Se encuentra usted aquí

Posibles retos del S.E.N. (10ª. Parte)

Lunes, 05 de Marzo 2018 - 15:30

Autor

raul-rosales.jpg
Raúl Rosales

Compartir

maestro.jpg

Continuando en el renglón de la Infraestructura Escolar, como prioridad que debe tener muy presente la parte oficial para cubrir plenamente esta necesidad que tienen de manera constante las escuelas a nivel nacional, aunque en algunas sea mayor que en otras, pero la verdad es que ahí está, a el orden del día, sin tomar en cuenta las prospecciones que a estas alturas tienen que irse dando o vislumbrando, para que en un periodo más corto que largo, se empiecen a contemplar como posibles complementos de la infraestructura educativa, como pudieran ser una serie de anexos que lleven a apoyar de manera más amplia y efectiva las actividades escolares, más allá de lo estrictamente esencial, aunque se ve claramente todas las necesidades, que aparte de los bebederos, tienen muchas escuelas, que casi resulta utópico poder imaginar o pensar en una edificación escolar más acorde a la modernidad, cuando aún estamos en el pasado.

Un PAR de casos. A principios del ciclo escolar y a más de un mes de iniciado, sale publicada una noticia que pudiera considerarse inverosímil, ya que se ha publicitado tanto el programa de ESCUELAS AL CIEN, que acá en este municipio, primer lugar a nivel nacional en temperaturas altas, existían grupos de alumnos que no estaban tomando clases, porque hasta esa fecha no contaban con aparatos de refrigeración que estuvieran en condiciones de cubrir esa necesidad, ya no digamos que para trabajar dentro del salón, si no que para la estricta seguridad de los alumnos que ahí toman o deberían tomar sus clases en condiciones dignas. Pues no, después de ese tiempo por una causa u otra, no se había podido cubrir esa necesidad de algunas escuelas y en particular de esos grupos, cuyo único responsable es y seguirá siendo el S.E.E.

EL OTRO CASO digno de mención, es el que en días pasados las respectivas presidentas de la Asociación de Padres de Familia de una escuela de dos turnos, en donde se atienden alrededor de 800 ALUMNOS, tuvieron que cerrar las puertas de acceso a la escuela, porque después de 6, SÍ, seis meses de gestoría, con todo y la mayor autonomía otorgada por la normatividad para solicitar y obtener apoyos para sus escuelas ante instancias particulares y oficiales, no pudieron lograr que les resolvieran el grave problema de insalubridad, consistente en la falta de fluidez del drenaje, lo cual se manifestaba con encharcamientos de aguas negras en UN SALÓN DE CLASE y en los patios de la escuela así como desprendimientos de las losetas de los pisos de la escuela, sumado a eso lo fétido de el ambiente y muy posibles focos de infección y propagación de enfermedades. ¿Y las autoridades educativas? O ¿Y los organismos que conforman el INFE? O ¿Habrá necesidad que por esa “magna obra” a realizar se llene el protocolo de los 5 pasos citados en la colaboración anterior para que autorice los recursos INIFED a través de Banobras?

Pongámonos a pensar en la situación que vivieron estas escuelas, tan de alto riesgo, sobre todo en lo que concierne a la salud de 800 niños y sus familias así como la comunidad en general y a decir de las manifestantes este PROBLEMA, fue la gota que derramó el vaso, pues ya, de años atrás venían gestionando y denunciando la falta de refrigeraciones, falta de iluminación, fallas estructurales y las dependencias educativas, brillando por su ausencia. Es de tomar en cuenta este referente que salió a la luz pública, porque tuvieron que cerrar la escuela, pero problemas como este, debemos estar seguros de que son de la cotidianidad en casi todas las escuelas de cualquier medio geográfico, urbano, semi urbano, rural, o rural con población indígena, pero eso SÍ, los funcionarios de cualquier nivel, dando declaraciones de lo que se supone están haciendo o harán en breve tiempo, por lo que sale sobrando querer adelantar vísperas, con relación a la mejora estructural para dar paso a anexos que tiendan a elevar la calidad educativa en nuestro país.

Por mucho que quiera hacer el personal directivo y docente, así como las Asociaciones de Padres de Familia en colaboración con los Concejos de Participación Social a nivel de escuela, será prácticamente imposible la mejora material y con ello todo lo que de forma directa afecta el desempeño académico de la comunidad escolar y en particular los aprendizajes de los alumnos, que indiscutiblemente se optimizan con un ambiente positivo. Es aquí, con estas acciones reales que sigue prevaleciendo el escepticismo en la sociedad ante tanta verborrea de funcionarios, queriendo cubrir las apariencias de tanta dejadez, incapacidad y en muchas de las ocasiones corruptelas, en donde los únicos beneficiados, son los que directamente se involucran en las posibles soluciones y en donde los POSIBLES RETOS, del S.E.N., no quedan más que en simples documentos, y por la falta de calidad educativa, tienen a quien culpar cuando no se dan los resultados que deberían aparecer, si es que lo que se dice fuera una realidad, y pues hay que culpar al que menos acceso tiene a los medios de comunicación ni tampoco a los espacios para tal fin, me refiero al eterno culpable para los funcionarios: EL MAESTRO  

acrord32_2018-09-18_14-50-29.jpg
Número 21 - septiembre 2018
Descargar