Se encuentra usted aquí

¿Los menores podemos trabajar?

Viernes, 30 de Noviembre 2018 - 08:55

Autor

federico-cabrera.jpg
Federico Cabrera

Compartir

los-menores_1.png

(Consulta para El Pueblo Bueno)

  • Oiga Apá, ¡Quiero trabajar!
  • No mijo, hasta que cumpla 15 años. Así lo marca la Ley. Y usted no pasa de los 6.
  • Pero Apá, mis amiguitos del kínder ¡ya trabajan..!
  • ¡Ah chingá…! ¿Y eso..? ¿Los están explotando…? Dígame mijo de qué se trata. Ya se lo había advertido a tu madre; esa escuelita en manos de fanáticos religiosos nunca me latió… Dígame: ¿a usted me lo han manoseado… le ha pedido la Miss o el portero que les haga “sus cosas”?
  • No Apá, ¡cómo pasa usté a crer! Yo ya se “ler” las mañas de los canijos. Mis amiguitos trabajan en cosas serias.
  • ¿Qué andan haciendo mijo?
  • Son “gritones de comerciales”. Graban campañas pa’l INE; pa’ desfiles de Liverpool y pa’ anunciar unas aguas raras, entre otras jaladas. Y también invitan a los niños a hacer “encuestas” quesque de “participación”.
  • ¡Ah jijo! ¿Y les pagan..?
  • Pu’s a unos sí… y otros creo que lo hacen “de gorra”. Pero creo que los que cobran son sus papás.
  • No la joda mijo, eso es contra la Ley. Clarito lo señala nuestro sacratísimo Artículo 123 en materia de “Trabajo y Previsión Social”, en su párrafo III y que a la letra dice: “III. Queda prohibida la utilización del trabajo de los menores de quince años…”
  • No Apá… no la joda usté.  ¿Cuál “utilización”…? Eso no es trabajo, es fomento de la  “participación ciudadana y consciencia cívica desde nuestra más tierna edad.” Además pa’ eso están los “transitorios”; pa’darle la vuelta a la ley y de paso, ganarse una lana. ¡Toma chango tu banana!
  • Ah qué mijo tan precoz. ¿De dónde me habrá salido usted tan leguleyo…?  Poner a escuinclas y a escuincles a memorizar mensajes y grabarlos, es “utilizar el trabajo de menores”
  • No sea usté tan radical Apá. Ya le dije que mis compañeritos no cobran por ello. Aunque a veces no se distingue muy bien quién es quien; porque los hacen fingir la voz como si fuesen retrasados mentales. Lo hacen felices de la vida con tal de oírse en la radio. Es más, hay “conductores” de radio que meten a sus hijos a sus programas, para que mal lean unos textos de hueva y así, alimentar su ego y de paso subirse “el rating”.
  • ¿Y eso mijo…? ¿Cómo pa’qué..?
  • Pu’s pa’ conmover al público. Eso tiene más “pegue”.
  • ¿No ha escuchado esa campaña de “¿Cuándo va a parar ¡tanta violencia!; cuándo se van a acabar los malos….?  Y otra que dice al final: “Porque mi país me importa…” ¿Se acuerda de la campaña de “Naranja, Naranja…” Nunca se lo dije, pero yo la hice de “extra”. Estuvo ¡con ganas! Nos tuvieron como dos horas, ensaye y ensaye, pa’ que se nos oyera como que estábamos ¡bien prendidos! ¿Ya escuchó la última del “Tribunal Electoral de la Ciudad de México”? Está de poca… Debería de escuchar más la radio Apá, se le encuera a uno el chino…
  • No se dice así mijo. Se dice “se le enchina a uno el cuero” Además eso me huele a explotación infantil. Poner a escuincles a decir mensajes –que ni siquiera ellos entienden- y a promover “campañas” con temas que los adultos no han resuelto; fingiendo lo “preocupados” que están por la niñez ¡No tiene madre!
  • No Apá, es pa’ promover la consciencia cívica de nosotros los post-post milenials y nuestra “participación”.
  • ¡Consciencia cívica… participación… mis Web punto Os… Con tal de agarrar del presupuesto y de embarrar y repartir con agencias de publicidad, casas productoras y pseudo “criativos”, son capaces de todo. ¿Porqué no se graban a sí mismos en el retrete…?
  • No se agüite Apá. No es pa’ tanto. Póngale atención a los mensajes de mis cuates y va a ver, ¡qué “criatividá”.  He oído cosas peores. ¿No se acuerda de aquella campaña “firmada” al final por la “Cámara de Diputadas y Diputados” ¡Éjele… esa “ni existe”.
  • No me retobe escuincle. Más respeto a ¡nuestras instituciones! Además esa fue de la LXIII legislatura y ya estamos en la LXIV: La legislatura de la “equidad de género”
  • ¿Y eso qué es Apá..?
  • Que hay igual número de mujeres y hombres como nuestros “representantes”.
  • ¿Y a poco con eso se empareja todo..? ¡Si no es por kilo, Apá! Es como leche light: mitad agua y mitad leche. Lo que debería de haber es “equidad de capacidad” y sobre todo de  “Justicia”, pa’ todos y pareja.
  • Por ahí comenzó esta discusión mijo. Esto de manipular y explotar escuincles ‘tá del carajo. Ni Fox con su “chamacada”, ni el jefe Diego con su “viejerío” se habían atrevido a tanto.
  • ¡Uhhh! Qué delicado me salió usté Apá. Nadie dice nada de la manipulación de “las niñas y los niños “ –como se debe “ler”, y no “las y los niños” cayendo en el mismo sustantivo masculino- Pero olvídese de la estupidez gramatical, detonada por Martita en su demencial aspiración a la Presidencia. Deberían dedicarse a erradicar  la explotación de escuincles y escuinclas usándolos de mulas para transportar droga; como “escudos” en manifestaciones y caravanas;  mercancía de burdel en la trata de personas; carroña para formar traquetos y halcones; o depósito de flujos y desfogue de desviaciones para amansar pederastas.

