Se encuentra usted aquí

Las voces siempre se escucharán, por más que las amenacen e insulten, NUNCA, NUNCA, las sepultará el silencio

Jueves, 02 de Agosto 2018 - 15:30

Autor

carlos_aguila_franco.jpeg
Carlos Aguila Franco

Compartir

carlos-ramos-padilla.jpg
  • Dedico esta Columna a mi gran amigo Pablo Torres Salmerón, descanse en paz.

El pasado martes 31 de Julio, fue la última transmisión del Programa radiofónico “En La Noticia”, que por 17 años tuvo una excelente dirección y conducción por parte del destacado y profesional periodista, Carlos Ramos Padilla, en ABC Radio. 17 años en los que predominó sin cortapisas, la libertad de expresión.

Sin lugar a dudas, uno de los pilares de toda sociedad que se diga democrática, es la libertad de expresión. Para todo ciudadano, y más para quienes ejercemos la profesión del periodismo, la libertad de expresión es determinante. Porque es un derecho de todos los mexicanos establecido en nuestra Carta Magna, desde 1917. Sin que por ello, no se utilizara antes, pero es muy importante cuando ya se plasma como derecho.

Ya que hablamos de derechos, el más importante de los derechos del hombre es sin duda, el derecho a la libertad. Las libertades de pensamiento y de elección son las bases de las sociedades democráticas del mundo actual. Sin embargo, ninguna de ellas está plenamente garantizada, si no se disfruta, sin restricciones, de la libertad de expresión. Que conlleva en sí misma, el derecho a discernir, a oponerse y, en consecuencia, a elegir. La libertad de expresión implica para todo el ser humano, un amplio y juicioso compromiso con su propio entorno.

En este sentido, quien se expresa libremente adquiere una enorme responsabilidad ante quienes lo rodean, ya que el ejercicio de su libertad implica también el respeto a la libertad y los derechos de los demás. Es por ello que la responsabilidad social que está inmersa en la libertad de expresión, ha sido parte importante y se ejemplifica con lo que Voltaire señaló: "quizá no esté de acuerdo con lo que tengas que decirme, pero voy a defender a muerte tu derecho a decirlo".

Ante todo este marco de lo que es la libertad de expresión, es innegable que su mayor aplicación está en el periodismo, en los medios de comunicación, porque sin comunicación no habría sociedad, porque lo que no se comunica, no existe.

Qué vigencia tiene el apotegma de Belisario Domínguez "¡LIBRES POR LA PALABRA LIBRES!", cuando nuestra sociedad no sólo exige respeto irrestricto a la libertad de expresión, sino que reclama el derecho al hecho. Que así como nos expresamos, autoridades y gobierno también expresen lo que hacen, para conocer a dónde nos llevan.

De ahí que la libertad de expresión, si en efecto se ejerce, es la mejor garantía para la conservación y la construcción de la paz desde otra perspectiva, la de la expresión, la de la comunicación libre.

Todo lo anterior, así lo fue día con día ininterrumpidamente por 17 años, no solamente desde que nació EN LA NOTICIA en ABC radio, sino también en TV Mexiquense en el programa VA EN SERIO, ambos bajo la dirección y conducción de Carlos Ramos Padilla, con su profesionalismo que siempre lo ha destacado y caracterizado.

Y a quien al cerrarse este ciclo, dándole vuelta a la página, le externo con el enorme respeto y agradecimiento, que con mucho orgullo, al igual que él, escogí el Periodismo como carrera, como profesión y para ello nos preparamos. Han sido muchos años de estudio, de aprendizaje, de trabajo, de sacrificios, para dar lo mejor a los ciudadanos, ante esa gran responsabilidad que toda sociedad debe tener: el estar informado, procurando siempre además, analizar los hechos de lo que acontece en nuestra ciudad, en el país y en el mundo.

A diferencia de aquellos que escogieron la política y no se prepararon ni han aprendido, vamos, ni siquiera cuentan con un nivel aceptable de cultura y mucho menos de congruencia, tenemos un enorme respeto por los mexicanos, por nuestro sistema político mexicano y por lo que cada quien realiza en su trabajo, en su profesión.

Ojalá que aquellos que se dedican a insultar, denostar, atacar e inclusive amenazar a quienes nos dedicamos a esta profesión, comenzaran por, aparte de mostrar no solamente su ignorancia, mostrar respeto a quienes como Carlos Ramos Padilla, llevamos a cabo un trabajo profesional, honrado y dando la cara, no escondiéndonos en el cobarde anonimato.

Durante 17 años EN LA NOTICIA, se caracterizó por el profesionalismo de todos y cada uno de quienes formamos parte de ese gran equipo, cada quien en su responsabilidad, como analistas, comentaristas, integrantes de La Tertulia, que día con día le daban fuerza y hacían que ese espacio fuera necesario y recurrente para la ciudadanía que lo escuchaba. Jamás hubo censura, limitaciones, o “línea” como se conoce en el argot periodístico. Siempre abierto a todas las corrientes ideológicas para que pudieran expresar y dar a conocer libremente su forma de pensar, su forma de actuar. Así fue en cada emisión. Todo ello bajo la conducción de Carlos Ramos Padilla y el enorme apoyo y profesionalismo de Miguel Ángel López Farías y su imprescindible “Picotazo Político”.

EN LA NOTICIA, quedará para siempre como lo he señalado, como un espacio de libertad de expresión, de enorme comunicación, abierto a todos y a todo. Así se recordará.

Es por ello, mi estimado Carlos Ramos Padilla, que agradezco no solamente los 17 años compartidos EN LA NOTICIA, sino los muchos años más que llevamos luchando en la misma trinchera del periodismo, de la comunicación, del análisis, que iniciamos con aquel también inolvidable programa que conducías “Lo que no se vio ni se dijo”. Años muchos ya, que han transcurrido con ese enorme e invaluable proceso siempre de aprender juntos, de aprender de ti y de todo lo que hemos compartido, momentos de alegría, de tristeza, todos ellos dejándonos algo inolvidable.

Con toda sinceridad, te expreso que tu enorme calidad humana siga siempre en ti, reiterándote el orgullo de contar con tu invaluable amistad que nos ha hermanado, y que nos une y estimula a seguir luchando por una mejor ciudad y un mejor país. Y a seguir ejerciendo el Periodismo desde la trinchera que venga.

Quedando muy claro, como desde el primer día que EN LA NOTICIA salió al aire, que las voces siempre se escucharán, que por más que las amenacen e insulten, NUNCA, NUNCA, las sepultará el silencio.

acrord32_2018-09-18_14-50-29.jpg
Número 21 - septiembre 2018
Descargar