Se encuentra usted aquí

No sabes quien

Jueves, 01 de Febrero 2018 - 16:00

Autor

foto.jpg
El Oso Travieso

Compartir

amlo-alianza-pan-pri.jpg

Siendo pequeño, algunas tardes me las pasaba rodeado de mujeres y tenía oportunidad de escuchar “conversaciones de adultos” donde frecuentemente se criticaba a las parejas fallidas y se quejaban de la mala suerte de amigas, parientes, conocidas y compañeras.

A fulanita le salió el marido borracho, a menganita mujeriego, a zutanita holgazán, a perenganita irresponsable; eventualmente salía alguna crítica para alguna mujer, mas el tenor dominante era que el marido “había salido” de tal o cual manera.

Hoy soy consciente de que tanto maridos como esposas no “salen”, ya “son” desde antes de emparejarse; la causa del rompimiento de las relaciones está en el desconocimiento mutuo de las parejas, la falta de comunicación, la falsedad con que se presentan las personas al inicio de las relaciones con el fin de conseguir la relación, la hipocresía con que se bajan la luna y las estrellas.

Tomemos una pareja clásica destinada al fracaso: un varón conquistador, prometedor, engatusador, manipulador, lleno de defectos que oculta con una imagen perfecta que no tiene ni la capacidad ni la intención de corregir cuando haya conseguido su objetivo.

Por el otro lado tenemos la inocente mujer enamorada, deslumbrada por las apariencias, que en el clímax de sus ensueños se niega a ver lo que para quienes la rodean es evidente, en el mejor de los casos llega a reconocer los defectos de su pretendiente, pero entonces entra la frase, “por el amor que me tiene va a dejar de tomar” de jugar, de andar con otras, va a trabajar, etc. Si Chucha, como no, créelo.

El enamoramiento se da de la imagen idealizada y no de la persona real, de carne y hueso que tienen enfrente; es muy difícil ir en contra de las pasiones. Prohíbe una relación a una adolescente enamorada y sólo conseguirás que se aferre a continuarla sin importar razones.

El manejo de la inteligencia emocional está en pañales y el de la inteligencia colectiva emocional tiene mayor retraso, en especial cuando hay argumentos que tienen interrelación con verdades aceptadas como parte del inconsciente colectivo.

Algo así sucede con las relaciones pueblo-gobernante, en especial con los que votarán por primera o segunda vez, a quienes el hipócrita discurso del señor López tiene embobados, repetido durante tanto tiempo y por tantas veces con el dinero del presupuesto, tanta propaganda ha colaborado a idealizar la imagen del don Juan electoral, tanto así que un señor que hace comentarios políticos por televisión, refiriéndose al periodo de gobierno del Peje en el entonces D.F. afirmó no recordar acciones evidentes de corrupción durante el periodo mencionado.

Estamos obligados a informar a estos neovotantes la actuación como gobernante del personaje en cuestión, en especial con lo más relevante: ¿quién fue el señor Carlos Agustín Ahumada Kurtz? ¿cómo se le relaciona con los señores René Juvenal Bejarano Martínez y Carlos Imaz Gispert? explicar los apodos como señores de las ligas y de las bolsas respectivamente; la evidencia televisada de las extorsiones millonarias en favor del Jefe de Gobierno y los respectivos castigos: deportación y prisión con tortura, a quien prestó el dinero y unos meses de invitado en la cárcel al que recibió el dinero para entregarlo al destinatario. A los amigos justicia y gracia, a los demás, justicia a secas, al culpable…

Gustavo Ponce Meléndez fue distinguido con el encargo de cuidar los dineros de la administración capitalina; se le filmó apostando en Las Vegas y se le documentó en 17 viajes a esa ciudad donde era recibido con alfombra roja y caravana por lo que gastaba, perdía y repartía de propinas, a ciencia y paciencia de su jefe.

El señor de las bolsas tuvo la decencia de abandonar las primeras filas de la política, le sobrevive su esposa, Claudia Sheinbaum, hoy encaminada por el Peje hacia el gobierno de la Ciudad de México creo que fue determinante en su nominación la experiencia que le dejó el manejo administrativo que le dio al presupuesto empleado para la construcción del segundo piso del periférico, cuya información es reservada para consulta durante 12 años.

No me cabe duda que los grandes ahorros, buenos y malos, que logró hacer el señor durante su gobierno fueron principalmente destinados a su campaña presidencial, a costa del bienestar de la ciudad.

Lo que se pudo distraer de la construcción de obras es incomparable con la diferencia de costo entre los carriles confinados para las líneas de Metrobús y la construcción de las líneas nuevas de Metro que deberían correr por esas rutas, privilegiando el transporte individual sobre el colectivo provocando caos y contaminación.

Su populismo lo lleva a no repercutir al usuario el incremento del costo del pasaje del Metro, al que deja sin mantenimiento, envejeciéndolo prematuramente y ni se diga de la descapitalización que le provocó y la negativa a las posibilidades de crecimiento.

Poco se menciona la suspensión de una obra tan importante como lo era el Aquaférico diseñado y empezado por sus antecesores con el propósito de hacer mas eficiente la distribución del agua en la ciudad, no se sustituyó con algún otro proyecto ni se evitaron las fugas y los problemas siguen vigentes y crecientes hasta hoy día.

Una colaboración periodística no es suficiente para abarcar lo que hay que comentar del autoritario gobernante legalmente desaforado, orden que no fue ejecutada a fin de no concederle la imagen de mártir que estaba buscando.

Enunciativa y no limitativa sería la lista que continúa: delincuencia cobijada, asamblea de barrios, grupos como Panchos Villa y similares, ministerios públicos inoperantes, seguros automotrices obligatorios cancelados y todo lo que quienes tenemos suficiente edad para recordar podamos agregar a esta lista como experiencia compartida a los jóvenes con quienes convivimos,

Después de comentar esto podremos preguntarles si les hemos dado una idea de quien es el que se ofrece para presidente y si cree que en realidad ¿es posible que estemos mejor con él?

revista_octubre.png
Número 22 - Octubre 2018
Descargar