Se encuentra usted aquí

República Monárquica (pero eso sí, Bolivariana)

Viernes, 08 de Junio 2018 - 15:30

Autor

julio_chavezmontes.jpg
Julio Chavezmontes

Compartir

republica-bolivariana.png

Daniel Cosío Villegas en su libro “El Estilo Personal de Gobernar”, describía al sistema político mexicano como “monarquía sexenal absoluta, hereditaria en línea transversal entre los hijos de la familia revolucionaria.”

El tradicional “dedazo” por el cual el PRIsidente saliente instituía heredero a su elegido para ocupar la silla del águila, no es una invención revolucionaria atribuible al PRI, sino al sistema azteca en el que Tlacaelel se destacó como gran elector de los  Huey tlatoanis (1) de los que  nada más queda lo  güey…

Ahora que el PRI parece agonizar (¿o reencarnará en MORENA?), se han dado muestras de una república monárquica, que tampoco es un fenómeno exclusivo de Mexicalpan de las Tunas. (2)

“Rómulo” y “Remo” Moreira se pasaron la gubernatura de Coahuila de carnal a carnal, siguiendo la línea transversal descrita por Cosío Villegas, pero entre familia consanguínea y no solamente de “famiglia” mafiosa.

Miguel Angel Yunes Linares, (tan mula el pinto como el colorado;  y tan cutre como Javidú al que tanto señala), ahora ha impuesto literalmente a su delfín (3) para que se convierta en Miguel Angel II, empeorador de Veracruz por obra y gracia del nepotismo en su máximo esplendor y de nuestra costosísima democracia de “quítate tu pa’ ponerme yo”.

En su momento Foximiliano,  vislumbrándose como émulo de Juan Domingo Perón, acarició la idea de entronizar a Martita como empeoratriz de Mexico al estilo de Evita o de Cristina Fernández de Kirchner.

(Por fortuna  nos salvamos de la  guacamaya Sahagún,  aunque no de la gaviota).

Si las encuestas que amenazan con el advenimiento de la Pejecracia resultan exactas, estamos en la posibilidad de presenciar la llegada del Tercer Imperio en el que los hijos adultos de AMLO podrían suceder a su progenitor y caudillo.

El  triunvirato  estaría integrado por José Ramón López Beltrán (¿el orgullo de su nepotismo como lo fue Jose Ramón López Portillo del defensor canino de nuestra paridad monetaria?),  Andrés Manuel López Beltrán y Gonzalo Alfonso López Beltrán que a su vez podrían dejarle  el trono bolivariano a su delfín  Jesús Ernesto López Gutiérrez cuyo título podría ser el de “amado líder”, que hoy detenta Kim Young (sic) Un en Corea del Norte.

Una de las grandes contradicciones del virtual Pejesidente de la república monárquica de Mexicalpan de las Tunas, es que se oponga al nuevo aeropuerto internacional de la ciudad de Mexico, cuando entre sus filas hay infinidad de aviadores cuya numerosa flota necesita de muchas nuevas pistas para aterrizar sus licitaciones y construir la línea 13 del metro y muchos segundos pisos supervisados por la ex delegada de Tlalpan que aspira a ser la Netanyahu de la CDMX.

Graco Ramirez (que además es de Tabasco)  es otro exponente de la monarquía republicana o república monárquica, ya que pretende imponer a su entenado Rodrigo Gayosso como gobernador del pobre estado de Morelos, gracias a su largo curriculum delictivo que comprende tanto la iniciativa privada como la administración pública.

En el merequetengue de Morelos, repite el candidato mercenario Cuauhtemoc Blanco que le cobró una lanita al Partido del Trabajo para ser su candidato a alcalde de Cuernabaches, y por si fuera poco, el PRI tiene otro candidato Meade para gobernar el estado e la eterna primavera.

En medio de estas contorsiones y acrobacias políticas, comienza a gestarse la versión chihuahuense de la invención por la cual Miguel Angel Mancera se convirtió en el primer jefe de gobierno de una ciudad federativa.

En este mismo espacio he dicho anteriormente, que el capricho aberrante que extinguió al Distrito Federal, permite que CUALQUIER CIUDAD de la republica reclame el privilegio de erigirse en ciudad federativa y hasta con su propia constitución y sus propios constituyentes que como sabemos, no son gratis.

Ciudad Juarez ya quiere convertirse en la segunda ciudad federativa de la republica (¿bolivariana?) de Mexicalpan de las Tunas, con exactamente  el mismo derecho que lo ocurrido en la capirucha y ex region más transparente del aigre.

¿Que será lo que sigue a partir del primero de julio venidero?

¿Si nos convertimos en república “bolivariana” nos iremos todos a “bolívar”?

Entre el barullo mediático que narra con pelos y señales el inminente fallecimiento del PRI,  se escucha la carcajada maléfica de Plutarco, el  “jefe máximo” que se regodea viendo la ingenua credulidad del electorado sin memoria.

TODOS los integrantes de la sensual MORENA, son miembros distinguidos del viejo PRI que lejos de agonizar se prepara para reencarnar en sus hijos que fueron enviados al ostracismo por  Miguel de la Madrid en 1988, para regresar por sus fueros 36 años después.

De manera que no se PRIocupen; como bien dijo AMLO, no hay nada mejor que el gatopardismo; para que todo se revuelva pero nada cambie.

Solamente así será posible el advenimiento de una república monárquica, pero eso sí, bolivariana...

___________________________________

(1)     Huey Tlatoani: Era el titulo con el que se referían a los emperadores aztecas. Güey Tlatoani: dícese del que posiblemente será el ultimo PRIsidente de Mac’Mexico.

(2)     Siria y Corea del Norte son los ejemplos más sonados de repúblicas monárquicas, donde hay dinastías presidenciales. Bashar el Assad heredó de su padre Hafez lo que gracias a la predicación democrática de Estados Unidos, es hoy una merienda de negros; en tanto en Corea del Norte, la dinastía ya va por su tercer monarca en la persona del amado líder Kim Young Un.

(3)     Delfín. Dícese del heredero al trono de Francia; tambien aplicable al Pejecin riquín lagartin, e hijo menor del amado líder  y virtual Pejesidente de la republica monárquico/bolivariana de Mexicalpan de las Tunas.

revista_mayo_2018.jpg
Número 18 - mayo 2018
Descargar