Se encuentra usted aquí

Michoacán y Guerrero, el incendio sigue

Jueves, 12 de Noviembre 2015 - 18:00

Autor

jaime_guerrero.jpg
Jaime Guerrero Vázquez

Compartir

Michoacán y Guerrero siguen en la atención nacional en materia de seguridad. Gobiernos van y vienen y la violencia sigue sin que fuerzas armadas o policíacas logren contenerla. En ambos estados hubo cambio reciente en el Ejecutivo local. En Michoacán, despacha el perredista Silvano Aureoles desde el 1 de octubre; en Guerrero, el priista Héctor Astudillo desde el 27 de octubre pasado. Formalmente, el gobierno federal respalda a ambos gobiernos, pero hay matices. Aureoles recibió una entidad con una fuerte intervención federal, en donde se descabezó y desmanteló al principal grupo criminal: los Caballeros Templarios. A pesar de las evidencias, nunca se procedió contra el exgobernador Fausto Vallejo.

En Guerrero sucedió Iguala, pero a pesar de eso nunca hubo ningún gran operativo contra el crimen organizado. Los muertos y los enfrentamientos se dieron a lo largo de los años sin que el gobierno federal actuara en gran escala. En la entidad actúan Los Guerreros Unidos y Los Rojos, pero los expertos cuentan diez grupos criminales en la entidad, operando día a día. Hasta ahora que llegó Astudillo al poder local, el gobierno federal anunció una estrategia de seguridad para la entidad. ¿Por qué no antes?

La respuesta la dio el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien dijo que los gobernadores Ángel Aguirre Rivero y Rogelio Ortega no atendieron las recomendaciones del gobierno federal y eso trajo como consecuencia el clima de violencia que sufre la entidad. Asimismo, señaló que en Guerrero los gobiernos federal y estatal han tomado una nueva dinámica de reforzamiento de la seguridad, dado que en los últimos meses la situación ha sido muy compleja. Como era de esperarse, esta declaración ocasionó una reacción del grupo perredista de Nueva Izquierda que, en voz del presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Jesús Zambrano Grijalva, consideró que Osorio Chong pretende explicar de una manera “muy facilona” la actual situación en Guerrero. Como se ve, el PRD no sabe cuándo guardar silencio. El gobernador Astudillo Flores respaldó los comentarios realizados por Osorio Chong, en el sentido de que los gobiernos de Aguirre Rivero y Ortega Martínez no actuaron contundentemente contra la delincuencia.

Lo real es que la situación en Guerrero no ha cambiado mucho desde la llegada del gobernador Astudillo Flores. El periódico Reforma señala que 50 personas han muerto ejecutadas en la entidad durante los 15 días que lleva el nuevo gobernador, pese al refuerzo de más de mil 500 elementos federales anunciado el pasado 27 de octubre.

Guerrero no se corrige y ahora la violencia aparece con fuerza en Michoacán. El peor escenario es que todo lo hecho en la entidad tampoco haya dado un resultado duradero. Michoacán y Guerrero, otra vez.

revista_octubre.png
Número 22 - Octubre 2018
Descargar