Se encuentra usted aquí

Lula y Bejarano, ¿izquierda corrupta?

Jueves, 12 de Abril 2018 - 15:00

Autor

carlos_aguila_franco.jpeg
Carlos Aguila Franco

Compartir

captura_de_pantalla_2018-04-12_14.27.03.png

Sin lugar a dudas la noticia de que el líder sindical y dos veces presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva ingresara a prisión sentenciado a 12 años de prisión por lavado de dinero, llamó mucho la atención por los cargos ocupados y por ser considerado un icono de la izquierda.

En 2017 fue condenado en primera instancia a nueve años y medio por el caso del Tríplex de Guarujá, por haber aceptado sobornos por 1.1 millones de dólares de la constructora OAS para beneficiarla en sus negocios con Petrobras. Los pagos se debían hacer a través de la reforma de un departamento en la costa de Sao Paulo que según la acusación pertenece a Lula.

En enero del 2018, el tribunal de Porto Alegre no sólo ratificó la sentencia, sino que elevó a 12 años y un mes la pena de prisión. Además de éste, Lula enfrenta otros seis juicios ligados a la causa Lava Jato. Su defensa interpuso varios recursos ante diferentes tribunales del país para evitar su arresto, pero no lo consiguió.

El juez Sergio Moro que lleva el caso por el que fue sentenciado había dado como plazo las 17:00 horas del viernes 6 de abril  para que Lula se entregara. Tras atrincherarse dos días en la sede del Sindicato de Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, Lula, de 72 años, anunció, tras una misa en memoria de su esposa fallecida el año pasado, su intención de entregarse a las autoridades.

Finalmente dejó el sindicato y se entregó a la Policía Federal (PF), que lo trasladó en carro hacia la Superintendencia de la ciudad y luego en helicóptero hacia el aeropuerto de Congonhas.

Estos hechos dejan mal parada a la izquierda, dado que siempre critican la corrupción de todo mundo, resultando que uno de sus principales representantes, es condenado ni más ni menos que por Corrupción.

Y con todas las diferencias de cargos ocupados, pero con la semejanza de la corrupción y de ser supuestamente de “izquierda”, estos sucesos me hicieron recordar el caso en México de René Juvenal Bejarano, más conocido como “el señor de las ligas” quien en el 2004 también fue encarcelado acusado de corrupción por lavado de dinero de alrededor de 11 millones de pesos, que supuestamente obtuvo mediante extorsiones al empresario Carlos Ahumada Kurtz. Bejarano ingresó al reclusorio Sur el 10 de noviembre del 2004.

Respecto a las semejanzas con todas sus diferencias de cargos y personajes, inician con que al Igual que Luiz Inácio Lula, René Juvenal Bejarano, no hicieron caso de lo que ordenaron los jueces para su detención.

Luiz Inácio Lula, como se mencionó se atrincheró en las oficinas de un sindicato no cumpliendo con el plazo de 24 horas para entregarse, finalmente haciéndolo cuando él quiso. René Juvenal Bejarano., se atrincheró en su casa. importante es recordar que Bejarano exigió y decidió el momento de su consignación, la hora de entrada al reclusorio, el vehículo en que fue transportado, la celda que quiso y le fue prestada por otro delincuente, con las comodidades de tener música, televisión, teléfono, regadera, agua caliente y otras muchas cosas más. Hasta le permitieron ingresar a la aduana del Reclusorio en su camioneta, lo cual está prohibido. Nunca en la historia de esta ciudad un consignado tuvo estas prebendas otorgadas por el mismo jefe de gobierno en turno.

Las dudas son ¿porqué las leyes no se aplican por igual?, ¿Ser ex presidente da derechos a torcer las leyes de detenerlos de inmediato? ¿O ser de izquierda? ¿O peor aún, ser amigo del jefe de gobierno en turno?

Y ya que tocamos el tema de René Juvenal Bejarano, vale la pena recordar que lo mostraron recibiendo dinero del empresario Carlos Ahumada, y según Bejarano fue donativo de la campaña para Delegada en Álvaro Obregón de Leticia Robles, Las dudas surgieron de inmediato ¿porque tuvo que recoger el dinero René Bejarano?, ¿por qué aceptó dólares si está legalmente impedido?

Para mala fortuna del Peje López, quien era Jefe de Gobierno, estos hechos de René Bejarano no lo dejaban fuera, porque fue dos veces su jefe de campaña, su secretario particular y llegó a ser el líder en la ALDF. Era su operador político, su vanguardia en la búsqueda del 2006, y se le cayó, pero es muy cierto que toda vanguardia tiene una retaguardia y por ello utilizó a Marcelo Ebrard, quien afirmó que todos los videos eran para tirar al Peje de su popularidad, como si se hubiera obligada a estas dos personas cercanas al Jefe de Gobierno ha cometer esas acciones, y agregó Ebrard, que como ni con eso lo lograban podía haber un ataque que pusiera en peligro la vida del jefe de gobierno, lanzando la pregunta “¿quieren otro Colosio?”, eso afirmó. Razón por la cual surgieron de inmediato las dudas: ¿será que sabía algo del asesinato de Colosio?, no se nos olvide su cercanía con Camacho Solís, a quien siempre se le relacionó en el cobarde asesinato y casualmente en el 2004 ambos estaban en el PRD.

