Se encuentra usted aquí

Posibles retos del S.E.N. (parte 2)

Lunes, 13 de Noviembre 2017 - 15:00

Autor

raul-rosales.jpg
Raúl Rosales

Compartir

educacion-integral.jpg

Es la formación de las nuevas generaciones, sin duda alguna, el PRINCIPAL RETO que debe tener en su agenda el S.E.N., razón por la cual se continúa con este punto, con el fin de comentar situaciones diversas que afrontan los centros escolares para llevar a cabo esta ardua y no fácil tarea, como parte integrante del mecanismo administrativo y de organización que corresponde hacer la tarea principal y operar de manera muy profesional desde el punto de vista pedagógico con todo lo que ello implique, para lograr este fin presentado aquí como un RETO.

Se ha cuestionado que para el logro de lo aquí señalado, tiene que haber una verdadera organización desde los niveles administrativos superiores y que llegue a la escuela esa organización con el debido seguimiento.

Como se ha dicho, corresponde a la escuela esta tarea de manera directa y operativa, pero aunque no es un justificante, si se encuentra esta institución con una serie de obstáculos que en el momento menos indicado, estas situaciones la lleva a entorpecer dicho proceso formativo, que algunos de ellas pudieran ser, como la falta de maestros frente a grupo, instalaciones inapropiadas o incompletas, inasistencia de alumnos por diversas causas, falta de apoyos oficiales, desintegración familiar y social, éstas, difícilmente no se van a ver reflejadas hacia el interior de la escuela; sumándole también la actividad gremial por afectaciones laborales o de cualquier índole que consideren ellos el manifestarse con fuerza para ellos, pero con afectación de atención a los alumnos.

Se menciona en la anterior participación la necesidad de desarrollar una EDUCACIÓN INTEGRAL en las escuelas, pues aunque ya se tiene bastante tiempo hablando de este LOGRO en las instituciones educativas, todo hace suponer, que no existen pasos en firme en esa dirección, por qué se menciona esta falta de…, pues porque se siguen dando las mismas acciones en la realidad escolar. En definitiva desde la A hasta la Z, si realmente quiere que exista un cambio, que lleve al SISTEMA EDUCATIVO NACIONAL a, EN VERDAD, formar este modelo de ciudadano dentro de los espacios correspondientes, se tienen que intensificar en definitiva las estrategias que refuercen esta cultura formativa en la educación. Una acción tan simple y sencilla de iniciar con esa integración hacia el alumno, es el hecho de saber ESCUCHARLO, pero repito como parte de una estrategia plenamente establecida por TODO y cuando escribo TODO, convencido estoy que debe ser TODO EL PERSONAL, que esté laborando en la institución que corresponda; desde luego, el primer convencido y comprometido con esta acción, estrategia, principio, actitud o como se le quiera llamar, sin duda alguna es y deberá ser el DIRECTOR DE LA ESCUELA, e inmediatamente después, el maestro que se encuentre en algún momento frente a los alumnos, así como el resto del personal de apoyo existente en esos recintos educativos.

Imaginemos que el Director o el Maestro, de muto propio sea el primero que se ponga como servidor público que es, en el tapete de las discusiones ante los alumnos, no para que se le denigre, denueste o descalifique, si no para que el alumno aprenda y sepa que de manera respetuosa podrá hacer cuestionamientos, pedir aclaraciones, orientaciones, de lo que el considere a su, pudiera decirse corto entender, pero que merece se le tome en cuenta para que los procesos escolares le vayan quedando claro del ¿POR QUÉ? ciertas acciones o cosas se dan dentro de SU escuela y que hasta el día de HOY, no han sido más que disposiciones que debe obedecer ciegamente. Imaginemos la formación de estos alumnos partiendo de actitudes con un origen democrático, respetuoso y no de mera rebeldía hacia sus maestros o adultos, claro con lo que para ÉL sería también UN APRENDIZAJE, como primeros pasos para su FORMACIÓN INTEGRAL, pues dentro de los aprendizajes, estaría el hecho de aprender a rendir cuentas de sus actos de ciertos momentos y circunstancias, así como el cuestionar lo correspondiente en cualquier ámbito de desempeño en que se encuentre.

Lo anterior son actitudes que estando en esa frecuencia de desempeño, los maestros frente a grupo, definitivamente, se tendrán que llevar a cabo CAMBIOS en la manera de trabajar con los contenidos del programa escolar, en donde ya no predomine el MEMORISMO, para ir a contestar un examen de fin del bimestre, o del periodo que se fije para la evaluación, sino algo tan diferente, como tendrá que ser la comprensión, entendimiento, asimilación y aprendizaje de lo que se aborde de manera abierta, reflexiva, analítica, crítica, con la participación del mayor número de alumnos en el tema correspondiente, siendo con estas acciones una escuela para LA VIDA, pues estas formas tendrán que llevarlo al respeto muto y no a la obediencia vertical hacia los mayores o del dominio pleno hacia los menores.

A pesar de los inconvenientes ya mencionados renglones atrás, para que EL S.E.N. y en particular la escuela, pueda desarrollar la EDUCACIÓN INTEGRAL, estos principios de respeto y de tomar en cuenta a los alumnos, en definitiva tienen que ser un BUEN INICIO para tal fin, ya que el alumno con problemática familiar o de aprendizaje u otra variable, necesariamente podrá ver otra relación muy diferente a la que se le estará presentando en su escuela y esto en definitiva deberá abrir las puertas para situaciones de menos conflictos a nivel social y familiar y no digamos en el escolar.

Este RETO es de alcanzarse, primero, porque está señalado en planes y programas y en general en la normatividad, aunque NO específicamente tan ABIERTO, pero en ninguna parte se prohíben estas acciones, al contrario se recomiendan

ruiz-healy_times_num_12_page_1.jpeg
Número 12 - noviembre 2017
Descargar