Se encuentra usted aquí

Modelo educativo. Propósitos y debilidades. (11ª. Parte)

Lunes, 02 de Octubre 2017 - 16:00

Autor

raul-rosales.jpg
Raúl Rosales

Compartir

nuevo-modelo-educativo.jpg

Se sigue haciendo la revisión del 5to. Eje del NUEVO MODELO EDUCATIVO para la Educación Obligatoria, con la finalidad de revisar, proponer, reflexionar, criticar y comparar con Reformas Educativas anteriores, así como la continuidad que existe, a pesar de la insistencia de nuevas acciones para su implementación, que como se ha venido asentando en estas colaboraciones, no es más que lo mismo, con nuevos propósitos, que muestran aún sus DEBILIDADES, más que sus FORTALEZAS. Como ya se mencionó este Eje corresponde a la GOBERNANZA DEL SISTEMA EDUCATIVO, cuya 3ª. Parte la titulan:

El rol de los padres de familia, la sociedad civil y el Consejo Nacional para la Participación Social en la Educación (CONAPASE), en donde la descripción que se da de este titular es que “El CONAPASE, junto con los consejos estatales y municipales de participación social, promueve el establecimiento y buen funcionamiento de los Consejos Escolares de Participación Social, que sirven como órganos de participación de la comunidad”.

En realidad estos Organismos sí existen a nivel de centros escolares, destacando casi siempre la participación de los padres de familia, no tomando casi en cuenta a la sociedad civil en lo que a decisiones se refiere, con relación a la o las obras a realizar en las escuelas, predominando principalmente el punto de vista del director y el de algunos miembros del Comité de la Asociación de Padres de Familia, aunque burocráticamente es necesario llenar el requisito de la documentación oficial, en donde necesariamente tienen que aparecer las firmas de los integrantes de algunos miembros del Consejo que se indican en la normatividad existente. En estos documentos normativos aparece la representación del alumnado de cada escuela como participantes de este Consejo Escolar de Participación Social, pero en la realidad no participan en nada, aunque habrá sus excepciones, más que en el uso de las obras que se construyen para bien de ellos. También, de la misma forma, en la organización académica y administrativa de la escuela, los padres de familia se involucran a muy baja escala, predominando en este aspecto principalmente la Dirección de la escuela, con el respaldo de los profesores que en ella laboran y los alumnos, como lo hemos señalado en colaboraciones anteriores, como meros sujetos obedientes de las disposiciones organizacionales de los adultos que se implementan y disponen dentro del plantel, partiendo de costumbres, reglamentos y normas que se tienen que cumplir, sin opinión alguna del alumno y que aunque la reglamentación de los consejos les da participación en la práctica se les sigue marginando como en muchos otros renglones, a excepción del cumplimiento de casi todo.

Una crítica que se ha hecho anteriormente a la falta de participación del alumno cualquiera que sea su nivel escolar al que asista para la toma de decisiones donde él se involucra, que sigo creyendo que pudiera ser un buen inicio en su formación de carácter de responsabilidad y compromiso donde se involucre, no nada más como ejecutor de órdenes de sus mayores y autoridades, sino en compromisos que él mismo acuerde de forma responsable con los adultos como guías y asesores de su formación integral y no trunca como hasta la fecha se ha venido haciendo, en donde ni en la GOBERNANZA ESCOLAR, SE LE DA EL DERECHO A EXPONER SU PUNTO DE VISTA  Y CON ÉSO, INVOLUCRARSE EN LO QUE ESTÁ HECHO PARA ÉL, LA ESCUELA. Una vez más, con todo lo NUEVO DEL MODELO, se sigue quedando trunca la formación práctica y del futuro ciudadano, EL ALUMNO. Sería muy sano que se pusiera en práctica dentro de las escuelas este sistema democrático para el alumno y hacer más caso a las sugerencias pedagógicas que recomiendan esta estrategia de participación del alumno, entre otras y que la experiencia nos ha demostrado que el alumno, se pone mejor la camiseta del compromiso de aprender, que con el modelo tradicionalista de sólo obediencia.

EL PAPEL DEL INEE.- es otro aspecto que abarca el Eje de la GOBERNANZA del Sistema Educativo, en donde su función es: “Diseñar y llevar a cabo mediciones y evaluaciones relativas a los estudiantes docentes y otros componentes del sistema escolar. En ese sentido la labor que realiza el Instituto es indispensable para lograr la mejora continua que plantea el modelo educativo”.

Es de destacar, desde nuestro punto de vista, que en los renglones que le corresponde cubrir  que serían el técnico y operativo de lo que a evaluación y medición se refiere, este Instituto hasta hoy ha cumplido con su cometido, pues aunque se han presentado algunas fallas en lo que a operatividad se refiere, sus Consejeros forman un cuerpo abierto a las críticas y observaciones a su accionar, incluso a través de encuestas y consultas que ellos mismos aplican, promueven la recepción de las observaciones de muchos sectores de la sociedad, a través de foros y talleres diversos, cuyas conclusiones han hecho que se modifiquen, en su corta existencia, algunas de las estrategias de las tareas que les corresponde llevar a cabo. De hecho, se deja ver y sentir que en la medida que esta cultura de la autocrítica se refleje en este Instituto, pudiera ir permeando en todas las dependencias del SISTEMA EDUCATIVO NACIONAL, pues aunque documentalmente si se hacen ciertas modificaciones, a la hora de querer verlas reflejadas en la práctica, sigue predominando el costumbrismo, sobretodo de los mandos medios hacia abajo, que como ya se ha mencionado, en la mayoría de las situaciones se quedan en lo burocrático.  

ruiz-healy_times_num_12_page_1.jpeg
Número 12 - noviembre 2017
Descargar