Se encuentra usted aquí

Pues ahora resulta…

Jueves, 08 de Marzo 2018 - 15:30

Autor

foto.jpg
El Oso Travieso

Compartir

amlo-flautista.jpg

En este tiempo de intercampaña, fruto de la mente calenturienta de serviles y convenencieros legisladores cuya misión en la cámara se constriñe a los deseos de quien les facilitó su ingreso a labores legislativas y que está lejos de servir a los electores, donde está prohibido debatir entre candidatos y promover el voto, a lo que se pueden dedicar candidatos y sus equipos es a lanzarse tortas de lodo.

Esta febril actividad ha hecho del campo electoral un campo de gotcha, (juego que simula un campo de batalla con balas de pintura), donde cada participante juega para sí mismo y debe atacar a quien se le enfrente y defenderse por todos los lados donde puede aparecer un enemigo.

Los obuses deberían estar coloreados del color de quien los envía, pero en esta guerra sin cuartel y sin lealtad sería imposible definir con precisión el bando que lanza las ofensivas. Lo que ayer era fuego enemigo hoy puede considerarse fuego amigo que de todas maneras hiere o lastima.

Las ofensivas, tan meticulosamente reguladas por el INE, limitan la temática y quedan centradas en una competencia por el campeonato de corrupción, ¿qué tan corrupto es Meade? Tratan de clasificar su corrupción en activa o pasiva, se intenta desmentir su afirmación de haber sancionado a más de 400 servidores públicos al no encontrarlos en un registro de servidores públicos inhabilitados, así como se omitió sancionar a la responsable de estos servidores, el problema es mucho mayor y lo centran en la supuesta mentira de Meade, se pasa por alto desde la legitimidad y eficacia del programa, el dinero que se ha dilapidado en toda la vida del programa, la selección, contratación y colusión de los servidores públicos que terminaron sancionados e inhabilitados, la investigación de toda la operación y la consignación de tanto corrupto como se señala. Lo que les importa en este momento es la denostación de la imagen del candidato priista.

De mayor envergadura resulta el escándalo del candidato panista, la claridad argumentativa de Ricardo Anaya ha estado ausente en defensa propia y esto despierta dudas con respecto a su inocencia en el caso de la bodega. Inocencia que debería de probar arrolladoramente, en caso de ser completo su alegato tendría transparencia y sería contundente.

La duda razonable que arroja la conducta de Anaya no justifica la vehemencia con la que el gobierno federal ha actuado en este caso, me gustaría mucho que de esta manera se investigaran las fortunas de todos los políticos que nadan en dinero, que han defraudado al país, que han dejado en la miseria a tantas personas que difícilmente sobreviven y que se solazan con sus fortunas en sus ranchos o en sus viajes, en todos los partidos y todos los puestos. Existe la capacidad de hacerlo, mas no la voluntad política.

Y ahora resulta que el impoluto de los tres candidatos es el mas corrupto, el que delegó nominalmente la dirección de su partido en la señora Citlalli, quien se avergüenza de su mexicanidad y se presenta con nombre extranjera, el que cuenta entre sus filas a admiradores de Castro, Chávez y Maduro a quienes sueña con imitar en su gobierno, sólo que hábilmente repta para ceder la voz de loa al comunismo a sus subordinados; el que lanza a sus huestes recolectoras de fondos alineando a Bejarano, Imaz, Eva Cadena en la selección televisiva, desconociéndolos en cuanto se dan a luz, conservando en la actividad a quienes se han sabido ocultar de la publicidad y las filmaciones sorpresivas, pero de quienes no me cabe duda forman un equipo mucho mas fuerte y que trabaja en otros campos; un señor al que no le interesa la integridad de quienes se unen a su campaña, siempre y cuando aporten votos, experiencia o dinero, allí se alinean los Abarca, Ebrard, Gómez Urrutia; o tantas personas con experiencia en envolver, difamar, engañar, que entre sus logros cuentan con la asignación a Peña Nieto la culpa de Ayotzinapa.

Es evidente su capacidad de mover masas tras de sí, su habilidad es comparable a la del flautista de Hamelin, sus seguidores abarcan la gama completa del espectro visible y le acompañan muchos del invisible.

Entre las grandes masas ha logrado penetrar gracias a su representación de víctima que sufre intensamente el resentimiento de los males que le ha causado la Mafia del Poder, de su invención, posición con la que se identifican con mayor devoción y terquedad que la que muestran los Testigos de Jehová, sus seguidores son incapaces de racionalizar, creen a pie juntillas las explicaciones tendenciosas que contradicen las imágenes que se ven en vídeos o los testimonios de gente ajena a su partido.

Su mitomanía crea realidades fantasiosas y su fanatismo hace de declaraciones, como la del “compló”, verdades evangélicas, es imposible razonar con ellos ya que están enajenados hasta el paroxismo, ya que el lenguaje que maneja es el que llega al corazón de las masas.

Con las personas que tienen un cierto grado de cultura el trabajo es diferente, es recalcar los muchos errores cometidos por el gobierno, exagerarlos o darles un enfoque diferente, victimizando a los culpables y prometiendo lo imposible.

Así como teníamos que aceptar la posibilidad de que Trump llegase a la presidencia de los Estados Unidos, tristemente hoy tenemos que hacernos a la idea de que el taumaturgo ese llegue a ocupar la primera magistratura de nuestro país.

Entre tanto, quienes creemos que no todo está perdido para el país y esperamos se dé un milagro, pondremos nuestro granito de arena para no perder la esperanza.

Imagen: @jabazmonero

imagen2.jpg
Número 16 - marzo 2018
Descargar