Se encuentra usted aquí

¿Qué hora es?

Viernes, 12 de Enero 2018 - 17:30

Autor

luisa-ruiz.jpg
Luisa Ruiz

Compartir

pena-nieto.jpeg

El año pasado, en este mismo mes, cuando el país armó revuelta callejera y protesta virtual por el alza en el precio de la gasolina y porque el presidente dijo que la gallina de los huevos de oro se había muerto (o secado), Peña Nieto se inventó un acuerdo que firmarían con la intención de apaciguar los ánimos de los mexicanos, (dos de los firmantes, ganarían un premio).

El “Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar”, se firmó al medio día del 9 de enero de 2017, con un comunicado previo para disfrazar lo de la gallina y sus huevos, y para insistir que el aumento en los precios de los combustibles, se debía a los precios internacionales del petróleo. El evento se transmitiría en vivo (que pareciera que había poquitos huevos).

El evento, no fue sino una larga explicación de las cuatro páginas que contienen los cuatro ejes del acuerdo, mismo que fue entregado a los presentes dos horas antes del evento. Coparmex, dijo que no firmaría por el reducido espacio de tiempo que tuvieron para examinarlo, ante este rechazo, José Antonio Meade lamentó (y la mentó), que Coparmex no hubiera querido firmar.

La exposición de discursos, fue una remembranza de las viejas prácticas del PRI en su historia, (incluido el costoso reloj de Navarrete Prida), además de la pregunta que se le atribuye a Porfirio Díaz y la respuesta, que se dice, fue de una edecán.

Carlos Aceves del Olmo, Secretario General de la CTM en su intervención, recordó esa anécdota diciendo que las prácticas, “sí, señor presidente, lo que usted diga señor presidente” ya no se usaban, entonces, Peña Nieto se incomoda, jala su corbata y con mirada incisiva parece preguntar: “¿qué hora es?” en la lectura siguiente, Aceves del Olmo contesta con muchas palabras: “la que usted quiera señor presidente” (cayó en su propio agujero).

Y de viejas prácticas se armó esa reunión. Alfonso Navarrete Prida, entonces secretario del Trabajo y Previsión Social recordó, hasta con el tono de voz, al anunciante farmacéutico que recomendaba una pomadita mágica, “…hoy queda demostrado que la lucha por mejorar las condiciones de vida de los mexicanos, no se da en las calles, se da en la escuela, en el taller, en la fábrica, en la oficina”. Dijo que se generaron (con ínfimo salario), más de dos millones de empleos. En agosto de 2017, el hoy Secretario de Gobernación, aseguró que, con el acuerdo, se frenaron los actos de violencia y saqueos, que clausuraron las tortillerías que vendían en $ 14.00 pesos el kilo (hoy cuesta más que eso).

José Antonio Meade, entonces Secretario de Hacienda, regresó en el tiempo recordando el programa “Solidaridad” de Carlos Salinas de Gortari. Habló de transparentar el gasto público (que no se ha hecho) y dijo que reducirían la partida de sueldos y salarios de los funcionarios (se equivocaron de partida, elevaron el precio de la canasta básica, reduciendo el salario de los mexicanos).

Para dar lectura a las intervenciones y saber por qué premiaron a dos y, es importante también, analizar El blog de la presidencia, que publica los resultados. Le adelanto, el primer logro que señala Peña Nieto, es que, en sus redes sociales, los mexicanos pusieron la bandera de México como imagen de perfil (aplaudan).

—¿Qué hora es, Pepe Toño?

—La que usted diga, señor presidente

—Tenga usted su premio, (luego se lo quito)

—¿Qué hora es, Poncho?

—La que usted diga, señor presidente.

—Tenga usted, su premio. Nos vemos en Segob.

Por lo raro de esta campaña, la posibilidad de que Meade sea sustituido es factible, con esto, el PRI estaría empleando una práctica parecida a la que la Policía Judicial Federal utilizó contra los narcotraficantes. Los “madrinas” (elementos que no estaban en nómina, no tenían placa oficial ni contratos), la PJF, los armaba y mandaba al frente para que allanaran el camino, interceptaran cargamentos de drogas, recibieran los “chingazos”, se agandallaran una parte de la “merca” y dieran aviso de vía libre a los efectivos, sin que nadie se hiciera responsable de los “madrinas”.

Así se ve el premiado Meade, como “madrina” que va a hacer y recibir lo anterior porque, a la mera hora, el candidato puede que ni sea él, que Pepe Toño sea el frente, el “tenteaquí” por eso anda tan “no me importa” saludando militantes y recordándoles qué hora es, mientras las piezas en el tablero priísta, están cambiando de lugar, una y otra vez.

Y el hecho de que Meade sea “madrina” del PRI, es un grave peligro porque no está allanando el camino para su partido (que no es suyo), lo está haciendo para que pasen los otros, lo que es peor, se va colando la figura del necio insistente, el de la esposa que canta bonito y que tiene una casa en La Chingada.

Hay de acuerdos a acuerdos, y el que vemos hoy, se firmó el año pasado (como vieja práctica).

revista_diciembre.jpg
Número 13 - diciembre 2017
Descargar