Se encuentra usted aquí

Mejoralitos para el cáncer

Jueves, 02 de Febrero 2017 - 16:00

Autor

foto.jpg
El Oso Travieso

Compartir

ya_basta.jpg

 

Mi hija menor era una preciosa beba de dos o tres años, curiosa en extremo. La encontramos junto al botiquín vaciando una tira de “mejoralitos”, que consideraba golosinas y de los cuales llevaba una buena dosis.

Pasados el susto y la atención médica, nos explicó en su media lengua que le dolía su cabecita y sabía que ese era el remedio.

Hoy sabemos que el dolor de cabeza es síntoma de una infinidad de enfermedades, desde pequeños malestares hasta cosas graves.

Así nos pasa como país. El dolor de cabeza que nos aqueja es síntoma del grave cáncer que nos corroe. La imagen que proyectamos al exterior como país fallido, corrupto, donde campean narcotráfico e impunidad, es al apoyo de la argumentación que el abusivo, prepotente e incapaz para gobernar ente que ocupa hoy la oficina oval, esgrime a fin de humillarnos y tomar ventajas de su poderío.

Somos conscientes de que padecemos esas enfermedades, no somos eso, lo padecemos. Pero minimizamos la gravedad y aplicamos mejoralitos cuando requerimos cirugías, quimio y radioterapias.

Lo malo del caso es que somos tan buenos que los mejoralitos nos van a dar un buen respiro; sacaremos al menos un empate de este partido, no por lo bien que juguemos, sino por lo malo que es el contrario.

Aun cuando el pitcher que ocupa la lomita de las responsabilidades lleva un record deficitario en ganados y perdidos, y su porcentaje de carreras limpias es altísimo, unidos le apoyaremos con buen fildeo y alguno que otro batazo oportuno. Entre todos lograremos sacar al buey de la barranca.

Pasado el sofocón no faltará quien comente que “haiga sido como haiga sido” salimos adelante, tapamos este hoyo, nos salvamos de este otro, contamos con el apoyo de la tribuna, (el consenso internacional), sacamos esta ínfima ventaja, etc.

Como seguimos caminando, creemos que ya la libramos y podemos continuar con nuestro dolorcito de cabeza. Mientras tanto los diferentes cánceres continúan produciendo metástasis que nos llevarán irremisiblemente a una muerte prematura.

El pitcher llegará al dog out a presumir su éxito y regodearse de los elogios que tan escasos ha recibido, tomará un descanso que creerá merecido y continuará mintiendo y desatendiendo los verdaderos problemas. Si falta el dinero y no le alcanza lo del gasolinazo, pues podrá gravar las tortillas, el pan, la leche o los huevos, no pasa de otra serie de saqueos, cazar algunos gobernadores prófugos, ¡bah! Que se conformen con el que se entregó, coordinar buenas elecciones, no me interesa, yo ya la hice. Seguramente los pozos petroleros contratados nos traerán abundancia anunciada, ¿Que la Patria me lo demande? Pues que lo haga, no hay quien le de seguimiento a tal demanda. Y ¿quién se atrevería a declararme culpable?

Cada pueblo tiene el gobierno que se merece. Estamos en el amanecer de un ¡Ya Basta!

No es suficiente con intentar limpiar al aparato gubernamental, resarcir a las arcas de la Nación las fortunas que han dilapidado gobernadores y funcionarios corruptos coludidos con jueces y empresarios, no es suficiente con las ridículas sanciones de inhabilitación a los corruptos y la condena popular no les afecta, ya que carecen de moral.

Entonces, ¿qué?

Pues tenemos que construir un nuevo país, empezando desde los cimientos.

A mediano plazo es la educación la que nos va a reconciliar. Estamos en manos de los niños que hoy están en primaria y que esperamos asimilen lo mejor de la Reforma Educativa.

Vigilemos la aplicación de esa Reforma, esperemos que el señor secretario aprenda a Leer y a transmitir lo necesario para que estos niños nos saquen del atolladero.

Dejemos de ser un país mendicante y transformémoslo en una Nación pujante, donde se reconozca y premie el esfuerzo personal. Permitamos que las empresas crezcan y generen la riqueza que necesitamos, dejemos de combatir la pobreza y luchemos por el éxito de la libre empresa, partiendo desde las pequeñas y medianas.

Aprendamos a ser empresarios exitosos aplicando una Administración por Valores y saldremos adelante.

whatsapp_image_2018-02-12_at_16.06.27.jpeg
Número 15 - febrero 2018
Descargar