los destinos del sector. La gente de izquierda que apoye a su partido y crea que tendrá espacio para promover causas de izquierda lo podrá hacer hasta que al líder supremo le convenga.

Por su parte, Ricardo Anaya Cortés (RAC) no representa una visión fresca o distinta de la política mexicana. Tampoco, pese a su discurso, una  vocación honesta. Nunca ha explicado como hizo crecer exponencialmente el patrimonio propio y de su familia. Su propuesta esencial es: “saquemos al PRI de Los Pinos” y todo se compondrá. Tiene el mismo perfil autoritario de AMLO, se abrió paso en el PAN mediante la exclusión; no sumó, restó.

De los tres independientes que tienen posibilidades de alcanzar la boleta electoral hay que decir que la forma y los recursos con los que están logrando su cometido resulta, por lo menos, misteriosa y hay la sospecha que puede ser ilegal, al menos en algunos casos. Margarita Zavala es una panista sin PAN, no representa nada diferente a Felipe Calderón o Anaya. Jaime Rodríguez es un priista sin PRI, bravucón y dicharachero, pero de esos ya tuvimos uno (Fox). Sólo Armando Ríos Piter representa una postura de izquierda real, pero tendrá que aclarar cómo está consiguiendo las firmas, ¿quién le está ayudando y, lo más importante, por qué?

En fin, se puede votar porque sigan las reformas, esas que han sacado al país de cierto marasmo; se puede votar para sacar al PRI de Los Pinos; se puede votar porque se considera justo darle a los jóvenes llamados ninis 3,600 pesos mensuales y hacerlos el ejército personal de un tipo que tiene delirios de grandeza, pero, por favor,  NO TRATEN DE TIMARNOS A LOS DEMÁS COMO SE TIMAN A SI MISMOS. 

whatsapp_image_2018-02-12_at_16.06.27.jpeg
Número 15 - febrero 2018
Descargar