Las campañas de mis amiguitos, son “actividades inocentes” y hasta “tiernas” ¿A poco no…? Además ¡No le hacen daño a nadie!

  • No sea ingenuo mijo. Para eso deberían de destinarse “todos” los recursos; agua, drenaje, luz, mobiliario para escuelas y no malgastarlos en campañas bembas que cuestan un dineral. Por ahí se empieza. Con mensajitos estúpidos y manipulantes; ganchitos atrapa-tarugos. En fin, mijo, temas que usté está muy escuincle pa’ captar su trascendencia. Cuando tenga suficiente edad le platicaré de las “juventudes hitlerianas” y del “Clan Trevi-Andrade”.
  • ¡Uy! Apá. Está usté muy atrasado. Eso ya está muy sabido. Actualícese. Es más, lo invito a que se meta a mi Face y a que se sume a “nuestra red” donde invitamos a mis cuatas, cuatos y cuates para posar encuerados. Por cada “like” pagamos un dólar y a nosotros nos dan “dos” y no hay que dar recibo. ¿Le entra…?
  • ¡Ah! Qué pinche escuincle tan morboso. Se acabó la computadora y el celular. Agarre papel y pluma y escriba:  “Artículo 123: III. Queda prohibida la utilización del trabajo de los menores de quince años…” Y me hace mil planas a renglón seguido, hasta que le sangre la mano o yo le voy a sangrar las nalgas.
  • ¡Ah sí…! ¿Muy sácale punta Apá…? ¡Ni madre! Yo me largo de esta pinche casa y lo voy a denunciar ante Derechos Humanos por violencia intrafamiliar, amenazas, abuso infantil, más lo que resulte. Y le voy a mandar a mi madre un “link” que copié de su Face, donde usted aparece como cabecilla de un cártel dedicado a la trata de menores.

Así que, cáigase con una lana o me lo atoro. O prefiere que hagamos una “consulta” pa’ ver qué dice el pueblo bueno: “¿Los menores podemos trabajar”? Sí o No…



Número 23 - Noviembre 2018
revista-portada.png
Descargar gratis