Se encuentra usted aquí

Posibles retos del S.E.N. (11ª. Parte)

Lunes, 19 de Marzo 2018 - 16:00

Autor

raul-rosales.jpg
Raúl Rosales

Compartir

falta-infraestructura-escuela-rural.jpg

Se mencionó en la colaboración anterior del programa que ha emprendido con “mucha fuerza” el S.E.N. con relación a la mejora material y en general de infraestructura de los edificios escolares, en donde destacan que las escuelas están o tal vez deberían de estar AL CENTRO, mismo que lo han reforzado con el ya mencionado PROGRAMA SELECTIVO, sólo para las escuelas que son elegidas por dependencias de gobierno de cada una de las entidades federativas. Pero como lo hemos comentado en ocasiones anteriores, regularmente cada una de las administraciones oficiales, en su momento, echan las “campanas al vuelo” con relación a lo que ellos se fijan, en su momento, como buenos propósitos de mejora en los diferentes aspectos que les corresponde cubrir y, pues por lo regular sucede lo de siempre, se queda en el discurso y si a eso se le suma los clásicos rezagos que regularmente se encuentran presentes, es necesario aceptarles también que esos propósitos son, a corto, mediano y largo plazo, que al parecer el corto plazo se los fijan como RETOS, apuntalados, como ya se dijo, con el discurso de implementación y algún insuficiente muestreo que se presenta de lo pudiera ser una continuidad y de igual forma una o varias justificaciones del por qué no se da de completamente, los otros dos plazos mencionados, el mediano y el largo, quedan, como siempre para las nuevas administraciones que entran con su nuevo librito de PROPÓSITOS o POSIBLES RETOS, situación que no es privativo del S.E.N., pero que es lo que corresponde en este trabajo de colaboración.

Es necesario traer, aunque sea como simple comentario, pues dista mucho, de que quiera y pueda ser esto una propuesta viable para las autoridades correspondientes, porque simplemente, voltean su mirada a ámbitos, según ellos, de más significancia para las metas “que se fijan”. Con lo corresponde a infraestructura, principalmente en lo que concierne a los anexos, aunque antes de ellos para muchas regiones geográficas o lugares no vistos, será mejor partir de las aulas que NO EXISTEN, con las características apropiadas y que mínimo, se requiere de su existencia y desde luego con el mobiliario adecuado para el tipo de trabajo que actualmente se está empezando a implementar aún viniendo de años atrás su recomendación, donde se requiere de mayor actividad e integración de trabajo de equipo en el aula y la colaboración correspondiente para el logro de los aprendizajes. Seguramente que los especialistas en estos menesteres en coordinación con la representatividad de los directivos y docentes pudieran llegar a conclusiones apropiadas para cubrir los requerimientos de la forma más apropiada. Es pues necesario que tanto donde haya necesidad de construcción de aulas, como donde ya existen, se revise la dotación del tipo de mobiliario idóneo.

Con relación a los anexos con los que deberían contar las escuelas, sí se requiere que esa AUTONOMÍA, que se les ha dado a las escuelas, sea en cada una de ellas la que con un sentido amplio y responsable, así como de asesoramiento y de coordinación con las autoridades educativas, fijen los requerimientos de la escuela para que lleven a cabo la planificación de manera prioritaria qué ANEXOS, son los necesarios en esa institución, una vez analizados dentro del plantel lo que, acorde a Plan y programas, así como la proyección que se les dé, requieran para un abordaje apropiado de contenidos. Aunque la tradición en infraestructura nos señalan algunos anexos, es menester que se revisen su uso, si es y ha sido el correcto o el apropiado, aunque, sólo podrá ser de forma interna, como se haga esta valoración, para con ello seguir eficientando su uso y con ello llevar a cabo la proyección de otros, enfocados al apoyo de diferentes áreas del aprendizaje.

Lo anterior no será posible hacerlo sin la debida colaboración de la parte oficial tanto en lo económico como técnico y en su momento aportar puntos de vista alternos una vez escuchadas las necesidades del centro escolar, mismo que debió haber sido revisado plenamente por todos los actores locales del proceso educativo; todo esto con la finalidad de que sean espacios que puedan cumplir a cabalidad con su cometido, así como los posibles usos alternos o diversos que pueda dársele en el presente o en el futuro. ESTOS ESPACIOS ANEXOS, aparte de las aulas con su debido y apropiado mobiliario para la impartición de clases o trabajo de contenidos programáticos, pueden mencionarse algunos: oficinas administrativas, espacios para atención especial a alumnos; servicios sanitarios suficientes y especiales para atender la diversidad en lo relacionado con capacidades motrices; escaleras con rampas en edificaciones que así lo requieran; rampas en los pisos con desniveles; locales para albergar los talleres o actividades relacionadas con el arte o actividades físicas; canchas para la práctica de algunos deportes; teatro, o teatro al aire libre; sombras o techos suficientes para todo el alumnado; espacios para la toma de alimentos o donde se requiera, un comedor; laboratorio; sala audiovisual; así como algunos otros que puedan ser necesarios, propuestos por las comunidades escolares y asesorados en su uso por autoridades tanto educativas como de infraestructura, con el menor burocratismo posible pero de igual forma con la correspondiente mayor transparencia posible, lo cual debe ser exigido y practicado por las comunidades escolares en donde en el momento apropiado y en este último el ALUMNO DEBERA SER UN ACTOR que refleje su participación como una forma de aprendizaje práctico en los ámbitos que le corresponda participar, como éste POSIBLE RETO DEL S.E.N., que sin duda alguna, es UNO DE LOS QUE MÁS LO INVOLUCRAN. 

revista_mayo_2018.jpg
Número 18 - mayo 2018
Descargar