Y vale la pena señalar ¿quién le ordenó a Marcelo Ebrard que fuera a un noticiero televisivo a declarar sobre Carlos Ahumada y las investigaciones que había?, se le olvidó que era secretario de Seguridad Pública, jefe de la policía preventiva, que se encarga de prevenir los delitos, y que a quien le correspondía informar eso era al Procurador Bernardo Bátiz, que tenía a su cargo las investigaciones de delitos que se denuncian.

Que infantiles el Peje y PRD, si pensaban que porque Bejarano renunciaba a su militancia ya no los embarraba en todo ese cochinero, que equivocados, porque se les olvidaba que cuando cometió esos actos por los que se le juzgaba, era perredista, candidato a asambleísta avalado por el registro del PRD y operador político del jefe de gobierno. Qué fácil decir ya no es de nuestro grupo y la duda es, ¿si no lo hubiesen denunciado seguiría siendo su amigo, operador, asambleísta y militante?. Que falta de lealtad y amistad sincera, bien decía en un video Bejarano que él se arriesgaba por el Peje pero si había problemas, él sería el más perjudicado, recordando aquella frase que dice, “nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio”.

Finalmente con las comparaciones o semejanzas de estos dos representantes de la Izquierda, momentos antes de entregarse, Luiz Inácio Lula afirmó: “Voy a cumplir la orden de cárcel y cada uno de ustedes se transformará en un Lula”, proclamó el ex mandatario, desencadenando un clamor unánime de “¡Soy Lula! ¡Soy Lula!”. “Saldré de ésta más grande, más fuerte, más verdadero e inocente porque quiero demostrar que fueron ellos quienes cometieron el delito político de perseguir a un hombre que tiene más de 50 años de historia política”.

“La muerte de un combatiente no para la revolución”, aseguró afuera del lugar donde en los años 70 inició su trayectoria política como líder sindical. “No voy a parar porque ya no soy un ser humano, soy una idea”.

“El sueño de ellos es la fotografía de Lula preso. Me imagino la excitación de Veja y de Globo, colocando una foto conmigo preso. Van a tener orgasmos múltiples”, dijo el ex mandatario en su discurso de despedida, aludiendo a medios de comunicación que considera contrarios a él.

En cuanto a Bejarano, renunciaba al PRD para no involucrarlo, y obviamente se declaraba inocente de las acusaciones.

Y si bien Lula apenas entró a la cárcel a cumplir su condena, Bejarano simplemente tardó 8 meses en que liberaran, saliendo el 6 de julio del 2006, después de una gran farsa, ya que de manera silenciosa, taimada, huizachera y por la puerta de atrás el Peje López se manejó para sacarlo de la cárcel.

De gran importancia para los sueños del Peje en ser Presidente de México y al no contar con otro operador político en su partido, le urgía sacarlo de la cárcel, a donde fue a dar por una denuncia a través de videos donde se mostraba la corrupción en la que estaba involucrado, su amigo, ex secretario particular, operador político y dirigente de la tribu más importante del PRD. Sabedor de que dejando el cargo no podría liberarlo, por la rivalidad entre las tribus perredistas, el Peje urgió al huizachero Procurador Bernardo Bátiz para que acelerara las diligencias y dictámenes. Así, un proceso judicial que se dijo llevaría un año y medio o dos años, lo aceleraron y finiquitaron en 8 meses.

Bernardo Batíz, había hecho la consignación a modo y posicionado el caso con un juez de consigna, para que se regañara, le dieran una nalgada y saliera en libertad.

Y a su triunfante salida del Reclusorio René Juvenal Bejarano afirmó: “Me siento tranquilo, no guardo rencor y sólo espero que se conozca la verdad”, por ahora, sólo quiero dedicarme a mi familia, a la que agradezco su apoyo

Reiteró que no pensaba en reincorporarse a la actividad pública. Su prioridad es su familia y ponerse a trabajar para pagar la fianza que le fijó el juez 32 de lo Penal. También comentó que la exoneración por los delitos de lavado de dinero significó un paso importante para que se le haga justicia; y confió en que tarde o temprano eso sucederá. “Esto ha sido una injusticia y tarde o temprano se va a demostrar”, aseguró

No podemos dejar de mencionar que el Comité Ejecutivo Nacional del PRD, reiteró que las puertas del partido estaban cerradas para Bejarano. A través de su vocero, Gerardo Fernández Noroña, el PRD señaló que el caso es asunto concluido, pero aclaró que si se trata de un asunto de impunidad, quienes deberán responder serán los tribunales

Así los hechos de dos casos de quienes son militantes y representantes de la izquierda en sus respectivos países.

acrord32_2018-09-18_14-50-29.jpg
Número 21 - septiembre 2018
Descargar